Re: Sentencia de Sánchez Manzano

Gracias, Mange. Probaré a ver cuál me da mejor resultado

Pocococo: remito nuevo mensaje; es simplemente un mensaje de bienvenida y una pequeña explicación sobre este hilo, así que tampoco te pierdes gran cosa, prque veo que has empezado con muchas ganas y mucho coco smile ...

La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas

42

Re: Sentencia de Sánchez Manzano

Aunque tengo formación jurídica, soy lego en estas lides, de manera que lo que voy a exponer no es más que un “meseocurrismo” más o menos razonado sobre la ingenua consideración de que, por sentido común, los resultados legales deben ser justos. Si digo algo mínimamente atendible o no, queda al juicio de cada cual.

Es mi impresión que la sentencia desestimatoria de la demanda de Sánchez Manzano (en lo sucesivo, S-M), se articula en torno a cuatro puntos básicos:
1) Los demandados exponen hechos reales, no conjeturas:

La información contenida en los artículos enjuiciados es veraz en lo sustancial y no está basada en rumores ni en meras conjeturas. En esencia, ha quedado probada la sustancial conformidad con la realidad de los hechos expuestos o divulgados en ellos. (p. 26)

2) Esos hechos ciertos constituyen anomalías y disfunciones. Y 3) A partir de unos hechos ciertos, considerados “anómalos”, es lícito plantear, esta vez sí, conjeturas o hipótesis, por chocantes que puedan parecer (de ahí la referencia a los GAL (p. 38):

[En cuanto a las expresiones de los demandados,] su razón de ser tiene su antecedente en los hechos y datos […] reputados como veraces, y sobre la base de los mismos los demandados aportan sus opiniones, exponen hipótesis, conjeturas y juicios de valor, los cuales dentro del contexto explicitado […] son […] fruto de una crítica periodística admisible ante una serie concatenada de hechos que revelaban anomalías y disfunciones de diverso signo y que ineludiblemente alcanzaban al demandante por el protagonismo que ostentó en su desarrollo. (p. 36).

4) Además, por último, los demandados no imputan categóricamente delitos, sino que los plantean de manera hipotética y potencial.

De otro lado, ninguno de los artículos atribuye categóricamente al actor una manipulación intencionada de las pruebas o la comisión de hechos susceptibles de constituir delito, pues no se afirma ello como un hecho cierto sino con potencialidad, como posibilidad presumible o presunta […] (p. 38).


Obsérvese que, según el razonamiento de la sentencia (si he conseguido entenderlo bien) las conjeturas no se admiten en el primer paso, el de la determinación de los hechos. Es una vez acreditados los hechos cuando resulta admisible formular conjeturas e hipótesis.
Bien, mi objeción más inmediata y obvia se dirige contra la apreciación de que no se expresan imputaciones delictivas de forma categórica, sino únicamente hipotética.
Cabe preguntarse qué artículos ha leído su señoría, cuando, sólo por citar un ejemplo, en la columna de J. Losantos de 19.6.2007 (incluida en la demanda), se dice lo siguiente:
“Ha hecho fortuna el término la cuarta trama, referido a esa siniestra banda de funcionarios de uniforme o de paisano (policías, guardias civiles y espías) que, desde el mismo 11-M, se dedicó a destruir las pruebas que podían convertirse en evidencias contra los autores de la masacre, así como a crear pruebas falsas para engañar a la opinión pública y emponzoñar el sumario-restario del juez Del Olmo y la fiscal Valeyá. […] Pues bien […] ha bastado un impulso mínimamente serio en la investigación de los explosivos […], para que la cuarta trama del 11-M empiece a tener cara y ojos, nombres y apellidos.
Engañando al juez Del Olmo, loco por dejarse engañar, están Sánchez Manzano y su tedaxa. […] He ahí el comienzo y el final de la cuarta trama: de los policías al servicio del embuste […]. ¿A qué momento procesal espera Gómez Bermúdez para deducir testimonio contra esta trama de falsificadores y golpistas, que no merecen otro nombre?”
O mi comprensión lectora está muy atrofiada, o el autor de la columna se expresa en términos absolutamente categóricos, sin potencialidad o suposición alguna. Habla de una cuarta trama “de falsificadores y golpistas”, enuncia, como hechos, comportamientos abiertamente delictivos, y pone “nombres y apellidos” a los autores de esos delitos.
Pero, a mi juicio, el problema de fondo y más grave es anterior y reside en la conexión entre los puntos 1) y 2). Porque nadie discute determinados “hechos”, ni siquiera S-M: que la mochila estaba en la Unidad Central, que las muestras de los focos (salvo la M-1) no se enviaron a la Policía Científica, etc. Nadie discute tales extremos. Lo que se discute y discutía (vehementemente) es la calificación que ha de darse a esos hechos. Si estos hechos constituyen irregularidades, disfunciones, o, peor aún, actuaciones dolosas, DELITOS, obstrucción a la justicia, manipulación, engaños y mentiras… si, como afirman desde hace años, “se rompieron los protocolos”. Ese es el quid.
La existencia de esas “anomalías” es una cuestión de fondo que no puede ser asumida acríticamente en la narración de los hechos sin ser objeto de justificación. Por tanto, si lo que la juez denomina “presupuestos fácticos” (p. 26) incluye sutilmente valoraciones que predeterminan el resultado, nos hallamos ante un razonamiento circular. Si se describen a priori esos “presupuestos fácticos” como anomalías antes siquiera de juzgar si en efecto lo son, se está prejuzgando la conclusión [nos estamos saltando el paso 2)]. Porque no me parece que sea lo mismo partir de un hecho cierto que, además, constituye ciertamente una “anomalía o disfunción” y, a partir de tal hecho, plantear conjeturas e hipótesis que sugieran pero no afirmen el dolo, que partir de un hecho neutral, conjeturar que es una anomalía y, luego, añadir una segunda conjetura en cuanto a las razones (presuntamente delictivas) de dicho acto.
A mi entender, la sentencia incurre precisamente en argumentos del tipo: puesto que tal anomalía es real, está amparado por la libertad de expresión plantear hipotéticamente que dicha anomalía obedece a designios oscuros. Pero, claro, como no me canso de repetir, si tal hecho no es una irregularidad, todo el argumento deviene una petición de principio. Y difícilmente podrá entenderse que la comisión de ciertos errores o inexactitudes en la exposición de esos hechos por parte de los demandantes es irrelevante, como en diversas ocasiones hace la sentencia.
Estas consideraciones abstractas (que no abstrusas, espero) pueden clarificarse en el examen de puntos concretos. Creo que, a los presentes efectos, un solo caso, el de la mochila no entregada al juez hasta dos años más tarde, será suficientemente ilustrativo.

Sobre la mochila “falsa”
Empecemos por la consideración de los hechos reales, o simplemente, “veraces” [punto 1)]. Respecto a dicha veracidad, que requiere una mínima diligencia en la averiguación de la verdad, Jiménez Losantos, hablando de la mochila de Vallecas, dice literalmente que:
“Durante dos años, el jefe de los Tedax se [la] ha quedado en su casa, hurtándosela al Juez del Olmo” (columna de 16 de marzo de 2006, también referida en la demanda).
Pues bien, es obvio y evidente que tal afirmación no sólo es falsa, sino inveraz, pues bastaba leerse el artículo original de El Mundo que dio pie a esta leyenda urbana (EM, 15.3.2006), para darse cuenta de que la mochila estaba en la sede de los Tedax, no en el domicilio del Sr. S-M (el artículo lo pone perfectamente de manifiesto: “El comisario aclaró al juez que la auténtica mochila bomba se encontraba depositada en su unidad”). Y, de hecho, Casimiro G. Abadillo lo repetiría en otras ocasiones más tarde (así, en su artículo de 21.5.2007: “Fue en el Depósito de Restos Judiciales donde, entre otras cosas, se encontraba la mochila de Vallecas auténtica”; y lo recoge asimismo en su prólogo de “Titadyn”: “Fue en ese Depósito de Restos Judiciales donde, entre otras cosas, se encontraba la mochila de Vallecas auténtica”). Es patente que, en este caso particular, el periodista en cuestión no ha desplegado la menor diligencia en su esfuerzo por informarse e informar a los demás.
Podrá pensarse que se trata de un “error o desviación que no altera la verdad esencial de la afirmación” (p. 25), una “inexactitud”  sin importancia… y eso hace la sentencia en algún momento para disculpar tal o cual imprecisión de los articulistas demandados, como meros detalles irrelevantes. Pero que esta afirmación (falsa e inveraz, pues, ¿dónde está aquí “la seriedad del esfuerzo informativo”?) en concreto no sólo no fue una minucia, sino que tuvo gran importancia precisamente a efectos denigratorios de la persona de S-M queda patente si constatamos que de tal bulo se hicieron eco diversos diputados del grupo popular, nada menos que en sede parlamentaria. Así, el mismo portavoz del PP, Eduardo Zaplana, interpelando al Gobierno, llegó a afirmar, como figura en el Diario de Sesiones correspondiente:

Cuesta creer que sea una práctica habitual de la policía conservar en el domicilio particular del jefe de los Tedax la prueba clave que ha guiado toda la investigación (Diario de Sesiones del Congreso de los Diputados, Pleno y Diputación Permanente, nº 198, de 13.9.06, p. 9982).

Y el Sr. Del Burgo, el que fuera precisamente representante del Grupo Popular en la Comisión del 11-M:

El señor Sánchez Manzano nos dejó a todos estupefactos cuando se descubrió que la mochila de Vallecas no estaba en el juzgado de la Audiencia Nacional sino en la cocina de su casa (Jaime Ignacio del Burgo Tajadura, portavoz del Partido Popular en la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados, el 8 de Agosto de 2006, Diario de Sesiones nº 193, página 9764).

[Y es que Jiménez Losantos pasó de “su casa” a la “cocina de su casa” en sus sesiones radiofónicas de 20.3.2006 y 25.5.2006, entre otras].
Después de esto, hablar de información veraz debe de ser un sarcasmo. Y si se dice que la posición de preeminencia pública del Sr. S-M le hace estar especialmente sometido a la crítica, no sería ilógico entender que la posición de preeminencia social de un periódico como El Mundo obliga a éste a poner especial cuidado en no hacer atribuciones deletéreas que van a tener un eco particularmente notorio [qué más puede uno desear que ver su nombre arrastrado en el órgano de representación de la soberanía popular], sin que dicho medio de comunicación haya hecho nada por evitarlo. [Esto merecería todo un prolijo excurso. Si uno analiza el modus operandi conspiracionista, resulta evidente cómo Pedro Jota apunta y los demás disparan. El primero publica artículos con titulares capciosos y ambiguos. Losantos se desmelena con la interpretación más escandalosa: aquí, que S-M tenía la mochila en la cocina de su casa; interpretación que repite machaconamente, a veces incluso en presencia del director de El Mundo, sin que éste mueva un dedo por sacarle de su “error”. Esto nos desviaría mucho, pero algún día habría que estudiar el fenómeno con atención. Por aquello de si hay o no hay campañas…]
Pero lo más importante, como ya he dicho, es la relación del punto 1) con el punto 2). Y es que, según admite la sentencia, Casimiro G. Abadillo se equivoca al atribuir a S-M el envío de la mochila no auténtica al juez Del Olmo, pero le resta importancia a tal error, ofreciendo una descripción de lo que su señoría considera la “esencia de la información”. Conviene prestar mucha atención, porque aquí está la clave de todo lo que se pretende pasar por “presupuesto fáctico” (p. 28):

El que en el artículo de D. Casimiro Garcia Abadillo de 13 de Julio de 2006 […] se dé a entender que fue el demandante [S-M] el que envió la mochila comprada […] cuando quien la remitió fue la U.C.I.E. […], no es un error sustancial y relevante en cuanto que no afecta a la esencia y veracidad de la información, no siendo esta otra que el hecho de que dos años después del atentado, y sin razón o causa conocida, la auténtica mochila aún no estaba en poder del Juzgado.

Se habrá apreciado la sutileza con la que se introduce, de hecho, una valoración en cuanto al fondo. La afirmación de que el hecho esencial es que “dos años después”, “sin razón o causa conocida” la mochila original “aún” no estuviera “en poder” del Juzgado conlleva una implícita pero ineluctable carga de reproche a S-M: que la mochila no estuviera EN PODER del juzgado es una anomalía o disfunción. Ya tenemos, viene a decir la sentencia, un hecho “real” y, a partir de ahí, lo demás sólo son valoraciones subjetivas protegidas por la libertad de expresión. Lógicamente, el problema surge de que ese “hecho” no es tal. La supuesta irregularidad simplemente se da por buena, sin demostración alguna.
Pero creo que se puede y debe demostrar que no existe tal anomalía. Nótese el curioso giro que emplea la sentencia: lo esencial, dice, es que la mochila, no estaba “en poder” del Juzgado. Que algún jurista me corrija si me equivoco, pero lo que la Ley de Enjuiciamiento criminal establece no es que las pruebas deben estar “en poder”, sino “a disposición de la autoridad judicial”. Así, por ejemplo, el artículo 282, al hablar de la Policía Judicial, indica:

La Policía judicial tiene por objeto […] recoger todos los efectos, instrumentos o pruebas del delito de cuya desaparición hubiere peligro, poniéndolos a disposición de la Autoridad Judicial.

A su vez, dentro del Título V, Capítulo II (“Del cuerpo del delito”), el artículo 338 establece:

[…] [L]os instrumentos, armas y efectos a que se refiere el artículo 334 [los que puedan tener relación con el delito y se hallen en el lugar en que éste se cometió, o en sus inmediaciones, o en poder del reo, o en otra parte conocida] se recogerán de tal forma que se garantice su integridad y se acordará su retención, conservación o envío al organismo adecuado para su depósito.

Parece claro que el “organismo adecuado para su depósito” no ha de ser necesariamente el Juzgado. ¿No es el “Depósito de Restos Judiciales” de los TEDAX un organismo adecuado para el depósito, “a disposición de la autoridad judicial”, de una mochila que contenía una bomba? La sentencia de la juez Lledó nada dice al respecto. Asume sin más averiguación el relato de los demandados (que es precisamente lo que se discute) y parece confundir la “puesta a disposición” de un efecto con el hecho de que éste se halle “en poder” del Juzgado. Y, sin embargo, S-M declaró al respecto en su comparecencia de 14.3.2007 ante la Sala de lo Penal de la AN:

D ZOUGAM: Otra cosa, la mochila que contenía el supuesto artefacto explosivo, ¿qué ocurrió con ella? ¿Dónde la guardaron ustedes?
S-M: En la Unidad. Según la normativa es… el depósito a disposición de la autoridad judicial de los elementos, componentes de los artefactos o de los restos de las explosiones y así estuvo y así constaba en las diligencias que se instruyeron en la Brigada Provincial de Información – la 1303- el 12 de… el mismo día 12 de… 11 o 12 de… de marzo, no sé qué fecha tienen. Ahí constaba que quedaba en la Unidad Central a disposición de la autoridad judicial. […] La Unidad de Desactivación de Explosivos, lo que se hizo cargo es de un componente del artefacto que era el contenedor, la bolsa, y la dejó depositada en la Unidad a disposición de la autoridad judicial. Lo que hiciera otra Unidad en otras labores de investigación con otra bolsa, yo, cómo puede comprender, no está dentro de mis competencias.
D ZOUGAM: ¿Pero quién llevó la mochila similar al Juzgado?
T: La Unidad que… dispusiera de ella, otra Unidad de la Comisaría General de Información.

¿Es o no es pertinente lo que declara S-M en el plenario? Sin duda. De hecho, es decisivo para resolver la cuestión de si hay o no hay “anomalía o disfunción”, por no hablar de “engaño” o “manipulación”. Pero la juez se limita a dar como acreditado, como presupuesto fáctico, que no hay “razón o causa conocida” para que la mochila no estuviera “en poder” (?) del Juzgado, sin practicar la menor comprobación al respecto, siendo así que le bastaba con consultar la deposición de S-M y examinar las diligencias que éste nombraba para conocer la razón o causa.
La mochila estaba depositada en la Unidad. A disposición del juez. Como preceptúa la ley. Y como, de hecho, ocurría con otras evidencias sin polémica artificial alguna. En particular, los restos de los explosivos. Si uno se molesta en leer los documentos contenidos en este enlace, verá referencias, casi dos años después de los atentados, del siguiente tenor: “…duplicado preservado en la Unidad Central de Desactivación de Explosivos y NRBQ [Unidad de S-M] a disposición Judicial” (p. 4). “…duplicado preservado en esta Unidad a disposición Judicial” (pp. 8 y 9). “Se ha recibido en esta Unidad […] resolución del citado Juzgado de Instrucción [el de J. del Olmo] en el que se dice: ‘las muestras n 2 y n 3, […] se guarden o preserven” (p. 11). Y “[se envían] las muestras para su custodia a la UCDE y NBRQ [la Unidad de S-M]” (p. 11).
¿Cuál es la diferencia respecto de la mochila? Simplemente, que El Mundo no consideró necesario elaborar portadas del estilo: “Dos años después de los atentados, S-M seguía teniendo en su poder las muestras de los explosivos. El estupefacto Juez del Olmo exige una explicación por este nuevo engaño.” Habría sido igual de ridículo. Igual de falso. Igual de Inveraz.
Obsérvese, pues, que, despojado de ese aditamento valorativo implícito pero indefectible que aporta la Sra. Juez Lledó (la mochila debería estar en el juzgado), lo único que nos queda es la simple constatación, el único hecho cierto, de que la mochila sencillamente no estaba en el juzgado. Pero si, como espero haber justificado, esto no es anormal (y no se ha intentado el menor esfuerzo probatorio al respecto), considerarlo una ruptura del protocolo pasa a ser una conjetura (inexacta) sobre la que se añade, no ya el error, sino la falsedad de atribuir el envío de la mochila no auténtica a S-M. Y en tales circunstancias, ¿cómo puede pretenderse que imputar dicho envío (malicioso, para más señas) a S-M es un error irrelevante, cuando, en sí mismo, es la base de toda la información, es el supuesto “hecho” (inveraz y falso) que trata de venderse? En otras palabras, si la información consiste en que una persona X ha cometido una irregularidad Z, que no exista tal irregularidad Z y que ni siquiera la haya cometido X no puede no afectar a la “esencia de la información”: esa ES precisamente la información. Insisto: la pretendida descripción de la “esencia” de los hechos por parte de la juez encierra una valoración no fundamentada que sesga y prejuzga la conclusión.
Para más inri, el genuino malentendido, la “esencia” del asunto, que no era la supuesta retención por S-M de la mochila auténtica (en absoluto irregular, como se ha visto), sino la remisión al instructor de otra mochila por parte de otra Unidad distinta de la de S-M, es un episodio que el mismo Juez supuestamente estafado consideró “suficientemente aclarado” en su auto de procesamiento (p. 71).
Reitero una vez más que, a mi entender, no cabe, sin predeterminar el fallo, enunciar como presupuesto fáctico lo que es en realidad una valoración de fondo sobre la que no se ha expuesto justificación o acreditación alguna y que, de hecho, resulta demostrablemente errónea.
Lamentablemente, este proceder se repite a lo largo de la sentencia. En cuanto encuentre un momento, haré un análisis similar para el caso de la radiografía de la mochila y, en especial, en lo que atañe a la pericial de explosivos encargada por el tribunal.
---

Nota: Ahora, los juristas del foro pueden correrme a gorrazos, pero que no se diga que no lo intento…

ultima edicion por Rasmo (18-10-2010 16:35:39)

Wars not make one great

43

Re: Sentencia de Sánchez Manzano

Gracias, Moreno, espero ser útil, aunque se me critica a veces que soy demasiado escueto.
Otro asunto que creo que es importante, es el "tono" de las informaciones y opiniones. SIEMPRE, en todos los artículos que publican insinuan o imputan directamente la comisión de un delito o, al menos, una irregularidad. No dicen nada en tono neutro,no. Es imposible una "Lectura desapasionada" de las noticias porque precisamente son absolutamente parciales y subjetivas, siempre en descrédito de SM, claro.

44

Re: Sentencia de Sánchez Manzano

A mi me ocurre como Acorrecto, que leyendo la sentencia la encuentro bien fundamentada. Pero cuando leo y releo por separado los artículos de la banda de los cuatro sin atender a las justificaciones de la juez me digo que por muy bien fundamentada que esté es injusta pues la campaña sostenida en el tiempo, pertinaz, es evidente, sufrida por un policía como ningún otro ha sufrido de forma tan personalizada y con tanta intensidad. Varias cosas me chirrían de la sentencia. En particular el asunto de la agenda de Toro con anotación de teléfono, me cuesta ver en este punto la "veracidad" de la información/opinión debidamente contrastada, siendo que habiendo rectificado la información inicial, con posterioridad vuelven a la carga con un desprecio notorio de la verdad de los hechos reales. Otra que me chirría particularmente es la referencia gratuita de la juez sobre la calidad del laboratorio de los tedax (pocococo ya ha hecho referencia -bienvenido) en que atribuye una "anomalía" indemostrada; si os fijáis, a lo largo del texto de la sentencia la juez adopta el punto de vista de los cuatro "jinetes del conspiracionismo" para avalar su actuación según fundamentación, tomando la prudencia de reseñar que no son sus propias valoraciones sino la de los demandados en contraposición con la del demandante. Sin embargo, no toma tal distancia en la parrafada sobre el laboratorio de los tedax, con lo cual pasa a ser un juicio de valor propio de la juez que retuerce dos sentencias anteriores sobre el hecho que aquélla juzga "inveraz", sin haberse acreditado judicialmente, metiéndose en una vereda motu proprio que podría afectar a su imparcialidad en el concreto hecho juzgado, que puede dar lugar a alegar en futuros recursos error de hecho (hablo de oídas, espero que los expertos en Derecho opinen al respecto). Errores de hecho en la sentencia podrían ser también los que está exponiendo Rasmo.

Coincido con Acorrecto en lo dicho en su post. La sentencia está bien fundamentada; pero igual de bien fundamentada podría estar en sentido contrario, porque elementos para ello, y jurisprudencia al respecto, los hay. Con la misma fundamentación la juez -o cualquier otro juez- podría haber llegado, leyendo los artículos, a conclusiones distintas, en el sentido de que los demandantes exceden el derecho de expresión e información. Ya se ha expuesto antes: donde la juez no ve atribución de conducta dolosa, imputación de conducta delictiva y epítetos innecesarios para la información, cualquier otro podría ver -analizando lo mismo y en el mixmo contexto- cosa distinta en favor del demandante.

Una cosa que me ha llamado la atención en la sentencia es que la falladora (que diría Velasco) deja fuera de la demanda al diario El Mundo y sus editoriales y algunos artículos de articulistas como Prego o Marraco, centrando la cuestión solo en los articulos de la banda de los cuatro. Siendo que la demanda de SM expresamente se diríge también contra el diario en cuestión, y que expresamente se absuelve junto a los cuatro citados, no acabo de ver el porqué de esa decisión, si es que los abogados no se opusieron o impugnaron. En mi opinión, la decisión de dejar fuera los editoriales del periódico demandado -no sé si por motu proprio de la juez o a petición de la parte demandada con acuerdo de la demandante, sería interesante conocer ésto- en contra de los intereses de una parte no me parece una aplicación muy imparcial de la Ley de ser el primer caso: por decisión de la juez sin mediar petición acordada. La cosa tiene su importancia, por ejemplo en el caso más chirriante -a mi juicio-, el de la agenda de Toro y el teléfono. Porque se han quedado fuera artículos en los que se observa, por su insistencia en persistir en el "error", la campaña orquestada y que la supuesta diligencia puesta en contrastar la noticia no existe, pues ya eran conocedores de la verdad y a pesar de ello insisten en relacionar a SM, con todos sus apellidos, con Toro. Por decisión de la juez, esos artículos publicados en el mundo no han sido objeto de "análisis".

Otra cuestión, que no sé si es importante, factible o no, es la circunstancia de que la juez expresamente hace referencia en la sentencia a los lectores del diario, como destinatarios de la opinión/información. Es decir, no sé -los expertos en Derecho que se pronuncien- si esta referencia expresa puede dar pie a la defensa de SM para introducir hechos nuevos en posteriores recursos, como es el de la trascendencia que en su honor ha tenido las "noticias opinadas" en boca de los receptores, que éstos no han ido con cautelas ni presunciones a la hora de imputar delitos, injuriar y calumniar. Pues son ellos, los lectores a los que se dirige el medio y la banda de cuatreros, quienes hacen la pertienente interpretación de la información/opinión que les llega, siendo que la juez sentencia que los demandantes no se han excedido en el uso, parece que la desmienten sus receptores, que sí han interpretado correctamente la información transmitida y que luego deriva en acusaciones e injurias en un juicio paralelo sobre SM que se deriva, primero, de los medios y luego trascienden y continua en sus lectores. Juicio que pervierte el derecho a la presunción de inocencia consagrado en el art. 14 CE, pues el dictamen ya está forjado de antemano: es culpable de todas las acusaciones. No sé si me explico.

Estaba preparando algún pequeño comentario sobre las cosas chirriantes de la sentencia, pero entre que ya se ha comentado y que Rasmo lo hace mucho mejor... Está en pañales y a lo bruto, pero lo copio por si puede dar alguna idea a los expertos. Voy mal de tiempo, luego si puedo le voy apañando la forma.


"Ahora muchos de sus compañeros recuerdan que en la
comisaría de Pamplona, recién nombrado comisario, llevaba
fama de fantasma y chuleta, con su pelo repeinado y sus
modales de presunto Cary Grant".


En segundo lugar, la proyecc~on pública de la persona que
se siente ofendida, que "al haber optado libremente por
tal condición, debe soportar un cierto riesgo de una
lesión de sus derechos de la personalidad", tal corno dijo
la sentencia del Tribunal Constitucional 165/1987, de 27
de octubre y, desde entonces, ha sido reproducida
reiteradamente por la jurisprudencia; que también ha dicho
que en las personas o actividades de proyección y
trascendencia pública la protección del derecho al honor
disminuye, la de la intimidad se diluye y la de la imagen
se excluye.

¿¿¿¿ESE RIESGO DE LESION EN SUS DERECHOS QUE DEBE ASUMIR POR PROYECCIÓN PUBLICA INCLUYE EL QUE SE DIMANA POR LAS DIRECTAS ACUSACIONES INJURIOSAS Y CALUMNIOSAS REALIZADAS POR EL PUBLICO RECEPTOR DE LA OPINIÓN DEL MEDIO AMPARADO EN LA LIBERTAD DE EXPRESION???? ¿No hay, pues, límite, teniendo en cuenta que, ejercido el derecho a la rectificación de “los errores evidentes” no se ha producido tal rectificación en el medio?



DICE LA JUEZ, POR UN LADO, QUE NO HAY IMPUTACION DE ACTIVIDAD DELICTIVA, ES DECIR, QUE LOS DEMANDADOS NO ATRIBUYEN ACTITUD DOLOSA.

En tercer lugar, por la gravedad de las expresiones
objetivamente consideradas, que no deben llegar al tipo
penal, por un lado, ni tampoco ser meramente
intranscendentes por otro.


Si bien el honor representa un valor al que se concede
protección ante los ataques de otras personas es lo cierto
que el juicio de reproche ha de realizarse atendiendo a
las circunstancias en que se produce el presunto ataque,
debiendo apreciarse un an~mo claro y manifiesto de
lesionar el patrimonio moral de otra persona, sin que tal
dolo específico pueda presumirse por prohibirlo la
presunción de inocencia consagrada en el arto 24.2 de la
Constitución, (sentencia del Tribunal Constitucional de 25
de febrrero de 1985). Pueden existir móviles impulsores
distintos al ánimo de lesionar el honor de los terceros,
corno el animus criticandi (con especial relieve de la
crítica política) el narrandi o el informandi.


¿ES ESTE EL CASO? ¿SOLO HA HABIDO ANIMUS CRITICANDI, NARRANDI O INFORMANDI?

TODO AQUEL QUE ACCEDA A LEER LA “INFORMACION” DE REFERENCIA, LA CONCLUSION QUE EXTRAE ES QUE SM HA SIDO JUZGADO CULPABLE POR LOS MEDIOS QUE ATRIBUYEN DOLO, LESIONANDO EL DERECHO A LA PRESUNCIÓN DE INOCENCIA. Y ASI LO ENTIENDEN SUS LECTORES, QUE A SU VEZ SE HAN FORMADO SU OPINION CONCORDANTE CON LA DEL MEDIO, PUES ESTOS NO HABLAN DE PRESUNCION SINO DIRECTAMENTE LE INFIEREN DELITOS. ¿DE DONDE EXTRAE CIERTA OPINION PUBLICA SUS ACUSACIONES HACIA MANZANO?



La calificación de ser atentatorio al honor una
determinada noticia o expresión debe hacerse en relación
con el contexto y las circunstancias de lugar y ocasión en
que se vertieron, teniendo establecido (STS 15-3-01) tanto
la doctrina constitucional corno la jurisprudencial que se
ha de interpretar en su conjunto el texto o noticia
difundida, pues no resulta procedente aislar expresiones
que, en su propia significación, pudieran merecer sentido
distinto al que tienen dentro de la totalidad de lo
expresado, prevaleciendo el elemento intencional de la
noticia, de manera que, las palabras empleadas no pueden
extraerse del contexto y ser juzgadas independientemente
del mismo, prescindiendo de esta forma de las
circunstancias concurrentes que les han servido de
antecedente, y corno dice la sentencia del tribunal
Constitucional 171/1990, de 12 de noviembre, "el carácter
molesto o hiriente de una información no constituye en sí
un límite al derecho a la información misma (TEDH, caso
Lingens, sentencia de 8 de julio de 1986).

(…)

De otro lado, NINGUNO de los artículos atribuye
categóricamente al actor una manipulación intencionada de
las pruebas o la Comisión de hechos susceptibles de
constituir delito, pues no se afirma ello como un hecho
cierto sino con potencialidad, como posibilidad presumible
o presunta, lo cual está autorizado por el derecho a la
libertad de expresión por mucho que pueda inquietar o
disgustar al demandante, ya que es opinión que está
basada en posibilidades que surgen de la interpretación de
hechos veraces.
La sentencia del Tribunal

PUES BIEN. LÉANSE EN TODO SU CONTEXTO, APORTANDO TODO EL TEXTO DE LA NOTICIA O/Y OPINION, SIN AISLAR EXPRESIONES CONCRETAS y PREGUNTÉMONOS ¿TIENEN LAS REFERIDAS EXPRESIONES UNA SIGNIFICACION EN SU CONTEXTO DISTINTA A LA MERA INFORMACION U OPINION SIN CAER EN LA INFERENCIA del ANIMO DOLOOSO  O INJURIOSO HACIA EL DEMANDANTE?

Por EJEMPLO, COJAMOS EN TODO SU CONTEXTO, SIN SUBRAYAR NI DESCONTEXTUALIZAR PARA CUMPLIR LA EXIGENCIA JUZGADORA, EL SIGUIENTE ARTICULO DE OPINION, Y VEAMOS SI ES CIERTA LA AFIRMACIÓN EN LA SENTENCIA DE QUE NINGUNO DE LOS ARTICULOS HACE IMPUTACIONES DIRECTAS DE CONDUCTA DELICTIVA:



OPINION




COMENTARIOS LIBERALES


La 'cuarta trama'


FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS

Ha hecho fortuna el término la cuarta trama, referido a esa siniestra banda de funcionarios de uniforme o de paisano (policías, guardias civiles y espías) que, desde el mismo 11-M, se dedicó a destruir las pruebas que podían convertirse en evidencias contra los autores de la masacre, así como a crear pruebas falsas para engañar a la opinión pública y emponzoñar el sumario-restario del juez Del Olmo y la fiscal Valeyá.
Pues bien, aunque no sepamos qué piensan hacer Gómez Bermúdez y sus compañeros de tribunal con la sentencia -incluso si nos tememos lo peor, que sería el pasteleo para todos los públicos-, ha bastado un impulso mínimamente serio en la investigación de los explosivos, piedra angular de ese juicio en el que se piden decenas de miles de años de cárcel a unos cuantos imputados por la Fiscalía de Valeyá y Daigual, así como el primer análisis científico del arma del crimen, sin cuya identificación no puede haber criminal, para que la cuarta trama del 11-M empiece a tener cara y ojos, nombres y apellidos.
Engañando al juez Del Olmo, loco por dejarse engañar, están Sánchez Manzano y su tedaxa. Y ya dentro del ámbito de investigación de Gómez Bermúdez, el jefe de la pericia, el policía Alfonso Vega, a quien puede aplicarse lo que a Lope le dijo uno de sus contemporáneos: «Con razón Vega, por lo siempre llano». Estrepitosamente llano, podríamos decir, sin que por otra parte le adorne una sola de las virtudes del Fénix de los Ingenios. A lo más que ha llegado el suyo es a insultar fieramente a Manzano y los Tedax por haber ocultado el hallazgo de DNT en su análisis, que obviamente se hizo el propio 11-M y se ocultó, a los peritos guardias civiles que no quisieron asumir el peritaje policial y, dando ejemplo, negándose él mismo a aceptar durante un mes la evidencia de nitroglicerina hallada en el gramo de polvo de extintor que se le escapó, ay, a Manzano.
He ahí el comienzo y el final de la cuarta trama: de los policías al servicio del embuste, que no del Estado ni de la verdad, desde la misma mañana del 11-M a esta Policía ya de Zapatero, concentrada en engañar a Gómez Bermúdez igual que los Tedax engañaron a Del Olmo, amén de al Gobierno del PP y a los ciudadanos que les pagamos el sueldo. Entre lo que contaba ayer Casimiro y lo que se deduce por pura lógica de sus efusiones verbales, Vega quiso cerrar el círculo abierto por Manzano y su tedaxa, sólo inferior a él en rango, que no en carácter.
Pero basta ver a Manzano para saber que él solo no habría sido capaz de urdir esa trama, que fue dirigido y no director. ¿Por quién? ¿A qué momento procesal espera Gómez Bermúdez para deducir testimonio contra esta trama de falsificadores y golpistas, que no merecen otro nombre? ¿Al 28 de diciembre?

DESTRUIR PRUEBAS Y CREAR PRUEBAS FALSAS ¿NO ES ATRIBUIR DELITO?

¿ES ESTA OPINION SOLO DE CARÁCTER MOLESTO E HIRIENTE O SOBREPASA EL LIMITE SI ATRIBUYE DELITO? ¿NO ATENTA AL DERECHO A LA PRESUNCION DE INOCENCIA DE MANZANDO PROTEGIDO EN EL ART. 14 CE o SU CARÁCTER DE PERSONA “PUBLICA” y POR HECHOS PUBLICOS LE EXIME DE PROTECCION?

tribunal
Constitucional 171/1990, de 12 de noviembre, "el carácter
molesto o hiriente de una información no constituye en sí
un límite al derecho a la información misma (TEDH, caso
Lingens, sentencia de 8 de julio de 1986).


CONTINUA LA JUEZ:

Para sobrepasar el límite de lo tolerable, esas
expresiones deben poder ser consideradas como expresiones
insultantes, insinuaciones insidiosas y veJaclones
innecesarias que sólo pueden entenderse como insultos o
descalificaciones no por un ánimo o por una función
informativa, sino como ha dicho la sentencia del Tribunal
Constitucional 105/1990, con malicia calificada por un
ánimo vejatorio; o por la enemistad pura y simple.


POR EL CONTRARIO, TAMBIEN AFIRMA:
Por último, en cuanto a los epítetos o calificativos que
se le dirigen al demandante en los artículos enjuiciados,
tales como "presunto sinverguenza", "inepto", "probado
incompetente", "actuación inquietante" "confusa y
negligente", "comportamientos turbios", "turbio policia",
"pepe gotera manzano", "manzano y sus manzanitas",
"vendedores de humo", "trileros desvergonzados",
"engañabobos al por mayor", y "morlacas resabiados",
aunque entrañan, en su conjunto, un juicio ciertamente
desfavorable de la persona del demandante, es de ponderar,
y no de obviar, la relevancia e interes general del
asunto y el carácter de personaje público del afectado, lo
que supone, ya de por sí, un debilitamiento en la
protección que ha de dispensarse al derecho al honor y la
concesión de cierta primacía a los derechos de libertad de
expresión e información, siendo de admitir que tales
expresiones, aunque hirientes, desabridas, de mal gusto y
desafortunadas algunas, se encuadran claramente en el
ámbito de la crítica a la actuación profesional del
demandante, y apreciadas tanto en su contexto como en
relación con las circunstancias del momento en que se
redactan los artículos no cabe considerar que sean lesivas
del honor del actor, y SOLO SIRVEN DE APOYO PARA CRITICAR O CENSURAR ANTE LOS LECTORES, ya con dureza ya con
irónia, jocosidad, mordacidad o metafóricamente, el
comportamiento de quien, por el cargo público que
ostentaba y la actividad que en base al mismo
desarrollaba, estaba sujeto a un riguroso control por
parte de la opinión pública.

Por todo lo expuesto y razonado no cabe otro
pronunciamiento que la desestimación de la demanda.

"RIGUROSO CONTROL POR PARTE DE LA OPINION PUBLICA", ¿es injuriar, calumniar y acusar de delitos por parte de esa opinión pública receptora de la "información"/opinión? ¿Y los derechos personales de SM donde quedan, totalmente anulados? ESTO ES ALUCINANTE.

ME PREGUNTO:  ¿SE PUEDEN CONSIDERAR NECESARIAS PARA TRANSMITIR LA INFORMACION ESOS EPITETOS Y DESCALIFICACIONES? ¿SON –O NO- INSULTANTES, INSINUACIONES INSIDIOSAS O VEJACIONES? ¿SON NECESARIAS? ¿EL CONTEXTO Y EL PERSONAJE LO JUSTIFICA? ¿LA ATRIBUCION DE CONDUCTA DOLOSA, DELICTIVA, SOLO ES “CRITICAR O CENSURAR ANTE LOS LECTORES”. ¿NO ESTÁ HACIENDO AHORA LA JUEZ LO MISMO QUE CRITICA A MANZANO, DESCONTEXTUALIZAR  LOS EPITETOS Y DESCALIFICATIVOS?


¿Y LOS LECTORES, A SU VEZ, QUÉ CONCLUSIONES EXTRAEN Y QUÉ DICEN?


"Por ejemplo, la bolsa del Puente de Vallecas. Durante dos
años, el jefe de los Tedax se ha quedado en su casa.
hurtándosela al Juez Del Olmo. y si ha sido capaz de
quedarse con la prueba principal que permitió poner en
marcha toda la tragicomedia del 11-M al 14-M, más los
esperpentos partamentario y policial de estos dos años
infames, ¿qué no habrán hecho Manzanos y Perales. encinas
y Alcornoques. con otras pruebas menores y las
declaraciones de unos y otros? ¿Qué diligencias habrán
sido realizadas y que minuciosidades rematadas en lQ
segundos?
Si tanta desvergüenza y tanto desprecio
mostrado en la piedra angular del sumario ,
trampeado. inventado. escondido. disimulado
mientras el juez lloraba en público ... ?

lidiar estos marrajos (tiburón) resabiados

ha batido todas las
marcas de la doblez delictuosa y de la trola al por mayor

abundantes
irregularidades con visos delictivos perpetrados por el
responsable ... Es que Manzano y sus manzanitas han mentido
~ han ocultado pruebas, han tergiversado ...

las dudosas hazañas de
"Pepe Gotera Manzano"

h) 16-03-07 (Doc 78/63)

" Justo es día que comprobamos que el jefe de los TEDAX
mintió en la comisión del 11-M y AHORA RECONOCE de hecho
todas sus falsedades: la Goma 2 ECO (que "dedujo", pero
nunca analizó ni mandó analizar, dice), la mochila de
Vallecas (que nunca estuvo en los trenes), las cien
pruebas de la furgoneta Kangoo (provincialmente
secuestrada y documentalmente falsificada en Canillas) y
hasta el supuesto suicidio de los islamistas en Leganés
dizque cercados por la policia tras un tiroteo. Todo
falso. Ya no ~ una "teoría de la conspiración". Hay
una _._._.
i)

En lo que se parecen ª los terroristas clásicos estos
trileros desvergonzados del 11M. estos vendedores de humo
y engañabobos al por mayor. es en la importancia que le
dan al lenguaje, que el terrorismo del XIX, las guerras
del XX y los golpes de Estado del XXI es donde se gana o
se pierde ... "


SOBRE ESTA COMPARACION CON los "terroristas clásicos" nada dice la juez, que sí recoge el epíteto "trileros desvergonzados" "vendedores de humo", califiandolos poco menos que necesarios, "jocosos etc", para transmitir la información a los lectores.

ultima edicion por Errante (26-09-2009 15:11:17)

"En todo caso, mientras Gómez Bermúdez ajusta sus cuentas frente al espejo, nosotros debemos comenzar a ocuparnos de cómo mantener con vida esta media criatura que ha tenido a bien entregarnos.” P.J. Ramírez , padre de la criatura

45

Re: Sentencia de Sánchez Manzano

pocococo escribio:

Hola a todos.
la jueza tenía también las declaraciones de Sanchez Manzano y de la perito tedax donde explica porqué y cuando se envian a Policía Científica. Sanchez Manzano declaró en el juicio que no se enviaban nunca a Policía CIentíficia para contraanalisis (leed cuidadosamente la pregunta que le hacen y la respuesta que da.) También tenía las declaraciones de Cuadro Jaén donde dice que se envían indistintamente. Sin embargo, afirma que "no obstante carecer el Laboratorio Tedax de instrumentos cualificados para realizar una pericial científica.......".
En relación a los teléfonos móviles, los hechos probados de la sentencia 11 M dicen que el aparato "fue a Tedax, y luego a Policía Científica". Exactamente lo que declara Manzano en la comisión. Lo cogen los tedax, lo encienden, ven la hora, lo apagan, se lo entregan a Policía Científica....
Solo apunto datos, a ver si entre todos conseguimos aclarar el tema.


Sí, a mí esta parrafada me ha llamado mucho la atención, porque es juicio de valor de la propia juez que enmienda -atendiendo solo a los argumentos de una parte, saltandose el principio de contradicción y siendo que es un juicio civil-  la plana a dos sentencias. Pero esa enmienda motu proprio de la juez, que no tiene competencia para valorar lo ya juzgado penalmente, no está basada en la realidad de lo acreditado, por lo que es un error de hecho en la valoración de la prueba y motivo de impugnación en recurso. Para mí es el caso más evidente de inaplicación del principio de imparcialidad junto con el de dejar fuera de la demanda los editoriales del periódico demandado.

"En todo caso, mientras Gómez Bermúdez ajusta sus cuentas frente al espejo, nosotros debemos comenzar a ocuparnos de cómo mantener con vida esta media criatura que ha tenido a bien entregarnos.” P.J. Ramírez , padre de la criatura

46

Re: Sentencia de Sánchez Manzano

pocococo escribio:

más cosas
Comando Txirrita: lo que dice la Guardia Civil es que se ocupó al comando unas notas manuscritas en euskera con dibujos de teléfonos móviles. Que no saben nada de los teléfonos móviles del 11 M, por lo que no pueden conocer si coinciden o no. Y esas notas manuscritas se envian al Juzgado Central de Instrucción que conoce de las detenciones, no a TEDAX. He visto el oficio colgado en algún foro, y lo publicó EL Mundo.
Lo que dice García Abadillo en su artículo (doc 44 de la demanda): "El último comando Madrid de ETA tenía un móvil preparado como los del 11 M. También halló tres móviles, uno de los cuales tenía taladrada la carcasa y manipulado el vibrador del altavoz de forma idéntica al de la mochila de Vallecas......El responsable de los TEDAX omitió en su escrito al juez que ETA hizo pruebas para usarlos como temporizadores, como hizo el comando Txirrita. Es sorprendente que ni el responsable de los Tedax ni el ministro informasen al juez de que ETA....."

¿Otro error de hecho?

"En todo caso, mientras Gómez Bermúdez ajusta sus cuentas frente al espejo, nosotros debemos comenzar a ocuparnos de cómo mantener con vida esta media criatura que ha tenido a bien entregarnos.” P.J. Ramírez , padre de la criatura

47

Re: Sentencia de Sánchez Manzano

Acorrecto escribio:

No sé a vosotros, pero a mí me está dando una pájara de aupa al leer la sentencia...

Dejando pequeños errores la cosa no es fácil. Errores como no dar por probada la programación a las 7:40 o mezclar churras y merinas en los móviles modo llamada y modo temporizador, muy diferentes como declararon los peritos (recordemos que hasta mucho después del juicio, el 10 de julio de 2009 no han podido encontrar siquiera un indicio parecido para cubrirse). Dice la jueza que la "veracidad" no puede realizarse "ex post", pero ella lo hace al considerar lo del comando Txirrita, por ejemplo, citando expresamente el informe de fecha 9 de Marzo de
2009 y concluyendo que: "se incauto material informátivo sobre telefono movil diseñado como iniciador o temporizador del artefacto explosivo".

1º La veracidad, o como decís la "exceptio vericitatis" que acaba de inventar la jueza, está sólidamente fundamentada.
Veo poco que rascar por ahí, incluyendo la contrastación de hechos probados con la sentencia 11-M. Hay que hacerlo, claro, pero la argumentación me parece blindada.

Pág 25

No se exige la veracidad absoluta o plena, ya que, por un
lado, caben errores o desviaciones que no alteren la
verdad esencial de la afirmación, porque la veracidad
exigible no es sinónima de verdad objetiva e incontestable
y no equivale a realidad incontrovertible de los hechos

2º Lo que veo susceptible de recurso -no soy abogado- es la discrepancia en la sentencia a la hora de valorar conjuntamente los hechos, rechazando que sea una campaña.
La jueza recoge infinidad de injurias y calumnias pero las encuadra en una "valoración conjunta de la prueba", es decir, le insultaron y mintieron "verazmente" pero se explica por el conjunto de la información-opinión. Sin embargo, no utiliza el mismo rasero a la hora de valorar todos los hechos denunciados en la demanda como una campaña orquestada, que es lo que es.

Un ejemplo, Pág 24:

4°) Para la valoración, es determinante el contexto en que
se produjeron las expresiones, hasta tal punto que "no
puede llegarse a una conlusión partiendo sólo de las
expresiones, pues debe tenerse en cuenta el contexto en
el que las palabras fueron pronunciadas, y valorarse el
conjunto, examinando en todo caso el elemento intencional
de la noticia, tal y como lo declaran la STS de 5 de junio
de 1996 y la STC de 21 de noviembre de 1995" (STS de 6 de
febrero de 2004)

Pero luego no valora el conjunto de la demanda, sino que hace una filigrana para evitarlo:

En lo que respecta a las expresiones y frases
resaltadas por el demandante y contenidas en los artículos
enjuiciados, una lectura completa y desapasionada de los
textos sin extrapolaciones interesadas, y con
independencia de la mayor o menor fortuna de aquéllas,
lleva a concluir que las mismas no traspasan el límite de
lo permitido dentro de las libertades de Opinión y de
Expresión porque su razón de ser tiene su antecedente en
los hechos, y datos procedentes de la Comisión de
Investigación Parlamentaria y de las diligencias
policiales y judiciales que componen la información
difundida, expuestos en el razonamiento que antecede y
reputados como veraces, y sobre la base de los mismos los
demandados aportan sus opiniones, exponen hipótesis,
conjeturas y juicios de valor, los cuales dentro del
contexto explicitado no son -asépticamente consideradosatentatorios
contra el honor sino, fruto de una crítica
periodística admisible ante una serie concatenada de
hechos que revelaban anomalías y disfunciones de diverso
signo y que ineludiblemente alcanzaban al demandante por
el protagonismo que ostentó en su desarrollo, dada su
condición de Jefe de la Unidad Central de Desactivación de
Explosivos y NRBq, esto es, de los Tedax y, por ende, como
máximo responsable de la referida Unidad, no sólo de las
decisiones personales que como tal adoptó sino también del
actuar de los efectivos adscritos a su Unidad y del que
tuvo que -o debió- estar al tanto y, por tanto, conoció y
secundó.

En mi opinión, éste es que quid de la cuestión: "una lectura completa y desapasionada de los textos sin extrapolaciones interesadas, y con independencia de la mayor o menor fortuna de aquéllas, lleva a concluir que las mismas no traspasan el límite de lo permitido"
Para ello, no solo debe aislar cada artículo y cada editorial, también sus correspondientes reflejos cada día en la Cope con los demandados histéricos en el minarete comentándolos, las provocaciones a los oyentes para injuriar, a los lectores digitales y cada programa de televisión. La cosa es probar que todo ello obedece a una estrategia, una campaña de desprestigio orquestada.

...Y por si fuera poco, esto me parece de traca:

8) Que no obstante carecer el Laboratorio de los Tedax de
instrumentos cualificados para realizar una pericial
científica eficaz sobre las muestras de los focos de las
explosiones, el demandante lejos de remitirlos para su
análisis a la Policía Científica, que sí contaba con los
medios técnicos y humanos precisos para ello, designó
expresa y exclusivamente a una perito de los Tedax para
llevar a cabo la analítica referida, la cual, como ya se
ha expuesto, no expresaba componente alguno detectado,
justificando el demandante en el acto del juicio oral tal
11 Madrid
decisión en que nunca se habían enviado los restos no
pesables de explosivos a la Policía Científica, que nunca
se había hecho, cuando lo cierto es que, como revela el
oficio remitido a estos autos por la Dirección General de
Policía de fechas 21 y 26 de Enero de 2009, entre el año
2000 y 2006, la policía científica realizó por petición de
los Tedax 116 informes mientras que los Tedax 72, y de
estos 116 informes, constan que entre los años 2000 y
2006, ambos inclusive 10 informes lo fueron de sustancias
no pesables, de restos de explosivo no pesable analizados
por la policía científica.

2º Lo que veo susceptible de recurso -no soy abogado- es la discrepancia en la sentencia a la hora de valorar conjuntamente los hechos, rechazando que sea una campaña.
La jueza recoge infinidad de injurias y calumnias pero las encuadra en una "valoración conjunta de la prueba", es decir, le insultaron y mintieron "verazmente" pero se explica por el conjunto de la información-opinión. Sin embargo, no utiliza el mismo rasero a la hora de valorar todos los hechos denunciados en la demanda como una campaña orquestada, que es lo que es.

Totalmente de acuerdo. Veo que a muchos exactamente nos chirrían las mismas cosas.

"En todo caso, mientras Gómez Bermúdez ajusta sus cuentas frente al espejo, nosotros debemos comenzar a ocuparnos de cómo mantener con vida esta media criatura que ha tenido a bien entregarnos.” P.J. Ramírez , padre de la criatura

48

Re: Sentencia de Sánchez Manzano

h) 16-03-07 (Doc 78/63)

Dice Lozanitos:

" Justo es día que comprobamos que el jefe de los TEDAX
mintió en la comisión del 11-M y AHORA RECONOCE de hecho
todas sus falsedades
: la Goma 2 ECO (que "dedujo", pero
nunca analizó ni mandó analizar, dice), la mochila de
Vallecas (que nunca estuvo en los trenes), las cien
pruebas de la furgoneta Kangoo (provincialmente
secuestrada y documentalmente falsificada en Canillas) y
hasta el supuesto suicidio de los islamistas en Leganés
dizque cercados por la policia tras un tiroteo. Todo
falso. Ya no ~ una "teoría de la conspiración". Hay
una _._._.

Lozanitos en este aseptico y desapasionado artículo aportado a la demanda, atribuye a SM, erigido en juez sentenciador, el reconocimiento de "culpabilidad" en las imputaciones de delitos y/o irregularidades dolosas hechas por El Mundo y sus articulistas, atribuyendole pruebas falsas en las que no ha tenido participación destacada por no ser de su responsabilidad.  Como  sucesión de evidentes mentiras encadenadas que son, pues SM no ha reconocido nada de nada como intenta hacer creer Lozanitos, ni ha falsificado nada de lo que Lozanitos AFIRMAj, haciéndole culplable de todo lo que se mueva en torno al 11-M,  lejos de toda veracidad y contraste, no encuentro donde encuadrar esta ajustada opinión -que es toda una falsedad inveraz- en la sentencia que le absuelve en la totalidad y sin matices.

ultima edicion por Errante (26-09-2009 14:06:30)

"En todo caso, mientras Gómez Bermúdez ajusta sus cuentas frente al espejo, nosotros debemos comenzar a ocuparnos de cómo mantener con vida esta media criatura que ha tenido a bien entregarnos.” P.J. Ramírez , padre de la criatura

49

Re: Sentencia de Sánchez Manzano

Sobre el presupuesto fáctico nº 10 de la Sentencia de Lledó:

Que siendo correcto el lavado de los restos de los focos de las explosiones con agua y acetona como técnica que
permite el arrastre y disolución de algunos componentes y, por ende, su detección con el análisis posterior de las aguas del lavado, y refiriendo la perito tedax en el plenario haber llevado a cabo tal técnica, no obstante reconoció que no guardó muestra alguna de esas aguas, lo que impidió un contranálisis por los peritos designados en el plenario, como admitieron los dos que en el presente juicio testificaron, quienes además, de otro lado, depusieron haber sólo recibido 23 muestras para llevar a cabo la pericia encomendada por el tribunal, y que en la medida en que tales muestras eran pequeñas y no disponían de las soluciones acuosas con las que las mismas habían sido previamente lavadas (a excepción del polvo del extintor), solicitaron la entrega de más restos y vestigios recogidos de los focos, entrega que, sin embargo, no obtuvieron por indicarles que no habia más muestras que las que recibieron.

Éste es un error de bulto de la jueza Lledó, que menciona la declaración de la perito de los Tedax en la vista oral, y que por tanto ha visionado/leído, por lo cual debió valerse de ella (y en su totalidad) y no solo de la de los dos peritos que testificaron en su juicio... La perito dejó muy claro en su declaración que ella hacía extracciones con cantidades mínimas de acetona, cantidades de hasta 1 cc, que eran utilizadas por completo, y que una vez analizadas quedaban inservibles para un nuevo análisis:

O es una práctica habitual, discúlpeme, no técnica, ¿es una práctica habitual suya
tirar el agua y la acetona después de realizar los análisis?

Perito: Vamos a ver, yo me explico un poquito y someramente. Eh, las extractos orgánicos
los ejecuto con el mínimo, la mínima cantidad imprescindible de acetona para no
tener que esperar. Pensemos que los datos que yo doy son siempre de urgencia,
son cuanto antes hay que dar los resultados, ¿eh? yo estoy acostumbrada a
trabajar así durante todos los años que llevo en la unidad, y bueno, y los que llevo
en explosivos. Entonces yo no nunca extraigo con cantidades enormes de acetona
dado que conllevaría evaporar, someter a calor, y son temas que a mí el calor no
me gusta para los explosivos ni para los disolventes porque puedo perder
componentes. Entonces son mínimas cantidades, extractos mínimos de sustancias
de hasta un centímetro cúbico el que puedo llegar a estar al final poniendo en la
placa.
Con esas cantidades evidentemente, se utilizan o se evaporan, con que se
deje en el ambiente del laboratorio. Las reactivos, perdón, los extractos acuosos se
utilizan para añadirles reactivos encima, como ustedes, mis compañeros químicos
que están aquí saben perfectamente que la vía húmeda clásica consiste en eso, en
utilizar el extracto acuoso, añadiendo determinados reactivos, o determinadas
sustancias para determinar los cationes o las aniones que sean menester
identificar. Por lo tanto se utiliza, es decir, se inutilizan porque se añaden cosas
para ver y detectar, luego entonces esa es la práctica que se hace, por tanto, nunca
se han guardado.

GB: Lo que usted está afirmando es que además por el tipo de pericia,
perdón, de análisis por vía húmeda, en la dilución, perdón, el, si, la

Perito: La disolución.

GB: La disolución queda contaminada en lo que reste.

Perito: Es que se utiliza,…

GB:…se utiliza para identificar.

GB: Si, si, eso lo he entendido, pero lo que queda ya no serviría para hacer nuevos
análisis.

Perito: En el momento que se identifica ya eso se desprecia, y se toma otra porción para
hacer otra identificación. Es decir, se gasta en cada una de las identificaciones una
porción de esa solución.

GB: Bien, y lo que queda, si queda, ya no sirve.

Perito: Si queda con añadidos, evidentemente…

GB: Bien, pero lo que pregunto es algo concreto.

Perito: …no conservables.

GB: Si lo que queda, si es que queda, ya no sirve para guardar, para realizar
nuevas…

Perito: Si queda algo sí, lo que pasa es que yo lo utilizo.

GB: Eso es, usted dice utiliza cantidades muy pequeñas.

Perito: Muy pequeñas para conseguir concentraciones máximas.

La verdad no está siempre en el fondo de un pozo. En realidad, yo pienso que, en cuanto a lo que más importa conocer, es invariablemente superficial. La profundidad se encuentra en los valles donde la buscamos, pero no en las cumbres de las montañas, que es donde la vemos

                                  Auguste Dupin, detective

50

Re: Sentencia de Sánchez Manzano

Rasmo escribio:

       

4) Además, por último, los demandados no imputan categóricamente delitos, sino que los plantean de manera hipotética y potencial.

De otro lado, ninguno de los artículos atribuye categóricamente al actor una manipulación intencionada de las pruebas o la comisión de hechos susceptibles de constituir delito, pues no se afirma ello como un hecho cierto sino con potencialidad, como posibilidad presumible o presunta […] (p. 38).

Obsérvese que, según el razonamiento de la sentencia (si he conseguido entenderlo bien) las conjeturas no se admiten en el primer paso, el de la determinación de los hechos. Es una vez acreditados los hechos cuando resulta admisible formular conjeturas e hipótesis.

Bien, mi objeción más inmediata y obvia se dirige contra la apreciación de que no se expresan imputaciones delictivas de forma categórica, sino únicamente hipotética.
Cabe preguntarse qué artículos ha leído su señoría, cuando, sólo por citar un ejemplo, en la columna de J. Losantos de 19.6.2007 (incluida en la demanda), se dice lo siguiente:

“Ha hecho fortuna el término la cuarta trama, referido a esa siniestra banda de funcionarios de uniforme o de paisano (policías, guardias civiles y espías) que, desde el mismo 11-M, se dedicó a destruir las pruebas que podían convertirse en evidencias contra los autores de la masacre, así como a crear pruebas falsas para engañar a la opinión pública y emponzoñar el sumario-restario del juez Del Olmo y la fiscal Valeyá. […] Pues bien […] ha bastado un impulso mínimamente serio en la investigación de los explosivos […], para que la cuarta trama del 11-M empiece a tener cara y ojos, nombres y apellidos.
Engañando al juez Del Olmo, loco por dejarse engañar, están Sánchez Manzano y su tedaxa. […] He ahí el comienzo y el final de la cuarta trama: de los policías al servicio del embuste […]. ¿A qué momento procesal espera Gómez Bermúdez para deducir testimonio contra esta trama de falsificadores y golpistas, que no merecen otro nombre?”


O mi comprensión lectora está muy atrofiada, o el autor de la columna se expresa en términos absolutamente categóricos, sin potencialidad o suposición alguna. Habla de una cuarta trama “de falsificadores y golpistas”, enuncia, como hechos, comportamientos abiertamente delictivos, y pone “nombres y apellidos” a los autores de esos delitos.

(...)

La existencia de esas “anomalías” es una cuestión de fondo que no puede ser asumida acríticamente en la narración de los hechos sin ser objeto de justificación. Por tanto, si lo que la juez denomina “presupuestos fácticos” (p. 26) incluye sutilmente valoraciones que predeterminan el resultado, nos hallamos ante un razonamiento circular. Si se describen a priori esos “presupuestos fácticos” como anomalías antes siquiera de juzgar si en efecto lo son, se está prejuzgando la conclusión [nos estamos saltando el paso 2)]. Porque no me parece que sea lo mismo partir de un hecho cierto que, además, constituye ciertamente una “anomalía o disfunción” y, a partir de tal hecho, plantear conjeturas e hipótesis que sugieran pero no afirmen el dolo, que partir de un hecho neutral, conjeturar que es una anomalía y, luego, añadir una segunda conjetura en cuanto a las razones (presuntamente delictivas) de dicho acto.

A mi entender, la sentencia incurre precisamente en argumentos del tipo: puesto que tal anomalía es real, está amparado por la libertad de expresión plantear hipotéticamente que dicha anomalía obedece a designios oscuros. Pero, claro, como no me canso de repetir, si tal hecho no es una irregularidad, todo el argumento deviene una petición de principio. Y difícilmente podrá entenderse que la comisión de ciertos errores o inexactitudes en la exposición de esos hechos por parte de los demandantes es irrelevante, como en diversas ocasiones hace la sentencia.


Perfecto, Rasmo.

Insisto, a riesgo de que me llamen pesao, ¿no es esto motivo para alegar en recurso error de hecho en la valoración de la prueba? Es decir, no se discute la fundamentación, sino la interpretación de juicio. Porque la juez dice bien claro que ninguno de los artículos hace imputaciones de conducta dolosa, y a mí me ocurre como a vosotros, que me pregunto que artículos ha leído y analizado su señoría para llegar a tal juicio, porque los de Lozanito son todos una perla echándo flores a Manzano...

Hermanita, ¿dónde paras? big_smile Tengo tres preguntas para tí (y para otros expertos en la materia):

1.- Cómo ves el que la juez haya dejado fuera los editoriales del medio demandado, centrando la cuestión solo en los artículos de las personas físicas expresamente demandadas, siendo que después, en el fallo, expresamente absuelve al medio que ha dejado fuera y, por tanto, no ha sido objeto de juicio sus editoriales.

2. El que la juez introduzca un elemento en la sentencia derivada de la confrontación entre las partes, como es  la referencia expresa a  la opinión pública destinataria de la información/opinión de los demandados, sus lectores, ¿puede dar pie a introducir por parte de los abogados de SM hechos nuevos en futuros recursos, como es la aportación testimonial de la opinión de algunos de esos lectores (que directamente, interpretando a los demandados, acusan, injurian y calumnian con falsedades evidentes)?

3. ¿Se puede basar el recurso en errores de hecho en la valoración de las pruebas de la Juez Lledó, como los que se están exponiendo por parte de Rasmo y otros en el análisis comparativo entre la sentencia y los hechos acreditados penalmente? En concreto, la parrafada ociosa sobre la calidad del laboratorio Tedax, la agenda de Toro y el que a juicio de la juez "ninguno" de los artículos imputan conducta dolosa y delitos tipificados penalmente (léase a Lozanitos).

ultima edicion por Errante (26-09-2009 15:54:52)

"En todo caso, mientras Gómez Bermúdez ajusta sus cuentas frente al espejo, nosotros debemos comenzar a ocuparnos de cómo mantener con vida esta media criatura que ha tenido a bien entregarnos.” P.J. Ramírez , padre de la criatura

51

Re: Sentencia de Sánchez Manzano

Ah!, y otra cosa muy importante que ya se ha dicho, es que las pruebas periciales y testificales aportadas en defensa de los demandados son todas expost a los hechos objeto de la demanda, luego no pueden acreditar la veracidad y diligencia en el contraste de la información si éstas no lo han sido en su momento. Incurre su señoría en lo mismo que achaca a una de las partes en la fundamentación de la sentencia, admitiendo unas pruebas dudosas en detrimento de las pruebas ya valoradas en contradicción y debidamente acreditadas, quedando sentenciados unos hechos inamovibles que, en procedimiento civil, se intentan reinterpretar sin competencia.

"En todo caso, mientras Gómez Bermúdez ajusta sus cuentas frente al espejo, nosotros debemos comenzar a ocuparnos de cómo mantener con vida esta media criatura que ha tenido a bien entregarnos.” P.J. Ramírez , padre de la criatura

52

Re: Sentencia de Sánchez Manzano

Eso, por no hablar que dejan a Manzano y, en general, a las FyCSE a los pies de los caballos conspiranoicos, que ya se ha visto cómo intentan relacionar una sentencia absolutoria con la culpabilidad del demandante, cuando una cosa nada tiene que ver con la otra. Pero para esta gente les es igual, manipular, amedrentar y mentir es su naturaleza de ser para conseguir sus fines de quedar inmunes ellos y llevar a la cárcel a los investigadores que han aportado las pruebas para condenar a sus amiguitos moritos pelanas yihadistas y cándidos proveedores de explosivos de "feria".

"En todo caso, mientras Gómez Bermúdez ajusta sus cuentas frente al espejo, nosotros debemos comenzar a ocuparnos de cómo mantener con vida esta media criatura que ha tenido a bien entregarnos.” P.J. Ramírez , padre de la criatura

53

Re: Sentencia de Sánchez Manzano

Solo por centrar un poco las cosas.
Estamos hablando de un pleito civil, en el que la juez dictamina en base a la prueba que se realiza ante ella. El caso es que ante la Juez han declarado dos peritos que le han dicho que la destrucción del agua y acetona les impidió hacer contra análisis, y no tengo conocimiento de que haya declarado ningún perito señalando lo contrario; el caso es que el propio SM señaló en algún momento que el laboratorio TEDAX era para hacer "informes investigativos, no científicos" y también desconozco si han podido aportar algún testimonio experto que explique lo que eso significa realmente -me temo que él mismo no lo tenía muy claro- . En parte, nos encontramos ante un problema de recursos, y no me refiero a los judiciales. El Mundo ha desplegado todos sus recursos en el juicio y, por desgracia para él, son muchos más que cualesquiera de los que pudiera disponer SM. Así las cosas, me temo que los únicos peritos que han declarado son los dos ya consabidos y, por lo tanto, la juez no ha podido oír opiniones expertas -realmente expertas sería la expresión correcta- para contrastar sus testimonios. De ahí se han derivado una serie de inexactitudes que aunque carecen de cualquier valor en y para el procedimiento del 11M en sí, resultan llamativas.

Por otro lado, supongo que ese problema no existirá en el pleito penal -si llega a ese punto- en el cual podrán ser llamados por la defensa el resto de los peritos y cuantos funcionarios sean necesarios y podrán ofrecer su testimonio y dar su opinión sobre todos y cada uno de los hechos en los que, en el pleito civil, solo se ha pido realmente a una parte.

Los TEDAX de la pericial conjunta PN-GC podrán corroborar que ellos ya sabían el resultado de los análisis el mismo 11M (nitrato amónico y nitroglicol)  y que la información útil que precisaban de ellos era el tipo de explosivo :dinamita, no los componentes tal y como hicieron en el juicio oral; los peritos de la macro-pericia que intervinieron en el juicio y que asistieron a la declaración de la perito TEDAX, expresando en alguna ocasión como su forma de proceder había sido correcta, los funcionarios que recogieron el teléfono y obtuvieron la información de fecha y hora, explicando que no vale eso de cambiar la tarjeta de la operadora etc, etc...

Así que el "campo de batalla" no es el pasado juicio civil, sino el futuro juicio penal... y cuando digo "campo de batalla" me refiero al de SM y la perito, porque ni tan siquiera ese pleito penal me parece que pueda tener ninguna influencia real en el 11M. Al fin y al cabo, se están tratando hechos que ya fueron conocidos y valorados por el tribunal del 11M. Creo que para una mejor comprensión de lo que va a pasar podría ser mejor echar un vistazo a la querella e ir recordando y poniendo en común los hechos que contrastan las acusaciones. Al fin y al cabo, el mayor problema de esta sentencia es el haber creado  la falsa impresión de que un juez ha dicho que  SM ha cometido algún delito.

Un saludo

Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano

54

Re: Sentencia de Sánchez Manzano

Errante escribio:

Hermanita, ¿dónde paras? big_smile Tengo tres preguntas para tí (y para otros expertos en la materia):

1.- Cómo ves el que la juez haya dejado fuera los editoriales del medio demandado, centrando la cuestión solo en los artículos de las personas físicas expresamente demandadas, siendo que después, en el fallo, expresamente absuelve al medio que ha dejado fuera y, por tanto, no ha sido objeto de juicio sus editoriales.

A expensas del mejor criterio de Hermanita, los editoriales son, casi por definición "Opinión", no "información". La Opinión no tiene que cumplir el requisito de veracidad.

2. El que la juez introduzca un elemento en la sentencia derivada de la confrontación entre las partes, como es  la referencia expresa a  la opinión pública destinataria de la información/opinión de los demandados, sus lectores, ¿puede dar pie a introducir por parte de los abogados de SM hechos nuevos en futuros recursos, como es la aportación testimonial de la opinión de algunos de esos lectores (que directamente, interpretando a los demandados, acusan, injurian y calumnian con falsedades evidentes)?

No.

3. ¿Se puede basar el recurso en errores de hecho en la valoración de las pruebas de la Juez Lledó, como los que se están exponiendo por parte de Rasmo y otros en el análisis comparativo entre la sentencia y los hechos acreditados penalmente? En concreto, la parrafada ociosa sobre la calidad del laboratorio Tedax, la agenda de Toro y el que a juicio de la juez "ninguno" de los artículos imputan conducta dolosa y delitos tipificados penalmente (léase a Lozanitos).

La sentencia se puede fundamentar en errores de hecho en la valoración de la prueba, pero en este caso no veo muy claro que ninguno de ellos pudiera suponer una valoración distinta. Sea lo que sea lo que sentencia diga del laboratorio de los TEDAX, y aunque lo que diga no sea exacto, no parece que decir cualquier otra cosa pudiera conducir a una solución jurídica distinta.

Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano

55

Re: Sentencia de Sánchez Manzano

Hay una cosa en los razonamientos de la juez en su sentencia que me ha parecido curiosa, seguramente no es importante y no pasa de ser una curiosidad. Y es que en la fundamentación, acertadamente se dice, pues es doctrina al respecto, que la veracidad que se le pide al informador/opinante no es absoluta ni tiene que coincidir expost con la verdad judicial de los hechos, en contraposición al argumento del demandante que acude en su apoyo a la sentencia para que se aprecie la falta de concordancia entre la información/opinión sobre su persona y lo realmente sentenciado que no contradice básicamente su investigación y actuación profesional. Pues me resulta curioso que la juez reproche el acudir a una sentencia expost a los hechos (artículos de opinión/información) que se han visto en el procedimiento siendo que ella acude en apoyo de la tesis de los demandados para razonar su sentencia, como por ejemplo la cita al "extravagante periplo" (literal) de la mochila que la AP recoje en su sentencia y la juez Lledó hace suya. La pregunta es por qué acudir a unos hechos ex post (sentencia 11-M) solo bajo el punto de vista de los demandados y en aquellos puntos que hay concordancia (supuesta) con su tesis despreciando, al mismo tiempo, la verdad judicial de los hechos sentenciados. Ocurre igual cuando dice que hubo rigor en la investigación en el tema de la hora del teléfono, que queda acreditado por una mini pericia (pocococo dixit)  ad hoc " aunque no haya sido probado en el juicio y no se recoja en la sentencia (Lledó dixit)”.

Si el rigor y seriedad en la investigación periodistica que la juez atribuye en este presupuesto fáctico es por la demostración hecha en su vista oral, que le lleva a afirmar tal cosa -no sé si maravillada por el despliegue-, me preguntp cómo queda tan razonada y argumentalmente cojo el presupuesto fáctico referente a la agenda de Toro, que no parece haber habido ninguna prueba pericial ni testimonial al respecto, de forma que no se puede decir -como de hecho no se dice por la juez-, que hubo la seriedad y el rigor investigativo que sí merece -por lo visto- el tema de la tarjeta telefónica de quita y pon, también conocido como el truco del almendruco sacado a última hora de la chistera de PJ.

En resúmen, ¿os habéis fijado cómo parece que se pasa de puntillas por el asunto de la agenda de Toro?. Pues eso. Ah, por cierto, con el detalle, sin duda insignificante, de que, si la juez, en otros puntos que tienen mayor consistencia argumental y "probatoria" encabeza con un "el demandante dice que los demandados no han contrastado ni verificado la noticia" (más o menos, no literal), en el asunto de la agenda comienza con un "dice el demandado que es lesivo para su honor" (más o menos, que tampoco es literal). Es un detalle formal aislado, sin importancia.

"En todo caso, mientras Gómez Bermúdez ajusta sus cuentas frente al espejo, nosotros debemos comenzar a ocuparnos de cómo mantener con vida esta media criatura que ha tenido a bien entregarnos.” P.J. Ramírez , padre de la criatura

56

Re: Sentencia de Sánchez Manzano

Gracias por tu aclaración, Isocrates.

Por cierto, sobre el punto 2. ¿Se podría haber hecho en la vista oral como petición de prueba testimonial del demandante, la citación a declarar de algun receptor de la opinión/información, si se hubiera fundamentado en la demanda interpuesta? Y puestos a elucubrar, ¿habría servido de algo en apoyo de la tesis de SM de que se han lesionado sus derechos fundamentales?

ultima edicion por Errante (26-09-2009 19:28:48)

"En todo caso, mientras Gómez Bermúdez ajusta sus cuentas frente al espejo, nosotros debemos comenzar a ocuparnos de cómo mantener con vida esta media criatura que ha tenido a bien entregarnos.” P.J. Ramírez , padre de la criatura

57

Re: Sentencia de Sánchez Manzano

Al hilo de lo dicho por Isócrates, precisamente estos días estaba dándole vueltas al hecho de que en un juicio civil, en el que no hay una instrucción por parte del juzgado al modo de uno penal, al juez conviene dárselo todo bien mascadito para que solo tenga que empujarla, por poner un símil futbolístico. Por poner un ejemplo, entiendo que en un proceso civil como éste el juez no tiene por qué tomar en consideración lo manifestado en un editorial que ni siquiera ha sido aportado a la demanda por ninguna de las partes, o apoyarse en la opinión de unos peritos que no han sido llamados a testificar o cuyos informes tampoco han sido aportados...

Eso sí, considero que en las dos Sentencias del 11-M, en las distintas declaraciones de los peritos, en el informe pericial de explosivos, elementos que sí entiendo que fueron aportados a la demanda o al juicio en algún punto (como demuestra que la jueza recoge en su sentencia lo declarado ante el Tribunal por la "tedaxa"), hay elementos suficientes para refutar la opinión de esos dos peritos... y aún así no han sido tenidos en cuenta y se ha impuesto el criterio de los peritos "conspiracionistas", cuando legítimamente en el juicio del 11-M había sido justo al revés.

Y por más que he tratado de comprender a la jueza, con este tipo de detalles es como mejor se puede resumir mi queja, y supongo que la de muchos foreros aquí: la jueza Lledó, lejos de limitarse a enjuiciar la labor de El Mundo como parte demandada, o la de Manzano como parte demandante, se toma la libertad de entrar a valorar ciertos hechos del juicio del 11-M que ni son de su competencia ni son de su incumbencia, y que ya fueron valorados (y en sentido contrario a ella) por quienes sí podían hacerlo, nada más y nada menos que la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo... Ha llegado incluso a criticar abiertamente la labor de personas que, como la perito de las tedax, ni siquiera han tenido la oportunidad de manifestar su parecer en el juicio: decir en la sentencia que su actuación impidió el contraanálisis de unas muestras es no solo falso y una opinión muy poco contrastada, sino un adorno gratuito, porque repito que la labor de la jueza no era valorar la actuación de la perito, sino la de El Mundo.

En mi opinión, está claro que en todo momento El Mundo ha tratado de convertir un juicio civil contra ellos en un nuevo juicio del 11-M, y que la jueza (quizás inconscientemente) ha caído en esa trampa al hacer ciertas consideraciones gratuitas.

La verdad no está siempre en el fondo de un pozo. En realidad, yo pienso que, en cuanto a lo que más importa conocer, es invariablemente superficial. La profundidad se encuentra en los valles donde la buscamos, pero no en las cumbres de las montañas, que es donde la vemos

                                  Auguste Dupin, detective

58

Re: Sentencia de Sánchez Manzano

madre mía, como os ha cundido hoy! Me voy doce horas y cuando vuelvo está todo lleno de reflexiones interesantísimas!!!.
Dos ideas:
.- La excusa de que el contexto y la gravedad de los atentados justifica una mayor benevolencia en el tratamiento de la libertad de expresión creo que debería haber sido interpretada al contrario. Precisamente por la gravedad del contexto social en el que se desarrolla esa "información" (que realmente es desinformación) y el daño que a las víctimas les provoca esta rumorología es lo que exige una mayor rigurosidad en la información.
.- No hay nada de las informaciones que publicaron sobre SM que haya quedado acreditado. Son verdades a medias. Ya referí el tema del comando Txirrita; no existe relación con Carmen Toro; no se engañó al juez con la metenamina (el engaño es una actuación dolosa por definición); etc, etc. Y eso es lo que creo que debemos hacer: punto por punto ver como nada de lo que se considera "probado" es cierto.
.- Ah, me olvidaba. LA PERICIA DEL PLENARIO NO ERA PARA HACER UN CONTRAANALISIS EN EL SENTIDO DE AVERIGUAR LA MARCA COMERCIAL DEL EXPLOSIVO EXPLOSIONADO. ERA PARA DETERMINAR LOS COMPONENTES DE LOS FOCOS. MIRAD LA PÁGINA 18 DEL INFORME DE LOS PERITOS, DONDE SE DETERMINA EL OBJETO DE LA PERICIA. SE DICE CLARAMENTE QUE NO SE PODRÁ AVERIGUAR LA MARCA COMERCIAL.
Los componentes fueron hallados. Luego la pericia fué útil. Otra cosa es que no se pusieran de acuerdo en determinar la marca de la dinamita explosionada, COMO SIEMPRE PASA EN EXPLOSIVO EXPLOSIONADO. Pero, digan lo que digan los peritos conspi, las muestras eran válidas desde el mismo momento en que arrojan resultados. Es otra falsedad elevada a hecho probado.
¿donde está el post de acorrecto?

59

Re: Sentencia de Sánchez Manzano

Exacto, Lejía, justo eso es lo que yo trataba de decir más arriba, y que tú lo has expresado mejor. Esa cuestión es algo que chirria. Si uno adopta exclusivamente un solo punto de vista  de una de las partes cuando se acude a la sentencia 11-M ex post, dará la conclusión que forzosamente tiene que dar, independientemente de la fundamentación (jurisprudencia) que igual vale para un rato que para un descosido según se interprete si hubo o no exceso. Donde solo ve errores circunstanciales en la información que no desvirtúa lo esencial; donde no se ven expresiones calificativas y epítetos innecesarios; donde no se ve atribución de conducta dolosa en ningún artículo..., pues qué quereis que sea el fallo sino acorde con lo que no se aprecia. Comparar la conducta con la de "terroristas clásicos" y demás lindezas de Losantos que ya se han citado, juzgadas como necesarias en apoyo de la mejor transmisión de la información a sus lectores, es cosa de su derecho a expresarse libremente. Vaya que sí. Que sea a lo largo del tiempo, mucho, y de forma contumaz sobre la persona, en un constante raca raca y sobre temas en los que la participación del objeto de la noticia (SM) es secundaria o directamente nula, no indica campaña alguna. Vaya que no. En fin, es lo que hay.

"En todo caso, mientras Gómez Bermúdez ajusta sus cuentas frente al espejo, nosotros debemos comenzar a ocuparnos de cómo mantener con vida esta media criatura que ha tenido a bien entregarnos.” P.J. Ramírez , padre de la criatura

60

Re: Sentencia de Sánchez Manzano

pocococo escribio:

madre mía, como os ha cundido hoy! Me voy doce horas y cuando vuelvo está todo lleno de reflexiones interesantísimas!!!.

Dos ideas:
.- La excusa de que el contexto y la gravedad de los atentados justifica una mayor benevolencia en el tratamiento de la libertad de expresión creo que debería haber sido interpretada al contrario. Precisamente por la gravedad del contexto social en el que se desarrolla esa "información" (que realmente es desinformación) y el daño que a las víctimas les provoca esta rumorología es lo que exige una mayor rigurosidad en la información.


Sí, estamos de acuerdo (bueno, quiero decir que yo particularmente lo comparto). Pero el asunto es que la juez lo ha razonado de forma distinta de las dos posibilidades que tenía con arreglo a la doctrina previa que recoje en la fundamentación. Es esa la parte subjetiva que le corresponde al juzgador. Que se exija mayor rigurosidad en el tratamiento de la información en tales circunstancias, sometida a contraste con los hechos y se rectifique si se pide, parece lo más razonable. La juez opina que se puede ser, de facto, más laxo, por lo visto, en "beneficio" de los potenciales lectores.

"En todo caso, mientras Gómez Bermúdez ajusta sus cuentas frente al espejo, nosotros debemos comenzar a ocuparnos de cómo mantener con vida esta media criatura que ha tenido a bien entregarnos.” P.J. Ramírez , padre de la criatura