1

Hilo: LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA

A ver qué os parece una serie nueva...

LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA.-(0) INTRODUCCIÓN. El moderno Galileo

Galileo Galilei, nacido en Pisa en 1564, murió en Florencia en 1642, cerca de cumplir los 78 años.

Es conocido por su genio científico, que ha hecho que se le considere el “padre de la Astronomía”, “padre de la Física” y, con Francis Bacon, fundador del moderno método científico.

Sin embargo, en la cultura popular es mucho más conocido debido a su famoso enfrentamiento con la Iglesia –en realidad con el Tribunal del Santo Oficio, o Inquisición- por su defensa de las teorías heliocéntricas. Galileo, que había recibido la orden de no enseñar sus ideas sobre la configuración del Sistema Solar y el Universo como hechos comprobados, sino como meras hipótesis, fue juzgado en 1633 por la publicación de “Diálogo sobre los principales sistemas del mundo"; libro que, pese a haber superado la censura, fue aprovechado por sus enemigos para atacarle y provocar su condena. Durante el proceso, Galileo fue amenazado de tortura para forzar su confesión, ya que las pruebas contra él eran demasiado endebles para lograr una condena directa. El científico -anciano, medio ciego y cansado- acepta confesar “sus errores” y abjurar, para evitar la tortura y con promesas de un trato benevolente. Según la tradición, basada en los escritos de un ilustrado italiano llamado Giuseppe Baretti, Galileo pronunció la frase “Eppur si muove” (…y sin embargo, se mueve) tras su abjuración. Sin embargo, resulta altamente improbable que esas palabras se pronunciaran realmente –al menos durante la abjuración- puesto que no se cita a ningún testigo que pudiese oírlas, si fueron dichas en voz muy baja, y resulta muy difícil creer que Galileo se atreviese a desafiar a los inquisidores diciéndolas a voz en grito.

En todo caso, la frase ha pasado a formar parte de los latinajos que se conoce casi cualquier persona, por poco culta que sea, y Galileo a ser ejemplo de científico testarudo, valiente y poco conformista, además de genial.

Y esa imagen de Galileo –la de científico brillante, a la par que luchador terco e indomable- es la que los conspiracionistas, encabezados por “El Mundo” y Libertad Digital, han tratado de poner, como una medalla, al pecho de Iglesias. Y cabe pensar que lo mismo hubieran hecho con los otros peritos conspiracionistas si se hubieran avenido a continuar suministrando material para sus manejos.

Efectivamente, coincidiendo con la publicación de “Titadyn” y su presentación ante el público, tuvimos la ocasión de leer (Lunes,1 de junio de 2009) el artículo  “Una verdad inconveniente” , donde dice textualmente:

Iglesias ha tenido el valor de decir e pur si muove, como una especie de Galileo moderno, enfrentado al tribunal de la Santa Inquisición que condena al averno mediático y profesional al que no comulga con sus teorías.

La expresión fue repetida a lo largo y ancho de todas las ondas mediáticas sintonizadas con el conspiracionismo -véase, por ejemplo, Libertad Digital- demostrando que no se trataba de una comparación aislada más o menos (menos que más) afortunada, sino que existía una verdadera campaña para lanzar el libro y convencer a los lectores de que se trataba, o poco menos, del nuevo sucesor del científico pisano.

Ni siquiera hace falta comparar los méritos científicos de uno y otro y la valía de sus argumentos –cosa que haremos en próximos artículos- para detectar el absurdo de comparar las dos figuras.

Basta con escudriñar en la biografía reciente de Antonio Iglesias, en busca de esa “Santa Inquisición que condena al averno mediático”, para comprobar que, por el contrario, su figura ha sido mimada por los medios de comunicación conspiracionistas, poco castigada por los demás, y no se ha tomado ninguna medida ni campaña de descrédito contra él por parte de las Instituciones.

Podemos considerar que su fama se debe exclusivamente al hecho de haber sido elegido por la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M –concretamente por su abogado por José Mª de Pablo- como perito, en circunstancias que hacen sospechar que fueron más sus opiniones conspiracionistas que su valía profesional las que inclinaron la balanza en su favor.

Previamente a su presencia en el juicio del 11-M no se conoce ningún libro escrito por él. El único que ha escrito, “Titadyn” lo fue en colaboración con Casimiro García Abadillo, subdirector de “El Mundo”; ha sido publicado por la editorial “La Esfera de los Libros”, también ligada a “El Mundo” y los ambientes conspiracionistas; y, pese a estar plagado de ataques personales contra sus compañeros de pericia y el juez Bermúdez –expresando con toda libertad opiniones y teorías que en el juicio por el 11-M no fue capaz de hacer prevalecer o que ni siquiera se atrevió a defender- y de chismorreos dudosamente compatibles con la ética de un perito judicial, no se conoce ninguna respuesta de las personas a las que ataca en “Titadyn”. Libro que, por otro lado, en su parte científica, resulta un indigesto relato de las técnicas aplicadas en la pericia, con no pocas mentiras e interpretaciones sesgadas de las conclusiones, lo que hace pensar que, de no haber sido por la publicidad obtenida en “El Mundo” y en la emisora de Federico Jiménez Losantos, pocos ejemplares hubiera vendido.

En cuanto a publicaciones científicas, pocas conocemos de él; y ninguna ha alcanzado la fama  de su “Análisis de los explosivos del 11-M. Revisión del informe pericial de la pericial del Tribunal” que, depositada en el Colegio de Químicos, fue pregonada por “El Mundo” y Federico Jiménez Losantos como el “Plus Ultra” de la Química internacional y el refrendo del apoyo que el Colegio profesional daba a sus teorías. No era así, por supuesto, como el Colegio profesional tuvo que aclarar en un comunicado, pero ni siquiera estos excesos tuvieron como consecuencia –que se conozca- ninguna medida contra Antonio Iglesias ni contra quienes de tal manera trataron de manipular al Colegio de Químicos.

Quizás haya quien diga que la indiferencia con que los medios no conspiracionistas y la comunidad científica han recibido su trabajo es un ataque en sí; sin embargo, es un desdén que permite que el autor se llene los bolsillos con los derechos del libro, las conferencias a las que es invitado, la participación en programas de radio y televisión, mientras las únicas personas que en este momento padecen persecución por la Justicia –en parte gracias a su testimonio- son Juan Jesús Sánchez manzano y la Subinspectora TEDAX nº 17632, también Licenciada en Químicas como Iglesias.

Demostrado –en mi opinión- que no existe comparación posible en cuanto a persecuciones y trabajos sufridos entre Galileo y Antonio Iglesias, a los lectores someteré en los próximos capítulos las opiniones científicas del perito conspiracionista, para que extraigan sus propias conclusiones.

Para mejor comprensión, dado que en el debate participaron los demás peritos, y separar sus argumentos redundaría en una difícil comprensión de lo discutido, incluiremos también las proposiciones científicas de los demás peritos, tratando de presentarlos de manera didáctica.

El orden que seguiremos es el de las declaraciones en los días 28 y 29 de Mayo, intercalando comentarios de Iglesias de su libro o de la prensa, si fuese conveniente. Sólo me tomaré las libertades de suprimir muletillas, repeticiones de palabras, etc, para facilitar la legibilidad.

Al final, serán ustedes quienes juzguen sobre LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA.

===============================================================

Esta tarde colagré el primero y, si no hay opegas, el lunes al bliog.

Así descargamos la presión sobre Rasmo para que trabaje lo suyo y mantenemos el blog vivo...

ultima edicion por morenohijazo (09-09-2010 19:30:26)

La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas

2

Re: LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA

Yo no tengo presión, sólo falta de tiempo. Nos solaparemos inevitablemente, pero es lo que ocurre cuando se trabaja sobre el mismo material.
Suerte.

Wars not make one great

3

Re: LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA

Este serie promete ser bastante interesante, Moreno.

Para evitar ningunear al eminente Iglesias con su igual, Galileo, considero oportuno adjuntar  también su biografía profesional.

Antonio Iglesias García

    Se licenció en Ciencias Químicas por la Universidad Complutense de Madrid. Su labor profesional se centró entre 1970 y 1996 en el estudio de y la gestión de las materias plásticas, asumiendo en 1972 y hasta 1982 la dirección de del Departamento de Materias Plásticas de Rhône -Poulenc Química España, S.A.

En 1982 se establece como Químico libre ejerciente creando el Gabinete Profesional ANTONIO IGLESIAS con actividad centrada en el asesoramiento sobre materias plásticas y su impacto ambiental.

En 1996 crea Europea de Medio Ambiente S.L. (EUROMA), empresa dedicada a la ingeniería del medio ambiente asumiendo la función de Director Técnico.

Desde este cargo lleva a cabo diversos proyectos centrados en depuración de aguas residuales urbanas e industriales, sistemas de desodorización y análisis de emisión de gases contaminantes, habiendo pronunciado numerosas conferencias y ponencias en diferentes cursos sobre estos temas. Es experto en el análisis y tratamiento de moléculas odoríferas.

Perito Judicial del Colegio de Químicos de Madrid, integrado en el Listado de Peritos de Colegios Profesionales de la Comunidad Autónoma de Madrid, ha intervenido en diferentes e importantes causas, la más reciente en el análisis de explosivos de la Prueba Pericial del 11-M como perito independiente.

Integrado en la Asociación de Químicos de Madrid, en 1997 entra a formar parte de la Junta Directiva de la Sección Técnica de Medio Ambiente, de la que es elegido Presidente en febrero de 2007.

Desde esa misma fecha es miembro asimismo de la Junta de Gobierno de la Asociación de Químicos de Madrid.

Posteriormente asume el cargo de Coordinador Regional de las Secciones Técnicas de la Asociación de Químicos de Madrid.

La Verdad persigue a los peones, pero ellos son mucho más rápidos

Re: LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA

Buenmo, lo de la presión será seguramente imaginación mía; no exagero si digo que espero con tantas ganas las próximas entregas de "El eterno retorno", que me parece que hay presión en el asunto

Son ánimo de despreciar a Iglesias, su currículo no es impresionante.

No pasa de un cierto éxito a nivel regional. Nada a nivel internacional, y lo poco que hay nacional, es en la privada.

Compararle con Galileo es ridículo

Bueno, voy con la entrega (1).

Si resulta poco comprensible, lo decís. He intentado que sea en lenguaje asequible, pero nunca se sabe... Estaré fuera unos días, pero si no se comprende bien , el lunes lo corregiré.

===========================================================
LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA.-(1) CONTAMINACIÓN EN LAS MUESTRAS

Según la transcripción que Libertad Digital ofrece de la jornada del 28 de mayo de 2007, primera de las dos en las que se discutió la pericial de explosivos, Antonio Iglesias era el perito más a la izquierda (mirando desde atrás) de la primera fila de peritos. Es el que, a petición de Gómez Bermúdez, se identifica con la letra “S”, que corresponde a su DNI 1457157. Y para los lectores de Libertad Digital se le asigna las siglas P1.

Sin embargo, es fácil comprender que, debido a su posición, dando la espalda a la cámara –por razones obvias de seguridad- podrían existir errores en la atribución de intervenciones, a él como a cualquier perito. De hecho, la primera intervención que se le atribuye en la transcripción (minuto 03:15 al 08:00), ayudando al Director de la Pericia a enumerar los componentes de los diferentes explosivos y definiendo para el Tribunal lo que es una muestra-patrón, ofrece dudas en su adscripción. Sin embargo, dado que ninguno de los otros peritos manifestó desacuerdo, importa poco si quien lo dijo era o no Antonio Iglesias.

La primera parte de la sesión consiste en el testimonio pericial nº 5, tomado a los funcionarios diplomados T.E.D.A.X. con carnés Profesionales número 66.646 y 65.679, así como a la funcionaria licenciada en Ciencias Químicas con carné Profesional número 17.632, sobre diversos asuntos relacionados con la mochila de Vallecas, los detonadores y móviles usados en el 11-M, y las pruebas encontradas en varios vehículos investigados.

No hay intervención de los peritos conspiracionistas en esta parte de la sesión, que termina sobre el minuto 48:55, minuto en el que se pasa al testimonio pericial nº 11, de la subinspectora TEDAX nº 17632.

A preguntas del Ministerio Fiscal, la subinspectora –y Licenciada en Químicas- describe la llegada de las muestras, las pruebas que realiza, y su método de trabajo. Pese a todo lo que se ha dicho posteriormente, afirma rotundamente (minutos 01:03.00 a 01:04:45, aproximadamente) que deja siempre parte de la muestra sin analizar. Acuérdense de esto, porque luego los peritos conspiracionistas la acusarán –implícitamente- de mentir, pero no ofrecerán ninguna prueba de ello.

La perito sigue explicando por qué en su informe al juez instructor (páginas 10916-18, tomo 38 del Sumario) no especifica las sustancias químicas obtenidas –nitrato amónico y nitroglicol- y sí el tipo de explosivo –dinamita- y que en esos análisis no encontró, al revés que en la pericia, Nitroglicerina (en adelante, NG) ni Dinitrotolueno (en adelante, DNT) (1:08:30 – 1:09:45), aproximadamente):

Ministerio Fiscal: Usted detectó en esas muestras que analizó, en esas muestras de los focos, en esas 12 muestras, detectó componentes orgánicos nitroglicerina o dinitrotolueno?

Perito nº 17632: Señor, yo detecte lo que he comunicado anteriormente, nitroglicol.

Ministerio Fiscal: Sólo nitroglicol?

Perito nº 17632: Así es.

Ministerio Fiscal: No hay rastro de DNT ni de nitroglicerina.

Perito nº 17632: Yo no lo detecté.

Ministerio Fiscal: Es cierto que las muestras de explosivos dependiendo de las condiciones de almacenamiento, pueden contaminarse?

Perito nº 17632: Todas las muestras pudieran contaminarse, sí.

Ministerio Fiscal: Pero que hay formas de contaminación ambiental?

Perito nº 17632: Pues….puede ser, sí.

Ministerio Fiscal: Pregunto, usted es la experta, no yo.

Perito nº 17632: Evidentemente. Evidentemente, si en el ambiente hay determinadas sustancias, pues puede ser que se contaminen muestras.

Ministerio Fiscal: Es porque los explosivos contienen componentes muy volátiles?

Perito nº 17632: En este caso entonces sería que los explosivos son contaminantes, es decir, contiene explosivos…sustancias muy volátiles que pueden contaminar ambiente o a otras sustancias que estén…

Aquí corta el juez Bermúdez la exposición de la perito, para conceder la palabra a Antonio Iglesias, que llevaba un rato moviéndose en la silla y haciendo gestos para que se le permita intervenir:

Perito Antonio Iglesias: Yo quería hacer algunas precisiones sobre el término contaminación, que es extremadamente vago. En el caso de las dinamitas, si hablamos de contaminación de una muestra, de un explosivo intacto, para lo que se puede llamar en una primera aproximación contaminación ambiental; es decir, que un determinado compuesto atípico en una goma, vamos a llamarlo, como puede ser nitroglicerina en un en una goma que no la tenga, o dinitrotolueno en una goma que no lo tenga, para que esto venga de la atmósfera hace falta que la concentración de estos componentes, nitroglicerina o dinitrotolueno en la atmósfera, sea muchísimo mayor, de varios órdenes de magnitud mayor, que la que se encuentra en una goma. Bien, en las gomas que han demostrado tener por analítica durante nuestra pericia, pues un contenido atípico, por ejemplo, de nitroglicerina, cual es el caso de la muestra M-4-3, este contenido es de 0,005%, lo que traducido a gramos es del orden de 5x10-5 grs en esa muestra. Pues bien…

[…]

Por cálculos sencillos de físico-química se puede establecer el máximo de nitroglicerina que puede pasar a una atmósfera y estableciendo este máximo se ve que queda muy por debajo de lo que tienen las gomas como contenido. Luego, entonces, la hipótesis de que haya venido de la atmósfera, yo no la comparto.[…]y este cálculo al que me he referido se ha hecho en las condiciones más favorables para admitir la hipótesis de la contaminación, a saber, que la muestra, una muestra modelo estuviera sin cubrir, sin envasar, por lo tanto eso favorecería la hipótesis…

Obsérvese que, en la exposición de la perito, no se estaba afirmando que la NG y el DNT hallados en la pericia procedan de una contaminación. Lo que dice es que a) ella no las encontró (y es cierto) y b) si en el ambiente hay sustancias volátiles, las muestras pueden contaminarse, según las condiciones de almacenamiento (y también es verdad). Nada hace suponer que la perito vaya a afirmar que el DNT y la NG provengan de contaminación, y de hecho ella misma calificó como muy improbable que en los mini-polvorines TEDAX hubiese sucedido tal cosa. Por lo tanto, la interrupción de Antonio Iglesias, poniendo la tirita antes que la herida, resulta -cuando menos- fuera de lugar, y no concuerda con la imparcialidad que se le supone a un perito.

En su libro “Titadyn”, sin nadie que le pueda contradecir –lo que en el argot futbolístico podríamos llamar “chutando a puerta vacía”- va más allá y carga contra una de sus bestias negras, el Director de la Pericia Alfonso Vega, en un párrafo que destila rencor:

Debemos hacer notar que, a lo largo de la prueba pericial, cada vez que ha aparecido en el análisis de las muestras de los focos de explosión algún compuesto que no forma parte de la Goma 2 ECO -explosivo utilizado en la voladura de los trenes según el sumario-, concretamente el dinitrotolueno y la nitroglicerina, el director de la pericia ha tendido indefectiblemente a explicar que su presencia era debida a algún tipo de contaminación, antes que admitir que esos compuestos pudieran formar parte de un explosivo accionado por los autores del atentado.(Titadyn, pg 399)

La objeción que plantea Iglesias a la posibilidad de que exista una contaminación ambiental de las muestras con nitroglicerina (para DNT no realiza los cálculos) es que, de acuerdo con la presión parcial de NG (que da como 0,33 Pascales, luego veremos que no está tan claro) la máxima concentración de nitroglicerina que se puede alcanzar en el aire es del orden de 2,6 x 10-5 g NG/g de aire, es decir, una magnitud de cienmilésimas de gramo; dado que la cantidad de NG presente en las muestras problema es también de cienmilésimas de gramo…

es imposible que con la máxima concentración de nitroglicerina que se puede alcanzar en condiciones normales de presión y temperatura en la atmósfera del recinto se haya producido una contaminación espontánea del mismo orden de magnitud en términos de concentración en muestras protegidas con cuatro barreras, lo que indica que las condiciones normales de presión y temperatura fueron alteradas, aumentando la temperatura y/o diminuyendo la presión, posiblemente en una cámara adecuada donde las muestras desnudas se sometieron a los vapores de la nitroglicerina. (Titadyn, pg 411).

En seguida estudiaremos este argumento, pero ¿qué alternativa presenta Iglesias? En los focos, ya lo veremos, Iglesias defiende que se utilizó Titadyne; pero ¿y en los explosivos intactos, donde no puede negar que existiese contaminación, dado que algunas eran, incluso, muestras patrón de GOMA-2-ECO?

El cómo, cuándo y dónde se haya podido producir la evidente y objetiva alteración de las muestras de explosivo intacto es algo que queda fuera del alcance de una pericia química, si bien debemos subrayar que nos parece muy improbable que tal alteración haya sido meramente casual.

Seguramente será que ha tenido tiempo de meditar, desde aquel lejano Mayo de 2007, cuando tuvo ocasión, como los otros peritos, de expresar la improbabilidad de que la alteración de las muestras fuese accidental, y no lo hizo:

Gómez Bermúdez: Sí, bien. Esa aclaración hecha, la cuestión es: la contaminación humana, ¿la descartan ustedes, voluntaria o involuntaria?

Perito De la Rosa: Yo sí.

Perito Vega: Yo ya he dicho que sí.

Perito Ferrando: Sí.

Perito Atoche: Sí, yo también.

Gómez Bermúdez: ¿Todos? ¿O no todos? ¿Sí, la descartan? (Nadie dice nada) Bien, todos la descartan.

Seguramente encontró algún argumento que no se le había ocurrido en los tiempos del juicio por el 11-M, pero el caso es que en su libro no lo cuenta, así que nos quedamos sin saber por qué piensa que hubo algo más que casualidad.

En cambio, sí podemos considerar y ver lo que vale –en cuanto a ciencia- el argumento que usa para negar la posibilidad de contaminación de las muestras por vía ambiental.

En resumen, basándose en la Ley de los gases perfectos(1), lo que viene a decir es que, puesto que la concentración de nitroglicerina disuelta en el aire -para una presión parcial(2) de vapor de NG de 0’33 Pascales- no supera las cienmilésimas de gramo/gramo de aire (en circunstancias ideales de explosivo sin embolsar) es imposible alcanzar en las muestras una concentración de cienmilésimas de g/g de explosivo con las condiciones de los mini-polvorines TEDAX.

En primer lugar, debo decir que, a mí, los cálculos del libro de Iglesias me salen erróneos. Yo hice los cálculos para la presión de vapor que da la ficha técnica de NG (0’03, diez veces menor) y, claro, la concentración posible en el aire me sale diez veces menor (del orden de millonésimas).

Es posible que Iglesias durante el juicio hubiese hecho otros cálculos. Recordemos que dijo…

...para que esto venga de la atmósfera hace falta que la concentración de estos componentes, nitroglicerina o dinitrotolueno en la atmósfera, sea muchísimo mayor, de varios órdenes de magnitud mayor, que la que se encuentra en una goma

…pero tampoco se puede decir que diez veces mayor sea una cantidad “varios órdenes de magnitud mayor”.

En todo caso -dirán ustedes- Iglesias parece tener razón en su afirmación de que la cantidad de NG presente en las muestras no puede provenir de una concentración diez veces menor en atmósfera.

Pues… no exactamente. Porque de lo que se trata no es de difusión entre fluidos a través de membranas permeables -caso hipotético en el que sí sería de recibo plantear que se terminará alcanzando un equilibrio con órdenes de magnitud semejantes a ambos lados de la membrana- sino de un depósito en un sólido de una sustancia que viaja en dispersión por el aire. Y aquí intervienen otras condiciones

Primero observemos las afirmaciones de Iglesias para centrar la discusión: en este argumento no se discute que la NG (y el DNT, aunque no se hable de él, probablemente porque su presión vapor es de 0'13 KPa, ó 133 Pascales) puedan difundir a la atmósfera; ni siquiera que puedan depositarse sobre muestras penetrando a través de bolsas de polietileno; lo que se plantea aquí es si la cantidad que se puede depositar es mayor que la concentración en la atmósfera. Iglesias dice que no, y los peritos conspiracionistas se muestran de acuerdo con él, como veremos.

Pasando ya a dar respùestas, en primer lugar, la concentración máxima de la nitroglicerina en la atmósfera no es constante: varía con la presión y -lo que en los mini-polvorines TEDAX es más interesante- con la temperatura. Todos hemos experimentado la condensación del vapor de agua de nuestro aliento al salir a la calle un día frío, o la neblina empañando el cristal del coche al salir del garaje en invierno, y cómo caldear el coche puede servir para desempañar el parabrisas  La pieza donde se guardaban los explosivos en el almacén TEDAX guardaba una temperatura más o menos constante, pero con variaciones, imposibles de evitar si no existen compartimentos estancos y se abre y cierra la puerta. Por lo tanto, en un ambiente con NG en el ambiente -pero muy lejos de existir riesgo de explosión- los periódicos descensos de temperatura provocaban condensación (a sumar al depósito que reconoce Iglesias que sería normal por la presión parcial de NG) sobre las superficies de los objetos que se guardaban allí.

En segundo lugar, en cualquier superficie sólida limpia se produce el fenómeno de adsorción –que no absorción- por el cual átomos, iones o moléculas son atrapadas en la superficie de un material, formando una película gaseosa o líquida en la superficie de un cuerpo sólido o líquido. Es un fenómeno prácticamente universal, y también encontramos ejemplos y aplicaciones en la vida diaria; así, las bolsitas de secante que encontramos en los bolsillos de la ropa, para retener la humedad, o las plantillas que capturan las moléculas malolientes. La adsorción puede ser por mecanismo físico, debido a débiles fuerzas de atracción llamadas de Van der Waals, o químico, debido a la atracción entre átomos cuyos enlaces presentan posibilidad de reaccionar.

Y, en tercer lugar, la adsorción química se combina con otro fenómeno; la polaridad, que aumenta su efecto. Muchas moléculas presentan al exterior cargas positivas o negativas, lo que permite que se fijen, de manera más o menos firme, a otras moléculas que las presentan de signo opuesto. Si nos molestamos en consultar cuál es la estructura tridimensional de una molécula de nitroglicerina, veremos que es una especie de trípode o tetraedro que encierra en el interior grupos CH2 y CH, y presenta al exterior grupos ONO2 con carga negativa. Por lo tanto, las moléculas de NG se verán atraídas por otras con carga positiva, y tenderán a depositarse sobre ellas en mayor cantidad que la mera difusión pasiva que sugiere Iglesias.

Pero –dirán ustedes- ¿no sabían todo esto Antonio Iglesias y el resto de peritos conspiracionistas? Pues es de temer que sí; y digo que es de temer, porque de conocerlo –y les aseguro que es poco más que Química elemental- sólo podemos sospechar que actuaron de mala fe.

Pero ¿podemos asegurar que no lo ignoraban? Pues… si no lo sabían al principio de la pericia, sus propios compañeros de la Policía y Guardia Civil se lo dijeron.

En realidad, dado que el Tribunal no podía permitir que el juicio se convirtiese en una lección magistral de Química, Gómez Bermúdez no consintió en mayores explicaciones que las necesarias para no perderse, y evitó las diatribas y trifulcas personales. No obstante, Alfonso Vega encontró un momento para expresar su desacuerdo con Iglesias…

Perito Alfonso Vega: …con respecto a la contaminación ambiental, no estoy de acuerdo con el perito aquí a mi izquierda, en el cual no es necesaria una alta concentración de un componente orgánico para adsorberse en un soporte. Eso es... científicamente demostrado.

Y, al día siguiente, otro perito (De la Rosa, en este caso) habló de la adsorción y la polaridad. Romero (que, con Iglesias, formarán las estrellas de esta serie de artículos, no lo duden) le responde sarcásticamente, y Gómez Bermúdez tiene que intervenir:

Perito De la Rosa: Yo quiero recordar a mis colegas que cuando se habla de adsorción, estamos hablando de una interacción de gases sobre un sólido. Eso quiere decir que no tiene que haber ningún contacto, necesariamente, sino que son solamente interacciones dipolo-dipolo. Eso, para que se entienda, es, el nitrato amónico es un compuesto polar, tiene cargas, y estamos hablando de grupos con compuesto nitro, que también tienen cargas. Esa interacción, esas cargas, hacen que se atraigan y se adsorban.

Perito Carlos Romero: Entendido lo que es adsorción y absorción. Lo entiendo muy bien. O sea, por tanto, le agradezco muchísimo la aclaración que me ha hecho mi compañero perito.

[…]

GómezBermúdez: Eso no viene a cuento, que usted aclare si le agradece o no le agradece. Aquí, las… la cortesía y las buenas formas no se pueden perder. En el momento que se pierdan, corto la pericia y les corrijo disciplinariamente.

En realidad, el sarcasmo estaba fuera de lugar, tanto más cuanto que los peritos conspiracionistas hacían como si fenómenos como la condensación, la adsorción y la polaridad, no fuesen de este mundo…

Para ir terminando esta primera entrega… ¿qué opinaban el resto de peritos?

Carlos Romero, ni que decir tiene, apoyó a Iglesias, negando la posibilidad de contaminación ambiental. En su caso presentó una objeción de tipo práctico:

Perito Carlos Romero: Hicimos también alguna muestra, señoría, de posible incidencia entre muestra y muestra, allí en el laboratorio, y la verdad que sin estar envueltas ninguna de las muestra, en papel, digamos, en bolsas de polietileno, pues no ha habido ninguna contaminación, o sea que por tanto, yo suscribo un poco lo de mi compañero, basado también en el tema de que hemos hecho algunas pruebas metiendo las muestras en estufa [de laboratorio] y no ha habido contacto de ningún tipo de contaminación. Luego también se hizo un ensayo en blanco que lo hemos hecho dos peritos aquí presentes, entre ellos el que le está hablando, y no ha habido tampoco ningún tipo de contaminación ni sustancias en el ambiente donde estaban almacenadas las muestras durante estos 3 a…3 meses y medio que hemos estado trabajando. Y luego, pues en una estufa tampoco, es decir, ni en la campana donde hemos trabajado.

Sin embargo, Vega presentó una contra-objeción:

Perito Alfonso Vega: …quería hacer también una apreciación sobre la estufa que se utilizó en el laboratorio para el desecado de las muestras. Es una estufa que mantiene la temperatura y, como tal, produce aperturas y cierres por la parte de detrás para conservar esa temperatura. Lo cual quiere decir que los componentes que se van vaporizando pueden irse eliminando por esa puerta trasera.

Pese a ello, Gómez Bermúdez insistió en que una estufa de laboratorio será, necesariamente, más estanca que una habitación. Y es cierto. Pero la formación científica de Su Señoría – y sobre todo la parte práctica y experimental- parece haber quedado muy olvidada, dicho sea con todo el respeto, que yo tampoco entiendo de leyes un pimiento, y mi propia formación  científica es menor de la que yo quisiera.

Un experimento científico no sirve para demostrar aquello para lo que no está diseñado. Todo lo más, permite generar hipótesis, que serán contrastadas, demostradas o no, mediante nuevos experimentos. Más adelante, en otro capítulo de esta serie, veremos que se diseñó un experimento para comprobar si las bolsas de polietileno eran permeables. Pues bien, el resultado positivo de ese experimento NO DEMUESTRA que la contaminación de las muestras se produjo por la porosidad de las bolsas. Sólo se puede concluir que el polietileno – y sólo el de media densidad, que es el que usaban los TEDAX- es permeable.

De la misma manera, tras tres meses y medio de pericia, unas muestras control (también llamadas blancos) no han mostrado niveles detectables de explosivos; pero, dado que el proceso de depósito de estas substancias es acumulativo, eso no nos permite concluir que en treinta y seis meses (tiempo aproximado desde los atentados a la pericia) no pudiésemos hallar trazas de ellas.

Veremos, en otro momento, que los peritos conspiracionistas insistieron en bajar el umbral de detección de los aparatos detectores a niveles infinitesimales con el fin de detectar componentes diferentes a los de GOMA 2 ECO en los focos de explosión, y metenamina en las muestras previas a las cromatografías donde se formó dicha substancia.

Se hace raro que, en este caso, no porfiaran en continuar aumentando la capacidad de detección. Bueno, tal vez no sea tan extraño. En la próxima entrega veremos cómo su ciencia se supedita a sus opiniones conspiracionistas, y no al revés.

==============================================================

(1) PxV=nxRxT. Iglesias aclara que esta ecuación se puede usar en este caso debido a la pequeña magnitud de las cantidades.

(2) Presión que tendría dicho gas si se eliminaran repentinamente todos los demás componentes de la mezcla o solución. Curiosamente, este concepto es admisible sólo porque las moléculas del gas (NG, o DNT, en este caso) son tan diminutas, y están tan separadas, que la interacción entre ellas y las del resto de los gases presentes en la mezcla es prácticamente nula; pero eso mismo, precisamente, permita su difusión a través de los poros del polietileno, cosa que niegan ferozmente los conspiracionistas.

ultima edicion por morenohijazo (09-09-2010 15:53:44)

La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas

5

Re: LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA

Un par de cositas moreno.

La primera, una errata:

" medios de conspiración conspiracionistas" :-) Tal vez lo hayas puesto aposta o tal vez quisiste decir "medios de comunicación conspiracionists"

La segunda un error:

"Quizás haya quien diga que la indiferencia con que los medios no conspiracionistas y la comunidad científica han recibido su trabajo es un ataque en sí; sin embargo, es un desdén que permite que el autor se llene los bolsillos con los derechos del libro, las conferencias a las que es invitado, la participación en programas de radio y televisión"

Iglesias cedió los derechos del libro a la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, de Esperanza Aguirre, digo, Ángeles Domínguez.

Por lo demás, gran trabajo aunque un poco farragoso, como no podía ser de otra manera dado el tema que tratas.

"Sin lugar a dudas, a estos tíos se les ha ido definitivamente la olla" Luis del Pino - 24.11.2007

6

Re: LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA

viana escribio:

Un par de cositas moreno.

La primera, una errata:

" medios de conspiración conspiracionistas" :-) Tal vez lo hayas puesto aposta o tal vez quisiste decir "medios de comunicación conspiracionists"

La segunda un error:

"Quizás haya quien diga que la indiferencia con que los medios no conspiracionistas y la comunidad científica han recibido su trabajo es un ataque en sí; sin embargo, es un desdén que permite que el autor se llene los bolsillos con los derechos del libro, las conferencias a las que es invitado, la participación en programas de radio y televisión"

Iglesias cedió los derechos del libro a la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, de Esperanza Aguirre, digo, Ángeles Domínguez.

Por lo demás, gran trabajo aunque un poco farragoso, como no podía ser de otra manera dado el tema que tratas.

Creo que Iglesias no cedió nada, sólo Casimiro. Y no cedió los derechos sino sus "beneficios", que no sé si es lo mismo.

La Verdad persigue a los peones, pero ellos son mucho más rápidos

7

Re: LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA

Y por generalización no solo a la Asociación de víctimas...

El agradecimiento de la presidenta se hizo extensivo a Casimiro García-Abadillo que también ha cedido los beneficios que reporte el libro a favor de la Asociación y por generalización a todos los medios de comunicación que se han significado por sus investigaciones de los atentados

http://foro.desiertoslejanos.com/viewto … 978#p62978
En enlace de la fuente ya no funciona.

Re: LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA

Era una errata, Viana; ya está corregida.

Respecto a los beneficios, es como dice Quetza y Dacres. Ayer, como no estaba muy seguro, lo comprobé en el libro (y en el Foro también se comentó) y, efectivamente, no consta que Iglesias haya donado nada.

Tampoco creo que se haya hecho multimillonario, porque no creo que el libro haya vendido tanto como dicen; pero, eso sí, imagino que los gastos de Iglesias habrán sido cero; no viajes, nula labor de documentación, editorial la pone "El Mundo"...; su parte del botín, supongo, todo beneficios.

Cuando vuelva del fin de semana trataré de darle un tono menos farragoso.

Por cierto, se me había olvidado decir, a cuenta de lo que decía rasmo, que no creo que nos solapemos mucho; el enfoque es completamente distinto.

La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas

Re: LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA

morenohijazo escribio:

Tampoco creo que se haya hecho multimillonario, porque no creo que el libro haya vendido tanto como dicen; pero, eso sí, imagino que los gastos de Iglesias habrán sido cero; no viajes, nula labor de documentación, editorial la pone "El Mundo"...; su parte del botín, supongo, todo beneficios.

Súmale las intervenciones/apariciones en COPE, Libertad Digital TV, esRadio, TeleMadrid y demás medios en la onda (iba a decir "del mismo grupo" pero me fallaba... la COPE lol )

La verdad no está siempre en el fondo de un pozo. En realidad, yo pienso que, en cuanto a lo que más importa conocer, es invariablemente superficial. La profundidad se encuentra en los valles donde la buscamos, pero no en las cumbres de las montañas, que es donde la vemos

                                  Auguste Dupin, detective

Re: LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA

Continuamos con la segunda entrada de "LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA":

==========================================================

"LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA" (II)

Quisiera pedir disculpas por adelantado por la prolijidad y el lento avance que van a caracterizar las entradas de esta serie.

El caso es que, como pudimos comprobar en la Vista Oral, las afirmaciones de los peritos conspiracionistas –en muchos casos poco científicas, o al menos discutibles; a veces, incluso claramente malintencionadas- fueron aceptadas a prioripor el Tribunal al mismo nivel de credibilidad que otras más lógicas o con mayor nivel científico; al mismo tiempo, Gómez Bermúdez evitó en todo momento que el juicio se convirtiera en un debate científico o en una polémica entre sabios acalorados (lo que por supuesto es absolutamente razonable) cortando rápidamente cualquier deriva fuera de los estrictos márgenes del Derecho y centrando todo en demostrar la culpabilidad o inocencia de los acusados. Y tras el Juicio del 11-M, las entrevistas, los artículos y el libro publicados por los medios conspiracionistas han quedado sin respuesta, quizás por hartazgo del resto de peritos o por miedo a sufrir campañas de descrédito por parte de dichos medios, como ha pasado en otras ocasiones.

Debido a esta falta de respuesta, la sensación que ha calado en la opinión pública –incluso en gente de buena formación científica- es que las opiniones de Iglesias y los suyos son tan buenas como las de los peritos oficiales. Que en la Vista Oral se llegó a una especie de empate entre dos teorías (la contaminación de las muestras y la presencia de Titadyne en los focos de explosión) más o menos con la misma carga probatoria.

Así las cosas, y dado que muchos de los potenciales lectores pueden no estar excesivamente informados sobre el juicio del 11-M, y haber olvidado la formación científica que recibieron, juzgo necesario ir a pasito de tortuga en el análisis de las declaraciones de los peritos conspiracionistas, para mostrar, desde lo más sencillo, cómo sus teorías se construyen sobre la nada: sobre falsedades, inexactitudes y, básicamente, consisten en negar lo que diga el enemigo. Vamos a ello.

Nos habíamos quedado en el estudio de los curiosos lapsus que manifiestan químicos profesionales como Romero e Iglesias –sobre todo- que no parecen conocer la existencia de fenómenos como la adsorción, la condensación, o la polaridad.

Prometía yo, al final de la entrada anterior, mostrarles en ésta cómo los principios de los conspiracionistas, al estilo Groucho Marx, van mutando según las necesidades o los intereses de sus discursos.

Antes de entrar en esta materia conviene hacerse eco aquí de una objeción que presentó Gabriel Moris a las 01:14:34 aproximadamente de grabación y que, por no tratarse de un argumento científico, habíamos soslayado en la entrada anterior (y corre peligro de no ser contestada en ningún momento de este trabajo):

PERITO GABRIEL MORIS … yo en primer lugar le agradezco a la perito la explicación que nos ha dado, pero hay una cosa que no acabo de entender; y es que nosotros, en reiteradas ocasiones, hemos pedido información analítica de los análisis iniciales realizados y en ningún caso se nos ha suministrado. Ahora se nos descubre el secreto de que el contenido de los componentes genéricos de la dinamita era nitrato; nitrato amónico y nitroglicol. Creo que eso no es ningún secreto ni ningún misterio. En nuestro informe figuran, en primer lugar. Me quedo con la duda de por qué no se nos ha informado antes de llegar al juicio.

El señor Gabriel Moris tiene derecho, por supuesto, a quejarse de cualquier circunstancia que, para él, haya dificultado el ejercicio de sus funciones periciales, y no le falta la razón al declarar que el conocimiento de los resultados analíticos obtenidos por la perito nº 17632 ya no estaba sujeto a secreto sumarial en el momento de ser ordenada la pericia; pero, dicho esto, cabe preguntarse si la información que el señor Moris echaba de menos era necesaria para que la pericia alcanzara sus objetivos que, en las páginas 17 y 18 del Informe Pericial quedaban recogidos de manera concisa y clara:

El objeto del informe se encuentra definido y claro:

- Identificación y cuantificación de los explosivos intactos.

- Identificación de los componentes explosivos utilizados en los focos.

- Estudio de la posibilidad de que la metenamina detectada en informes previos (año 2004) pueda ser un artefacto generado en un cromatógrafo de gases.

Para cumplir estos objetivos encomendados no parece imprescindible conocer el resultado previo, y aún se podría argumentar que, de haber sido facilitado a los peritos, podría haberse corrido el riesgo de condicionar el desarrollo de la pericia; al menos, dado que la admisión de la prueba, al haberla solicitado por al menos una defensa, aparecía como indiscutible –en palabras del propio Tribunal en el Auto de Señalamiento - parece deseable – incluso para evitar recursos posteriores por defectos de forma- que los trabajos se comiencen de cero, para llegar a unos resultados lo más independientes e imparciales posibles. Obsérvese, por cierto, que en el Auto de Señalamiento se especifica que se debe facilitar a los peritos la batería de muestras sobre la que deben trabajar, pero no los resultados de anteriores experiencias.

La protesta de Gabriel Moris se entiende en el contexto de la errónea percepción de su cometido que los peritos conspiracionistas tuvieron desde el comienzo. Pese a que la prueba pericial no suponía ninguna puesta en cuestión de los resultados de la investigación, ninguna Auditoría externa del Sumario instruido por el juez del Olmo y la investigación policial, el concepto que tuvieron estos peritos fue, desde el primer momento, que había habido en ellos errores, probablemente malintencionados, y que la misión para la que habían sido nombrados como peritos era ponerlos de manifiesto. Es decir, de alguna manera se atribuyeron el cometido del Tribunal, adjudicándose competencias indebidas, como juzgar el trabajo de la Policía. Sólo así se entiende que se considere imprescindible conocer los resultados previos de la perito nº 17632 y de la policía Científica para llegar a sus propias conclusiones.

El mensaje -amplificado por una campaña a coro de los medios conspiracionistas- de que la investigación y el Sumario del 11-M eran una chapuza, y que el Tribunal del 11-M debía traer a la luz sus deficiencias, llegó a calar en la totalidad de los peritos y en cierta opinión pública; de manera que el propio Tribunal se vio obligado a dejar claro (1:38:25) que …

JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ: Se está tratando de aclarar, que es a lo que se viene a un juicio, qué es lo que ha ocurrido para que en un momento no se detectara y en otro si, aclarar si eso es debido a una circunstancia o a otra. Que para eso están los juicios, no para ver si la actuación es correcta o incorrecta. Eso entra en un campo que es ajeno a este tribunal.

[…]

Es que no estamos juzgando a la perito, le vuelvo a repetir, que no se confunda, que lo que estamos determinando es porqué en ese momento no se obtienen determinados componentes químicos y ahora se obtienen, y si eso se debe por ejemplo a una diferente técnica, que puede ser, o a que el laboratorio no tiene medios o a que el laboratorio está sucio, o a que es malo, a que se contamina porque está todo revuelto, es decir, eso no lo sabemos, por eso están ustedes aquí.

Tiempo tendremos más delante de ver otros momentos en los que los peritos conspiracionistas tratan de usurpar -por decirlo así- competencias del Tribunal, pero continuemos, por ahora, con la Ciencia pura y dura.

Volviendo a la transcripción que Libertad Digital ofrece de la prueba pericia, (aproximadamente 1:16:39 de grabación) interviene el cuarto perito conspiracionista, Jesús Guardiola, el menos comprometido con las actitudes de sus tres compañeros, y el único que no se solidarizó expresamente con Antonio Iglesias cuando publicó “Titadyn”:

PERITO JESÚS GUARDIOLA: Yo […]creo que es un poco mejor hablar de posible transferencia de uno de los componentes de una primera sustancia explosiva a una segunda en caso de que estén cerca. Pero entonces lo que hay considerar es las propiedades físico-químicas de cada una de las sustancias. En concreto, en los explosivos, por una parte, por ejemplo, hay nitroglicol. El nitroglicol tiene un punto de fusión de 22ºC bajo cero, es decir, que por encima de esa temperatura ya se encuentra como líquido y tendría cierta facilidad de salir de evaporarse y pasar a otra segunda muestra. Sin embargo, otra sustancia que también está presente en los explosivos como es el DNT, dinitrotolueno, tiene un punto de fusión de 70ºC, es decir, que en condiciones normales, 30 o 35º, siempre se encontrará como sólido; pues el ejemplo sería el tener un poco de azúcar y, evidentemente, va a ser prácticamente imposible que salga parte de ese componente. Es decir que hay que precisar y tener en cuenta las propiedades físicas y químicas….

JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ: O sea, usted en resumen, lo que dice es que el DNT en concreto no se licua hasta los 70 o 75º y, por lo tanto, no se puede evaporar.

PERITO JESÚS GUARDIOLA: Eso…sí.

Eso… no. Disculpemos al buen juez Gómez Bermúdez este error de concepto, frecuentísimo en estudiantes de E.S.O. y aún de Bachillerato (de Bachillerato suspendidos, añado), pero que no se entiende en un químico licenciado. Sólo cabe achacarlo a un lapsus debido a la presión y los nervios de encontrarse ante un Tribunal, o a querer aprovecharse de la equivocación de Gómez Bermúdez para colar uno de los goles en fuera de juego de los conspiracionistas.

La evaporación es un proceso físico que consiste en el paso lento y gradual de un fluido en estado líquido a un estado gaseoso, en función, sobre todo, de un aumento de la Temperatura -natural o artificial- que proporciona mayor energía cinética a las moléculas del fluido. De esa manera, para expresarlo de una manera comprensible, las moléculas ganan energía y hacen una especie de “salto” para suspenderse en el aire o el gas de que se trate. La experiencia diaria nos muestra miles de ejemplos, y sabemos intuitivamente que también influyen otras circunstancias como el viento, la insolación, la diferencia de temperatura, el volumen del recipiente, la concentración en el aire, etc.

El error al que es inducido Gómez Bermúdez es creer que sólo desde el estado líquido se pueden producir “saltos” de moléculas a flotar en el gas –en este caso, el aire.- Por el contrario, las sustancias volátiles -unas más que otras, dependiendo de la cohesión entre sus moléculas-, incluso en su estado sólido, permiten la liberación de algunos átomos o moléculas al medio ambiente.

La prueba evidente está en que los explosivos son fácilmente detectados por el olfato de los perros, aunque se encuentren en estado sólido. Y para ello es condición necesaria que hayan llegado moléculas de la sustancia en cuestión, transportadas por el aire, hasta la pituitaria de los perros. En realidad, casi cualquier sustancia puede ser detectada por el olor; basta con que se entrene a los perros. Piensen ustedes que, pese a lo atrofiado que resulta el olfato del ser humano, olores como el cuero, el pan, son fáciles de detectar, incluso en frío.

Por si alguien lo duda, recordemos que el propio Antonio Iglesias, (véase la entrada nterior), no niega la evidencia de que la Nitroglicerina (NG) o el DNT puedan difundir a la atmósfera; simplemente, discute que la cantidad depositada en las muestras-destino pueda ser de la misma magnitud que la de la atmósfera. También en su libro “Titadyn” afirma reiteradamente esa posibilidad. Así, por ejemplo, véase páginas 267 y ss, en referencia a las muestras M-10-1-A y M-10-1-B, del explosivo de la “Mochila de Vallecas”, afirma:

La presencia anómala de DNT y NG a nivel de traza[..] no tiene explicación más que por exposición de la muestra desnuda a vapores de aquellos compuestos o por su contacto directo con la muestra

Que la preferencia personal de Iglesias vaya por una supuesta contaminación intencionada por contacto directo entre dos sustancias -para la que no da ninguna prueba, claro está- no obsta para que reconozca que el DNT y la NG puedan difundir a la atmósfera. Su malicia llega a tanto que trata de disfrazarlo con la expresión “exposición a vapores”, como si hubiese que calentar el explosivo para que se produjera el pase a la atmósfera, pero ¿cómo puede creerse que es una posibilidad razonable de contaminación calentar la nitroglicerina?

Otras muestras en las que se aprecia esta realidad son las M-9-5, M-10-2 y M-10-1-C. Las tres tienen, en realidad, la misma procedencia: el explosivo hallado en las vías del AVE a la altura de Mocejón. Y resulta que, como el propio Iglesias reconoce a partir de la página 255 de su libro, las dos primeras -conservadas en tubos FALCON- no presentan DNT ni NG, que sí se halla en la M-10-1-C –guardada por los TEDAX en una bolsa de polietileno, que permite el paso de moléculas- lo que, como Iglesias dice en su página 264…

…es una demostración clara de la conveniencia de utilizar este tipo de envase [tubos FALCON] para el traslado y la conservación de evidencias.

Tiempo tendremos de hablar con más profundidad de este hecho, pero convenía citarlo aquí, como ejemplo de los volátiles principios conspiracionistas. Y, ahora, volvamos a Guardiola.

Llama la atención que se introduzca el término evaporación -que cualquier profano asociará, inmediatamente, con la experiencia de la desaparición de cierta cantidad de agua dejada en un plato que todos hicimos en nuestra infancia- para compararlo con las moléculas de NG o DNT que difunden a la atmósfera, o la sacarosa de un terrón de azúcar. En efecto, ambas cantidades no pueden ponerse en la misma balanza. El agua que se evapora de un plato supone decenas o centenares de gramos, mientras que la cantidad de DNT o NG es, presumiblemente, de cienmilésimas de gramo. Concretando en el ejemplo del terrón de azúcar, ustedes no verán que haya menguado la cantidad, pero esas cienmilésimas de gramo –o la cantidad que sea- llegarán al olfato de un animal. Hagan la prueba con un  perro o gato con los ojos vendados.

¿Trató de engañar al Tribunal el perito con una comparación tan fuera de lugar? Pues, tras releer con atención la declaración de Guardiola, mi opinión personal es que –al menos en un principio- no era así. Mi impresión es que su intención, en realidad, no era declarar que es absolutamente imposible la evaporación de moléculas a partir de un sólido (lo que, como es visto, es falso). Creo que, simplemente, quería decir que –al menos en el caso del DNT- tal circunstancia era más difícil, bastante más difícil, que en el caso de sustancias líquidas. Y hay que decir que, en eso, tiene razón; aunque debe aclararse que, tratándose de cienmilésimas de gramo, poco hace falta para que unas pocas moléculas pasen a la atmósfera.

De esta intención  se pasa a una generalización -“ …va a ser prácticamente imposible que salga parte de ese componente…”- que, aunque incorrecta, quizás no deba ser contemplada como una deliberada intención de engañar al Tribunal.

Pero, como otras veces, Gómez Bermúdez gusta de redondear conclusiones (ver otro ejemplo aquí) y reinterpreta la afirmación -” el DNT en concreto no se licua hasta los 70 o 75º y, por lo tanto, no se puede evaporar”- en tono afirmativo y seguro; Guardiola, tras un pequeño titubeo, asiente.

Por cierto, se produjo también una pequeña discrepancia en cuanto a la temperatura de fusión del DNT; Jesús Guardiola la cifra en 70 a 75 º. Alfonso Vega en 56º. Aunque a mayor cercanía al punto de fusión, mayor energía cinética y mayor evaporación de moléculas habrá del sólido a la atmósfera, en la práctica este dato tiene poca importancia; aún asumiendo la cifra que da Guardiola, se producirá paso de moléculas a la atmósfera. Y, para no dejarles con las dudas, digamos que, efectivamente, la literatura científica recoge ambos datos; incluso algunos aumentan hasta 93 º la temperatura de fusión. Los dos tienen razón.

Progresemos un poco en la transcripción. A partir de 01:28:45, más o menos, hay otra significativa intervención de Antonio Iglesias.

En el Tomo 38, folios 10916 y ss. Aparece un informe firmado por la perito 17632 y su Jefe, Jesús Sánchez Manzano, titulado “Informe sobre material explosivo, empleado en la confección de los artefactos del 11-M”. Pues bien, en el segundo de los tres folios de que consta figura:

-   ESTACIÓN DE EL POZO:

Foco N°1: Corresponde a artefacto desactivado por los Tedax, dando como resultado, componentes habituales de las Dinamitas.

Foco N°2: Componentes de Dinamita.

Foco N°3: No se detecta la presencia de ninguna sustancia digna de mención.

Cuando la perito iba a explicarlo, Antonio Iglesias interrumpió, en su ya familiar estilo plumbeo-didáctico-pedantesco – ya saben, “en mi laboratorio hemos hecho una sencilla, a la par que edificante, prueba que blablabla…”- pero Gómez Bermúdez, antes de saber qué habían obtenido los peritos en 2007, se interesó por la explicación de la perito:

MINISTERIO FISCAL: Cuando usted dice que no hay sustancias dignas de mención, ¿se está refiriendo a que no hay sustancias componentes de explosivos?

PERITO Nº 17632: Esa muestra, desde el primer momento sé que me causa una interferencia, una interferencia importante analítica, respecto al amonio. Porque contiene… ya las sales que forman parte del polvo de extinción de incendios son sales de amonio, y en los explosivos y en las otras muestras está identificándose nitrato amónico. Voy a tener la gran dificultad y evidentemente, posiblemente insalvable, de acomodar ese amonio a[l] proveniente del explosivo, puesto que ya forma parte de la propia muestra. Ante esto, y con los acontecimientos que a continuación siguen -que no se está solamente en una cosa y tengo más muestras- pues… decido, en el momento que aparece la furgoneta y hay que hacer ese análisis, enviarlo a Policía Científica por si ellos encuentran algo más.

En realidad, si nos fijamos únicamente en la declaración, no está del todo claro si la perito 17632 llegó a realizar algún tipo de análisis o no. En las muestras analizadas hasta el momento se había encontrado nitrato amónico, y es razonable pensar que una muestra de polvo de extintor pueda dar positivo en amonio (por su contenido en sales de dicho compuesto) e incluso en nitratos (presentes en todo tipo de suelos) sin tener necesariamente componentes de explosivos. Por lo tanto, y teniendo otras muestras con mayor probabilidad de dar resultados positivos, es lógico haber pensado enviar de entrada esta prueba a la policía científica. Sin embargo, de haber sido así debería haberse especificado en el informe citado anteriormente (folio 10917 del sumario), donde dice textualmente que se hicieron “ensayos analíticos” (especificados en el folio 10916) y que no se encontraron sustancias dignas de mención.

También en otro momento (minuto 56:38 de la transcripción) la perito dice:

PERITO Nº 17632: El polvo de Estación del Pozo, sí hice algunos análisis y decidí que mis compañeros de Policía Científica lo analizaran.

¿Qué tipo de análisis realizó?

Si avanzamos un poco más en la transcripción (minuto 58:48) la propia perito nos lo explica:

PERITO Nº 17632: …se eligen por tanto las muestras que parecen que puedan dar con mayor eficacia y entonces se empieza a analizar en búsqueda de los inorgánicos, es decir, de las sales componentes de explosivos.

MINISTERIO FISCAL: ¿Este proceso se hace en seco?

PERITO Nº 17632: Todo este proceso, sí; se hace todavía sin haber iniciado las extracciones.

Ejemplo de sales componentes de explosivos sería el nitrato de amonio; y ejemplo de sales no componentes de explosivos sería el sulfato de amonio o el fosfato amónico diácido (ambas forman parte del polvo de extintor)

En el proceso en seco no se encuentran todas las sales, sino –si entiendo bien la explicación de la perito- los aniones o iones negativos: los sulfatos, fosfatos o nitratos. Los cationes o iones positivos (el amonio, en este caso) al parecer necesitan análisis ulteriores:

PERITO Nº 17632: esta fase [la extracción en seco] ya nos indica si hemos de pasar a fase orgánica o no, pero no obstante se continúa con una extracción acuosa, para seguir realizando la identificación de cationes, es decir, los compañeros de los aniones en las sales pertenecientes a explosivos.

Recapitulando:

1.- La perito realizó una primera fase de análisis en seco, donde encontró los aniones (ahora veremos cuáles) de las sales.

2.- Es posible que hiciera una extracción húmeda (con componentes inorgánicos: agua) para identificar los cationes, pero

3.- Es muy probable que, en este momento, decidiera que, puesto que tenía grandes posibilidades de encontrar amonio (que no le aportaría ninguna información, puesto que está presente tanto en los explosivos como también en los polvos de extintores) y el trabajo se le acumulaba, decidiese entonces enviar la muestra a la Policía Científica sin hacer la prueba húmeda.

Y ¿qué debió encontrar la perito en estos análisis que hizo?

Pues, si sólo hizo la primera fase en seco, sulfatos y fosfatos, que fue lo que encontró la Policía Científica. Si, además, hizo la fase húmeda para inorgánicos, amonio; pero, como queda explicado, de la declaración de la perito cabe entender que no siguió más adelante, porque sabía que el amonio hallado podía venir tanto de explosivos como del polvo de extintor.

No debió encontrar nitratos, puesto que la Policía Científica no los halló (folio 10914 del Sumario). Cabe decir que el Director de la pericia, Alfonso Vega, afirmó en un momento dado (01:33:55, aproximadamente) haberlos hallado.

PERITO Alfonso Vega: …puedo decir también que esa muestra, en el año 2.004 analizada por HPLC, no presentaba ningún componente explosivo exceptuando los nitratos.

Según el informe de la Policía Científica la prueba HPLC (Cromatografía Líquida de Alta Resolución con Detector DAD, concretamente) no detectó nitratos, así que es de suponer que se trata de un error en la declaración ante el Tribunal, sin más.

Y si no los halló la Policía Científica, menos los pudo encontrar la perito 17632, con un laboratorio menos avanzado.

Y eso, precisamente, es lo que le pareció mal a Antonio Iglesias, que cuando Gómez Bermúdez le volvió a conceder la palabra dijo (01:30:34):

PERITO IGLESIAS: Bien, lo que quería decir, es que en la muestra M1 que esta mañana, pues dijo la señora perito que no aparecía ningún componente digno de mención, nosotros hicimos una prueba con difenilamina y observamos el precipitado azul prusia característico de los nitratos, lo cual indica que ahí había productos que eran susceptibles de sospecha en cuanto potenciales ingredientes de explosivos. Nada más.

Que no haya un error de interpretación; Iglesias no acusa a la perito de hacer mal la prueba o de esconder unos resultados, sino de no haberla hecho, como vemos al seguir leyendo:

PERITO Nº 17632: Perdone que discrepe pero la difenilamina sulfúrica, es una reacción muy sensible, detecta muchísimas cosas, evidentemente entre ellas los nitratos, pero mil cosas más no identificativa de nitratos, no es en absoluto prueba específica de nitratos, luego no puede ser tomada en cuenta.

PERITO IGLESIAS: No es una reacción, estoy de acuerdo, selectiva, pero ante un caso así y dado que yo no sé qué entiende por mil cosas más, yo entiendo que es una prueba que da positiva en todos los nitratos, creo que merecía la pena haber seguido esa línea de investigación.

¿Merecía la pena, como dice Iglesias?

La Difenilamina sulfúrica es una prueba poco específica, según reconoce el propio Iglesias. Detecta nitratos, pero también da positivo ante otras sustancias. Es más; dado que detecta nitratos de cualquier tipo, puede dar positivo ante otras sustancias no explosivas; por ejemplo, se usa por los arqueólogos para detectar la presencia de nitrato de celulosa (sin ir más lejos, en restauración de momias). En resumen: aunque hubiese dado positivo en este caso, no podríamos saber, con seguridad, que se debía a la presencia explosivos.

Pero ¿hubiera dado positivo? Si nos fiamos (y nos tenemos que fiar) del análisis de la Policía Científica, no había nitratos en la muestra. Que sepamos, ni el sulfato amónico ni el fosfato amónico diácido dan positivo con difenilamina (y si lo dan, peor me lo pones para la utilidad de la prueba, pues se trataría de un falso positivo), así que, según los resultados posteriores, y dado que la perito ya había decidido enviar la M-1 a la PC, todo hace pensar que hubiera sido tiempo y dinero gastado inútilmente.

Y si los análisis de la PC habían dado negativo ¿qué tenían que decir a eso los peritos conspiracionistas? Pues, en primer lugar, sugieren que tal vez los análisis de la PC no hubieran sido lo suficientemente sensibles:

PERITO GABRIEL MORIS:  Sí, yo quiero resaltar un hecho durante la pericia. Esa muestra inicialmente fue analizada en el seno de la pericia y encontramos sulfato amónico y fosfato de ácido de amonio. Fue en el análisis rutinario por cromatografía líquida, cuando se detectó la presencia de nitroglicerina. Es decir, quiero expresar que inicialmente, a nosotros se nos escaparon el resto de los componentes y fue después cuando se detectaron el resto de los componentes.

Inciso para hacer notar que esos análisis, que tardan de 14 y 21 días, son aquellos que se consideran poco menos que infalibles y Palabra de Dios para tratar de condenar a la perito por no haber remitido las muestras a la PC.

El comentario de Moris parece referirse, no sólo a los nitratos, sino también al resto de componentes explosivos que no aparecieron en 2004, pero la insinuación (porque no tiene ninguna prueba) está clara: de la misma manera que nosotros no encontramos nitroglicerina en los análisis iniciales y nosotros la encontramos después por HPLC, tal vez la perito, si hubiera realizado el test de difenilamina sulfúrica, o la Policía Científica, si hubiera realizado pruebas más sensibles, las hubiera encontrado.

Miren qué astuto. Convierte una posible debilidad de sus primeros análisis de 2007 (que no encontraron determinadas sustancias) en un arma arrojadiza contra el contrario (que, a lo mejor, cometió alguna “pifia”).

En realidad, como replicó el perito De la Rosa, la nitroglicerina había sido ya detectada por cromatografía de gases, aunque la HPLC sirvió como confirmación.

PERITO DE LA ROSA: … sólo quería indicar que la nitroglicerina de esa muestra, de la muestra M1, donde primero de detectó fue por cromatografía de gases e, inicialmente, en un primer análisis se habían detectado ya nitroglicol y DNT. El último compuesto que se detectó fue la nitroglicerina y se realizó por cromatografía de gases, no por cromatografía líquida.

Y, aunque no sabemos cuáles eran esos “análisis iniciales” de la pericia de 2007 que no detectaron nitroglicerina, es de suponer que eran menos sensibles que la HPLC; sin embargo, es que en 2004 se hizo una HPLC (Cromatografía de Líquidos de Alta Resolución) -que es la prueba que parece considerar Moris como la prueba-oro- y no se encontraron componentes de explosivos. Ninguno. 

Este punto lo trataremos más ampliamente en otra entrada posterior; pero, volviendo a los nitratos, encontramos la misma pega al argumento de Moris: es absurdo insinuar que la perito pudiese haber hallado restos de nitratos con el test de difenilamina cuando la Policía Científica, con una prueba muchísimo más específica y sensible, no las halló.

De hecho, y si hacemos caso al Libro Sagrado del Conspiracionismo, “Titadyn” (pgs 130 y ss), los nitratos también fueron observados en varias pruebas que habían dado negativo en 2004: Espectrofotometría de infrarrojos por transformada de Fourier (FTIR), Difractometía de Rayos X (XRD) e incluso Microscopía Optica, y al menos desde el 3 de febrero de 2007 (dos días antes del hallazgo de nitroglicerina).

La comparación es homogénea, los resultados son diferentes”, como dijo más adelante Gómez Bermúdez. Y la ausencia de respuesta conspiracionista es de tal calibre que Casimiro García Abadillo fantaseaba, en el prólogo de “Titadyn”, con la posibilidad –supuestamente idea del perito Escribano, de la Policía Científica- de que las muestras fueran diferentes; de que los malvados hubieran mandado, por error, una muestra que les condenaba a la pericia de explosivos. Ni los más tontos villanos de Gotham City.

Delirios aparte, nadie le tosa a Antonio Iglesias . Antes de pasar al siguiente tema, trató de ser él quien dijera la última palabra en la discusión que hacía ya un buen rato había mantenido con la perito:

PERITO ANTONIO IGLESIAS:  Abundando en lo que hemos discutido la señora perito y yo, anteriormente, y como ha dicho el otro perito que al final se detectó por cromatografía líquida, en esa sustancia de la M1, nitratos, no iría yo tan desencaminado cuando me he extrañado que no se siguiera adelante en la investigación de nitratos cuando salió, si se hubiera hecho la prueba vía húmeda de tratamiento con difenilamina. Nada más.

Observen la finura de su argumentación. Como en 2007 nosotros encontramos una determinada sustancia en una prueba ultrasensible, que en 2004 había dado negativo, tenía yo razón en que en 2004 la perito debería haber perdido el tiempo y el dinero en una prueba mucho menos sensible para tratar de detectar dicha sustancia, que no existía en los superespecíficos análisis de 2004.

Y ¿qué relación tiene esto con el título de la entrada? ¿Dónde se ve aquí la labilidad de los principios conspiracionistas?

Pues que la perito 17632, condenada moralmente por Antonio Iglesias por no perder el tiempo y el dinero de los contribuyentes haciendo una prueba inútil –en una muestra que ya había decidido enviar a la Policía Científica- está afrontando actualmente una acusación formal –en el que Antonio Iglesias ha declarado en su contra- por no haber mandado todas las muestras a la Policía Científica.

[Eliminar los extractos de lavado]… y la omisión de someter los extractos a la Policía Científica son inadmisibles desde el punto de vista de la práctica analítica, y han imposibilitado la investigación completa de los explosivos en la prueba pericial que hemos realizado. Corresponde a los letrados definir qué calificación jurídica merecen esa acción y esa omisión. Corresponde al tribunal pronunciarse sobre ello en la sentencia. (“Titadyn”, pg 38)

Es decir, el Laboratorio de los TEDAX, para los conspiracionistas una birria que no sirve para nada, por otro lado debería haber remoloneado haciendo más pruebas –inútiles, encima- a la única muestra cuyo análisis juzgó la perito fuera de su capacidad de entre aquellas que, provenientes de los focos de explosión, llegaron a sus manos.

Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros

(GROUCHO MARX)

___________________________________________________________________________

¿Agotada su capacidad de asombro y/o indignación?

Pues descansen, que la próxima entrada versa sobre "El Lavado de las muestras"

La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas

11

Re: LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA

Incluso antes de Titadyn, Iglesias no perdía ocasión de manifestar que las muestras fueron inadecuadas poque fueron lavadas con agua y acetona, como este curso:

www.quimicosmadrid.org/doc/expracjud.doc


4.    Prueba Pericial sobre los explosivos del 11-M
 
-    Se llevó a cabo por orden del Juez D. Javier Gómez Bermúdez a instancias de la defensa de los imputados.

-    El objetivo prioritario de la pericia era determinar el tipo de explosivo utilizado en el atentado.

-    Fue realizada por ocho peritos químicos en el Laboratorio de la Policía Científica en Madrid desde finales de enero a mediados de mayo de 2007.

-    Se emplearon las técnicas de Análisis Químico que hemos citado en I.

-    Las muestras de los restos de las explosiones ocurridas en los focos puestas a disposición de los peritos por los TEDAX fueron escasas en número e inadecuadas porque habían sido lavadas con agua y acetona.

-    No obstante se consiguieron resultados interesantes que, de haberse podido disponer de muestras intactas y en mayor cantidad, hubieran permitido completar los diagnósticos periciales dictaminados.

En este otro

www.quimicosmadrid.org/doc/cidefciu.doc

tampoco pierde ocasión de dárselas de perito del 11-M:

    DEFENSA DEL CIUDADANO

•    EJEMPLO DEL 11-M ( Aplicación de las más modernas y fiables técnicas analíticas. No es este el foro para entrar en un debate profundo pero no se puede ni se debe soslayar una evocación de esta Prueba Pericial con el papel de los químicos en la contribución a la determinación del tipo de explosivo al haber identificado sus componentes).

La Verdad persigue a los peones, pero ellos son mucho más rápidos

Re: LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA

Pues muchísimas gracias... En la siguiente entrega me ocuparé de todo esto del "lavado"

Desde luego, cuanto más repaso las intervenciones conspiracionistas más cuenta me doy de lo sinvergüenzas que son.

Incluso en este pequeño apunte que trae el amigo Quetza se ve: cómo Iglesias se cuida de decir "hubieran permitido completar los diagnósticos periciales dictaminados" sin hablar para nada de la marca de los explosivos.

Y cómo en el segundo enlace se da postín, cuando lo cierto es que la pericia en sí no sirvió prácticamente PARA NADA, en el sentido de que no se conoció ningún dato ni se llegó a ninguna conclusión nueva.

Y sus intervenciones personales, como las de Romero, peor aún.

Releyendo un poco lo de los "lavados" y pensando un poco, poniéndome en el lugar de la perito 17632, en cómo debió pensar para hacer los análisis, remitir las muestras, etc, encuentro que su actitud es coherente con los hechos; pero escuchando a Iglesias hay veces en que parece que no tenga ni idea de METODOLOGÍA de las extracciones, o sea, NI IDEA DE LO QUE LA PERITO DICE HABER HECHO.

O la otra posibilidad, claro: que sea un canalla calumniador, que sabiendo que la perito lo hizo bien, miente a sabiendas de que su perjurio puede librar a unos criminales a la calle.

En fin; perdón por el desahogo, pero es que de verdad, que lo de los peritos conspiracionistas tiene tela. Yo llevaba ya un par de artículos escritos sobre los "lavados", pero no me había parado a contemplar el problema desde el punto de vista de que exista alguna lógica en lo que exigen los conspiracionistas, y el resultado me ha asombrado e indignado a la par.

Como digo: o malvados, o ignorantes.

La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas

13

Re: LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA

O las dos cosas.

[Los conspiracionistas] no buscan la verdad sino que la gente crea que todo es mentira.- Lejíaneutra.

Re: LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA

Yo sigo preparando la siguiente entrega de la serie "LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA".

Y cada vez alucino más; no hay, prácticamente, intervención conspiracionista durante la pericia en que no hayan mostrado su ignorancia, su rencor o su malevolencia contra los peritos oficiales.

Voy a poner un pequeño adelanto (espero publicar en el Foro este fin de semana); en parte para interesarles, y en parte porque yo no sé si ya me estoy volviendo paranoico, viendo mala intención en todas las intervenciones conspiracionistas.

Ésta va de  por qué la M1 no fue "lavada":

Ministerio Fiscal (ZARAGOZA): En todo caso ¿alguien puede dar una explicación razonable a por qué la nitroglicerina aparece exclusivamente en el foco en el que mayor capacidad absorbente, y no en el resto de las 23 muestras de los focos?

PERITO GABRIEL MORIS: Sí señor, porque presumiblemente, esa muestra M1, por su naturaleza pulverulenta, es lógico que quién la ve y está haciendo un tratamiento con agua y acetona, entienda que no va a encontrar, no va a hacer nada práctico lavándola, es perfectamente asumible. Y entonces esa muestra, aunque se haya dicho que todas vienen lavadas, hay que saber leer entre líneas, posiblemente,  ésa no vino lavada [...]porque se hubiera hecho una pasta; se hubiera hecho una pasta porque es un polvo prácticamente impalpable.

Resulta interesante analizar este argumento. Recordemos que la perito nº 17632 había declarado que sobre la muestra M-1 no había realizado el proceso completo de análisis; es más, probablemente no había realizado extracción con extracto acuoso ni con extracto orgánico (mal llamados “lavados con agua y acetona”). Por lo tanto, de haber tenido la costumbre de realizar “lavados” en su totalidad de todas las muestras (práctica incorrecta que, declaró, no hacía) ello no había afectado a la muestra M-1.

Por lo tanto, en cuanto a la muestra M-1, los peritos conspiracionistas podían, perfectamente, afirmar que la muestra M-1 no ofrecía aspecto de haber sido “lavada, lo que concordaba con la técnica con que actuaba la Policía Científica: cortar y analizar un trozo y guardar el resto intacto.

Sin embargo, olvidando lo declarado por la perito nº 17632, su afán por desacreditarla lleva a Gabriel Moris a meterse en una alambicada explicación sobre el motivo que pudo tener la perito para no tocar la muestra. Y se inventa que, ante una muestra pulverulenta, es “asumible” que un químico no realice extracciones húmedas.

No se me ocurre ningún motivo por el cual un perito que intente analizar una sustancia desista de hacerlo porque se encuentre en forma de polvo. Ciertamente, el polvo se analiza; lo hizo la PC. Y suponiendo que la delirante teoría conspiracionista del “lavado en su totalidad de las muestras” por la perito nº 17632 fuese verdadera, la muestra hubiese quedado amazacotada, sí... ¿Y qué? Que yo sepa eso no impide, de ninguna de las maneras, encontrar sus componentes.

Pero hay más; en caso de que la perito conspiracionista estuviese “lavando” las muestras con intención de hacer desaparecer pruebas... ¿Por qué iba a echarse atrás en la M-1 por el hecho de que fuese pulverulenta?

La teoría de que se deje de tratar un polvo porque “no va a hacer nada práctico lavándola” es una tontería, un argumento fabricado “ad hoc” para hacer concordar su acusación de que la perito “lavó” todas las muestras con el hecho de que no lo hizo con la M-1.

Mención aparte para el descaro del perito cuando dice que, aunque TODAS las muestras fueron “lavadas”, hay que “saber leer entre líneas” para que aceptemos -con razones inconsistentes- que una de ellas, la que le interesa a él, no fue “lavada”.

ultima edicion por morenohijazo (20-10-2010 22:18:18)

La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas

Re: LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA

LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA.-(3-a) EL "LAVADO" DE LAS MUESTRAS"

En la entrada anterior habíamos tratado de la doblez de los argumentos conspiracionistas, que les permite acosar a la inspectora TEDAX nº 17632 por hacer análisis y por no hacerlos; por remitir sin tardanza unas muestras a la Policía Científica y por realizar ella la investigación, hasta donde su laboratorio lo permite.

El mismo Iglesias que considera capacitado el laboratorio TEDAX para hallar las sustancias necesarias para determinar el tipo de explosivos utilizado en los atentados, apoya la querella por no haberlos enviado al de la Policía Científica (donde en el mejor de los casos hubiesen tardado de 8 a 14 días en emitir sus resultados), y sonríe con  la cobarde caricaturización del laboratorio TEDAX como "de la señorita Pepis".

No es ésa la opinión de los principales mandos de la policía Científica, comno declaró su Comisario General, Carlos Corrales...


El Tedax tiene también un laboratorio, con un cromatógrafo de gases y una funcionaria que estaba habilitada para hacer los primeros informes, normalmente, cuando se producía un atentado, trabajábamos o en el área de inspecciones oculares, se repartía qué sustancias o qué elementos, se llevaban ellos para analizar y qué otros los hacíamos nosotros.

[..]

Tanto el aparato como la funcionaria que tienen allí, está suficientemente cualificada y tiene la suficientemente preparación para dar un dictamen y el aparato la suficiente calidad para corroborarlo

...ni la de -evidentemente- los mandos naturales de la perito TEDAX, pero interesa saber, ahora, qué piensan los peritos de otro de los organismos que participó en la investigación del 11-M, la Guardia Civil. Volvamos para ello al 28 de Mayo de 2007, y a la transcripción de su declaraciónen el Juicio ante la Audiencia Nacional:

MINISTERIO FISCAL (ZARAGOZA): Con la venia.

JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ: Sí.

PERITO GUARDIA CIVIL FERRANDO: Yo quiero decir que dudo que, con la técnica que utiliza la perito en su laboratorio, que es la cromatografía de capa fina, pues se puedan detectar niveles de trazas de componentes explosivos. No creo que la técnica sea la adecuada. Con la técnica de cromatografía de capa fina, se pueden detectar componentes explosivos, componentes explosivos, no cualquier cosa que pueda venir añadida al explosivo.

MINISTERIO FISCAL (ZARAGOZA): No componentes absorbidos.

PERITO GUARDIA CIVIL FERRANDO: Claro.

Puede parecer que Ferrando está criticando la actuación de la perito nº 17632; pero, en realidad, está haciendo justo lo contrario. Dado que él no abriga ninguna duda sobre el resultado de la prueba Pericial en la que acaba de participar, se plantea por qué la perito no encontró las trazas de Nitroglicerina y DNT (entre otros restos). Los conspiracionistas -Iglesias, fundamentalmente- acusan a la inspectora TEDAX de no haber hecho nuevos análisis, como hemos dicho antes. La inspectora ya nos contó por qué no había perdido tiempo y dinero en hacerlos, habiendo decidido ya mandar las muestras a la PC. Ferrando nos confirma: es que, además, probablemente el material con que cuenta la perito no le permitiría siquiera detectar esas trazas.

Ni falta que hace, añadiríamos nosotros, pues en el momento en que se realizan los análisis lo que interesa son los componentes del explosivo, no los casi inapreciables restos de una contaminación.

El fiscal introduce ahora -de una manera un tanto forzada, pues de las palabras de Ferrando no se puede deducir lo que dice el Ministerio Fiscal- el debate sobre la mayor absorción de la muestra M1, compuesta por polvo de extintor.

MINISTERIO FISCAL (ZARAGOZA): Bien, deduzco de sus palabras que esa muestra 1, el polvo de extintor, es especialmente absorbente.

PERITO GUARDIA CIVIL FERRANDO: Correcto.

MINISTERIO FISCAL (ZARAGOZA): ¿Es correcto?

PERITO GUARDIA CIVIL FERRANDO: Sí, sí.

MINISTERIO FISCAL (ZARAGOZA): ¿Están de acuerdo ustedes? ¿Más absorbente que el resto de las muestras de los focos?

PERITO GUARDIA CIVIL FERRANDO: Seguro.

MINISTERIO FISCAL (ZARAGOZA): Sí. ¿Eso explicaría que solo ahí aparezcan nitroglicerina y no en el resto?

PERITO GUARDIA CIVIL FERRANDO: Es una posibilidad.

Obsérvese que el perito de la Guardia Civil se limita a afirmar algo indiscutible (que la muestra M1 es más absorbente que el resto) pero sólo califica como mera “posibilidad” la insinuación del fiscal de que ese hecho pudiera explicar la aparición de NG en la M1.

Nada hay polémico en su intervención, pero el mero hecho de establecer una diferencia entre la M1 y las demás muestras parece presionar el botón de alarma entre las filas conspiracionistas, que primero disparan y después preguntan; esto es, ni siquiera esperan a saber qué quiere decir, exactamente, Ferrando.

PERITO CARLOS ROMERO: Pero…

MINISTERIO FISCAL (ZARAGOZA): Sí, ¿eso explicaría que ahí apareciera nitroglicerina y no en el resto?

PERITO CARLOS ROMERO: Pero, es que, señor fiscal, perdone un momentito que le interrumpa. La nitroglicerina, si se lava una muestra tiene dilución infinita en la acetona; por tanto, si las muestras han sido lavadas es muy difícil…

Romero no termina la frase, pues el Fiscal le interrumpe, pero el sentido está claro: al haber sido “lavadas” -para los conspiracionistas- el resto de muestras, resulta difícil saber si la aparición de la NG exclusivamente en la M1 se debe a una mayor absorción de esta muestra, al “lavado” de las muestras por la perito 17632 o a otras posibilidades -por ejemplo, a la contaminación posterior al “lavado” de las muestras- que no se llegan a precisar en este momento.

Sin embargo, el Guardia Civil Ferrando no había dicho nada diferente. No se había apuntado a la teoría del Fiscal, que es lo que Romero quiere desacreditar. Ferrando había dicho que lo que había afirmado el Fiscal era sólo “posible, mientras que Carlos Romero dice que resulta difícil de asegurar.

Por nimio que parezca este punto, hemos comprobado otra vez la actitud obstruccionista de los conspiracionistas: rechazar de plano toda posibilidad de debate si puede poner en duda alguno de sus dogmas; en este caso, que la NG proviene de Titadyn.

Por otro lado, el perito conspiracionista se apoya en un supuesto “La nitroglicerina, si se lava una muestra...” que ha sido absolutamente negado por la perito nº 17632 -única persona que puede saber, en realidad, cómo hace los análisis- esa misma mañana: ni todas las muestras fueron “lavadas”, ni todo el material de cada una de las muestras. El Fiscal lo hizo notar:

MINISTERIO FISCAL (ZARAGOZA): ¡Señor perito! Ha escuchado usted a la perito esta mañana, que no todas las muestras fueron lavadas. Ni fueron todas…

JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ: Perdón, no polemice con el perito, déjelo acabar y ahora le vuelve usted a preguntar.

La intervención de Gómez Bermúdez, por mal que pueda parecer a quienes creemos en la sinceridad de la perito TEDAX, es lógica, y puramente judicial: las partes (abogados, fiscales, acusaciones) no deben polemizar con los peritos de las otras partes (malo sería si, encima, lo hicieron con los suyos propios) sino preguntarles y tratar, en su caso, de poner de relieve sus contradicciones. En este caso, indagar las razones por las que creen que las muestras fueron lavadas.

Y aquí se fabricó una de las patrañas más burdas y, sin embargo, de mayor calado, en el Juicio del 11-M: que las muestras fueron “lavadas y que existía un documento que lo prueba.

PERITO CARLOS ROMERO: Perdón, nosotros creemos entender que han sido todas lavadas porque el informe que se nos presentó a nosotros, y no lo sé, estará por ahí en la… como le llaman ustedes…

JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ: Usted no se preocupe, usted…

PERITO CARLOS ROMERO: Bueno, en ese tema figura que todas las muestras han sido lavadas…

MINISTERIO FISCAL(ZARAGOZA): …todas las muestras…

PERITO CARLOS ROMERO: … con agua y acetona.

MINISTERIO FISCAL(ZARAGOZA): …que analizaron.

PERITO CARLOS ROMERO: Y aquí dice una frase que no se si lo encontrarán ahora mis compañeros y se puede decir. Quiere decir, para nosotros, cuando recibimos las muestras, TODAS las muestras de los focos, provenientes de los focos, están lavadas.

[...]

PERITO CARLOS ROMERO: Señor fiscal, nosotros recibimos unas muestras que están […] todas lavadas. Y la M1 no está lavada…

No me digan que no les recuerda a la Aldea de Astérix: “ Toda la Galia está ocupada por los romanos... ¿Toda? !No! Una aldea poblada por irreductibles galos resiste todavía y siempre al invasor...

Bromas aparte, nótese que el perito conspiracionista es singularmente impreciso: “creemos entender...”; “estará por ahí...”; “una frase que no sé si la encontrarán...”; “quiere decir para nosotros...” y muestra una saludable reticencia -saludable para su reputación como perito, ya veremos por qué- a encontrar el documento en cuestión.

En todo caso, sus filigranas dialécticas fueron suficientes como para hacer dudar a Gómez Bermúdez, que preguntó -con respuesta negativa- a la perito nº 17632 si existían otras muestras no remitidas al Tribunal.

JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ: Sin embargo sólo de esas muestras que usted utiliza, una, sigue el cauce hasta esta pericial; porqué, dónde están las demás muestras.

PERITO INSPECTORA TEDAX Nº 17632: Están enviadas también.

JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ: ¿A estos peritos?

PERITO INSPECTORA TEDAX Nº 17632: Todas.

Una vez confirmado por la perito que TODAS las muestras habían sido enviadas para la prueba pericial, y con lo dicho anteriormente -por ella misma- de que no fueron “lavadas” en su totalidad, el siguiente paso es indagar qué pruebas pueden ofrecer los peritos conspiracionistas de que miente.

PERITO CARLOS ROMERO: Pues hay un escrito, que yo lo aportaré mañana, perdón, en donde…

¿Por qué quería el perito aportarlo "mañana"? ¿No lo tenían a mano? ¿Qué escrito es ése? El Director de la pericia lo identifica:

Perito ALFONSO VEGA: Todas las muestras han sido remitidas al laboratorio para análisis. El escrito al que se refiere el perito es que en el escrito de remisión, cuando yo solicité qué procedimiento químico habían utilizado para hacer la analítica, se remite al laboratorio que esas muestras han sido tratadas con agua y acetona. No dice si todo en totalidad, si parte, o demás.

Tenemos la suerte de contar, en el propio Informe Pericial, una transcripción entrecomillada del párrafo aludido. Efectivamente, en el escrito que acompañaba a las muestras remitidas por los TEDAX para la Pericia se decía, textualmente (Pg 15 del Informe Pericial)...

“Relativo a las muestras recogidas en los distintos focos de las explosiones, es necesario indicar que fueron remitidas a la Audiencia Nacional en cumplimiento de orden recibida del Juzgado Central de Instrucción Nº 6, el 28 de Marzo del 2006. Sobre ellas se realizaron en su día extracciones acuosas y orgánicas con acetona

Por lo tanto, no es cierto que se afirmase que TODAS las muestras hubieran sido “lavadas”. Y tal vez entendamos mejor por qué los peritos conspiracionistas estuvieron un buen rato “encontrando” ese documento, sin terminar de hallarlo nunca.

Y es posible que (aunque ésta es sólo una impresión personal) también se explique mejor que, cuando Alfonso Vega parecía a punto de localizar el documento -vaya, no estaba tan lejos- y leerlo en voz alta, los peritos conspiracionistas mostraron una repentina falta de interés por el hallazgo y cambiaron de conversación:

JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ: Vamos a ver, vamos a ver. O sea que la frase: estas muestras han sido tratadas con agua y acetona, ¿y no sabemos si son todo o parte? ¿Cómo es esto? A ver, cuénteme.

Perito ALFONSO VEGA: Es lo que nos contesta, por favor, me buscas el escrito… Lo tenemos ahí, con lo cual

PERITO CARLOS ROMERO: Mire, perdone, y quería puntualizar otro tema, si me deja puntualizar y es que la M1 viene con muestras intactas…

JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ: … Ya, si ya lo sabemos

PERITO CARLOS ROMERO: …por eso entendemos que no ha sido lavada y por eso aparece lo que aparece.

Ignoramos a ciencia cierta lo que quiere decir el perito conspiracionista con “muestras intactas”, pero en la página 104 de “Titadyn” se dice que...

La nº 1 (M-1, vestigio de sustancia en polvo de color rojizo, recogida en el foco nº 2 de la estación de El Pozo, con un peso bruto de 3,488 gramos) separada, en sobre aparte, de las trece restantes, que venían contenidas en la pieza 91 y que corresponden a la serie 6.

Por un lado, la muestra M-1 venía separada de cualquier otra prueba, y por otro lado las muestras de la serie 6 incluyen una heterogénea cantidad de muestras (clavos, tornillos, incluso una bolsa de tela) que los peritos conspiracionistas afirmaron que sí habían sido “lavadas”, y por lo tanto no pueden ponerlas como ejemplo para justificar que la M-1 no fue "lavada".

Anotamos otra muestra de la muy deficiente lógica conspiracionista: “Como la muestra M-1 viene con muestras intactas (¿=no “lavadas”?) deduzco que la M-1 tampoco está “lavada” y, por lo tanto, todas las demás están “lavadas””. Clamoroso.  Luego hablan de la LOGSE.

En todo caso, de manera intencionada, o no, el perito conspiracionista consiguió distraer a Vega de la lectura del documento en el que NO se afirmaba que todas las muestras habían sido “lavadas” en su totalidad, y se pasó a discutir por qué los peritos oficiales afirmaban que algunas otras muestras no habían sido tratadas, y por qué los conspiracionistas creían que sólo la M-1 ( sí, la irreductible M-1) no lo había sido. 

Perito ALFONSO VEGA: Sin embargo, me gustaría hacer otra puntualización, señoría. En la analítica que se ha realizado, hay dos muestras, la 6-12 A y la 6-12 C, si no me equivoco, en las que aparece, en 6-12 A y 6-12 C exactamente, en las que aparece: sulfato amónico y fosfato de ácido de amonio

[...]

Perito ALFONSO VEGA: Si todo el mundo estamos de acuerdo, somos químicos, la solubilidad en agua del fosfato de ácido de amónico y del sulfato amónico, es prácticamente uno a uno, es decir, un gramo por gramo de agua. Significa que si en el caso de que se hubiera lavado con agua una de esas muestras, hubiera desaparecido también, con absoluta seguridad, el sulfato amónico. Por lo tanto, no lo pudiéramos detectar en esta pericia.

MINISTERIO FISCAL (ZARAGOZA): Y son muestras en las que no aparece el sulfato amónico pero no aparece la nitroglicerina.

Perito ALFONSO VEGA: No aparece; exactamente, no… Son muestras en las que aparece el sulfato amónico que si hubiera sido lavada con agua no tenía que aparecer y tampoco aparece nitroglicerina. Exactamente son, la 6-12 A…

A mí me resulta candorosa -a él, tras la campaña mediática de Antonio Iglesias y Carlos Romero, apuesto que también- la llamada a la honradez profesional que dirige Vega a los peritos conspiracionistas: “somos químicos”, dice, antes de dar un argumento que parece difícil de rebatir: la 6-12-A y la 6-12-C no pueden haber sido “lavadas” pues, de haberlo sido, no aparecerían esas sustancias tremendamente solubles en agua. Si la perito nº 17632 hubiera hecho algo tan sumamente contrario a la práctica habitual como tratar con agua y acetona las muestras, con la supuesta intención de hacer desaparecer la NG y el dinitrotolueno, habría hecho desaparecer también el sulfato amónico y el fosfato de ácido de amonio.

Pero, antes, los peritos conspiracionistas tuvieron que contar por qué consideraban que la M-1 era la única muestra “no lavada”:

MINISTERIO FISCAL (ZARAGOZA): En todo caso ¿alguien puede dar una explicación razonable a por qué la nitroglicerina aparece exclusivamente en el foco en el que mayor capacidad absorbente, y no en el resto de las 23 muestras de los focos?

PERITO GABRIEL MORIS: Sí señor; porque, presumiblemente, esa muestra M1, por su naturaleza pulverulenta, es lógico que quién la ve y está haciendo un tratamiento con agua y acetona, entienda que no va a encontrar, no va a hacer nada práctico lavándola, es perfectamente asumible. Y entonces esa muestra, aunque se haya dicho que todas vienen lavadas, hay que saber leer entre líneas. Posiblemente ésa... ; vamos, ésa no vino lavada [...]porque se hubiera hecho una pasta; se hubiera hecho una pasta porque es un polvo prácticamente impalpable.

Pese a sus "presumiblemente" y "posiblemente", "es asumible" y "es lógico", Moris termina asegurando con total seguridad que la M-1 no fue lavada, lo que se aprecia con más claridad si escuchamos la transcripción..

Resulta interesante analizar este argumento. Recordemos que la perito nº 17632 había declarado que sobre la muestra M-1 no había realizado el proceso completo de análisis; es más, probablemente no había realizado extracción con extracto acuoso ni con extracto orgánico (mal llamados “lavados con agua y acetona”).

Por lo tanto, de haber tenido la costumbre de realizar “lavados” en su totalidad de todas las muestras (práctica  incorrecta que, repetimos, declaró que no hacía) ello no habría afectado a la muestra M-1.

Así que, en cuanto a la muestra M-1, los peritos conspiracionistas podían, perfectamente, afirmar que la muestra M-1 no ofrecía aspecto de haber sido “lavada”... porque sólo la había analizado la Policía Científica con su técnica habitual: cortar y analizar un trozo y guardar el resto intacto.

Sin embargo, olvidando lo declarado por la perito nº 17632, su afán por desacreditarla lleva a Gabriel Moris a meterse en una alambicada explicación sobre el motivo que pudo tener la perito para no tocar la muestra. Y se inventa que, ante una muestra pulverulenta, es “asumible” que un químico no realice extracciones húmedas.

No se me ocurre ningún motivo por el cual un perito que intente analizar una sustancia desista de hacerlo porque se encuentre en forma de polvo. Ciertamente, se hace; lo hizo la PC, y se hace continuamente en los laboratorios.

Y suponiendo que la delirante teoría conspiracionista del “lavado en su totalidad de las muestras” por la perito nº 17632 fuese verdadera, la muestra hubiese quedado amazacotada, sí... ¿Y qué? Que yo sepa eso no impide, de ninguna de las maneras, encontrar sus componentes.

Pero hay más; en caso de que la perito conspiracionista estuviese “lavando” las muestras con intención de hacer desaparecer pruebas... ¿Por qué iba a echarse atrás en la M-1 por el hecho de que fuese pulverulenta?

Resumiendo: la teoría de que se deje de tratar un polvo porque “no va a hacer nada práctico lavándola” es una tontería, un argumento fabricado “ad hoc” para hacer concordar su acusación de que la perito “lavó” todas las muestras con el hecho de que no lo hizo con la M-1.

¡Ah!, la Ciencia Conspiracionista. Eso sí; Gabriel Moris pareció perderse en el laberinto del "jardín" donde se había metido él solito, pues no chistó en un rato.

Mención aparte para el descaro del perito cuando dice que, aunque TODAS las muestras fueron “lavadas”, hay que “saber leer entre líneas” para que aceptemos -con razones inconsistentes- que una de ellas, la que le interesa a él, no fue “lavada”. Nuevamente la irreductible M-1, claro.

Esto pareció molestar a Alfonso Vega (tiempo 01:44:55 de la transcripción), que volvió a citar la muestra  6-12-A:

Perito ALFONSO VEGA: Si leo también entre líneas, por favor, la muestra 6-12 A es lo suficientemente grande para no poder lavarla completamente y aparte de eso me baso también en un hecho químico, si hubiera sido lavada hubiera desaparecido completamente el sulfato amónico.

MINISTERIO FISCAL (ZARAGOZA): ¿Cuál es la muestra 6-12 A?

Perito ALFONSO VEGA: La muestra 6-12 A es exactamente: “trozos de… trozos de bolsa de tejido azul con cremallera contenidos en una bolsa etiquetada ‘coche 241 perteneciente al tren de el Pozo, foco’”. Esa muestra, si hubiera sido lavada en su totalidad, no hubiéramos podido detectar nunca sulfato amónico y el fosfato de ácido de amonio.

MINISTERIO FISCAL (ZARAGOZA): Luego puede concluirse que no era una muestra a la que se le aplicaron disolventes en su integridad, agua y acetona.

Perito ALFONSO VEGA: Yo pienso, por lógica y leyendo entre líneas que al ser una muestra tan grande la perito lo que hizo fue recortar un trozo, hacer su analítica y dejar el resto intacto.

La afirmación de Alfonso Vega -con tono irritado y zumbón- dio pie a que la perito nº 17632 fuera de nuevo interrogada y volviera a afirmar nuevamente que no “lavó” todas las muestras en su totalidad

MINISTERIO FISCAL (ZARAGOZA): ¿Hizo usted eso, señora perito?

PERITO INSPECTORA TEDAX Nº 17632: Esta mañana lo he comentado así.

MINISTERIO FISCAL (ZARAGOZA): ¿Cortó una parte y dejó el resto?

PERITO INSPECTORA TEDAX Nº 17632: Efectivamente es como se tratan…

MINISTERIO FISCAL (ZARAGOZA): Sometió a tratamiento con agua y acetona esa parte y dejó el resto sin disolventes.

PERITO INSPECTORA TEDAX Nº 17632: Es como se tratan las muestras y si tengo una muestra pulverulenta ya he comentado que tomo una porción de ella y el resto la dejo tal cual.

A pregunta del juez Gómez Bermúdez, queda claro que algunos peritos (los de la Policía y Guardia Civil) opinaban que al menos algunas muestras no estaban “lavadas” completamente, mientras que los conspiracionistas defendían lo contrario. Más adelante veremos si podemos conjeturar alguna explicación sobre la actitud ambigua de los “peritos oficiales” a la hora de redactar el informe de la Pericia.

JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ: Roberto, ponga la pantalla por favor. No se si se leerá pero ahí en el lado derecho hacen constar ustedes eso: “fueron tomadas de la estación del Pozo en función de su aspecto visual. Es opinión de algunos de los peritos firmantes que no se encuentra lavada en su totalidad”. ¿Quiénes son los peritos que discrepan de esa…? Porque dice en la opinión de algunos de los firmantes.

Perito ALFONSO VEGA: Yo soy uno de ellos Señoría.

JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ: Que discrepa ¿de esta afirmación?

Perito ALFONSO VEGA: No, no, que he puesto esa afirmación.

JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ: Ah, ah. Gracias Roberto. ¿Algo que comentar, es posible que eso sea así? ¿Hay algo por lo que se tenga que descartar?

PERITO JESÚS GUARDIOLA: Por una parte yo sí discrepo de que haya sido lavada parcialmente y, por otra, existe un escrito de TEDAX en el que se nos decía que TODAS las muestras, todas, la palabra todas... es seguro que aparecía, todas habían sido lavadas con agua y acetona. Por una parte; y por otra; no recibimos muestras segregadas de tal manera que de unas se dijera que habían sido lavadas y de otras que eran muestras para contraanálisis o que no habían sido…

Ya hemos visto que esto no es cierto; el escrito de los TEDAX no dice eso. Y, lo que es más, los propios peritos conspiracionistas interpretan “TODAS las muestras” con una cínica flexibilidad, poniendo o quitando muestras según les interese “leer entre líneas”.

Hagamos, pues, una pequeña pausa, antes de estudiar a fondo los argumentos conspiracionistas sobre el "lavado" de las muestras. Y, ya que estamos, sobre el propio concepto "lavado de las muestras".

ultima edicion por morenohijazo (23-10-2010 14:05:39)

La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas

Re: LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA

LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA.-(3-b) EL "LAVADO" DE LAS MUESTRAS"

Es el momento de volver atrás y recordar que Alfonso Vega había puesto sobre la mesa que la existencia de sulfato amónico y fosfato de ácido de amonio -muy solubles en agua- indicaban que la muestra 6-12-A (trozo de tela) no había sido lavada en su totalidad. Gómez Bermúdez, en todo caso, no lo había olvidado:

JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ: ... ¿Están todos de acuerdo en que si aparece sulfato amónico no han podido ser lavadas?

PERITOS: Sí. (varios peritos, no todos).

MINISTERIO FISCAL (ZARAGOZA): ¿Están de acuerdo?

PERITO CARLOS ROMERO: Pero… pero en la única muestra en la M1, eh? en la M1.

MINISTERIO FISCAL (ZARAGOZA): Y en la M 6-12 A.

JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ: Hay alguna… la pregunta.

PERITO CARLOS ROMERO: La M 6-12 A no tiene… Es que el polvo de extintor es el que tiene el sulfato amónico y el fosfato de ácido de amonio. Es decir, por tanto, es un componente de los polvos de extintor...

MINISTERIO FISCAL (ZARAGOZA): ¿Y por qué aparece?

PERITO CARLOS ROMERO:... que no ha estado presente cuando se produce la explosión ¿entiende? Yo entiendo, yo personalmente, no sé si los demás compañeros lo suscriben, que cuando se produce la explosión esa muestra estaba dentro del extintor. Es decir cuando, alguien, quien sea, ve un foco encendiéndose [sic]va con el extintor y apaga…

JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ: Ya pero no le está preguntando ahora eso, ahora le está preguntando sobre la 6-12- A que es un trozo de bolsa azul del coche 241 del tren del Pozo. ¿Ahí aparece, según acaban de exponer, sulfato amónico e hidrógeno fosfato amónico y están todos de acuerdo en que eso no ha podido ser lavado porque no aparecerían esos componentes?

PERITO CARLOS ROMERO: Hombre si le han aplicado efectivamente un polvo de extintor también para apagarlo pues también puede ser que aparezca.

Presten atención, amigos, porque tenemos aquí otra muestra del fecundo -y facundo- ingenio conspiracionista: Alfonso Vega dice que, por haber encontrado sulfato amonio y fosfato amónico de hidrógeno en la muestra 6-12-A no pudo haber sido “lavada”  por la perito mientras hacía los análisis de 12'30 a 14'00 del 11 de marzo de 2004.

Carlos Romero no discute la alta solubilidad de esas sales en agua, pero defiende que la muestra fue “lavada”, y que esas sustancias provienen de polvo de extintor con el que alguien roció la muestra 6-12-A -posiblemente por presentarse un incendio-, evidentemente después del “lavado” de la perito.

La conclusión es que alguien, después de los análisis de la perito, y antes de su entrega para la Pericial de explosivos de 2007,  roció con un extintor la muestra M-6-12-A. Presumiblemente por un incendio en los mini-polvorines TEDAX.

Y ¿qué decir de la otra intervención de Romero? Está de acuerdo con que la presencia de sulfato de amonio y de fosfato amónico de hidrógeno indica que las muestras no fueron lavadas... sólo si hablamos de la M-1. La Irreductible, nuevamente. Coherencia, ante todo.

Y, a preguntas de Gómez Bermúdez, que quiso centrar la cuestión...

JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ: Sí, sí, sí pero entonces la explicación, vamos a ver señores peritos. Entonces la explicación puede ser que se haya aplicado polvo de extintor sobre ese objeto; en este caso, una bolsa, pero ¿no ha sido lavado o si ha sido lavado? que es lo que estamos planteándonos.

PERITO CARLOS ROMERO: Hombre… Para nosotros, Señoría, si viene documentado con un escrito del TEDAX diciendo que han lavado todas las muestras entendemos que mientras no se nos aclare y hemos pedido aclaración y hemos pedido que incluso…

Al argumento químico de Alfonso Vega aún no se ha respondido; una y otra vez los peritos conspiracionistas vuelven a enarbolar el famoso escrito de los TEDAX -que ya hemos visto que no dice lo que ellos afirman (Pg 15), y que amenazan continuamente con encontrar pero nunca hallan- y ahora añaden un nuevo argumento: la conservación de las “aguas de lavado:

PERITO CARLOS ROMERO: Pero hemos solicitado -Sí, señoría, perdone y disculpe- Nosotros hemos solicitado por activa y por pasiva…

JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ: Sí, sí ya le he oído.

PERITO CARLOS ROMERO: …tener entrevistas con las personas que habían hecho las analíticas para que nos dieran las aguas de lavado y las acetonas que habían lavado. Nosotros entendemos como técnicos que somos, que todos los lavados de dilución para obtener unas analíticas, lógicamente alguien las tiene que haber hecho, lo ha hecho bien, nosotros no ponemos en duda la profesionalidad de nuestra compañera, digo química, no compañera del cuerpo porque nosotros no somos del cuerpo, somos del cuerpo químico, y profesionales químicos y entonces no ponemos en duda la ejecutoria que ha hecho. Lo que sí que ponemos en duda es que no se nos hayan aportado las aguas del lavado…

Recordemos que para responder a las cuestiones que plantea el Tribunal -analizar las muestras de explosivo intacto mediante análisis cuantitativos y cualitativos; análisis cualitativos de las muestras de los distintos focos de las explosiones para tratar de identificar los componentes del explosivo usado; y estudiar la posibilidad de que las trazas de metenamina halladas en algunas muestras hayan sido generadas en el cromatógrafo- no es necesario conocer los análisis anteriores, y menos interrogar a  la perito nº 17632.

En el fondo, por más que Romero lo niegue, en esa especie de excusatio non petita del párrafo anterior subyace el ánimo inquisitorial de arrojar una mancha en el crédito de la inspectora química TEDAX. ¿Cómo, si no, entender que se hable de “la compañera”, señalando inequívocamente a la perito TEDAX, mientras nadie se plantee, por ejemplo, pedir las aguas de lavado” de la M-1 a Alfonso Vega... y a Escribano?

Pero hay otro punto de interés aquí que necesita una explicación para profanos.

Una muestra, pongamos un clavo, una gasa, algodón, una tierra, etc, no se puede meter tal cual en un aparato de análisis químicos. Necesitamos arrancar los restos -por ejemplo, de explosivo- que se hayan depositado en la superficie del tornillo, del algodón, o mezclado con la tierra. Por lo tanto, se disuelven esas impregnaciones en una solución diluyente; agua, para inorgánicos; metanol o acetona, para orgánicos. Anotemos, de paso, que difícilmente se puede llamar con propiedad a esto un "lavado", puesto que lo que obtienes no es suciedad que vas a desechar, sino un producto que es, precisamente, lo que te interesa.

El resultado final es una mínima cantidad de líquido (a veces no llega a 1 cc) que se puede meter en el analizador. Además, según explicó la perito, la muestra así analizada queda alterada en su composición (por calor, o por haberse añadido algún catalizador o algún marcador que permita identificar la sustancia disuelta) por lo que repetir el análisis daría diferente resultado.

Todo esto lo explicó repetidamente la perito, y también que ella suele utilizar muy poco líquido para diluir (lo cual permite ahorrar tiempo y material de estudio, dicho sea de paso). También dijo más de media docena de veces que NO “LAVABA” TODAS LAS MUESTRAS, pero de nada sirvió. De hecho se puede comprobar, leyendo las transcripciones, que la actitud conspiracionista fue de absoluto desprecio a la historia de la perito.

O sea... Los peritos conspiracionistas, según ellos, pidieron “por activa y por pasiva” entrevistarse con las “personas” (léase la perito TEDAX) que habían hecho las analíticas. Cuando la tuvieron delante, no hicieron el más mínimo caso a sus declaraciones; no es sólo que no la creyeran, es que ni siquiera intentaron rebatir con pruebas o argumentos su historia; no pasaron del "tengo un documento donde lo dice, que mostraré cuando no mire nadie".

Volviendo a las “aguas de lavado”, la insistencia de los peritos conspiracionistas en que "se deberían haber guardado" me mueve a otra reflexión. Pequeño excurso:

Independientemente de que, coloquialmente, se utilice en los laboratorios la expresión “lavar las muestras” para referirse al proceso de extracción de las muestras mediante vía húmeda, el concepto, y las técnicas en sí, son diametralmente opuestas.

Se lava algo que está sucio, y se hace para extraer y eliminar dicha impureza. Lógicamente, cuanto más producto diluyente de limpieza se use, mejor, y habitualmente el resultado del lavado es una muestra purificada, por un lado, y un desecho que se tira. Sin embargo, puede resultar útil, o necesario, guardar las “aguas de lavado”; por ejemplo si se desea conocer el origen de la impureza, o se desea conocer la composición de la muestra primitiva para realizar un contraanálisis.

En cambio, si el producto a analizar son muestras (por ejemplo restos de explosivos) depositadas en otro material (como unos tornillos) interesa usar muy poca cantidad de diluyente (agua o acetona, por ejemplo) para que el explosivo esté lo suficientemente concentrado como para que los aparatos lo detecten con facilidad. Ello presentará ventajas adicionales en ahorro de tiempo, materiales reactivos y energía para calentar las muestras. Y, si se tiene la precaución de actuar sobre una porción pequeña del material, (por ejemplo un sólo tornillo, o un fragmento de la bolsa de tela) resulta absurdo guardar sistemáticamente “las aguas de lavado”, como exigían los peritos conspiracionistas. Cualquier contraanálisis será siempre mucho más útil en una muestra sin tocar que en unas “aguas de lavado” que ya han sido alteradas por el análisis realizado. Y si lo que se sugiere es que existen dudas sobre si la perito hizo los análisis, y con las “aguas de lavado” podría comprobarse que, realmente, se llevaron a cabo, resulta ingenuo pensar que una persona que finge haber unos análisis falsos en un atentado terrorista guardaría unas “aguas de lavado” sin falsificar.

De modo que, en realidad, las “aguas de lavado” no tienen ninguna utilidad en el trabajo día a día de la perito inspectora TEDAX. Basta con guardar muestra sin tocar, como explicó reiteradamente que se hacía. Pero, en cambio, tal vez sí tengan sentido en el trabajo cotidiano de los peritos conspiracionistas. Ninguno de ellos era experto en explosivos, pero sí lo eran en plásticos -Gabriel Moris y Antonio Iglesias- o en Medio Ambiente -Carlos Romero-; materias éstas en las que la eliminación de impurezas y los lavados necesarios son asuntos de primerísimo orden.

En resumen: el empecinamiento con el que se condujeron los peritos conspiracionistas respecto al guardado de las “aguas de lavado”, y la propia utilización de un término tan cazurro, tal vez no se deba sólo a una toma de actitud política –que también- sino, además, a pura y simple ignorancia de la metodología de la extracción de muestras de explosivos en los laboratorios de la policía.

Se objetará, con motivo, que de ser así, tiempo tuvieron para explicarles sus colegas de pericia cómo se realizaban las cosas en los laboratorios de análisis de explosivos.

Pero, en realidad, ¿cómo sabemos que los peritos de la Policía y la Guardia Civil no trataron de ponerlo en claro? Tras la entrega de los videos de la pericia a la AAVV-11M se publicaron algunos momentos de la grabación en los medios conspiracionistas, pero no creo que nadie medianamente informado de la manera de trabajar de los medios conspiracionistas piense que no fueron objeto de un cuidadoso proceso de selección para publicar sólo los que convenían a sus fines.

Sabemos que la perito no guardaba los productos de extracción, una vez analizados...

JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ: ¿Y existen esas aguas, señora perito?

PERITO INSPECTORA TEDAX Nº 17632: Esos extractos, esas disoluciones, se emplean en la analítica que se realiza.

JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ: O sea, quiere decir que se agotan ahí, desaparecen, no…

PERITO INSPECTORA TEDAX Nº 17632: Efectivamente.

JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ: …¿no guardan una muestra pera un contraanálisis? Para un análisis…

PERITO INSPECTORA TEDAX Nº 17632: No, de eso no, porque se hacen esas disoluciones, esos extractos precisamente para realizar las analíticas.

Sabemos que –según declaró- ésa era su manera de proceder habitual, y desde luego no se han presentado pruebas de que, en más de veinte años de trabajo, haya hecho otra cosa.

También sabemos que la Guardia Civil –según declaró Ferrando, y su compañero Atoche no le corrigió- actúa de la misma forma (Minuto 1:50 40 de la grabación):

PERITO GUARDIA CIVIL FERRANDO:Yo quiero decir que, nosotros, en el laboratorio nuestro de la Guardia Civil, entendemos que la práctica que ha efectuado la perito de los Tedax es normal y correcta, porque nosotros cuando recibimos una muestra de gran volumen que no podemos introducir en un vaso de precipitados para poder proceder a un lavado, lo que procedemos es a recortar una parte y sobre esa parte hacer los análisis y ya desecharlo guardando el resto sin lavar. Y creo que también que el hecho de que aparezcan los componentes amónicos del polvo de extintor es un claro indicio de que la muestra no ha sido lavada porque está claro que desaparecerían al lavarla.

Resulta interesante escuchar esta intervención de Ferrando en la grabación, porque no se produce de manera espontánea, sino siguiendo a dos comentarios de Romero y Moris, en los que argumentan que en la pericia sí se guardaban las “aguas de lavado”:

PERITO CARLOS ROMERO: Señoría, nosotros tenemos guardados en toda la pericia todas las…

JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ: Sí, sí pero bueno; lo que ustedes hayan hecho no es ahora objeto de… Se trata de lo que se hizo, no de lo que usted haya hecho.

PERITO CARLOS ROMERO: No, perdón, perdón.

JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ: ¿Sí?

PERITO GABRIEL MORIS: No, iba a decir lo mismo que acaba de decir el compañero.

JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ: Ya, ya pero el que ustedes lo hayan hecho así, bien, el tribunal valorará, pero se trata de que no se hizo según dice la perito.

Dicho sea de paso, me hubiera extrañado que no se guardaran las “aguas”, con la “paliza” que dieron los conspiracionistas. De la misma manera, no me extrañará que muchos laboratorios, a partir de la repercusión mediática de los ataques conspiracionistas contra la Inspectora TEDAX y los peritos oficiales, guarden todo tipo de “aguas” que salgan  del recinto físico del laboratorio… por cualquier conducto.

Resultaría interesante saber si las “aguas” de la pericia se guardaron por común acuerdo de los ocho peritos, porque creían que esa es la manera de proceder correcta, o más bien gracias a la insistencia de los conspiracionistas. Como en la Guardia Civil no se hacía de esa manera, pues se desechaban la parte analizada (cuenta Ferrando) parece lógico pensar que ellos no veían mayor interés en hacerlo; y, aunque no tenemos indicios de la opinión de los peritos de la Policía en este punto, parece razonable pensar que, pues defendieron el trabajo de la inspectora, aprobaron también su metodología de trabajo, o al menos no vieron en ella errores graves (como hubiera sido, sin duda, lavar TODAS las muestras).

En resumen, es muy posible que los peritos oficiales no hubieran considerado necesario guardar las “aguas de lavado”, y se actuara de esa manera por consejo –o aún exigencia- de los peritos conspiracionistas.

El motivo de que los peritos oficiales accedieran a ésta y a otras exigencias de sus colegas conspiracionistas –como la ambigüedad en el informe pericial a la hora de reconocer que algunas de las muestras pudieron ser lavadas en su totalidad, cuando no existían pruebas de ello- puede estar en el deseo de llegar a firmar un informe pericial consensuado por todos los peritos. Volvamos a hacer un pequeño inciso.

Efectivamente, según las declaraciones de Iglesias –adornadas según su particular visión de las cosas, claro- los expertos de la Guardia Civil ofrecieron a los peritos conspiracionistas la firma de un informe conjunto. También, según “Titadyn” y otras entrevistas concedidas por Iglesias y Romero, los Peritos de la Policía –Alfonso Vega sobre todo, como Director de la Pericia- estaba interesado en ese informe conjunto.

No existe evidencia de que las conversaciones entre los peritos conspiracionistas y los oficiales fueran tal y como las relatan Iglesias y Romero, y ni siquiera de que los peritos de la Guardia Civil mantuvieran teorías próximas a las de ellos. Todo lo contrario: no sólo en el informe final aceptaron la teoría de que se había producido una contaminación involuntaria de las muestras, sino que respondieron afirmativamente a la pregunta de Gómez Bermúdez en ese sentido y, lo que es más, intervinieron en el Juicio (son los peritos “V” P-6 y “Z” P-8 defendiendo ardorosamente la contaminación de las muestras.

Juzgue el lector si tan decidida intervención a favor de una teoría cuadra con la sugerencia de Iglesias de que se vieron obligados a cambiar de opinión por “presiones” de los mandos. De hecho, en realidad existen dos versiones de este tema en los medios conspiracionistas; según la primera de ellas, presente en las entrevistas a Romero e Iglesias, los peritos (sobre todo la Guardia Civil) mostraban al principio opiniones marcadamente contrarias a la versión Oficial, y sólo muy avanzada la pericia -se sugiere que por presiones de la superioridad- cambió su postura. Según la segunda versión -muy patente en el libro "Titadyn" y los artículos de "El Mundo" en respuesta a la filtración de los videos de la pericial, los peritos oficiales mantuvieron una actitud cordial hacia sus compañeros de pericia mientras no apareció ninuna anomalía y se pusieron muy nerviosos al descubrir dinitrotolueno, sin necesidad de esperar instrucciones del exterior.

Parece razonable sospechar, a la luz de ésto, que estas "presiones de los superiores" no son más que otra patraña conspiracionista. Sin embargo, sí que pudo existir un deseo, por parte de los peritos oficiales, y sobre todo del Director de la Pericia, de llegar a un documento con conclusiones comunes.

Ello explicaría la indefinición de los peritos oficiales, en el informe pericial, sobre el “lavado de las muestras”; pese a que no existe ninguna prueba de que se haya hecho así, admiten la posibilidad de que algunas de las muestras hayan sido “lavadas” íntegramente, aunque expresan objeciones a que lo hayan sido todas, Es decir, quizás trataban de ceder terreno para encontrarse “a mitad de camino” y consensuar el informe.

Nótese que Iglesias y los demás peritos conspiracionistas presentan esta posibilidad -la de los peritos de la acusación y la defensa acercando posiciones hasta un punto de encuentro común- como algo inmoral. Lo cierto es que no es así. La discusión entre expertos y las reuniones de consensos han demostrado mayor grado de acierto que las opiniones individuales de los científicos.

Volvamos ahora a la declaración de los peritos.

MINISTERIO FISCAL(ZARAGOZA): Sí, ¿Están ustedes de acuerdo en eso? La presencia de sulfato amónico y fosfato amónico demuestra que no ha sido lavada. Luego hay otras muestras [de los focos] distintas de la M1 que no han sido lavadas o que no han sido tratadas con agua y acetona y que no tienen nitroglicerina ¿Es así?

[...]

Perito ANTONIO IGLESIAS: Creo, Señor fiscal que no se pueda [….] extender su razonamiento, que en principio es correcto, a todas las muestras, porque según el soporte visual que ofrezca cada muestra, a un perito con buen criterio le puede hacer pensar que esa muestra es lavable o no lavable. Todas las muestras metálicas parece lógico que se quieran someter a un tratamiento de agua y acetona porque de ellas se puede extraer algo de materia adherida, eh? Entonces vuelvo a lo de leer entre líneas, excepcionalmente es muy posible que haya dos muestras no lavadas y el resto sí hay que inferir que fueron lavadas. Absolutamente.

Iglesias se supera por momentos. Concede que el razonamiento del Ministerio Fiscal (en realidad de Alfonso Vega) es correcto; es decir, que la presencia de sulfato amónico y fosfato amónico en determinadas muestras demuestra que no han sido lavadas.

Pero, como ya habrán previsto quienes sigan esta serie, nuestro gozo en un pozo: según Iglesias no se puede extrapolar esta conclusión a todas las muestras (en el mundo conspiracionista, a todas las muestras que no sean la M1) ¿Por qué? ¿Qué descubrimiento ha hecho Iglesias de mayor fuerza probatoria que el hallazgo de dos sustancias que no deberían haberse encontrado de haberse tratado una muestra con agua?

Pásmense: el aspecto visual del soporte de la muestra. Según Iglesias, las muestras metálicas invitan a ser lavadas y, al parecer, en su totalidad, dado que de eso acusan a la perito nº 17632. Por lo tanto, concluye, todas las muestras han sido lavadas menos dos que, excepcionalmente, no lo han sido.

Si ya resulta ridículamente carente de base científica el argumento de que el aspecto metálico le pone y le incita a lavar toda la muestra, cerrar la declaración con un campanudo “absolutamente” es disparatado.

Y no dejó de apreciarlo el Fiscal, que intentó nuevamente profundizar en los argumentos de Iglesias, permitiendo así una nueva exhibición de lógica conspiracionista.

MINISTERIO FISCAL(ZARAGOZA): ¿Por qué razón? ¿Por qué razón infiere usted que todas han sido tratadas con agua y acetona?

Perito ANTONIO IGLESIAS: Primero porque el informe del informe que recibimos habla de todas las muestras; bueno, estamos ya concediendo que haya dos no lavadas, o admitiendo, razonando, que haya dos no lavadas, pero ya de inferir que haya dos no lavadas, o admitir que haya dos no lavadas al resto, pues no.

Recapitulemos: Tenemos un informe que no encontramos, pero que dice que TODAS las muestras han sido lavadas [mentira]. Como nos interesa defender que una de ellas no lo ha sido, nos inventamos que hay que leer entre líneas que una de las muestras no esta lavada. Estamos obligados a reconocer que otra de ellas tampoco lo ha sido, porque se trata de una muestra de tela y por su aspecto parece no haber sido humedecida en su totalidad, pero no estamos dispuestos a reconocer que haya más muestras no lavadas, digan lo que digan los análisis químicos, porque ya hemos hecho demasiadas concesiones

¿Demasiadas concesiones?

¡Ah, la Ciencia Conspiracionista.

Unos momentos después (01:53:03) interviene Carlos Atoche:

PERITO GUARDIA CIVIL CARLOS ATOCHE: Una pequeña apreciación que me gustaría hacer. En química orgánica no se pueden hacer lavados selectivos. No podemos lavar con agua y acetona y eliminar la nitroglicerina dejando el nitroglicol y dejando el DNT, si consideramos que esos componentes explosivos proceden del foco. Según la realidad yo creo que ningún compañero me la podría refutar. Entonces, ahí queda ese hecho …

JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ: O sea que si se lava…

PERITO GUARDIA CIVIL CARLOS ATOCHE: Entonces sí sería una tesis más para admitir la teoría de la contaminación. Si yo lavo con acetona, si me llevo la nitroglicerina me llevo el nitroglicol, no me vale que se quede el nitroglicol y el DNT y pensar que me he podido llevar la nitroglicerina. Ése no es un razonamiento químicamente correcto

Atención a lo dicho por Atoche, que tiene dos partes, a cuál más interesante:

    No se pueden hacer “lavados” que eliminen el nitroglicol y no la nitroglicerina

    Si, efectivamente, se hubieran “lavado” todas las muestras, la aparición de nitroglicol sin nitroglicerina en muchas muestras de los focos no podría achacarse a lavados selectivos, sino a contaminación posterior.

Por supuesto, Antonio Iglesias no estuvo de acuerdo:

JUEZ GÓMEZ BERMÚDEZ: ¿Están de acuerdo en eso?

Perito ANTONIO IGLESIAS: No. Depende de las cantidades relativas que hubiera de cada sustancia y de la cantidad que se haya empleado para el lavado. Los lavados no son cuantitativos y tampoco se sabe la cantidad relativa de cada una de estas sustancias orgánicas que hay, entonces no estoy de acuerdo en esta apreciación porque no sabiendo si he utilizado un cen… un milímetro, perdón, un centímetro cúbico, dos, tres, cuatro, diez, para lavar una muestra ni sabiendo de qué tamaño es esa muestra de que hablamos, hablar en estas condiciones generales y extraer conclusiones absolutas es inadmisible.

Un pequeño inciso para que anotemos nuevamente la camaleónica transformación del pensamiento de Antonio Iglesias, capaz en pocos segundos de pasar de considerar absoluta la posibilidad de que se hayan lavado las muestras porque parece que algunos soportes invitan a hacerlos a declarar inadmisible la posibilidad de extraer conclusiones si desconocemos tamaño de muestra o composición relativa. Lo cual, como ya veremos, no le impedirá a él dictar conclusiones "irrefutables" a más y mejor cuando le pete.

Pero pasemos a analizar los dos argumentos que da Iglesias:: la cantidad relativa de cada sustancia (en este caso, nitroglicerina, DNT y nitroglicol) que hay en la muestra a analizar, y el  tamaño de la propia muestra.

Es suficiente con pensar un poco para desmontar el razonamiento de Iglesias: empezando por su segundo argumento, el tamaño de la muestra no influye en la velocidad relativa de desaparición de una sustancia respecto a otra. Es decir, si el nitroglicol y la nitroglicerina son, por ejemplo, igualmente solubles en agua y acetona, da lo mismo que la muestra sea más o menos grande: la velocidad relativa de desaparición de una respecto a la otra no cambiará significativamente.

Poniendo un ejemplo deportivo, en una carrera de Formula 1 entre un vehículo que circula a 240 km/h y otro que lo hace a 160 km/h, la longitud de la carrera no influirá en el resultado final. De no haber otras condiciones que juegue a favor del lento (aceleración inicial, accidentes, roturas de motor, etc) el vencedor será el mismo, sea cual sea la distancia a recorrer.

En cuanto a la otra objeción planteada por Iglesias, ciertamente el desconocimiento de las cantidades de cada sustancia al inicio del “lavado” puede impedirnos sacar conclusiones; la aparición de nitroglicol podría ser debida a que la muestra era muy rica en ese compuesto. En nuestro ejemplo de los Formula 1, si el vehículo más lento parte muy por delante del más rápido, puede llegar antes a la meta si la carrera es corta.

Ahora bien: Iglesias oculta tramposamente que no se discute la posibilidad de encontrar "cualquier" explosivo indeterminado, sino que se debate entre dos o tres, y concretamente los conspiracionistas apostarán claramente por Titadyne, cuya composición es perfectamente conocida. Así lo dijo Carlos Atoche:

PERITO GUARDIA CIVIL CARLOS ATOCHE: Recuerdo que el explosivo que parece que estamos tratando es la Titadyne, que tiene proporciones iguales que nitroglicerina y de nitroglicol.

A lo que apostilló Iglesias:

Perito ANTONIO IGLESIAS: En un foco esas proporciones se distorsionan después de la explosión.

Y es cierto, aunque no en el sentido en el que lo dice el perito conspiracionista, que lo único que pretende es, al parecer, descalificar el argumento de Atoche.

Tras una explosión desaparecen algunas sustancias del explosivo, y en el resto quedan modificadas las cantidades relativas, impidiendo así que se pueda conocer con seguridad la marca de un explosivo detonado. Curiosamente los conspiracionistas han pasado a defender cínicamente lo contrario, culpando a Sánchez Manzano y la perito TEDAX de no remitir las muestras a la Policía Científica, donde -según ellos- hubiera sido posible conocer la marca comercial.

Sin embargo, la desaparición de las sustancias no es al azar; sigue un patrón que los expertos en explosivos -quizás Iglesias no- conocen bien.

Es inverosímil que en una muestra de Titadyne detonado desaparezca toda la nitroglicerina y no el nitroglicol. De hecho, los peritos de la Guardia Civil intentaron mostrar cromatografías de explosivos detonados para demostrarlo, pero el juez Gómez Bermúdez no lo permitió, para no causar indefensión en los acusados.

El bloque dedicado a la preparación de las muestras, lo que los conspiracionistas llamaron “el lavado” se cerró con la enésima confirmación de que la perito no “lavaba” todas las muestras ni lo hacía en su totalidad:

PERITO INSPECTORA TEDAX Nº 17632: Yo quiero aclarar que todas las muestras se lavan, lo cual no significa que en su totalidad, cada muestra en su totalidad, no se haga una porción en algunos casos cuando puede ser, lo he explicado esta mañana pero si no ha quedado suficientemente claro lo vuelvo a explicar. Cuando hay cantidad suficiente puede utilizarse una parte y lo he dicho que por seguridad por si acaso se me cae se estropea ese… esa extracto, yo tengo que tener más muestra en caso de necesidad. Si no hay ningún incidente y esa muestra se analiza y da positivo, yo el no sigo lavando extrayendo más muestras si no que simplemente las dejo.

"You see, but you do not observe" (“Usted ve, pero no observa”) (Sherlock Holmes a Watson, en "A Scandal in Bohemia")

El conspiracionista oye, pero no escucha

El que tiene oídos para oír, oiga” Mateo 13:9.

Dios no llamó por ese camino a los conspiracionistas...

Paramos ahora. El siguiente bloque será dedicado a la metenamina.

ultima edicion por morenohijazo (20-11-2010 20:51:36)

La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas

17

Re: LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA

Excelente trabajo. En lo que a mí respecta, vas a ahorrarme un gran esfuerzo. Cuando me toque lo de los lavados, casi me limitaré a remitirme a tus artículos, porque has dicho casi todo lo que había que decir.
Estupendo.

Wars not make one great

18

Re: LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA

Iglesias es a la pericia lo que la homeopatía a la medicina.

Re: LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA

Pongo aquí un nuevo artículo de "La Ciencia conspiracionista" para su corrección y publicación posterior (en una o dos entradas, que es muy largo). Tal vez se opine que es demasiado crítico con los peritos conspiracionistas (en esta entrada, Romero y Antonio Iglesias) pero os prometo que me modero para una entrada que debe cumplir los requisitos de Desiertos Lejanos; y es que es, de verdad, impresionante la cara dura de estos tíos. Prácticamente no hay intervención en la que no se aprecie interés por poner palos en la rueda de la investigación. Porque lo suyo NO PUEDE SER DESCONOCIMIENTO. Tiene que ser mala fe, pura y dura.

Continuemos repasando las aportaciones científicas de la que, en teoría, debería haber sido una de las pericias de más alto nivel del Juicio por el 11-M. Tras la entrada anterior, dedicada a la preparación de las muestras, veremos en este capítulo la discusión entablada a propósito de la metenamina. Pueden seguir la grabación en este enlace, aproximadamente a partir de la hora y cincuenta y cinco minutos de grabación:

Ministerio Fiscal: Bien. Usted también hizo un informe sobre la metenamina. [...]: Rogaría, señor, que se le exhibiera el informe obrante a los folios 48.711 y siguientes. [...] Ahí se le pide a usted una opinión sobre la presencia de metenamina en dos muestras. En la muestra de la Renault Kangoo… [...] Y en la patrón, la muestra patrón de Goma2-ECO.

Perito nº 17632: Exacto. Exacto.

Ministerio Fiscal: ¿Cuál es la conclusión que usted obtiene acerca de la presencia de la metenamina en esas dos muestras?

Perito nº 17632: Que es un tema de contaminación, dado que la muestra patrón no la contiene. Con toda seguridad, según fábrica nos indica, no es componente de la dinamita Goma2-ECO. Por tanto, la metenamina es una sustancia ajena y extraña a la composición de ese explosivo, dinamita Goma2-ECO.

Resulta interesante esta intervención de la Perito químico de los TEDAX. Ciertamente, podría definirse como contaminación todo aquella alteración de la composición química de una sustancia por mezcla o añadidura de algo extraño a su naturaleza original.

Por lo tanto, basta con que el fabricante afirme que la GOMA-2 no contiene metenamina para que pueda afirmarse que ha existido contaminación, sin que ello suponga necesariamente alteración fraudulenta ni negligencia. Simplemente, aparece en la muestra algo que no debería estar allí, luego existe una contaminación.

En otros momentos de la pericia, similar afirmación, pero referida a la aparición del DNT o nitroglicerina en alguna de las muestras, provocó una réplica automática -casi como un muñeco de resorte- de los peritos conspiracionistas, que exclamaron: “Pero ¡cómo se va a haber contaminado” y usaron las propias explicaciones de la perito 17632 sobre el almacenaje de las muestras - que veremos más detenidamente en otra entrada posterior- para tachar de absurda esa posibilidad, Repásese la primera entrada de esta serie, y la página 399 del libro “Titadyn

Nada que ver con la complacida respuesta que dio Antonio Iglesias para el misterio de la metenamina:

Ministerio Fiscal: ¿Están ustedes de acuerdo en que es una sustancia ajena a la composición de la Goma2-ECO? ¿Hay alguna discrepancia?

Perito Antonio Iglesias: En principio es una sustancia ajena a la composición de la Goma2-ECO.

Ministerio Fiscal: Bien. ¿Es un precursor?

Perito Antonio Iglesias: Es un precursor del explosivo militar.

Ministerio Fiscal: ¿Por qué aparece aquí, si no está en la sustancia explosiva, en principio?

[...]

Perito Antonio Iglesias: Sugiere que haya podido estar en contacto con alguna sustancia que lo contuviera.

Aquí ya no hay cuatro barreras (las que, según Antonio Iglesias, Federico Jiménez Losantos y demás, hacían imposible la contaminación con nitroglicerina y DNT) que valgan. De hecho, obsérvese la malicia conspiracionista al hablar de un supuesto “contacto” entre las muestras de GOMA 2 ECO y la hipotética muestra con metenamina. Más adelante es aún más directo e insinúa sin tapujos -aunque con la astucia suficiente para disfrazarlo como un “alomojoísmo”- que la dinamita (¿todas las muestras? ¿también las muestras en las que apareció metenamina, pero que no eran técnicamente explosivos?) pudo haberse dejado directamente encima de alguna sustancia que contuviera metenamina, y en su libro “Tytadin” se despeina y sugiere que, además, las muestras M-2 (resto encontrado en la furgoneta Kangoo) y la M-3 (Muestra patrón de GOMA-2 ECO aportada por los TEDAX) provenían del mismo cartucho o, al menos, de cartuchos almacenados en el mismo lugar. (Pg 88)

Que la muestra M-2, el resto de explosivo encontrado en la kangoo, según versión oficial, y la muestra patrón aportada por Sánchez Manzano, o provenían del mismo cartucho o, al menos, habían estado juntas y almacenadas en el mismo recinto.

No parece importarle a Iglesias que su hipótesis abra más vías de agua de las que cierra; de hecho, no parece preocuparle que resulte absurda por contradictoria e inverosímil.

Para empezar, porque la metenamina no es un explosivo, como bien sabe él. Es un precursor. Concretamente, de algunos explosivos militares, de los que el más importante es el hexógeno o RDX. Pero resulta muy importante comprender que la metenamina no deriva en ninguna circunstancia del RDX, sino que, por el contrario, en la cadena de producción, es anterior a éste. Es decir, si en los minipolvorines TEDAX se almacenaron explosivos militares (que, posiblemente, sí) no existe ninguna reacción química ni proceso de degradación por la que a partir de ellos se produjera metenamina; si esta sustancia tuvo relación con los explosivos militares tuvo que entrar ya así en los almacenes TEDAX.

¿Cómo? Ciertamente, es posible que, en el curso de una reacción química, no se agoten todos los precursores. Si existía un exceso de metenamina en la fabricación de un explosivo militar, pudo quedar un resto sin reaccionar. Vale, no hablaría muy bien de la capacidad del fabricante, pero técnicamente es posible.

Ahora bien; como es evidente, la contaminación de las muestras de GOMA 2 ECO a partir de un explosivo militar que contenga impurezas de metenamina pudo haberse producido en cualquier punto de la cadena de fabricación y suministro de explosivos, y mucho más lógico es pensar en el origen, pues -repetimos- en principio el RDX puro y bien elaborado no debería contener metenamina al salir de fábrica.

Por supuesto, tan obvia explicación no podía pasar por alto al Servicio de Criminalística de la Guardia Civil, que preguntó a Unión Española de Explosivos si se podía haber producido una contaminación de las materias primas de GOMA-2 ECO con metenamina en fábrica. La empresa respondió que no utilizaba este compuesto en su fabricación y suministró unas muestras de materias primas de GOMA-2 ECO, que fueron analizadas por el laboratorio de la Guardia Civil con resultado negativo.

Iglesias recoge este hecho en la página 83 de su libro; curiosamente, concede absoluta credibilidad al informe de UEE -credibilidad que niega a los informes de los TEDAX, de la Policía Científica, etc, cuando le conviene y cuando Escribano no está por medio- y, de momento, también a los análisis de la Guardia Civil y, con cinismo, concluye:

Descartada esta posibilidad de contaminación en fábrica, la presencia de este compuesto en las evidencias de Goma 2 ECO indicadas al principio (muestras 2 y 3) planteaba, objetivamente y en buena lógica, tres posibilidades:

1.    Que en el lugar de almacenamiento de estas muestras había exógeno[sic].

2.    Que además habían estado almacenadas en el mismo lugar.

3.    Que ambas procedían del mismo cartucho.

Quieto parado. Aún descartando la contaminación en fábrica, como  hace Iglesias, y dado que la metenamina no se produce a partir de ningún explosivo, sino al contrario, en los almacenes TEDAX sólo puede haber aparecido -en el mejor de los casos para las hipótesis conspiracionistas- a partir de un explosivo ya contaminado con metenamina. Que, evidentemente, sólo puede provenir, en última instancia, de alguna fábrica de explosivos no identificada que no haya detectado la contaminación. En todo caso, dado que no conocemos el origen es imposible afirmar, como hace Iglesias, que la aparición de metenamina prueba que ambas muestras provengan del mismo lugar y, menos aún, del mismo cartucho.

En realidad, con los argumentos de Iglesias, ni siquiera es posible asegurar al 100 % que la metenamina no proceda de la UEE. Aunque en este momento de su exposición concede la máxima credibilidad a los análisis de la Guardia Civil de la GOMA 2 ECO procedente de la UEE, pronto veremos cómo, en el “Experimento para demostrar la posible formación de metenamina en el puerto de un cromatógrafo de gases” de la pericia (Pgs 157 a 163) del juicio del 11-M, donde las muestras iniciales también eran suministrados por la UEE (MAXAM) y también dieron negativo para metenamina, Iglesias se niega a aceptar los resultados, Toda la objetiva y en buena lógica deducción de Iglesias es, pues, poco más que un castillo de naipes que se derrumba a la primera brisa.

Pero hay más: como ya se ha comentado en multitud de ocasiones, no es suficiente señalar que existió oportunidad de cometer el hecho (suministrar el explosivo que será analizado como el hallado en la furgoneta Renault Kangoo, cosa que pudieron realizar cientos de personas, desde los responsables de UEE hasta los TEDAX que llevaron en persona las muestras al laboratorio o los propios peritos de la Policía Científica) sino que también es necesario analizar las posibles motivaciones que empujan a los supuestos sospechosos, el riesgo de ser descubierto junto con las ventajas esperadas, y muchos otros puntos que los verdaderos investigadores siempre tienen en cuenta. En este, como en otros puntos, las acusaciones conspiracionistas contra Sánchez Manzano o la perito nº 17632 no ofrecen ninguna verosimilitud.

En todo caso, al Ministerio Fiscal la teoría le pareció poco creíble: 

Ministerio Fiscal: ¿Alguna otra hipótesis más razonable?

Perito Guardia Civil Ferrando: Lo que está diciendo el perito me parece una hipótesis muy razonable, pero que luego hay que comprobar. Lo que él piensa yo también lo pensé; pero estudiando, y como hemos hecho la pericia, creo que queda suficientemente demostrado de que se trata de un artefacto, un compuesto ajeno a la composición, que se forma en el cromatógrafo. Y como él, hay muchos compuestos en química que se generan y no tiene ningún interés. Pero lo que está diciendo es lógico pensarlo, y la perito de la policía... pues no tiene medios tampoco para comprobar la formación en un el cromatógrafo de este componente.

Ministerio Fiscal: Eso lo hizo el laboratorio de Policía Científica.

Perito Guardia Civil Ferrando:: Eso lo he comprobado yo durante tres años en el laboratorio de la Guardia Civil,  y llevándolo a un foro científico en Finlandia. Mire, la metenamina se forma en el cromatógrafo de gases y nadie me lo discutió. Creo que está suficientemente comprobado.

Además de la tolerancia de Ferrando hacia la hipótesis de Iglesias, que no siempre fue correspondida por los conspiracionistas, yo destacaría dos puntos en su declaración: en primer lugar nos ofrece su propia experiencia de tres años en los que ha podido comprobar que en el cromatógrafo de gases, en ciertas  condiciones, puede aparecer metenamina. Sus resultados fueron presentados a un foro científico internacional*, lo que no garantiza que tenga razón, claro, pero sí permite apostar porque cree firmemente en su explicación, lo suficiente como para presentar sus resultados a un congreso internacional, arriesgándose a los palos de la comunidad científica... un año antes del Juicio. Por otro lado supone nuevo mentís al supuesto conspiracionismo de los peritos de la Guardia Civil.

En segundo lugar – y no será la única vez que los peritos de la Guardia Civil lo harán -  defiende a la perito de los TEDAX, que -según el declarante- no podía sospechar la fuente de la contaminación con los medios a su disposición.

Veamos las objeciones que plantea Antonio Iglesias al experimento:

Perito Antonio Iglesias: Bueno, yo mantengo la opinión discrepante con mi compañero y perito, en el sentido de que para comprobar si se podía formar metenamina o no en una de las partes de un cromatógrafo de gases, en el inyector, pues se hizo durante esta pericia, un experimento que sucintamente, en cuanto a sus conclusiones, estas conclusiones se basaron en que se observó efectivamente que se formaba metenamina cuando se calienta una cantidad muy importante, inusualmente importante, de nitrato amónico, en un vial. Se extrae de este vial, y luego se inyecta en el cromatógrafo. Por mi parte, considero que esta práctica analítica, bueno, difiere radicalmente de las condiciones en que el nitrato amónico, componente de una dinamita, está en esa propia dinamita. A saber, el nitrato amónico en una dinamita pierde una parte importante, científicamente, de su presión de vapor, que es lo que va a ascender al mecanismo de absorción; por consiguiente, ya estamos comparando dos parámetros distintos. Y luego, para que se produzca esa llegada del nitrato amónico en toda la masa de una dinamita, hace falta un proceso de difusión, proceso que no tiene lugar en un nitrato amónico puro. Puro quiero decir… aunque sea industrial. Por lo tanto, se facilita más la emisión de nitrato amónico en un caso que en otro. Por otra parte, el nitrato amónico es un compuesto que se ha utilizado pero que nosotros tenemos en cuenta un hecho cierto, la reacción de formación de la metenamina consiste en una reacción entre el formaldehído y el amoníaco, pues bien, en las pruebas analíticas efectuadas durante este experimento no hemos visto ni amoníaco ni formaldehído. El formaldehído se podía potencialmente haber visto en el cromatógrafo de gases, el amoníaco no porque no se ve en cromatografía de gases. Pero, es más, es que el amoníaco, única fuente potencialmente creadora de metenamina, no se forma cuando se calienta el nitrato amónico. Cuando se calienta el nitrato amónico lo que se forma es un compuesto que se llama protóxido de nitrógeno y agua, no aparece el amoníaco, por eso no…

Sucintamente, dice.

Como ya se ha dicho en alguna ocasión, la cháchara de Antonio Iglesias parece más palabrería inflada para impresionar a los legos, al estilo de un fraygerundio, que una explicación científica.

En primer lugar, recordemos que el objetivo del experimento (Pg 157 a 163) era, simplemente,

...determinar la posible formación de metenamina en el bloque de inyección de un cromatógrafo de gases, cuando se analizan dinamitas que presenten en su composición mayoritariamente nitrato de amonio y nitroglicol

Para explicarlo de otra manera: ha aparecido una sustancia extraña, la metenamina, que no debería estar allí; se necesita una explicación para el hallazgo, y los peritos de la Guardia Civil elaboran una y diseñan un experimento, pero no para demostrar que las cosas sucedieron de esa manera, sino para comprobar que las cosas PUDIERON haber sucedido así.

Por lo tanto, sobran las divagaciones de Iglesias sobre las diferencias entre el nitrato amónico puro y el que está mezclado en una dinamita; tanto más cuanto que el mismo hecho de que la metenamina no aparezca en todas las muestras sugiere que algo (quizás la falta de pureza de alguno de los sustratos, como veremos) causa que la reacción no siempre se produzca.

En segundo lugar, dice Don Antonio que la cantidad de nitrato amónico que se calentó era "inusual"... Inusual ¿respecto a qué? ¿Cuál es la cantidad "usual" a nitrato amónico a calentar en un experimento de estas características? Una reacción química se produce, o no se produce, y ya está. Y, de hecho, para mayor escarnio, olvida Iglesias que en el propio experimento que llevaron a cabo los peritos el nitrato amónico puro 100% no generó metenamina

Pero volvamos a la influencia que puede tener añadir más cantidad de nitrato amónico en la reacción. Veamos la fórmula estequiométrica**... 

Amoniaco (4 N H3) +Formol (6 O C H2) + calor = Metenamina (C6 H12 N4) + Agua (6 H2 O)

Es decir, con 4 moléculas de amoniaco, 6 de formol, y aplicando calor, obtendremos una molécula de metenamina y 6 de agua. Si ponemos 40 moléculas de amoniaco, 60 moléculas de formol, y calor, tendremos 10 moléculas de metenamina, y 60 de agua.

Pero si ponemos 4 moléculas de amoniaco con, por ejemplo, un millón de moléculas de formol, de esta última sustancia sólo reaccionarán 6 moléculas, y sólo obtendremos una molécula de metenamina con 999994 moléculas de formol y seis de agua.

Es decir, que en este tipo de reacciones, aumentando uno de los reactivos no se obtiene más producto, porque el reactivo que escasea no da más de sí (este es el que se llama reactivo limitante, otro concepto que veremos también muy limitado en los conocimientos de Iglesias)

Es más, si los reactivos se introducen en mayor cantidad en estos experimentos no es para hacer trampa, como parece sugerir Iglesias,  sino para detectarlos mejor, como en el cuento de Caperucita Roja. Como dijo, en un momento dado, el juez Gómez Bermúdez: “Lo importante es si en el cromatógrafo se puede dar esa reacción o no, no la cantidad que se produzca

En tercer lugar, también discrepa nuestro amigo porque las condiciones en que se hizo el experimento son diferentes a aquellas en las que está el nitrato amónico en la dinamita en reposo.

Viene a querer decir -aunque su farragoso estilo resulta apenas comprensible- que no se puede comparar el sustrato utilizado en el experimento de la pericia (nitrato amónico extraído de una muestra de GOMA-2-ECO facilitado por Maxam (UEE), véase pg 160 del informe pericial) con el presente  en una dinamita. Y con ello muestra -y no será la primera ni la última vez- un sorprendente desconocimiento de las técnicas de un laboratorio; de hecho, demasiado sorprendente para una persona que se gana la vida con ello. Vamos, imagino que sabrá el señor Iglesias que no se mete el cartucho de GOMA-2-ECO, así tal cual, en el cromatógrafo. Se produce una extracción y preparación previa que modifica la muestra, sin que ello altere el resultado del experimento, cuyo objetivo es, como hemos dicho, demostrar que esa reacción puede producirse, sin importar cuánta cantidad se pueda formar.

Voy a dar por bueno que Iglesias, cuando dice “proceso que no tiene lugar en un nitrato amónico puro. Puro quiero decir.… aunque sea industrial...” quiere decir que no se puede comparar el nitrato amónico de una dinamita problema con el nitrato amónico componente de la GOMA-2 ECO que se ha extraído para el experimento, como dice en la página 160 del tantas veces citado informe pericial:

Los reactivos de partida son Goma 2 Eco y cada uno de sus componentes (anteriormente relacionados) facilitados por Maxam en su factoría de Páramo de Masa

Porque si lo que está argumentando es que no se puede comparar el nitrato amónico de una dinamita con el “ nitrato amónico de Merck, riqueza ≥ 99 %. que aparece en la misma frase, ya estaríamos hablando de una flagrante mentira a añadir a la mala fe, puesto que este nitrato sin impurezas -lo que, como veremos, es la clave del asunto- no dio metenamina:

Repetido el ensayo con nitrato amónico calidad laboratorio no se genera metenamina (Pg 161)

Aún hay más: Iglesias concede la posibilidad (magnánimo que se hallaba) de que aparezca formaldehido, o formol, en el cromatógrafo, pero afirma que el amoniaco no se forma al calentar el nitrato amónico. Y añade que el nitrato de amonio descompone con el calor en protóxido de nitrógeno y agua, lo cual es cierto. Sin embargo, poco después, Ferrando afirmará, sin que se le contradiga:

El nitrato amónico a 170 grados descompone en amoníaco, es decir, yo sabía que el amoníaco provenía del nitrato amónico

...lo que parece ser también cierto, según las condiciones de la aplicación del calor.

Gómez Bermúdez no se dejó amedrentar por la parola de Iglesias, y puso el dedo en la llaga:

Gómez Bermúdez: O sea que empíricamente se puede producir, porque se ha reproducido. Pregunto.

Perito Antonio Iglesias: Se puede producir en condiciones muy forzadas; pero, señoría, permítame insistir, no creo que sean extrapolables al caso de la dinamita. Es más, no explica esto el hecho de que en focos en los que no hay nada de las sustancias potencialmente generadoras de metenamina se haya registrado también metenemina como es el caso de la muestra del foco 6-13-C. Por otra parte este experimento no tiene repetibilidad. Y luego los argumentos, el argumento final que se ha dado en la pericia, para descartar que haya metenamina en el explosivo intacto, es que se ha aplicado una técnica analítica, es verdad, por cromatografía líquida, en la cual el nivel de detección es 0,9 ppm, quiere decirse que si hubiera metenamina por debajo de ese nivel en la Goma, no se habría detectado. Por consiguiente esa técnica tampoco es concluyente.

Nueva andanada de despropósitos, en cuanto a lo científico y en cuanto a la veracidad de lo declarado.

En primer lugar, ya se ha comentado que nada hay de forzado en cuanto a las circunstancias del experimento, nada hay de diferente a los miles de experimentos similares que se realizan a diario.

En segundo lugar, la muestra 6-13-C, perteneciente al foco de Santa Eugenia, se compone, según el Informe Pericial (Pg 61) de los siguientes objetos:

Un muelle, un trozo de tornillo, una pila de botón, chapas metálicas y trozos de plástico

Parece entenderse que Antonio Iglesias está argumentando, en su declaración, que no son trozos de los artefactos explosivos; sin embargo, los análisis efectuados hallan:

Se identifican nitratos, nitroglicol, dinitrotolueno y dibutilftalato.

con lo que Antonio Iglesias miente -a no ser que se haya equivocado de número de muestra- al afirmar que no hay en esa muestra sustancias potencialmente generadoras de metenamina.

En tercer lugar, y dado que el perito conspiracionista cita “varios focos” en los que no hay “sustancias potencialmente generadoras de metenamina” (entiéndase, traduciendo de la pobre oratoria de Iglesias, que no existen componentes de dinamita) gustaríamos de saber cómo es posible que las muestras que el informe pericial identifica, en sus páginas 159 a 163 como contenedoras de metenamina -concretamente M-2, M-3, M-4-1, M-4-2, M-4-3, M-5-3-B, M-6-13-C, M-7-2-A, M-7-2-B, M-7-2-D, M-8-4, M-9-5, M-10-1-A, M-10-1-B, M-10-1-C, M-10-2, M-10-3-C, M-10-4-A-1, M-10-4-A-2, M-10-4-A-3, M-10-4-A-4, M-10-4-B-4, M-10-4-B-5, MAXAM-04. muchas de ellas tornillos, placas metálicas o similares- han podido estar almacenados al lado, o pertenecer al mismo cartucho de GOMA-2 ECO que, según Iglesias, utilizó Sánchez Manzano para proporcionar las muestras de la furgoneta Kangoo, la muestra patrón que facilitaron a la pericia y sabe Dios cuántos cartuchos más.

En cuarto lugar, Iglesias descalifica el experimento con un argumento que sólo puede encontrar explicación si creemos que quien lo usa es un ignorante en asuntos de metodología científica o pretende abusar de la poca experiencia en estos asuntos del Tribunal (cosa que parece más plausible). Ignoramos qué quiere decir Iglesias con que el experimento “no tiene repetibilidad”. La comunidad científica define como “repetibilidad” de un experimento la variación de las medidas hechas por el mismo examinador, usando el mismo aparato de medida y en las mismas condiciones. Así pues, el experimento de Ferrando tiene una alta repetibilidad, pues él mismo declaró haber obtenido el mismo resultado en varias ocasiones, incluso en condiciones diferentes.

Posiblemente lo que quiere decir Iglesias es que es poco “reproductible”: que el experimento no daría el mismo resultado, en caso de volver a realizarse con otros examinadores. Pero, aparte del “lapsus linguae”, argumentar que un experimento no es válido sólo porque uno cree que no va a salir el mismo resultado, sin haberlo siquiera intentado, ofrece una paupérrima impresión de la calidad científica de quien razona así.

Tampoco es que otros discursos de Antonio Iglesias mejoren nuestra percepción de la calidad de su metodología científica. Para terminar este bloque, decir que, estando el umbral de detección de la metenamina en una muestra en 0,9 ppm, una cantidad inferior de sustancia no dará positivo es -para empezar- una perogrullada del tamaño de una catedral.

Y ATENCIÓN, que esto es muy importante y es fácil perderse: nótese que con el argumento de la insuficiencia del umbral de detección en 0,9 ppm Iglesias no está hablando del hallazgo de metenamina en las muestras del 11-M. Lo que sucede es que, en el “Experimento para demostrar la posible formación de metenamina en el puerto de un cromatógrafo de gases” de la pericia, se analizan  muestras de dinamita para metenamina con resultado negativo. Se enchufa el cromatógrafo, se preparan e introducen las muestras y ¡hop! aparece metenamina. Lo que cuestiona Iglesias es que el análisis inicial de las muestras de la pericia (facilitadas por MAXAM, recordemos, cuyos informes le parecen indiscutibles  a Iglesias y su poder de discriminación “impresionante” a Pedro J. Ramírez, como veremos en seguida) sea adecuado. Y lo que afirma simplemente es que, a lo mejor, la metenamina sí estaba en la dinamita facilitada para la pericia por MAXAM.

Ojo al dato, señores: a lo mejor. Pero lo más gracioso (por no llorar) del caso es que, aún en el caso de que Iglesias tuviese razón y un umbral del 0,9 fuera insuficiente, no habría demostrado que la metenamina no pueda aparecer en el cromatógrafo; habría demostrado que, además, había metenamina en la dinamita que suministró MAXAM/UEE para el experiento. Aunque fuera cierto lo que dice, no tendría ninguna relevancia para demostrar por qué sale metenamina en los análisis del 11-M, salvo por una cosa: a lo mejor – según la hipótesis Iglesias- todas las muestras que manejaron los TEDAX y la Policía Científica durante el 11-M venían contaminadas de fábrica con metenamina, y no se pudo detectar por falta de sensibilidad. Lo cual equivale a decir que la deducción conspiracionista -basada sobre todo en la metenamina; la granulometría es un mal chiste, ya olvidado por todos- de que la Muestra M-2 y M-3 pertenecen al mismo cartucho o lugar de almacenaje... pasaría al limbo de las malas deducciones.

Sin embargo volvamos al objetivo de esta serie, que es examinar los argumentos conspiracionistas desde el punto de vista de la metodología y los hechos científicamente demostrados. Si el umbral de detección de 0,9 es insuficiente, también lo sería cuando se planteó el experimento, y por entonces Iglesias no se opuso a dicho umbral ni propuso una prueba alternativa que, veremos luego, intentó colar de rondón ante el Tribunal. Quizás Iglesias no creyó que el experimento de Ferrando fuera a tener éxito, quizás era consciente de que la prueba que más adelante propuso tampoco hubiese encontrado metenamina... Quién sabe.

Ahora bien; estudiemos si el punto de corte es, o no, suficiente. Veamos: estos análisis, que al perito parecen inadecuados, detectan 0,9 ppm, menos de un miligramo por kilo de peso (no gramo, como dirá erróneamente el perito Vega en el Juicio). En porcentaje, se detectaría una cantidad de 0,00009 % de la masa a estudio. Para hacer una comparación que pueda facilitar la comprensión, en la muestra 10-4-A-3, de explosivo encontrado en Leganés sin detonar, GOMA-2 Eco con Dinitrotolueno (DNT) y Nitroglicerina (NG) cuya naturaleza contaminante no ofrece duda alguna, las cantidades de estas dos sustancias fueron: 0,0083 % de DNT (noventa veces el umbral de detección) y 0,0018 % de NG (veinte veces el umbral). No sólo eso, sino que el diario “El Mundo” -que tanta credibilidad otorgó a Antonio Iglesias, al que llegó a presentar como el “nuevo Galileo” y a su libro “Titadyn”- hablaba del “impresionante poder de detección” de unos análisis de la UEE que no habían detectado Nitroglicerina ni DNT con un umbral de 50 ppm o 0,005 % de masa.

Seguramente los métodos de detección no son exactamente comparables, pues Vega habla, como veremos, de un umbral de “0,4, equivalente a 3,5, y 0,9, equivalente a 9” Sin embargo, sea cual sea el método que elijamos, la determinación que se hizo en la pericia es mucho más sensible que la que asombraba al diario “El Mundo” y que al propio perito Iglesias le ofrecía tanta credibilidad que presentaba como argumento de autoridad un simple informe de la compañía fabricante.

Por último, a efectos prácticos, para mejor evaluación en la vida diaria, no está de más recordar que la cerveza sin alcohol puede contener hasta un 0,9 % de etanol, diez mil veces más que los análisis que tan flojos le parecen a Iglesias.

En todo caso, el juez no pareció impresionarse con los no-argumentos del perito; eso sí, no entró en descalificaciones. En su papel de juez, pidió una explicación diferente que pudiera comparar:

Gómez Bermúdez: Bien, entonces cual es la alternativa que usted….

Perito Antonio Iglesias: La alternativa que yo veo tiene dos vías, una, considero que puede ser compatible que en algún momento dado en condiciones extremas se llegue a formar metenemina pero que esto no es un argumento universal para descartar que cualquier análisis de una Goma que haya dado metenamina quede invalidado por decreto.

Como ya hemos visto, el experimento no pretende invalidar los análisis que dieron positivo en metenamina, sino explicar el hecho, ni excluir la posibilidad de contaminación por metenamina, sino confirmar que se puede formar en el cromatógrafo. Considerar la argumentación de los peritos oficiales –que en ningún momento han cargado contra los disparates de los conspiracionistas- con la agresividad con la que lo hace Iglesias muestra, una vez más, su escaso talante científico y su nula tolerancia hacia las ideas diferentes a las suyas.

Ahora bien: la pobreza de su razonamiento queda de manifiesto cuando no es capaz de hilar una explicación alternativa. Aconsejo seguir este diálogo entero, a pesar de su duración, y si puede ser escuchar la grabación, a partir de 2H 04' 15'' para poder apreciar la absoluta falta de ideas de quien nos han vendido como redactor del Libro de Texto Definitivo de la cromatografía.

Gómez Bermúdez: Bien, ya, ya, pero... ¿en qué se apoya usted para decir eso? O sea ¿cual es la evidencia? Hasta ahora tenemos una prueba empírica, que han hecho ustedes, y que dicen que se puede producir. Y lo que usted plantea es una alternativa ¿sobre qué evidencia? O sea, las alternativas tienen que tener una base. No basta con decir: puede ser. O sea, algo me tendrá usted que decir para que yo le entienda. Vamos, para que le entendamos todos.

Perito Antonio Iglesias: Bueno, puede, la… mi argumento, pues está en que…

Gómez Bermúdez: O sea ¿cómo hay metenamina entonces? Si no es por esta conclusión, a la que parecía que llegaban ustedes.

Perito Antonio Iglesias: La cromatografía de gases es una técnica…

Gómez Bermúdez: Si, si pero no me hable de la cromatografía, yo voy a algo mucho más simple. Hay metenamina, dicen ustedes, bien, si no se genera como dicen aquí en el anejo correspondiente a la metenamina...

Perito Antonio Iglesias: Es que no se genera así en el…

Gómez Bermúdez: Entonces, ¿cómo se ha generado? ¿cuál es su hipótesis? La real, no la de la prueba.

Perito Antonio Iglesias: Puede existir en la goma metenamina y no haberse detectado.

Gómez Bermúdez: Que puede existir, ah, que pueda existir, ¿por qué?

Perito Antonio Iglesias: Pero puede haberse generado.

Gómez Bermúdez: Claro, y puede existir muchas otras cosas.

Perito Antonio Iglesias: Es que el experimento tampoco tiene la…

Gómez Bermúdez: Guarde silencio. Si lo que le pregunto es por qué puede existir en la goma. Dice usted puede existir la metenamina en la goma ¿por qué?

Perito Antonio Iglesias: Pues porque haya entrado en la goma por contaminación.

Gómez Bermúdez: Ah! por contaminación ¿Qué tipo de contaminación?

Perito Antonio Iglesias: Porque haya estado encima de alguna sustancia que contuviera metenamina.

Gómez Bermúdez: Bien y eso a qué…

Perito Antonio Iglesias: No se puede descartar, señor…

Gómez Bermúdez: Sí, pero… pero si no, ya… ya... Si descartar, afortunadamente, en la vida se pueden descartar muy pocas cosas, porque hay cosas más probables y otras menos probables. Yo lo que le pregunto es, dice usted que por contacto que se contamina, etcétera, pero ¿qué quiere decir con eso? se contamina dónde, ¿en el laboratorio, en los trenes?

Perito Antonio Iglesias: Se puede haber contaminado en el…

Gómez Bermúdez: O sea, que usted no tiene ninguna evidencia pero dice que es una hipótesis, la contaminación.

Perito Antonio Iglesias: Es una hipótesis pero tampoco es una evidencia al cien por cien el experimento, señoría.

No se pierdan, en el diálogo, el "Es que no se genera así..." que deja a las claras que Iglesias no mantiene la mente abierta a otras hipótesis, como debe hacer un científico.

Pero lo mejor viene al final del bloque, donde se llega, probablemente, al punto más “brillante” de la lógica conspiracionista. Iglesias, que no es capaz de presentar ni la prueba más tenue para apoyar su “hipótesis” alternativa -que, por otro lado, presenta enormes lagunas de credibilidad, como hemos visto y seguiremos viendo en breve- presenta como único argumento que la otra teoría no es segura al 100%. Ah, la Ciencia Conspiracionista.
     

Gómez Bermúdez: No, no, claro, pero lo que le vuelvo a insistir, usted estuvo en este experimento y dio ese resultado, bien, esto sí es una evidencia. Otra cosa es que sea, que haya alternativas. Pero esa alternativa ¿la ha comprobado usted?

Perito Antonio Iglesias: Ofrezco una vía alternativa.

Gómez Bermúdez: ¿Pero la ha comprobado usted, tiene alguna evidencia?

Perito Antonio Iglesias: ¿Me permite que le explique cuál? Cuál es la…

Hilarante, aunque no suenen risas enlatadas de sit com. Gómez Bermúdez lleva cinco minutos largos tratando de perforar el coriáceo caparazón de Iglesias para lograr extraer siquiera una migaja de explicación alternativa, con nulos resultados. Cuando ya desespera, el perito conspiracionista le pide permiso precisamente para eso.

Gómez Bermúdez: Claro, si eso es lo que le estoy pidiendo, que me explique cuál.

Perito Antonio Iglesias: Dar una técnica analítica en la que se vaya a un límite detección más bajo, se someta una muestra testigo y se analice.

Gómez Bermúdez: Me parece, efectivamente, que no me está entendiendo; es que eso es lo que le estoy preguntando. Si usted tenía una alternativa.. ¿Porqué igual que se hizo esto, no se hizo su alternativa, para ver si…

Perito Antonio Iglesias: Pues sencillamente porque en el laboratorio no existía la técnica que yo sugerí en alguna conversación y para hacer esta determinación.

Acabáramos. La “vía alternativa” de Iglesias es rechazar los análisis hechos y realizar otros con un umbral de detección más bajo. Pero, recapitulemos: su propuesta no explica la aparición de metenamina en las muestras del 11-M, sino que Iglesias, simplemente, propone una “vía alternativa” para explicar la aparición de metenamina en el experimento de la pericia. De tener razón, aún será posible que la metenamina se forme también en el cromatógrafo, pero todas las muestras de MAXAM estarán bajo sospecha de contener metenamina.
   
La mención a la propuesta de Iglesias de una nueva técnica “en alguna conversación”es muy vaga, y no puede ser tomada en serio, pero muestra que, en todo caso, aceptó el umbral propuesto por los peritos oficiales... hasta que no le gustó el resultado. Lo más importante es que no se aportan razones científicas que permitan desestimar el nivel de 0,9 ppm como nivel adecuado ni límite inferior a considerar como suficiente. La convicción de los conspiracionistas de hallarse ante una contaminación por metenamina (muy significativo su "Es que no se genera así..." sin tener pruebas para apoyarse), desestimando -sin argumentos- cualquier otra hipótesis, y la probable intención de repetir los análisis hasta que aparezca dicha sustancia para desacreditar el experimento configuran una actitud muy poco científica.

Perito Alfonso Vega: Me gustaría hacer alguna apreciación, por favor, al tema de la metenamina. Cuando se planteó la experiencia de la metenemina, yo diseñé un experimento en el cual intervenían también disolventes para determinar cual es la fuente de fórmico. Evidentemente, según bibliografía, [...] el nitrato amónico a 170 grados descompone en amoníaco; es decir, yo sabía que el amoníaco provenía del nitrato amónico; me faltaba de donde provenía el ácido fórmico.

Las hipótesis eran variadas. Cualquier disolvente que pudiera provocar una reacción en el inyector del cromatógrafo de gases y formar fórmico podía reaccionar con ese amoníaco y formar metenamina. Sin embargo, en el desarrollo de alguna analítica apareció, mediante microextracción -en el cual no se usa en ningún tipo de disolvente- aparece metenamina en esa muestra.

En ese momento se cambió absolutamente el desarrollo de la pericia en el tema de la metenamina porque ya descartábamos que la posibilidad de que un disolvente fuera la fuente de fórmico[...]; debíamos de encontrar algo que fuera la fuente de fórmico en la Goma2, en la Goma2-ECO o en otra dinamita. Se empezó entonces, se aislaron… en el mes de octubre había solicitado a la fábrica MAXAM que me enviaran... […]

Resumiendo, al inyectar en microextración en fase sólida el nitrato amónico de MAXAM nos dimos cuenta de que presentaba una gran cantidad de impurezas. Una de esas impurezas es el ácido fórmico. El formaldehído, que es la fuente de metenamina no se encuentra, quizá porque tiene un peso demasiado bajo, pero tenemos la experiencia de que siempre que aparece ácido fórmico, casi siempre le acompaña el formaldehído ***. En ese momento y como la metenamina aparecía de forma aleatoria en unas muestras sí, en otras no, parecía que lo lógico era que se formara en el portal de inyección. Diseñamos un experimento que, aunque dice el compañero que no tiene sensibilidad, yo creo que 0,4… que 0,9, incluso que 0,4 ppms es una sensibilidad suficiente

Gómez Bermúdez: ¿Qué son los ppm?

Perito Alfonso Vega: Ppm son partes por millón, es decir, gramos por kilo [sic. Es un error, como ya se ha dicho]. Es decir que habría en la muestra, como mínimo... la detectabilidad es de 0,4 a 0,9, mínimo. De ahí para arriba [se detectaría] cualquier número. Se detectó y está en el informe que a 0,4 ppm, con una razón aproximadamente de 3,5 y a 0,9 ppms alrededor de 9. Eso quiere decir que cualquier cantidad superior a ésa es perfectamente detectable por la técnica alternativa que nos buscamos que era...

Al contrario que los peritos conspiracionistas, Vega no carga contra la idea de Iglesias; simplemente explica de dónde proviene el amoniaco (del calentamiento del nitrato amónico) y el formaldehido (de las impurezas del nitrato amónico de MAXAM). Su teoría explica otra cosa que la alternativa de Iglesias -todas las muestras, incluyendo las que dieron negativo en los análisis de MAXAM, tienen metenamina-  pasa por alto: que unas muestras den positivo y otras no.

Ahora interviene Carlos Romero, en su peculiar y cargante estilo casi notarial:

Perito Carlos Romero: Yo, señoría, quiero dejar patente y de manifiesto y así lo expongo, que la formación de metenamina en el portal de inyección del cromatógrafo a partir del nitrato amónico no se produce en el 100% de los casos, [...]: O sea, efectivamente, y la conclusión es que, cuando estuvimos allí reunidos, [en] el laboratorio de la policía científica no se disponía de un método contrastado y fiable para determinar metenamina en explosivos y, por eso, algunos de mis compañeros aportaron algunos conocimientos y algunas posibilidades de métodos de ensayo y de alguna forma que quiero dejarlo también constante y constancia del tema, es decir, que por tanto lo de la metenamina[...] no hay un procedimiento científico y claro para determinar metenamina en explosivos al día de hoy.

La afirmación de Romero es una evidente falsedad. Tan enorme es la patraña, que basta para desmontarla recordar que, de hecho, la metenamina ha aparecido en laboratorios de la Guardia Civil  y de la Policía Científica, antes y después de la pericia, con el mismo método analítico que ahora dice Romero que no le gusta porque no aparece lo que él quiere.

De hecho, si el método no le parece fiable, es evidente que todas las determinaciones de metenamina que han presentado como pruebas contra Sánchez Manzano tampoco se lo deberían parecer. Y si lo que quiere decir es que el umbral de detección es insuficiente ¿por qué no hacer lo mismo con cualquier otro procedimiento? Probablemente, habría que tirar a la basura todos los resultados negativos de cualquier análisis realizado en cualquier laboratorio, policial o no, y de cualquier materia, explosivos o no.

Por supuesto, Vega no dejó pasar por alto la flagrante mentira:

Perito Alfonso Vega: Quería, por favor, indicar que lo del procedimiento…. Hay un procedimiento que determina metenamina por encima de 0,4 ppm por HPLC….

Gómez Bermúdez había seguido con paciencia el debate, interviniendo para que no se saliera de la estricta pericia. Sin embargo, tuvo que intervenir al proponer Antonio Iglesias una prueba nueva:

Perito Antonio Iglesias: Si me permite, creo que hemos llegado a una situación de impasse en cuanto a que en una analítica dio y en otra no dio. Yo quisiera sugerir que hay una técnica de cromatografía de gases líquida en la que se puede llegar a un 0,1, es decir, tres puntos por debajo de lo que el compañero ha indicado y que tal vez mereciera la pena, si el tribunal lo considera oportuno, hacer un contraste…

Curiosa intervención de Antonio Iglesias; una analítica (la del nitrato amónico/amoniaco con formaldehido y calor en el cromatógrafo) dio metenamina. ¿Cuál es la que dio negativa? La que, también durante el experimento, comprobó que el material suministrado por MAXAM no tenía metenamina. Ambas analíticas, por tanto, contradicen las tesis de Iglesias y ambas son rechazadas por él ¿Donde ve este hombre el “impasse”? Me lo imagino de árbitro de fútbol: el equipo local metió un gol, el visitante falló un penalty... empate. O de boxeo: el púgil A le encajó varios ganchos al B; el B no dio una a derechas... match nulo. Ah, la Lógica Conspiracionista.

Sin embargo, la propuesta de realizar una nueva analítica a la carta para ver si, por casualidad, aparecía metenamina, fue rechazada por el Tribunal, con argumentos no sólo lógicos, sino jurídicos:

Gómez Bermúdez: No, no, no proponga usted nuevas pruebas a estas alturas del juicio porque además usted no es parte procesal y no puede.

Recordemos que en otro momento del Juicio Gómez Bermúdez rechazó también -con razón- la presentación de cromatogramas del archivo particular de uno de los peritos oficiales para no causar indefensión. No es difícil entender que la realización de una nueva prueba, a instancias de un perito de parte, a estas alturas del juicio, podría resultar en idéntico defecto.

Pero hay más: el objetivo del experimento era, como ya se ha dicho, comprobar si existía la posibilidad de generación de metenamina en el cromatógrafo, explicando así la anomalía aparecida en determinados análisis. La nueva prueba sugerida por Iglesias no anularía dicha posibilidad (la generación en cromatógrafo) sino que, de ser positiva -lo cual era más que dudoso- no haría más que añadir otra explicación (contaminación en fábrica). Es comprensible que el Tribunal rechazara de plano el gasto en tiempo y dinero que supone una prueba que, sin duda alguna, no supondrá ventaja alguna.

Cerremos el tema metenamina con una intervención del Guardia Civil Ferrando, que expone su teoría sobre la aparición de la metenamina.

Perito Guardia Civil Ferrando:. Es un hecho, como yo le he comentado antes, yo cuando encontré la metenamina, pues al principio también pensé puede ser una contaminación; es muy lógico pensarlo. Pero como me he dedicado bastante tiempo a estudiar el caso, le puedo decir que si se habla de una supuesta contaminación, que sería mucha casualidad que yo haya analizado otras dinamitas que no tienen que ver nada con lo que tiene que ver esta pericia, que son muestras patrón, muestras que me han venido a mi incautadas sea de Titadyne, sea de otro tipo de Goma2-EC, de Alemania, que tengo yo guardadas en el laboratorio y sometidas al mismo proceso, he encontrado metenamina. Entonces, sería mucha casualidad que una que viene de Alemania, otra que viene de un zulo, otra que viene de aquí, aparezca… Es cierto que la metenamina aparece siempre porque el proceso no está optimizado, aparece, el objetivo de la pericia era ver si se podía generar en el cromatógrafo, lo vimos, creo que estaba fuera de la pericia optimizar las condiciones de porqué y cuando y a qué temperatura se produce, pero es una realidad y así lo tengo constatado yo en el laboratorio, que yo he encontrado metenamina en multitud de dinamitas que no tienen que ver nada con lo de esta pericia.

[...]Entonces yo entiendo que el nitrato amónico que se vende a las fábricas, que no es puro, contiene unos aditivos que generan metenamina. Porque nosotros hemos analizado nitrato amónico comprado al 100 puro, que no tenga aditivos y ese nitrato amónico ya no genera la metenamina. Pero en las empresas compran lo más barato que pueden, entonces a ellos les va a dar igual -porque es un producto para explotar- que esté purificado o que no esté purificado. Entonces yo entiendo que todas las fábricas buscan la economía y entonces van a comprar un nitrato amónico que tenga un tanto por ciento de nitrógeno lo suficientemente grande como para que produzca las explosión.

Aunque aquí corta el juez, ya se ha explicado lo demás: las impurezas son el ácido fórmico.

Paramos aquí, que ya es hora. La próxima entrada, volveremos al DNT, la nitroglicerina y la contaminación,. y se dará paso a las acusaciones particulares.

_________________________________________________________________________________________________
* Ferrando Gil Jose Luis "Determination of Methenamine in Dynamite"
Academia Europea de Ciencias Forenses en Helsinki, en junio de 2006 (enlace en estos momentos no accesible)

**  En su libro “Titadyn” Iglesias incluye una fórmula equivocada, voluntaria o involuntariamente: Nitroglicol (C2 H4 O6 N2) + Amoniaco (NH 3) + Formol (C H2 O)= Metenamina (C6 H12 N4), lo que hace imposible el ajuste, y se da el placer de decir... que es imposible

*** La fórmula de ácido fórmico (C H2 O2)y la del formaldehido (C H2 O)es casi idéntica; sólo les diferencia un oxígeno, fácilmente adquirible a partir del agua, del aire, etc

La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas

Re: LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA

Nuevo borrador de la serie de LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA.

Hoy va de Guardiola, sobre todo.

Y, tras preparar la entrada, vuelvo a pensar otra vez...

¿Cómo pueden presentar a éstos tíos como científicos serios?
=======================

LA CIENCIA CONSPIRACIONISTA .5- GUARDIOLA, UN CRACK

Seguíamos de la entrada anterior donde hablábamos de la metenamina.

En esta entrada tendremos el gusto de ver las intervenciones de un perito que se prodigó poco: Jesús Guardiola. De hecho, es el menos conocido entre los peritos conspiracionistas, en parte porque, tras el juicio, ha guardado un prudente silencio -y ya veremos que, vista su actuación, parece lo más sensato- sobre las iniciativas de sus compañeros.

Sin embargo, sus pocas intervenciones bastarán para que veamos que, como su homónimo futbolístico, es todo un crack en su campo. Vamos allá.

Volvamos a la grabación de la pericia, a partir de las 2 H 16 minutos, aproximadamente. Tengamos también cercano el informe pericial, porque puede ser conveniente consultarlo a menudo.

Ministerio Fiscal: ... ¿Hay conformidad entre todos ustedes en que las sustancias que no han explosionado, intactas, Leganés, AVE, Kangoo, bolsa de Vallecas, han dado como resultado dinamitas Goma2-EC (o compatibles con Goma2-ECO, perdón)?

Perito sin identificar: No lo sé.

Ministerio Fiscal: Sí, con Goma2-ECO.

Peritos: ... [Algunos, no todos, contestan que sí.]

Ministerio Fiscal: Sí, ¿están todos de acuerdo? Sin perjuicio de entrar en detalles más concretos en otro momento, cuando toque analizar la pericia que han hecho ustedes, ¿Qué explicación tiene entonces que aparezcan trazas de DNT en estas sustancias intactas, e incluso de nitroglicerina en nueve muestras de las cincuenta y tantas analizadas, cuando es Goma2-ECO?

Perito sin identificar: Para mí, no contaminación.

Perito sin identificar: Para mí, una contaminación clara.

Gómez Bermúdez: Bien, ¿Quién discrepa de esa opinión de la contaminación?

Perito Jesús Guardiola: Para mí no tiene explicación.

Gómez Bermúdez: Bueno, tiene que tener alguna. En el mundo físico tiene que haber alguna explicación. Otra cosa es que no hayamos determinado cuál es.

Resulta sorprendente que un magistrado muestre una mentalidad más ajustada al método científico que los peritos conspiracionistas.

Efectivamente, no se puede -o no se debe- decir que un fenómeno físico-químico “no tiene explicación”. No se conoce, no se ha encontrado, las explicaciones propuestas no son satisfactorias... pero conformarse con un “no tiene explicación” ruborizaría a un René Descartes, o a un Francis Bacon, por ejemplo.

Efectivamente, Guardiola se da cuenta del patinazo y trata de corregirse.

Perito Jesús Guardiola: Pero, no podría…

Gómez Bermúdez: Ah, que no tiene certeza…

Perito Jesús Guardiola: …comprobarla. Sólo serían hipótesis.

Gómez Bermúdez: O sea lo que dice usted es que sería elucubración por su parte, que no sabe porqué se ha producido.

Perito Jesús Guardiola: Que no lo sé.

Ministerio Fiscal: ¿Pero... es posible?

Perito Jesús Guardiola: Ahí están los resultados, sí. Yo estoy de acuerdo con los resultados, perfectamente. Lo que no sé es explicar porqué se encuentra ahí.

En realidad, como ya se ha comentado, el hallazgo de DNT y Nitroglicerina en unas muestras que son Goma 2 ECO ES UNA CONTAMINACIÓN. Sobre eso no hay ninguna duda, puesto que ha aparecido algo que, en buena lógica, no debería estar allí.

Como ya se ha dicho, la palabra contaminación no presupone ningún fraude ni negligencia. Sin embargo, cegados por su rotunda negativa a aceptar cualquier postulado proveniente de la Versión Oficial, los conspiracionistas rechazan hasta lo más evidente. De hecho, algunos peritos conspiracionistas se han negado incluso a aceptar que los explosivos intactos son GOMA-2 ECO.

La siguiente intervención de Carlos Atoche, perito de la Guardia Civil, propone un interesante razonamiento:

Perito Carlos Atoche: [...] es curioso analizar el detalle numérico de la proporción de nitroglicerina o de DNT que tenemos en estos componentes. Son todos números de la misma magnitud. Qué explicación racional tiene que la muestra 1, tomada del foco del Pozo, tenga una cantidad de nitroglicerina muy parecida, muy parecida, a la misma nitroglicerina que encontramos en un explosivo intacto. Y de esta forma se puede ver que todos los explosivos intactos tienen el mismo número, el mismo orden de magnitud, de esta nitroglicerina. Si analizamos el DNT pasa exactamente lo mismo. Tenemos unos números muy similares entre los posibles focos de explosión y los explosivos intactos. Desde luego, desde mi punto de vista, no hay una explicación racional para esos datos, salvo que contemplemos la teoría de contaminación. Efectivamente, son todos [sic] muestras que han absorbido componentes en la misma magnitud.

Creo que se entiende lo que quiere decir: cuando de una serie de muestras de diferentes procedencias se van evaporando, desecando, o eliminando de cualquier otra manera los componentes, lo normal es que las cantidades finales sean diferentes, puesto que será casi imposible que todas sean sometidas a la misma temperatura, grado de humedad, corrientes de aire, etc. Si partimos de unas muestras de por sí diferentes, y cuyas condiciones son tan diferentes como que unas han sido explosionadas y otras no, resulta una prodigiosa casualidad que TODAS tengan cantidades sensiblemente iguales de DNT y de NG.

Es tan extraño que sólo es razonable sospechar que se ha producido un depósito por sedimentación a partir de una fuente contaminante. Podemos poner un ejemplo sencillo si pensamos en una habitación llena de polvo. Si realizamos limpieza con plumero es prácticamente imposible que la cantidad de polvo que queda por centímetro cuadrado sea similar en todas las superficies -nunca daremos dos golpes de plumero con la misma fuerza ni dirección- y menos aún si hay varias personas realizando la limpieza. De hecho, será mucho más lógico pensar, si encontramos una capa uniforme de polvo, que no se ha limpiado el cuarto desde hace tiempo, permitiendo el depósito.

En realidad, aunque no pensemos en ello en condiciones normales, lo que dice Atoche se ajusta perfectamente a la 2ª Ley de la Termodinámica (“Ley de la Entropía”) que postula que, en ausencia de una fuente externa de energía, la materia tiende al mayor desorden posible; esto es, en el caso que nos ocupa, a realizar un depósito absolutamente uniforme.

Se trata de un razonamiento original, a la par que ingenioso; y, como se recordará, los conspiracionistas llegaron a fijarse en la curiosidad, casi imposibilidad, de que el hallazgo de DNT y NG en cantidades tan iguales se debiera a causas corrientes (explosión, desecación, etc) y trataron de explicarlo mediante el supuesto de una visita de Sánchez Manzano, armado de un Spray, para rociar ambas sustancias sobre la GOMA -2 ECO, y así disimular su aparición en la muestra M-1.

Sin embargo, tal explicación resulta -lamentablemente para los conspiracionistas- imposible; no sólo por lo grotesco de la imagen, sino porque no es posible rociar con un spray todas las muestras desde la misma distancia, con la misma inclinación, y con una distancia entre los focos de pulverización tan precisa como para que TODAS las muestras tomadas tengan la misma cantidad de producto contaminante. Finalmente, incluso los peritos conspiracionistas tuvieron que reconocer, como veremos, que en la contaminación no podía haber intervenido una mano humana (Pg 2 del enlace).

Como tienen por costumbre, los conspiracionistas desecharon un “argumento definitivo” en cuanto vieron que no servía para demostrar sus teorías, y no volvieron a interesarse por el curioso hecho que expuso Atoche.

Perito Carlos Romero: Vamos a ver, señoría, yo no estoy de acuerdo.  ¿De dónde ha venido? No lo sé. Ahora, lo que sí que le puedo decir es que -ya lo expondré con los cromatogramas que tengo aquí- no nos olvidemos que el DNT que hemos analizado con la frecuencia de los dos isómeros que tiene el DNT, el 2-4 y el 2-6, hay una secuencia repetitiva en todas las muestras. Y el compañero está diciendo en unas cantidades, en un análisis cualitativo [...] En los focos no se puede hacer análisis cuantitativo, puesto que no hay cantidad de muestra suficiente para hacer análisis cuantitativo. Esto lo hemos reiterado por activa y por pasiva: lo único que se puede detectar [es] qué es lo que aparece. Qué. Por eso se dice análisis cualitativo. Qué elementos intervienen en un componente, en una muestra, y eso es lo que hemos hecho. Es decir, por tanto, el comparar la intensidad del pico, o más intenso en números cuánticos o en números de intensidad de la señal del cromatograma, o del cromatógrafo que da en un cromatograma, eso pues tampoco se puede comparar unas con las otras. Sirve de orientación, pero que no nos olvidemos que estamos en un análisis cualitativo, no cuantitativo; en focos, me estoy refiriendo.

Es interesante analizar por separado las prolijas afirmaciones de Romero, para tratar de comprender algo:

En primer lugar, defiende que el patrón de DNT en todas las muestras en que aparece (al menos, en cuanto a la relación entre los isómeros) es idéntica. Ciertamente, complementa lo que dice Atoche: probablemente el DNT tiene todo el mismo origen.

Sigue afirmando que en los focos no se puede hacer análisis cuantitativo, porque las cantidades son mínimas; eso es radicalmente falso; lo que se dijo es que no tenía sentido hacer análisis cuantitativo en los focos con el fin de determinar el explosivo empleado, porque no se puede determinar la marca de un explosivo explotado. Y perdón por la redundancia. De hecho, en la muestra M-1, en que, para disgusto de los conspiracionistas, se llevó a cabo análisis cuantitativo (pg 23 del informe pericial, las cantidades de DNT y NG halladas fueron, aproximadamente, 0,000266 g (dos diezmilésimas de gramo) y 0,0001 g (una diezmilésima de gramo) respectivamente. Por pequeñas que sean estas cantidades, los análisis a disposición de los peritos los detectan perfectamente; por ejemplo, entre otros casos que no citaré para no alargarme excesivamente,la muestra 4-3 (Pg.  31) dio una cantidad de DNT de 4 diezmilésimas de gramo y 3 diezmilésimas de gramo de NG.

De hecho, el seguidor de esta serie recordará perfectamente los aspavientos de Pedro J. Ramírez ante el “impresionante” poder de detección de 50 ppm de los análisis de UEE  (“El Mundo” 26-02-2007, ahora de pago) que hacían “virtualmente imposible” no haber detectado DNT, o las afirmaciones de Antonio Iglesias de que podía disponerse de una prueba más sensible que la utilizada por la Policía Científica (véase la entrada anterior) para detectar metenamina.

Observemos -con cierto hastío- que, en las disertaciones conspiracionistas, no es difícil encontrar el intento de argumentar en tono “victimista”; todo lo han pedido, o reiterado “por activa y por pasiva” sin que -según ellos, injustificadamente- se les hiciera caso.

Y atribuyamos piadosamente  la absurda alusión a los “números cuánticos” de la cromatografía a un “lapsus” -confundiendo "cuánticos" por "cuantitativos", lo que abre la interesante especulación de cómo podrían entenderse unos "números no cuantitativos"-;  o, quizás, a un intento de hacer humor surrealista (digno del mejor Miguel Gila o Antonio Ozores). Porque, de lo contrario, deberemos sospechar que Don Carlos debió aprobar con inusitada benevolencia la Física y Química de Secundaria.

Y termina diciendo nuestro buen perito, en este párrafo, que la intensidad de los picos en un cromatograma pueden servir como orientación... pero no se pueden comparar. Claramente, no quiere decir eso (¿cómo no van a poder comparar dos magnitudes?) sino que de la comparación no se pueden extraer conclusiones válidas: justo lo que intentó hacer más adelante él mismo con dos cromatogramas -uno de ellos truncado-, como veremos en otra entrada.

La inusual concatenación de disparates debió parecer demasiado a los peritos oficiales:

PERITO CARLOS ATOCHE: Me estoy refiriendo a los datos numéricos que figuran en la tabla de su informe. Ahí se puede ver la cuantificación que se hace de la muestra M1, donde hay esos componentes explosivos que acabo de indicar y los explosivos intactos.

Efectivamente, negar que se pudiera hacer un análisis cuantitativo, cuando tenía los resultados delante, parece demasiada frescura hasta para los peritos conspiracionistas y, pese a la prudencia demostrada por los guardias civiles y los policías, todo tiene un límite.

PERITO JESÚS GUARDIOLA: Yo sí entiendo  lo que interpreta el compañero. Parecería que la cantidad de DNT puede ser variable, la cantidad que tienen las muestras. Pero creo que es más importante de lo que estamos considerando que es... incluso la cantidad de DNT puede servir como identificador o como marcador de las muestras. Para ello yo querría comentar resultados obtenidos en la pericia, los referentes a dos grupos de muestras que son duplicado el segundo grupo del primero. Me refiero a las muestras M-10-4 serie A, y M-10-4 serie B.

La referencia a las muestras en cuestión vienen en las páginas 124 a 145 del ya citado informe pericial (pese a que Gómez Bermúdez, equivocadamente, nos remite a la 139).

Ambas series de muestras son restos del explosivo de Leganés; son duplicadas unas de las otras, como explicó Guardiola:

Perito Jesús Guardiola: Estas muestras son... la serie B duplicado de la serie A. Si analizamos la serie A, aparentemente debe haber correspondencia entre las A1 con B1, A2 con B2 y así sucesivamente.

Esto es correcto, como puede comprobarse en la página 153 y también en la páginas 155-156 del Informe Pericial, donde se desarrollan los hallazgos analíticos; sin embargo, en la tabla cuantitativa, las filas aparecen bastante desparejadas y parece haber errores con respecto a las otras referencias, así que recomiendo la tabla de la página 153 y la descripcion de las páginas 124 a 145.

Ignoramos qué quería demostrar exactamente Guardiola al traer estas muestras a colación, porque Gómez Bermúdez -por razones de ordenamiento de los testimonios- no le dejó entablar discusión sobre este tema en este momento preciso. Y parece que no sería tan importante, porque en días posteriores no volvió a salir el asunto:

Gómez Bermúdez: Lo que usted viene a decir es porqué aparece en tres no aparece y en una sí… un componente concreto.

Perito Jesús Guardiola: Eh, entonces quiero hablar de dos. [...]  Quiero hablar de dos sustancias. En primer lugar…

Gómez Bermúdez: Sí, pero vamos por partes. Esto es SU pericia. Esto no tiene nada que ver con la pericia base que es la de la fase de instrucción. Señora, ¿usted esto, no hizo nada relativo a esto?

[...]

Gómez Bermúdez: Efectivamente, una cosa es el comentario al hilo de la contaminación, si aparece o no aparece, porque estábamos hablando de la M1, la muestra del foco 3 de El Pozo, correspondiendo con la muestra 1 de su análisis. Pero por eso solo se ha introducido el otro tema, pero no vamos más allá, ya habrá ocasión de que ustedes lo digan.

Sin embargo, podemos hacer una aproximación a partir de la truncada discusión. Si examinamos con atención las dos series de muestras, la única diferencia digna de mención es que en dos de ellas aparece una mínima cantidad de Nitroglicerina, que no encontramos en las demás; ahora bien; ni siquiera se trata de muestras aparejadas, sino que son la 10-4-A-3 y la 10-4-B-4; sus respectivos duplicados no contienen nitroglicerina.

A eso se refiere Gómez Bérmúdez, sin duda, cuando hace referencia a "en tres no aparece y en una sí… un componente concreto."

Ahora bien, puntualicemos, pues no habrá ocasión de discutirlo ante el Tribunal, que la distribución casi aleatoria de mínimas cantidades de nitroglicerina apoyaría la presencia de contaminación, y no las tesis conspiracionistas.

Sin embargo Guardiola habla de "dos sustancias" a las que quería hacer mención. No puede referirse a ausencia de DNT, el otro gran caballo conspiracionista, porque todas las muestras lo tienen. Pero sí parece que alude a una supuesta "variabilidad" en la cantidad de DNT, que quiere presentar como un "marcador" que permitiría diferenciar las muestras en dos o más tipos.

Ahora bien; de todas estas muestras, la que más DNT contiene es la M-10-4-B-4, con un 0,0092 %, mientras que su "gemela", la M-10-4-B-4, es la que menos contiene, con 0,0032 %. La diferencia en números relativos puede parecer enorme (tres veces más) pero en números absolutos es sólo de 0,006 %; o sea, 60 partes por millón, apenas apreciable con los análisis de UEE que tanto entusiasmaron a Pedro J Ramírez.

Y la posibilidad de que podamos clasificar de alguna manera las muestras por su contenido en DNT queda completamente destruida porque, aparte de las dos muestras citadas, que ofrecen el mayor grado de disparidad pese a ser una copia de la otra, tampoco existe concordancia entre M-10-4-A-3 (segunda muestra más rica en DNT, con 0,0083 %) y las M-10-4-B-3-A y M-10-4-B-3-B (0,0036 %); y ni siquiera se puede decir que las muestras A sean más ricas en DNT que las B, puesto que M-10-4-B-1 y M-10-4-B-2 son más abundante en dicha sustancia que sus correspondientes copias.

El caso es que Gómez Bermúdez cortó la intervención de Guardiola, porque se alejaba del tema que se trataba (pericia de explosivos, declaración de la perito nº 17632), y nos quedamos sin saber exactamente qué pretendía demostrar. Dado el estilo de las intervenciones conspiracionistas que llevamos visto, su oratoria oscura, y su confuso hilo de argumentación, no resulta a priori desdeñable pensar en una estrategia meramente obstruccionista, pero no podemos asegurarlo.

Terminaba así la intervención del Ministerio Fiscal (2 h; 22'; 50'' de la grabación) y el Tribunal dio paso a las acusaciones, empezando por la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo, cuya primera intervención incluiremos en esta entrada, por hacer referencia al tema que estamos tratando.

Gómez Bermúdez: ¿Las acusaciones, algún punto de pericia?

ACUSACIÓN 11-M AFECTADOS POR EL TERRORISMO: Sí. Con la venia, excelentísimo señor [...] A mí me gustaría preguntar sobre todo a los peritos que no encuentran explicación, o que han dicho que no encontraban explicación sobre la aparición del DNT, si en el caso de que en Mina Conchita hubiese aparecido Goma-2-EC, ¿se daría explicación a que hubiese DNT en esas muestras?

La manera de preguntar del abogado, desde el punto de vista judicial, es incorrecta, como hizo notar el juez Gómez Bermúdez. Que aparezca Goma-2-EC en la Luna no puede explicar que se encuentre DNT en una muestra. Hubo que esperar a que el letrado se centrase y el juez le reformulase la pregunta.

Gómez Bermúdez: Concretamente lo que usted quiere preguntar es si se puede haber contaminado en la mina, al estar contacto una goma con la otra o... [alguna] otra alternativa, ¿es lo que usted está preguntando? [...]  Que si la contaminación de DNT puede producirse en la mina porque había Goma2-EC y Goma2-ECO.

Perito Jesús Guardiola: No, porque hay dos muestras, la 9-5 y la 10-2 que no lo contienen.

Y se quedó tan fresco. Nuevamente vemos la táctica conspiracionista de reaccionar como un dominguillo ante determinados temas sensibles (contaminación, Goma-2 Eco, dibutilftalato, análisis cuantitativos...) aún a costa de disparatar y responder auténticas barbaridades.

Centremos, dijo Gento. La pregunta, tras la ayuda de Gómez Bermudez, es muy concreta: Si las muestras que contenían DNT pudieron haber sido contaminadas por la presencia (comprobada por las pericias y los análisis de la Guardia Civil) de GOMA-2 EC en la misma mina de donde (supuestamente, en esos momentos; definitivamente, según la sentencia) se extrajeron, todo o en parte, los explosivos.

Respuesta: No, porque hay dos muestras que no contienen DNT.

Hombre, Kalicatres de la lógica, ya sabemos que las muestras que no contenían DNT no podían ser contaminadas por DNT, ni en la Mina Conchita ni en ninguna otra parte. Pero ¿y las que sí fueron contaminadas? Dejemos que lo pregunte el abogado

ACUSACIÓN 11-M AFECTADOS POR EL TERRORISMO: ¿Pero las que lo contienen?

Perito Jesús Guardiola: Vamos a ver, puede ser ésa o cualquier otra causa.

ACUSACIÓN 11-M AFECTADOS POR EL TERRORISMO: Pero ya tendríamos una, ¿no?

Perito Jesús Guardiola: Sí.

A regañadientes, Guardiola ha tenido que reconocer que es posible que el DNT presente en la GOMA- 2 EC de Mina Conchita puede haber contaminado la GOMA 2 ECO de Mina Conchita. Pero se despide con "o cualquier otra causa"

¿CUALQUIER otra causa?

Sí señor. Todo un crack de la lógica, este Guardiola.
==============================

La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas