1

Hilo: Médicos forenses Carmen Baladía, Miguel Monge, MA Castillo y Fco. Pera

16:43 hs. Comparecen los PERITOS FORENSES CARMEN BALADÍA OLMEDO, JUAN MIGUEL MONGE PÉREZ, MIGUEL ANGEL CASTILLO, FRANCISCO PERA BAJO

Juran declarar con imparcialidad. No tiene incompatibilidad alguna.

16:43 hs. Comienza el interrogatorio de los PERITOS FORENSES CARMEN BALADÍA OLMEDO, JUAN MIGUEL MONGE PÉREZ, MIGUEL ANGEL CASTILLO, FRANCISCO PERA BAJO  por el MINISTERIO FISCAL

La Dra. Baladía, como consecuencia de los atentados y cuando tuvo conocimiento de los hechos, se dirigió al Instituto Anatómico Forense. Muchos médicos se dirigieron a ayudar en el levantamiento de cadáveres y a Plaza de Castilla. Desde el Instituto, ella intentó habilitar zonas en el Instituto pero como la infraestructura era insuficiente se puso en contacto con la Administración. Se habilitó un pabellón de IFEMA.

La numeración de los cadáveres llevaría una letra según la zona de levantamiento, más una “C” de catástrofe y una numeración correlativa.

Se colocaban los cadáveres por el lugar de donde venían.

Se habilitó una zona a modo de sala de autopsias. En un principio eran 5 mesas y luego se habilitaron otras 2 más.

A partir de ahí se comenzaron las autopsias.

Policía científica hizo una necro-reseña de 156 cadáveres. Acabaron estas autopsias el a la 1:20 del 12 de marzo.

Ya por la noche quedaban las identificaciones más difíciles: muchos de los cadáveres tenían amputaciones que impedían la identificación mediante huellas.

Se trasladaron a la Almudena donde había cámaras frigoríficas para que los cadáveres se conservasen en buenas condiciones.

El día 17 había 187 víctimas fallecidos. Se identificaron 184. De los otros 3 restantes, de uno de ellos faltaba la necro- reseña y de los otros dos pruebas de ADN fiables.

Policía Científica hizo su estudio fotográfico al igual que el Instituto Anatómico Forense.

Finalmente se identificaron 191 cadáveres (187 más otros 4 que llegaron de hospitales).

El Sr. Monje, el 11-M se dirigió a la Audiencia Nacional donde se decide formar 4 comisiones judiciales. Se trasladaron a Atocha pero no pudieron intervenir porque los TEDAX estaban inspeccionando la posible existencia de más explosivos. Se trasladaron al Ministerio de Agricultura donde se decidió habilitar el pabellón de IFEMA. Luego fueron a Téllez y de ahí a IFEMA.

Las lesiones observadas eran los propios de una explosión. En caso de la onda expansiva, la muerte se produce de modo inmediato: muchos cadáveres se encontraban en los trenes sus asientos.

“Onda de presión” es un golpe seco, como un empuje, a alta velocidad. Se mide en kilogramos. Contra esta onda, se produce una contraria, de “succión” que provoca que las victimas se queden con las ropas arrancadas.

Al llegar a IFEMA se integró en una de las mesas.

También, tras las primeras detenciones efectuadas el 13-M, el día 14 visitó a los detenidos. Uno de ellos, el día 15, le preguntó que quién había ganado las elecciones: era Jamal Zougam.

Los detenidos solían pedir atenciones higienicas. Algunos digeron que les habían dado “alguna colleja”.

Los Dres. Castillo y Pera realizaron la autopsia del GEO Torronteras. El Dr. Castillo manifiesta que él ha realizado dos autopsias a este cadáver. La primera junto con el Dr. Pera y la segunda sólo, tras la profanación del cadáver.

El GEO murió debido a un shock hemodinámico por la sección de un vaso sanguíneo.

17:06 hs. Comienza el interrogatorio de los PERITOS FORENSES CARMEN BALADÍA OLMEDO, JUAN MIGUEL MONGE PÉREZ, MIGUEL ANGEL CASTILLO, FRANCISCO PERA BAJO por los ABOGADOS DE LAS ACUSACIONES PARTICULARES.

Respecto a un error mecanógráfico a que apunta una letrada, respecto a las fechas de entrada y salida de un cadáver, la directora del Instituto Anatómico Forense a tiempo de los atentados, Dra. Baladía, comenta que ella se limitaba a recepcionar  los informes. Imagina que es un error mecanográfico y que de ello pueden dar cuenta los forenses correspondientes.

Es posible que en la autopsia del GEO sólo figure la firma de uno de los forenses pero la realizaron los 2. La autopsia terminó a sobre las 4 de la madrugada del día 4 de abril.

El Sr. Monje indica que todas las autopsias se hacen con cuerpos descubiertos.

Las ropas y efectos personales, asi como de tatuajes y piercings dejan constancia los forenses. Todos los efectos se depositan en bolsas y quedan a cargo de Policía Científica. Los cadáveres desnudos se colocan en sudarios y luego en los féretros elegidos por la familia.

El Sr. Monje manifiesta que si hubiese visto signos de “tortura” en los detenidos lo hubiese hecho constar en sus informes.

17:15 hs. Comienza el interrogatorio de los PERITOS FORENSES CARMEN BALADÍA OLMEDO, JUAN MIGUEL MONGE PÉREZ, MIGUEL ANGEL CASTILLO, FRANCISCO PERA BAJO por los ABOGADOS DEFENSORES DE LOS ACUSADOS.

A IFEMA, dejaron de llegar cadáveres sobre las 18:00 -19:00 hs del 11-M. La llegada de cadáveres fue continuada durante todo el día. No hubo una hora concreta de mayor afluencia.

El día 12-M llegó un bebé a quien se le practicó la autopsia.

La rotura de la arteria femoral provoca la muerte casi instantáneamente.

No se ha realizado un estudio comparativo entre las autopsias de los fallecidos en el 11-M y el 3 de abril en el piso de Leganés. Tras unas lesiones primarias, una onda expansiva de presión positiva que provoca un “blast injury” como consecuencia de fuertes golpes; contra ello se produce una onda de succión muy fuerte, que produce incrustaciones de objetos.

Entre los muertos en los trenes no había signos de ningún suicida terroristas.

De Leganés se le dijo a la Dra. Baladía que uno de los cadáveres tenía incrustada una pila de un reloj Seiko pese a que en un principio se pensó que podía ser explosivo y por ello se llamó a los TEDAX.

El GEO Torronteras tenía impregnaciones de sangre.

[A los creyentes] les competerá difundir lo que otros han acuñado; ya que ningún hombre suelta y expande la mentira con tanta gracia como el que se la cree.