1

Hilo: Pericial enfermedad mental Suárez Trashorras

¿Esquizofrénico o no?

División en la opinión de los peritos. El perito de parte habla de trastorno de personalidad doble, esquizo-afectivo bipolar y trastornos por consumo de drogas... de todo vamos.

"Trastorno mental grave". Está incapacitado.

No me está gustando demasiado... buenas preguntas de su defensa. Suárez Trashorras tenía "la capacidad volitiva anulada" han llegado a decir.



PERITOS SRES MORÁN, VOGUES, PEÑA y MONGE

10:22 hs. Comparecen los PERITOS SRES. MORÁN, VOGUES, MONGE y PEÑA.

Se va a practicar la pericial de Psiquiátrica relativa a Emilio Suárez Trashorras.

Juran declarar con objetividad e imparcialidad. No tienen incompatibilidad alguna.

10:24 hs. Comienza el interrogatorio de los PERITOS SRES. MORÁN, VOGUES, MONGE y PEÑA por el MINISTERIO FISCAL.

En 2005, elaboraron un informe sobre la posible afección psíquica de Trashorras.

Se basaron en informes oficiales correspondientes al explorado, de la Seguridad Social y de Instituciones penitenciarias.

Privado de libertad, se le practicaron dos reconocimientos: no presentaba ningún síntoma de tipo psicótico. En sede judicial, no quiso ser reconocido. Sí le refirió Emilio que le habían jubilado por padecer un trastorno de la personalidad.

En las conclusiones de su informe los peritos manifiestan que Trashorras padecía un trastorno de personalidad antisocial; inadaptación de al entorno penitenciario; pero que no presenta cualidades psiquiátricas que le permitan conocer y comprender.

"Como en muchas otras ocasiones a lo largo de este proceso, se aísla un dato -se descontextualiza- y se pretende dar la falsa impresión de que cualquier conclusión pende exclusivamente de él, obviando así la obligación de la valoración conjunta de los datos -prueba- que permita, mediante el razonamiento, llegar a una conclusión según las reglas de la lógica y la experiencia."

2

Re: Pericial enfermedad mental Suárez Trashorras

¿Incapacitado desde qué punto de vista? Uno de los peritos está diciendo en este momento que su enfermedad mental no afecta a su capacidad de distinguir el bien y el mal (dicho en lenguaje llano).  Será muy interesante ver qué dice Morenohijazo de este testimonio. También saber, señores juristas, qué impacto jurídico tiene esto.

GB está preguntando sobre el trastorno de personalidad, si modifica la capacidad volitiva. Dice uno de los peritos que moderada o gravemente. GB se impacienta y pregunta cómo que moderada o gravemente.

El médico que trató a Trashorras dice que su capacidad volitiva y cognitiva hasta 2003 estaba anulada o afectada. Se refiere a los episodios psicóticos. GB pregunta sobre su trastorno de personalidad, habla de capacidad volitiva anulada.

Otro de los peritos dice ahora que su capacidad volitiva estaba preservada. Hace mucho énfasis en ser psicópata y consumidor de drogas como factores que afectan en conjunto la voluntad. Dice que la voluntad nunca se llega a anular.

Otro perito dice que se le ha examinado bajo tratamiento antipsicótico, con lo cual es difícil saber si era psicótico.

Hay dos periciales, una al parecer de Turiel.

La fiscal pregunta si con un episodio psicótico podría planificar todo esto. Dice uno de los peritos que no, imposible, que no podría ni ordenar su propia vida.

Pregunta si tiene peligrosidad. Uno contesta que si no se medica sí, otro dice que desde la adolescencia ha tenido problemas.

Boyé: ¿Capacidad volitiva totalmente anulada? Tenía cuadros psicóticos muy repetitivos, con alucinaciones auditivas y delirio de persecución. Esto puede llevar años o décadas.

¿Cree usted que estaba siendo manipulado? No cree el doctor que estuviera influenciado por otros.



El trastorno no es una esquizofrenia paranoide.

Los forenses no han defendido bien su diagnóstico, los otros dos peritos (Bobes y Morán Junquera) han sido muy convincentes.

La acusación de Pérez Ajate: uno de los forenses dice que conocía los efectos de los explosivos y las consecuencias. "Su capacidad cognitiva no está tan alterada como para no saber para qué sirve la dinamita".
Todos los peritos de acuerdo.

Abogado del Estado:

El médico dice que siempre estuvo en 2003 y 2004 con medicación antipsicótica.

Dice el médico que puede ser compatible con los hechos juzgados. Otro dice que no es usual este tipo de delito en un psicótico. El psicótico reaccionaría de forma violenta, homicida.

Abogado de Zouhier:

Morán dice que es factible que fabule una historia, el letrado trata de preguntarlo en el contexto de estos hechos. Son personas que tienen oscilaciones de estado de ánimo. Pueden ser muy pueriles.

Defensa de Granados:

Los forenses:

Son sujetos que mienten y engañan para su beneficio, pueden manipular (evidentemente el letrado trata de mostrar a su defendido como manipulado). No observa rasgos obsesivos.

[A los creyentes] les competerá difundir lo que otros han acuñado; ya que ningún hombre suelta y expande la mentira con tanta gracia como el que se la cree.

3

Re: Pericial enfermedad mental Suárez Trashorras

Copio de Datadiar la crónica íntegra:

10:24 hs. Comienza el interrogatorio de los PERITOS JUAN MIGUEL MONGE PÉREZ, SIRA PEÑA LÓPEZ, JOSÉ LUIS MORÁN JUNQUERA Y JULIO BOBES GARCÍA por el MINISTERIO FISCAL.

En 2005, elaboraron un informe sobre la posible afección psíquica de Trashorras.

Se basaron en informes oficiales correspondientes al explorado, de la Seguridad Social y de Instituciones penitenciarias.

Privado de libertad, se le practicaron dos reconocimientos: no presentaba ningún síntoma de tipo psicótico. En sede judicial, no quiso ser reconocido. Sí le refirió Emilio que le habían jubilado por padecer un trastorno de la personalidad.

En las conclusiones de su informe los peritos manifiestan que Trashorras padecía un trastorno de personalidad antisocial; inadaptación de al entorno penitenciario; pero que no presenta cualidades psiquiátricas que le permitan conocer y comprender.

En relación con el 11-M, Trashorras no tenía afectadas sus capacidades para conocer, comprender o querer.

10:29 hs. Comienza el interrogatorio de los PERITOS SRES. JUAN MIGUEL MONGE PÉREZ, SIRA PEÑA LÓPEZ, JOSÉ LUIS MORÁN JUNQUERA Y JULIO BOBES GARCÍA por el ABOGADO DEFENSOR DE EMILIO SUÁREZ TRASHORRAS.

Son especialistas en medicina legal (y dentro de ella en la rama psiquiatría forense) pero no tienen el titulo de psiquiatría.

El 27 de diciembre de 2005 elaboraron el informe. Tuvieron en cuenta su historial médico.

Hoy en día Trashorras toma un medicamento psicótico.

El perito aclara que cuando él lo exploró en dependencias policiales y judiciales, Trashorras no presentaba ningún síntoma psicótico.

La entrevista que dio lugar al informe duró el tiempo necesario para poder elaborar aquél. Se siguieron criterios científicos pero no se le hizo ninguna prueba más allá de la mera entrevista.

El perito Sr. Morán trató a Trashorras desde septiembre de 1997 hasta diciembre de 2003: un total de 6 años y medio. Participó en el Tribunal que le dio la baja laboral. Padecía trastorno afectivo bipolar.

El Sr. Vogues le exploró el 20 de junio de 200 y recogió sus conclusiones en informe de 4 de julio de 2005.

El Sr. Morán manifiesta que, en los años que ha tratado a Trashorras, ha observado en él trastorno de personalidad de tipo paranoide, trastorno esquizo-afectivo bipolar y trastorno de personalidad derivado del consumo de alcohol y sustancias psicotrópicas.

El Dr. Vogues manifiesta que la OMS aconseja usar una escala para graduar la enfermedad psiquíatrica y que él así lo hizo. Sus informes coinciden con otros muchos. Se trata de un enfermo mental grave (incluso se le considero inapto para realizar el Servicio Militar).

El Dr. Vicente le controlaba la medicación antipicótica (oral y parenteral) a Trashorras.

Uno de los psiquiatras afirma que, en coincidencia con los forenses, Trashorras padece un trastorno de personalidad antisocial. Y esquizoide, según él: por sus antecedentes se trata de un psicótico, por abuso de sustancias psico-estimulantes (cannabis u  otras sustancias).

Los trastornos de personalidad son permanentes. Ahora bien, los episodios psicóticos afectan a la capacidad intelectiva y volitiva. El problema es precisar si en los días relacionados con los hechos Trashorras estaba afectado por un brote psicótico.

El trastorno de personalidad afecta a la capacidad volitiva. Pero el trastorno psicótico afecta a la capacidad cognoscitiva.

En relación con estos hechos, si el paciente sólo tuviese el trastorno psicopático, si no hubiera consumo de drogas la afectación sería de moderada a grave. Ahora bien, si hay consumo de sustancias la afectación es mayor.

El perito Sr. Morán afirma que cuando el trató a Trashorras éste tenía su capacidad volitiva anulada.

Si se cuenta con su incapacidad para realizar el servicio militar, su incapacidad laboral y la asignación de la puntuación máxima para un pscótico, se tarta de un enfermo psicótico permanente.

No es un esquizofrénico. No cumple ningún rasgo científico propio de esta enfermedad. Puede ocurrir que un psicópata “más consumo de cocaína”, pueda ver disminuida su capacidad volitiva pero en ningún caso la misma quedaría anulada.

11:00 hs. Comienza el interrogatorio de los PERITOS SRES. JUAN MIGUEL MONGE PÉREZ, SIRA PEÑA LÓPEZ, JOSÉ LUIS MORÁN JUNQUERA Y JULIO BOBES GARCÍA por el MINISTERIO FISCAL .

Uno de los peritos manifiesta que Trashorras no tenía capacidad para planear operaciones de tráfico de drogas o de explosivos.

Otro perito, manifiesta que “no es un enfermo mental grave” como ha sido calificado por uno de los psiquiátra: la psicopatía no es una enfermedad sino un trastorno.

11:03 hs. Comienza el interrogatorio de los PERITOS SRES. JUAN MIGUEL MONGE PÉREZ, SIRA PEÑA LÓPEZ, JOSÉ LUIS MORÁN JUNQUERA Y JULIO BOBES GARCÍA por los ABOGADOS DE LAS ACUSACIONES PARTICULARES.

Trashorras era conocedor de la peligrosidad de la dinamita y los explosivos dados su antecedentes de trabajo en la mina.

Ahora, tiene cierta peligrosidad. Un perito manifiesta que de hecho ha tenido más de 15 juicios: no puede afirmarse

Tenía la capacidad anulada totalmente cuando presentaba cuadros psicóticos con delirios de persecución y afecciones auditivas.

11:07 hs. Comienza el interrogatorio de los PERITOS SRES. JUAN MIGUEL MONGE PÉREZ, SIRA PEÑA LÓPEZ, JOSÉ LUIS MORÁN JUNQUERA Y JULIO BOBES GARCÍA por el ABOGADO DEL ESTADO.

Trashorras estaba diagnosticado ya en 2003 y 2004. Tenía prescrita medicación antipsicótica. Con la A veces los trastornos se atenúan.

Los hechos que se están juzgando son compatibles con cuadros psicóticos con delirios de persecución y afecciones auditivas. No obstante, un perito manifiesta que no es usual la comisión de este tipo de conductas (como las que se enjuician) con el trastorno que presenta Trashorras. Los delitos más frecuentes cometidos por psicóticos son de tipo homicida.

11:10 hs. Comienza el interrogatorio de los PERITOS SRES. JUAN MIGUEL MONGE PÉREZ, SIRA PEÑA LÓPEZ, JOSÉ LUIS MORÁN JUNQUERA Y JULIO BOBES GARCÍA por los ABOGADOS DEFENSORES DE LOS ACUSADOS.

Es posible que en ciertos momentos Trashorras “fabulara”. Se trata de personas que mienten.

[A los creyentes] les competerá difundir lo que otros han acuñado; ya que ningún hombre suelta y expande la mentira con tanta gracia como el que se la cree.

4

Re: Pericial enfermedad mental Suárez Trashorras

Aquí ha habido, a mi juicio, un error por parte de Del Olmo y la fiscalía: han opuesto una simple entrevista de forenses (una de las cuales estaba de interina) a los testimonios de un experto en psiquiatría y un doctor que trató a Trashorras durante años. Lo lógico hubiera sido una batería de pruebas. Asimismo, tendrían que haberse referido a episodios concretos y haber preguntado, más allá de términos médicos, si los testimonios reflejan una persona con la voluntad anulada.

Tanto para Turiel, aunque no sé hasta qué punto el tribunal considerará que Trashorras tenía su voluntad anulada durante esos meses. GB parece tener las cosas claras después de unas cuantas preguntas, si no hubiera preguntado más.

P.D.Para aclarar un poco el tema, que al principio me pareció confuso:

Hay dos peritos de parte, Bobes y Morán, y dos forenses que sólo realizaron una entrevista a Trashorras, Monge y Peña. Peña no dijo esta boca es mía.

[A los creyentes] les competerá difundir lo que otros han acuñado; ya que ningún hombre suelta y expande la mentira con tanta gracia como el que se la cree.

Re: Pericial enfermedad mental Suárez Trashorras

No tengo tiempo ahora para oir toda la prueba (tengo reunión de la C. de Vecinos, y para colmo soy presidente) Sólo de actualizarme.

Pero de vuestras anotaciones percibo el inmenso desconcierto que ha debido de suponer esta pericia. Sólo dos o te apuntes, y cuando vea la pericia opinaré con más conocimiento de causa:

El motivo de tanta confusión es que no hay enfermedades; hay enfermos. Esta frase tan manida, tiene en las enfermedades psiquiátricas y en las reumatológicas su máxima expresión: Cada enfermo es distinto a otro, y para sistematizar el diagnóstico, y poder tratar uniformemente a los afectos de enfermedad mental, se describieron una serie de criterios (los Americanos en su DSM, los Europeos en su CIE). El que cumple unos criterios, durante el tiempo marcado, y no cumple las exclusiones que también se citan, es diagnosticado de una enfermedad. Ello permite el tratamiento uniforme y más regulado de los enfermos, pero como contrapartida puede que un paciente sufra diagnósticos diferentes a lo largo de su enfermedad, o es posible que al mismo tiempo distintos profesionales le diagnostiquen de una u otra enfermedad, según lo que les cuenten o lo que crean de sus palabras.

A título de ejemplo pongo parte del diagnóstico por el DSM IVR de la Psicosis esquizofrénica, que es un diagnóstico que me parece que no va a tener Emilio

Síntomas característicos: Dos (o más) de los siguientes, cada uno de ellos presente durante una parte significativa de un período de 1 mes (o menos si ha sido tratado con éxito):


1. ideas delirantes
2. alucinaciones
3. lenguaje desorganizado (p. ej., descarrilamiento frecuente o incoherencia)
4. comportamiento catatónico o gravemente desorganizado
5. síntomas negativos, por ejemplo, aplanamiento afectivo, alogia o abulia
Nota: Sólo se requiere un síntoma del Criterio A si las ideas delirantes son extrañas, o si las ideas delirantes consisten en una voz que comenta continuamente los pensamientos o el comportamiento del sujeto, o si dos o más voces conversan entre ellas.

B. Disfunción social/laboral: Durante una parte singnificativa del tiempo desde el inicio de la alteración, una o más áreas importantes de actividad, como son el trabajo, las relaciones interpersonales o el cuidado de uno mismo, están claramente por debajo del nivel previo al inicio del trastorno (o, cuando el inicio es en la infancia o adolescencia, fracaso en cuanto a alcanzar el nivel esperable de rendimiento interpersonal, académico o laboral).

C. Duración: Persisten signos continuos de la alteración durante al menos 6 meses. Este período de 6 meses debe incluir al menos 1 mes de síntomas que cumplan el Criterio A (o menos si se ha tratado con éxito) y puede incluir los períodos de síntomas prodrómicos y residuales. Durante estos períodos prodrómicos o residuales, los signos de la alteración pueden manifestarse sólo por síntomas negativos o por dos o más síntomas de la lista del Criterio A, presentes de forma atenuada (p. ej., creencias raras, experiencias perceptivas no habituales).

D. Exclusión de los trastornos esquizoafectivo y del estado de ánimo: El trastorno esquizoafectivo y el trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos se han descartado debido a: 1) no ha habido ningún episodio depresivo mayor, maníaco o mixto concurrente con los síntomas de la fase activa; o 2) si los episodios de alteración anímica han aparecido durante los síntomas de la fase activa, su duración total ha sido breve en relación con la duración de los períodos activo y residual.

E. Exclusión de consumo de sustancias y de enfermedad médica: El trastorno no es debido a los efectos fisiológicos directos de alguna sustancia (p. ej., una droga de abuso, un medicamento) o de una enfermedad médica.

F. Relación con un trastorno generalizado del desarrollo: Si hay historia de trastorno autista o de otro trastorno generalizado del desarrollo, el diagnóstico adicional de esquizofrenia sólo se realizará si las ideas delirantes o las alucinaciones también se mantienen durante al menos 1 mes (o menos si se han tratado con éxito).

Sigue el DSM IVR con la clasificación según la evolución temporal de la enfermedad, porque cursa a brotes, pero no lo pondré porque no nos compete.

Respecto a los transtornos de la personalidad, hay que tener, como bien ha dicho un psiquiatra que no son enfermedades, son transtornos. Y si me apuráis, son maneras de ser. Son frecuentísimas, según los americanos hasta un 16 % de la población padece alguno. Pero no es lo mismo un transtorno dependiente o un narcisista que un esquizoide, un límite, o un antisocial, que pueden ser peligrosos.
Pongo los criterios del transtorno antisocial

A. Un patrón general de desprecio y violación de los derechos de los demás que se presenta desde la edad de 15 años, como lo indican tres (o más) de los siguientes ítems:


1. fracaso para adaptarse a las normas sociales en lo que respecta al comportamiento legal, como lo indica el perpetrar repetidamente actos que son motivo de detención
2. deshonestidad, indicada por mentir repetidamente, utilizar un alias, estafar a otros para obtener un beneficio personal o por placer
3. impulsividad o incapacidad para planificar el futuro
4. irritabilidad y agresividad, indicados por peleas físicas repetidas o agresiones
5. despreocupación imprudente por su seguridad o la de los demás
6. irresponsabilidad persistente, indicada por la incapacidad de mantener un trabajo con constancia o de hacerse cargo de obligaciones económicas
7. falta de remordimientos, como lo indica la indiferencia o la justificación del haber dañado, maltratado o robado a otros


B. El sujeto tiene al menos 18 años.

C. Existen pruebas de un trastorno disocial que comienza antes de la edad de 15 años.

D. El comportamiento antisocial no aparece exclusivamente en el transcurso de una esquizofrenia o un episodio maníaco.

¿Verdad que conocéis a muchas personas, en el trabajo, entre los vecinos, etc.  que pueden ser diagnosticadas de Transtorno antisocial de la personalidad? Y digo bien: No se tiene este transtorno como se tiene una enfermedad, sino que se puede ser diagnosticado, pues si esta persona no tiene problemas con la ley, puede vivir una vida larga y sin problemas (los problemas los causa él a los que le rodean). De hecho los transtornos de la personalidad pasaban muy desapercibidos, sobre todo en los medios rurales, por la tendencia del ser humano a solucionárselo todo por sí mismo.


No pongo por el momento más. Escucharé cuando pueda la pericia y luego veremos si se puede aclarar uno un poco más. De momento, por lo que he leído, no parece tener una esquizofrenia. Un transtorno de la personalidad... o varios.

ultima edicion por morenohijazo (28-05-2007 17:41:38)

La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas

Re: Pericial enfermedad mental Suárez Trashorras

Pongo aquí para general esparcimiento, los criterios DSM IV R (el motivo por el que uso la clasificación americana en lugar de la europea es porque en enfermedades psiquiátricas es más usada la DSM y a nosotros nos da igual) de dos transtornos de la personalidad que se prestan a equívoco, aunque sea por el nombre, con la Psicosis esquizofrénica que se achacó a Trashorras

Trastorno esquizoide de la personalidad

A. Un patrón general de distanciamiento de las relaciones sociales y de restricción de la expresión emocional en el plano interpersonal, que comienza al principio de la edad adulta y se da en diversos contextos, como lo indican cuatro (o más) de los siguientes puntos:


1. ni desea ni disfruta de las relaciones personales, incluido el formar parte de una familia
2. escoge casi siempre actividades solitarias
3. tiene escaso o ningún interés en tener experiencias sexuales con otra persona
4. disfruta con pocas o ninguna actividad
5. no tiene amigos íntimos o personas de confianza, aparte de los familiares de primer grado
6. se muestra indiferente a los halagos o las críticas de los demás
7. muestra frialdad emocional, distanciamiento o aplanamiento de la afectividad


B. Estas características no aparecen exclusivamente en el transcurso de una esquizofrenia, un trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos u otro trastorno psicótico y no son debidas a los efectos fisiológicos directos de una enfermedad médica.

Nota: Si se cumplen los criterios antes del inicio de una esquizofrenia, añadir "premórbido", por ejemplo, "trastorno esquizoide de la personalidad (premórbido)".

Trastorno esquizotípico de la personalidad
A. Un patrón general de déficit sociales e interpersonales asociados a malestar agudo y una capacidad reducida para las relaciones personales, así como distorsiones cognoscitivas o perceptivas y excentricidades del comportamiento, que comienzan al principio de la edad adulta y se dan en diversos contextos, como lo indican cinco (o más) de los siguientes puntos:


1. ideas de referencia (excluidas las ideas delirantes de referencia)
2. creencias raras o pensamiento mágico que influye en el comportamiento y no es consistente con las normas subculturales (p. ej., superstición, creer en la clarividencia, telepatía o "sexto sentido"; en niños y adolescentes, fantasías o preocupaciones extrañas)
3. experiencias perceptivas inhabituales, incluidas las ilusiones corporales
4. pensamiento y lenguaje raros (p. ej., vago, circunstancial, metafórico, sobreelaborado o estereotipado)
5. suspicacia o ideación paranoide
6. afectividad inapropiada o restringida
7. comportamiento o apariencia raros, excéntricos o peculiares
8. falta de amigos íntimos o desconfianza aparte de los familiares de primer grado
9. ansiedad social excesiva que no disminuye con la familiarización y que tiende a asociarse con los temores paranoides más que con juicios negativos sobre uno mismo


B. Estas características no aparecen exclusivamente en el transcurso de una esquizofrenia, un trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos u otro trastorno psicótico o de un trastorno generalizado del desarrollo.

Nota: Si se cumplen los criterios antes del inicio de una esquizofrenia, añadir "premórbido", por ejemplo, "trastorno esquizotípico de la personalidad (premórbido)".

No creo necesario aclarar, a la luz de estos criterios , que "nuestro" Emilio Trashorras no tiene ninguno de estos dos transtornos. En un primer momento, cuando yo conocía muy poco sobre Trashorras, lo que había publicado "El Mundo" y poco ás, pensé que podía ser cierto que fuese un esquizofrénico que no estuviera en brote. Un esquizofrénico en sus fases intercrisis, que haya tenido pocos brotes, puede ser completamente normal. De hecho un brote de psicosis podemos padecerlo cualquiera, (por ejemplo, si el día de la Cena de DL fundimos Madrid, podemos padecer alguno por ingesta de sustancias extrañas, je je je)

Como ha dicho alguien en el peritaje, aunque Trashorras fuera un psicótico, todo apunta a que los actos los cometió con plena capacidad de juicio y raciocino. Ejemplo: Un esquizofrénico delinque, como han dicho, de manera bastante primitiva: puede matar, herir, robar,  lo que sea, porque le ordenan unas voces, o porque tiene un delirio, pero no puede idear y llevar a cabo planes elaborados como esconder dinamita, contactar posibles compradores, organizar visitas a la mina, contratar camellos que transporten la dinamita, etc. Ejemplo ( y sólo es un ejemplo, ¿eh?): Mario Conde, por ejemplo, podría haber sido un esquizofrénico, pero los pufos que montó de Ingeniería financiera los montó con pleno conocimiento y con un cerebro por lo demás muy pero que muy despejado. Lo que cuenta la película del matemático esquizofrénico es, en gran parte, puro purito Hollywood.

Pero lo que está claro , y he ido conociendo al ver más de lo que se conoce sobre este caso, es que no tiene ni un Transtorno esquizoide ni esquizotípico: Ambos son sujetos huraños, extraños, rehúyen la sociedad, son bizarros, etc. Trashorras es un redomado vividor, un granuja, amoral y caradura. de concordar con algo, es con el asocial. (para otros diagnósticos posibles, como el transtorno límite, se precisa saber más datos, pero de hecho ningún perito lo ha citado como posibilidad, así que...

Conclusión provisional a falta de ver los videos de peritaje (hasta ahora lo que he hecho es leer lo que pone Datadiar, y sobre todo lo vuestro: de tener algún diagnóstico, apuesto por el transtorno antisocial.

Y digo de tener que elegir algún diagnóstico, porque siempre se ha acusado a los psiquiatras, a veces con razón, de sobrediagnosticar a la gente. ¿Dónde empieza lo patológico y dónde acaba la variación de la normalidad?

¿Repercusión sobre el juicio? Mínima. Los transtornos de la personalidad no impiden conocer el bien del mal, ni hacen a una persona irresponsable de sus actos. Lógicamente los defensores lanzan a ver si cuela. Hay estudios que demuestran que el simple hecho de alegar enajenación mental se traduce en condenas 25 %- 33% para los reos. Lo que nunca había visto es un juicio en que los acusadores colabren con los condenados.

Pero es prácticamente imposible que Ber trague con una absolución por enajenación mental. Y aun suponiendo ésto, no quedaría en libertad, sino que pasaría a un psiquiátrico, del que no saldría hasta que fuera muy muy viejecito... EDITO: Los transtornos de personalidad son prácticamente inmodificables (no digo incurables porque no son enfermedades) Así que no saldría del sanatorio en décadas. Pero, repito, es imposible.

Los abogados aspiran a una reducción de algunos cientos de años en la condena. Que, dudo muchíííísimo que consigan. Vamos, menudo precedente: oiga, soy un ser amoral y antisocial. He martado a un pringao. Que me liberen. ¡Ja!

ultima edicion por morenohijazo (28-05-2007 20:58:24)

La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas

7

Re: Pericial enfermedad mental Suárez Trashorras

morenohijazo
No es por nada pero esto son los sintomas de un peon negro.

1. ideas de referencia (excluidas las ideas delirantes de referencia)
2. creencias raras o pensamiento mágico que influye en el comportamiento y no es consistente con las normas subculturales (p. ej., superstición, creer en la clarividencia, telepatía o "sexto sentido"; en niños y adolescentes, fantasías o preocupaciones extrañas)
3. experiencias perceptivas inhabituales, incluidas las ilusiones corporales
4. pensamiento y lenguaje raros (p. ej., vago, circunstancial, metafórico, sobreelaborado o estereotipado)
5. suspicacia o ideación paranoide
7. comportamiento o apariencia raros, excéntricos o peculiares
9. ansiedad social excesiva que no disminuye con la familiarización y que tiende a asociarse con los temores paranoides más que con juicios negativos sobre uno mismo

Amor, Entereza, carchutos, agua de cetona y comatrogramas.

Re: Pericial enfermedad mental Suárez Trashorras

lol lol lol lol lol lol lol lol

La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas

Re: Pericial enfermedad mental Suárez Trashorras

Estoy viendo la pericial. Aparece otro diagnóstico,  el trastorno esquizoafectivo, bipolar o no. Lo siento mucho, pero una vez empezado no puedo dejar de poneros los criterios (si lo sé no empiezo)

Trastorno esquizoafectivo (295.70)
A. Un período continuo de enfermedad durante el que se presenta en algún momento un episodio depresivo mayor, maníaco o mixto, simultáneamente con síntomas que cumplen el Criterio A para la esquizofrenia.

Nota: El episodio depresivo mayor debe incluir el Criterio A1: estado de ánimo depresivo.

B. Durante el mismo período de enfermedad ha habido ideas delirantes o alucinaciones durante al menos 2 semanas en ausencia de síntomas afectivos acusados.

C. Los síntomas que cumplen los criterios para un episodio de alteración del estado de ánimo están presentes durante una parte sustancial del total de la duración de las fases activa y residual de la enfermedad.

D. La alteración no es debida a los efectos fisiológicos directos de alguna sustancia (p. ej., una droga de abuso o un medicamento) o a enfermedad médica.

Codificación basada en tipo:


.0 Tipo bipolar: si la alteración incluye un episodio maníaco o mixto (o un episodio maníaco o mixto y episodios depresivos mayores)
.1 Tipo depresivo: si la alteración sólo incluye episodios depresivos mayores

Básicamente, y espero que no me lea un psiquiatra, es una mezcla entre depresión o depresión-manía con alucinaciones.

La manía es un estado de ánimo exacerbado, lo contrario a una depresión. Cuando es un ánimo exacerbado, pero un poco menos que una manía se llama hipomanía. Como 1132CPCF.
Dentro de un rato acabaré de verlo y pondré mi opinión.

La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas

Re: Pericial enfermedad mental Suárez Trashorras

Los peritos de la salud mental de Trashorras han sabido nadar y guardar la ropa. No han negado el diagnóstico anterior de psicosis que arrastraba Trashorras y aducían los psiquiatras que traía la defensa, pero en el interrogatorio de los abogados, hacia el minuto 20 se produce una afirmación importante: ni el que declara ni los demás han visto, durante su estancia en la cárcel nunca ningún síntoma psicótico, se dice. Ello puede deberse a que toma neurolépticos, como el Risperdal, a altas dosis, pero...

Hay que tener en cuenta que, aunque ellos han defendido el carácter científico de los test que pasan ( y en cierto modo lo son) no conseguimos la objetividad que se consigue en un análisis de sangre, por ejemplo. Todos los test incluyen preguntas trampa que sirven para evaluar la sinceridad del paciente, pero por supouesto una persona inteligente ( no hace falta ser un genio) las detecta fácilmente y las supera.

Por cierto, aunque se empeñan en llamar “Antipsicóticos” a los neurolépticos, nuevos y carísimos, que desarrolló la industria farmacéutica desde los noventa, su nombre (y nuevamente, espero que no me lea un psiquiatra) no pasa de ser una astuta medida de marketing de los laboratorios para diferenciar de los neurolépticos más antiguos. Los “antipsicóticos” con ese nombre, dan la impresión de que curan las psicosis, pero no es así. Básicamente controlan sus síntomas.

Pero no es cuestión aquí de rebatir el diagnóstico de psicosis que arrastra Trashorras desde mucho antes de los atentados. Más bien es cuestión de averiguar si la enfermedad, psicosis o transtorno de la personalidad, disminuía o anulaba su responsabilidad en los hechos.

La respuesta, matizada por el hecho de que el paciente ha sido valorado atiborrado de tranquilizantes, es que sus enfermedades, mientras no esté bajo un brote psicótico agudo no impiden su distinción del bien y del mal. El psiquiatra que defiende su diagnóstico de psicosis sólo le vio hasta 2003 y luego no le siguió, así que no se atreve a juzgar lo que pasó en los atentados. El resto más o menos se pone de acuerdo en que con un brote de psicosis, cognitivamente afectado, impulsado por voces, delirios, etc, no concuerda la actuación del acusado con la preparación de un delito tan complejo.  Ni con la vida fácil que llevaba Trashorras. Ni con las entrevistas posteriores a “el Mundo” “yo cuento lo que sea”. Ni con los hechos probados que llevó a cabo Emilio, incluido conducir vehículos sin mayores dificultades...

Y la frase, más ambigua, de que altera o anula la volición, significa más bien que no puede controlar sus impulsos. Lo cual (“decir que no podía controlarse” )es evidente que no le va a servir a Trashorras

ultima edicion por morenohijazo (29-05-2007 00:21:03)

La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas