Foro del colectivo Desiertos Lejanos.

Lugar de debate de las teorias de conspiración del 11-M.

You are not logged in.

Announcement

Nueva política de registro. Ante la imposibilidad de contener el spam, toda persona que quiera registrarse en el foro tendrá que solicitármelo personalmente en Twitter por mensaje personal, a la cuenta @luismithr. Gracias por su comprensión.

#341 03-11-2009 13:13:09

Hermanita
Miembro
Registered: 05-11-2006
Posts: 661

Re: Querellas conspis

Gracias, Rasmo, es un lujo escribir para lectores como vosotros smile

Voy a ver si hoy puedo colgar uno o dos mensajes sobre el tema de la querella. Creo que hay resoluciones del Supremo que tratan la cuestión de qué obligaciones y qué facultades tiene la Policía Judicial a la hora de descartar elementos recogidos como prueba y apoyan lo que, por ejemplo Isocrates o Mange, han mantenido ante varios conspis rabiosos: que no hay que pedir autorización judicial para destruir lo que el policía no considera "prueba".

Lejía, Hollow, Lior... cuanto más miramos esta querella más idioteces le encontramos tongue Es una fuente continua de diversión.

Offline

#342 03-11-2009 15:05:11

Quetza
Miembro
Registered: 15-01-2008
Posts: 952

Re: Querellas conspis

Hermanita wrote:

....
Lejía, Hollow, Lior... cuanto más miramos esta querella más idioteces le encontramos tongue Es una fuente continua de diversión.

Sí, que se lo pregunten a Sánchez Manzano o a la perito.


La Verdad persigue a los peones, pero ellos son mucho más rápidos

Offline

#343 03-11-2009 18:37:58

Hermanita
Miembro
Registered: 05-11-2006
Posts: 661

Re: Querellas conspis

Caramba, Quetza, qué serio te veo. Vale, me disculpo si alguien se ha sentido ofendido por mis palabras (pero debo confesar que me sigue divirtiendo analizar la querella, no tengo esperanza de salvación).

Más sobre la querella.

Se supone que la función del juez es integrar los hechos en los tipos de delito, ver si los hechos son típicos. En fin, se trata de comprobar si la conducta desplegada se puede considerar que cumple los requisitos (todos) de un delito tal como está descrito en el Código Penal.

¿Cuál es la conducta de S-M y la perita 17.362 de la que se habla en esta querella?

En primer lugar, que han ocultado/destruido (más bien ocultado según el querellante, porque afirma que todo sigue estando escondido no sé en qué sitio, supongo que en el Cuarto Supersecreto de los Horrores y de las Pruebas Ocultadas del que tanto nos ha hablado el pobre tontico XLuis) una serie de “vestigios” (quedémonos con la palabra precisa) tomados de los focos de explosión del 11M.

En segundo lugar, que en el juicio oral declararon que “nunca” o “casi nunca” (manda webs) se hacía algo (enviar vestigios de explosivo explosionado al laboratorio de Policía Científica), que según el querellante se hacía “muchas veces”.

Como vemos, en la querella se habla solamente de dos conductas, pero se imputan tres delitos: de esos tres, hay dos que nacen de la misma conducta, la ocultación de vestigios.

En cuanto a la imputación del delito de falso testimonio, ya dije en mi mensaje anterior que me parecía bastante inane. Dando generosamente por supuesto que el querellante consiga demostrar que “se habían enviado vestigios al laboratorio de Policía Científica muchas veces”, todavía sería necesario:

1)        Que se pruebe que hubo dolo al decir “nunca” o “casi nunca” y no simplemente un despiste. La única forma de probar el dolo (siempre indiciario, como sabemos) será probar que había una razón lógica y creíble para que S-M y la perita mintieran. Y eso exige probar (porque no otra puede ser su razón) que pretendían hacer ver que era normal su comportamiento de no mandar unos vestigios que se deberían haber mandado, y a su vez eso exige probar que si querían hacer ver que era normal era para disimular que en aquel caso concreto deseaban no mandarlos (porque no otra puede ser su razón), y a su vez eso exige probar que si no querían mandarlos era (porque no otra puede ser su razón) porque estaban convencidos de que al mandarlos se iba a descubrir, o al menos se podía descubrir, algo que ellos no querían que se descubriera. Pero entonces, inmediatamente habría que probar que existía, o como mínimo que hay razones para creer que existía ese algo que ellos temían que se descubriera y que precisamente no se ha descubierto por su actuación. Demasiados “sies”, demasiadas deducciones, una cadena demasiado larga de inferencias para probar algo.
2)        Además, que se pruebe que la falsedad ha recaído sobre hechos esenciales. Esto conecta con el apartado 2, ya que de nuevo la esencialidad del hecho solamente puede reconocerse si  se prueba que los imputados deseaban no mandar los vestigios porque temían que se descubriese etc., y nos vamos al razonamiento completo anterior.
3)        Además, para la perita, que se considere que existe falsedad al decir “casi nunca”, porque todo depende de la valoración que la propia perita podía racionalmente darle a la proporción que exista entre las veces que se enviaban los vestigios y las veces que no: ¿un 5% es “casi nunca”? ¿un 10%? ¿un 15%?

En definitiva: el delito de falso testimonio, a la basura. Y algo se deben sospechar los querellantes, que en su querella piden a la desesperada que por lo menos se condene a S-M y la perita por el artículo 460, es decir por haber faltado a la verdad en cosas no sustanciales, porque es que si no nos vamos de este asunto sin rascar ni una, Señoría. Pero como la imputación del delito del artículo 460 solamente les exime de probar el punto 2 (la sustancialidad o esencialidad de lo alterado), y en realidad si no se puede probar el punto 2 es que tampoco se ha podido probar el punto 1, con esta imputación no van a ningún lado.

Tenemos luego la otra conducta, que sirve de base a la imputación de los delitos de omisión del deber de perseguir delitos y de encubrimiento. En un mensaje anterior ya dije que entiendo que incluso en el caso de que se entendiera probada dicha conducta en ningún caso sería posible castigar por los dos delitos, pero evidentemente se han imputado los dos a ver qué cae.

La conducta en sí es fácilmente describible: ocultar/destruir muestras y/o vestigios.

Yo es que me imagino al redactor de la querella en el trance de, eso, redactarla, y supongo las dudas que lo corroían (ñam ñam):

¿Cómo demonios justifico el tipo penal en que se incardina esta conducta?

Me ha parecido desde el principio revelador que en la relación de hechos de la querella (Parte IV) se haya usado tanto la palabra "vestigios" (104 veces) como, muy a menudo, la palabra "muestras"» (49 veces), pero que sin embargo a la hora de formular las imputaciones (Parte V: Calificación Jurídica) se haya empleado solamente la primera, "vestigios". ¿Hay alguna razón especial para ello? Creo que sí.

Partimos de la idea de que, si miramos el Código Penal, no hay en él ninguna norma que castigue directamente un "delito de ocultar o destruir vestigios" ni un "delito de ocultar o destruir muestras". Es necesaria una cierta elaboración previa para poder demostrar que destruir u ocultar vestigios es una de las varias conductas con las que se puede cometer algún delito de los que sí están en el Código Penal.  El querellante está claro que piensa que estamos ante una de las varias conductas con las que se pueden cometer los delitos de omisión del deber de perseguir delitos y de encubrimiento, y así lo dice en su querella cuando hace su valoración jurídica e imputa esos delitos. Pero ¿es tan sencillo como parece?

En realidad, la conducta que puede integrar el tipo penal de los dos delitos que se imputan tendría que ser más bien algo así como "ocultar o destruir pruebas". "Pruebas", que no "muestras" ni "vestigios". Esto nos da la pista de por qué en la redacción de la Parte V de calificación solamente se ha usado con reiteración la palabra "vestigios": en la LECrim solamente se usa la palabra "muestras" cuando se habla de destruir instrumentos, armas o efectos dejando "muestras" suficientes para posteriores análisis, y en relación con los análisis biológicos (mayormente de ADN), como por ejemplo cuando se habla de que en el procedimiento abreviado el juez puede ordenar a un perito que tome "muestras o vestigios". En cambio, en la LECrim sí se habla de "vestigios" al regular la inspección ocular del juez y allí se equiparan los vestigios a las "huellas" y, sobre todo, a las "pruebas materiales" del delito.

¡Ah!, ahí querían llegar los querellantes. A que "ocultar/destruir vestigios" = "ocultar o destruir pruebas materiales", porque entonces sí que se ve clara la conducta integradora del delito de encubrimiento o de omisión. Naturalmente, si te has “cargado” algunas pruebas materiales, esto hará imposible que se persiga a los delincuentes a los que apuntaban estas pruebas.

Ahora bien: en cualquier proceso del mundo mundial se podría decir siempre que hay que seguir investigando porque a lo mejor hay responsables no descubiertos y precisamente es que no los hemos descubierto porque algún Policía se cargó pruebas que podrían haber llevado hasta ellos. Es una pescadilla que se muerde la cola: te podrías querellar diciendo que faltan culpables por descubrir porque se han destruido pruebas y que la prueba de que se han destruido pruebas es que faltan culpables. Para no convertir por esta vía la justicia en el cuento de nunca acabar, hay que exigir a quien se querella por este motivo que pruebe alguna de estas dos cosas:

a)        demostrar que existen indicios racionales de la teoría, esto es, que existen responsables del 11 M que ni han sido procesados ni nunca podrían serlo con las pruebas reunidas en el sumario y posteriormente en el juicio oral sobre el caso
b)        demostrar que la actuación de los imputados es tan irregular y tan imposible de justificar que “per se” tiene que implicar la existencia de motivos torticeros, porque no tienen ninguna justificación aceptable y lícita de su conducta.

Como evidentemente los querellantes no tienen la posibilidad de demostrar la teoría, solamente les queda la posibilidad b): deben probar que la conducta de S-M y la perita 17.632 fue totalmente ilícita, lo cual podría servir para razonar que alguien que se lanza a cometer esa irregularidad lo habrá hecho por un motivo poderoso, como sería el de intentar encubrir a alguien.

Al llegar a este punto, resplandece una de las teorías conspis de moda (Isocrates, por ejemplo, ha discutido pacientemente con varios de ellos sobre esto): para que prospere su imputación, los querellantes sugieren en su querella que nadie de la Policía puede destruir ningún elemento material relacionado con un delito basándose en su propia valoración de que tal elemento no es útil como prueba, debiendo siempre obtener la autorización judicial expresa para la destrucción. Y que como S-M y la perita se saltaron esta exigencia imperativa y actuaron de forma ilegal (anti-LECrim), es que tendrían esas poderosas razones que antes decíamos.

Y al parecer, los querellantes creen haber descubierto la fórmula mágica para apoyar esa tesis en el artículo 326 de la LECrim que antes he mencionado: «el Juez instructor o el que haga sus veces los recogerá y conservará [los vestigios o pruebas materiales] para el juicio oral si fuere posible». De ahí, entre otras cosas, su insistencia en que lo que se ocultó/destruyó fueron "vestigios", término que este artículo de la LECrim equipara expresamente a "pruebas materiales", colocándolas bajo la custodia del Juez instructor.

De hecho, El Mundo, Libertad Digital y la COPE, entre otros medios conspiranoicos, han hecho hincapié con guasa en el hecho de que S-M declarara en su comparecencia de septiembre que lo que se destruyó fueron "objetos", no "muestras". Pero a los mismos conspiranoicos se les ve desubicados con esto de la nomenclatura, porque en verdad que se hable de "muestras" o de "objetos" es lo mismo a los efectos que tratamos: lo que no es lo mismo es hablar de "vestigios", término que machaconamente utiliza De Pablo en la querella (aunque luego se le va la pinza y habla de las muestras). Porque ya hemos visto que los "vestigios" sí los equipara la LECrim a "pruebas materiales", en tanto que con las "muestras" no hace lo mismo.

Desde esta óptica, mi opinión es que esta línea de defensa de S-M es un acierto, porque en efecto es importante distinguir entre los diferentes términos, y sobre todo cuando entra en juego uno más que hasta ahora no he visto mencionado pero que tanto la LECrim como nuestro Tribunal Supremo manejan profusamente como elemento clave en lo que atañe al tratamiento de la prueba material en el proceso.

Sigo luego.

Offline

#344 03-11-2009 18:58:39

Hermanita
Miembro
Registered: 05-11-2006
Posts: 661

Re: Querellas conspis

Errante wrote:

PD.- Eres murcianica de Murcia, ¿a que si? tongue

PD.- Perdona la entrometida preguntita, pero la curiosidad me puede.

¡Acho, Errante, no, no soy murcianica! Pero, eso sí, tengo muchos familiares muy próximos en Murcia, algunos amigos muy amigos en Murcia, he vivido en Murcia y sigo viviendo cerca de Murcia. Digo yo ¿es que estas cosas se notan a través de la pantalla? smiley2ani.gif

Offline

#345 03-11-2009 19:04:29

Quetza
Miembro
Registered: 15-01-2008
Posts: 952

Re: Querellas conspis

Gracias hermamita por tus aclaraciones. Y lamento haber parecido seco en el comentario, sólo pretendía llamar la atención de lo mal que lo tienen que estar pasando estas dos personas y sus familias (recordemos a Rodolfo Ruiz), que hicieron bien su trabajo, como en otros atentados, trabajo que que sirvió para esclarecer el asesinato de 192 personas, y que por la mala baba de unos desalmados que se aprovechan del dolor de algunas víctimas se ven en esta terrible situación.

Supongo que todo esto que tú expones se lo habrán trasmitido los abogados de S-M y la perito a sus defendidos para tranquilizarlos, pero siempre les quedará la impotencia de verse inmersos en esta situación por el capricho de unos sociopatas inmorlaes al mando de unos importantes medios de comunicación, con el objetivo de justificar su propia locura consipiracionista, que no creo que el tema  tenga ya para ellos ni interés político ni económico.


La Verdad persigue a los peones, pero ellos son mucho más rápidos

Offline

#346 03-11-2009 19:30:01

Hermanita
Miembro
Registered: 05-11-2006
Posts: 661

Re: Querellas conspis

Acabo de ver lo de Rodolfo Ruiz, Quetza... Es terrible.

A mí la querella me resulta un objeto curioso, me entretiene analizarla jurídicamente. Con otras cosas de Derecho Penal, como lo relacionado con atentados y muertes, no consigo distanciarme tanto porque me hace daño.

Termino con lo de esta querella.

Me había quedado en que el artículo 326 de la LECrim dice que «el Juez instructor o el que haga sus veces los recogerá y conservará [los vestigios o pruebas materiales] para el juicio oral si fuere posible». Parece que los querellantes quieren saltar desde ahí a la conclusión de que todos-todos-todos los vestigios son recogidos por el instructor o bajo sus órdenes concretas, y sobre todo parece que creen que ya han encontrado una norma legal que obliga a conservar los "vestigios" y correlativamente impide destruirlos (u ocultarlos con la excusa de que se han destruido), y además sería una norma que parece hacer descansar exclusivamente en el Juez instructor (=Del Olmo) la capacidad de controlar la conservación de los vestigios, con lo que automáticamente habrá que entender que la destrucción de cualquier "vestigio" exige la expresa autorización de dicho Juez instructor.

Esto significaría que nadie de la Policía puede destruir ningún elemento material relacionado con un delito basándose en su propia valoración de que tal elemento no es útil como prueba, debiendo siempre obtener la autorización judicial expresa para la destrucción.

Pero esta interpretación está muy lejos de la realidad. El Tribunal Supremo ya tiene establecida una jurisprudencia sobre esta materia. Así podemos verlo en el Fundamento de Derecho Primero (punto 3) de la Sentencia 219/2000:

«La jurisprudencia de esta Sala tiene señalado con reiteración, que los artículos 334, 336 y 338 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, en cuanto que establecen la intervención del Juez de Instrucción para la recogida de las armas, instrumentos o efectos del delito, deben ser interpretados con arreglo a nuevos parámetros considerando que los citados preceptos, contienen una serie de reglas para la mejor ocupación del cuerpo del delito, que no son incompatibles con otras disposiciones complementarias de fechas posteriores, en las que se establecen normas generales sobre las actividades y competencias de la policía judicial».

Abundando en lo anterior, leemos en el Fundamento de Derecho Tercero (punto 5) de la Sentencia 179/2006:

«…esta Sala estima oportuno interpretar de forma flexible las facultades atribuidas a la policía, dada la vetustez del párrafo 1º del mentado art. 282 al que remite el art. 326, que debe verse enriquecido con una interpretación armónica en sintonía con el contexto legislativo actual, en atención a las más amplias facultades concedidas a una policía científica especializada y mejor preparada, con funciones relevantes en la investigación de los delitos (véase Ley Orgánica de Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado de 13 de marzo de 1986, art. 11.1.g; y Real Decreto de Policía Judicial de 19 de junio de 1987, art. 4º)».

En el mundo real, el caso que se da en este querella de acusar a policías de delitos de encubrimiento o de omisión de su deber de perseguir delitos por no haber aportado algunos de los elementos recogidos en la escena de un delito (que no “escenario”, y esto lo digo por si nos lee un peón de esos aficionaos a CSI, que el Grissom y adláteres dicen todo el tiempo “esto estaba en el escenario”, “vamos al escenario”, y parecen cómicos de la legua, juer: en buen castellano es “escena del crimen”), decía, esto de acusar a policías porque no le han llevado al juez todo lo recogido en la escena de un crimen es tan raro que no es nada fácil encontrar sentencias sobre casos parecidos. Como tampoco es que me pueda pasar todo el día buscándolas (y como, de nuevo, esto no es el EE.UU. de los CSI y a los tribunales no se va a alegar jurisprudencia, sino leyes), solamente os cuelgo una sobre el asunto. Pero la verdad es que creo que es más que suficiente si se quiere ver por dónde pueden ir los tiros:

En esta sentencia de 26 de febrero de 2002, el Tribunal Supremo analiza una alegación en la que un condenado por tráfico de drogas alega en su defensa que no se pudo hacer una prueba lofoscópica (la de las huellas dactilares, como todos sabemos) a las bolsas donde iba guardada la cocaína por cuya tenencia se le condenó. Es, por tanto, un caso en el que se ha detenido a alguien y los funcionarios (en este caso Guardias Civiles) no han guardado una de las pruebas; nada de “vestigios”, una clara y evidente prueba material, como es la bolsa o bolsas en que se guardaba la droga aprehendida. Esta droga estaba guardada y se encontró en el coche del condenado. ¿Cabe un ejemplo más claro de la importancia que puede tener una “prueba” como estas bolsas? ¿Y si te acusan de traficar y tú eres un pobre inocente en cuyo coche ha sido colocada arteramente la droga incriminadora (por Rubalcaba, claro, a través de persona interpuesta), y tú no puedes demostrar que no tocaste la bolsa en la que iba esa droga porque la Guardia Civil se ha deshecho de ella (o tal vez la ha ocultado en el Cuarto Supersecreto)?

Pues véase lo que le contesta al recurrente el Tribunal Supremo en el Fundamento de Derecho Tercero:

«Mas, a efectos dialécticos, es oportuno afirmar, que el recurrente pretende dar el mismo trato procedimental a las drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, que a las bolsas que las contenían, cuando exclusivamente para las primeras y no para las segundas existe una previsión legal, que se constata en el art. 338 p. 2, inciso 2 L.E.Cr.
Pero además, ni la policía judicial interviniente ni el Juez de Instrucción otorgaron valor de pieza de convicción o de instrumento del delito con relevancia en la investigación, a las bolsas que contenían la droga. La razón era sencilla, toda vez que no poseía ninguna característica especial, susceptible de aportarse al proceso, acreditativa de algún extremo esencial y desde luego tal superficie no era apta para la impresión de las huellas dactilares. (…)
Informado el Juzgado por la Guardia Civil, de que se desecharon como pieza de convicción, particularmente, por no constituir soportes adecuados para imprimir cualquier clase de huellas, el Juzgado, dictando el correspondiente auto consideró innecesaria la prueba que inicialmente y a prevención habida sido declarada pertinente»
.

He aquí expresada claramente el tratamiento procesal del “vestigio” y de la “prueba material”: ni uno ni otra alcanzan verdadero valor o relevancia jurídica hasta que no se convierten en “pieza de convicción”. De tales “piezas de convicción” habla la LECrim cada vez que quiere referirse a las pruebas relevantes y utilizables para probar la inocencia o culpabilidad (artículos 25, 622, 626, 629, 631, 634, 635, 654, 688, 712, 726, 742, 840…).

Y, como hemos visto, el Tribunal Supremo tiene claro que, para valorar cuándo un “vestigio” o “prueba material” tiene la suficiente importancia —o sencillamente es idóneo— para convertirse en “pieza de convicción”, los funcionarios policiales tienen un margen de discrecionalidad;  que esas valoraciones discrecionales de la Policía gozan de una presunción inicial de corrección y que, por supuesto, sus manifestaciones sobre qué características presentaban los vestigios y qué juicios de valor hicieron sobre ellos gozan de la presunción inicial de veracidad que tienen todas sus demás declaraciones.

De hecho, lo que está diciéndole el Supremo al alegante es simplemente que el Juzgado le preguntó a la Guardia Civil: “Oigan, ¿y las bolsas?”, y la Guardia Civil dijo: “Pues no sabemos, como vimos que no servían para sacar las huellas dactilares no las hemos conservado”. ¡Y al Supremo le parece de perlas! No empieza a decir: “Eh, que aquí hay una AFOTO que demuestra que las cogieron… que aquí hay una relación de efectos que demuestra que las cogieron”… no, no, da por sentado que las cogieron, las miraron, las valoraron como no útiles para ser “pieza de convicción” y las descartaron. Punto final. ¿Reprende el Tribunal Supremo a la Guardia Civil? ¿Dice que su conducta fue inaudita? ¿Plantea la ilicitud de su decisión de tirar las bolsas? ¿Exige pruebas de que las bolsas en efecto no servían para sacar huellas? No, no, no y no.

Los “vestigios”, las “muestras”, no eran “piezas de convicción” según la valoración de los peritos intervinientes. Como dijo acertadamente S-M: eran “objetos”. No piezas de convicción: objetos. En ello convinieron la perita 17.632 en su propio nombre y S-M en representación de los funcionarios de su unidad que intervinieron en la recogida y clasificación de todos los “restos” u “objetos”. S-M y la perita tenían la capacidad suficiente para hacer esa valoración y para tomar esa decisión y actuaron en consecuencia. Eso es todo, les guste a los conspis más o les guste menos.

Offline

#347 04-11-2009 15:32:38

Isocrates
Cenista oficial
Registered: 02-10-2006
Posts: 1,809

Re: Querellas conspis

En mi opinión, la cuestión de la supuesta falsedad en la declaración de SM es bastante más sencilla. SM declara que los restos de los focos los analiza su unidad, que como criterio general esos restos no se envían a la PC, y que el destino final de cada muestra depende del criterio de la perito.

AAV11M: La decisión de no enviar esos restos a la Policía Científica ¿fue suya?

T: (sorprendido) No… lo establecen las normas así, el protocolo, siempre se ha hecho así y es la perito la que establece los criterios; una vez que entran los restos en la Unidad están a disposición de la perito; es ella la que establece los criterios de qué hay que hacer con ello.

Eso significa que los TEDAX no remiten, en bloque, las muestras sobre cuyo análisis tienen competencias, pero que la perito puede decidir enviar una o varias muestras a la PC -o a donde sea- si lo considera necesario. La querella pretende tomar una frase aislada y darle un valor absoluto, olvidando el resto de la declaración y el marco general de la investigación.


Por lo demás, poco se puede añadir a la clarísima exposición de hermanita.


Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano

Offline

#348 04-11-2009 16:41:59

pocococo
Miembro
Registered: 24-09-2009
Posts: 148

Re: Querellas conspis

"lo que parecía resuelto a principios de abril, sin embargo, sigue en el aire. En vista de que el procedimiento contra Manzano ya está bastante avanzado en un juzgado de Madrid, la asociación estudia la posibilidad de reclamar a la Audiencia los vídeos de los días concretos en los que se produjeron los episodios más relevantes de la pericial. Se trata de aquellos en los que se detectaron sustancias ajenas al explosivo robado en Asturias, unos hallazgos que sembraron dudas sobre la actuación del jefe de los Tedax".

Si vemos las pericias de explosivo, nunca se encontraron "sustancias ajenas al explosivo robado en Asturias", porque quedó acreditado en el juicio que se encontró Goma Dos Eco y Goma Dos EC, y que la Goma Dos EC tiene DNT, y ha tenido hasta fechas recientes nitroglicerina. Y que en Mina Conchita se encontró en el año 2004 Goma Dos EC de 1994.

Otra cosita. Cuando Sanchez Manzano declara en el juicio que nunca se remiten muestras a Policía Científica, contesta a la pregunta de que si no se enviaron muestras a Policía Científica PARA AVERIGUAR EL NOMBRE COMERCIAL. Nunca se hizo ni se hace, porque en explosivo explosionado NO SE PUEDE AVERIGUAR LA MARCA COMERCIAL del explosivo utilizado. Ni mintió ni dijo una media verdad. Contestó con una gran verdad. Y la perito igual. Si alguien puede colgar las declaraciones de Sanchez Manzano y la perito Tedax vereis como no existe (tampoco) delito de falso testimonio.

Esto es como predicar en el desierto, ¿verdad, compañeros?

Offline

#349 04-11-2009 16:45:15

Mangeclous
Miembro
Registered: 17-09-2006
Posts: 2,231

Re: Querellas conspis

Así es, dice "nunca se había planteado" [enviar las muestras a la PC para averiguar el nombre comercial]. Esto lo han manipulado hasta la saciedad.

Offline

#350 04-11-2009 18:48:00

lejianeutra
Miembro
Registered: 17-09-2006
Posts: 1,330

Re: Querellas conspis

Sí, ésto mismo ya lo comentó y desarrolló Rasmo de manera magistral.


La verdad no está siempre en el fondo de un pozo. En realidad, yo pienso que, en cuanto a lo que más importa conocer, es invariablemente superficial. La profundidad se encuentra en los valles donde la buscamos, pero no en las cumbres de las montañas, que es donde la vemos

                                  Auguste Dupin, detective

Offline

#351 05-11-2009 22:44:50

Errante
Miembro
Registered: 24-02-2008
Posts: 1,245

Re: Querellas conspis

Hermanita wrote:

¡Acho, Errante, no, no soy murcianica! Pero, eso sí, tengo muchos familiares muy próximos en Murcia, algunos amigos muy amigos en Murcia, he vivido en Murcia y sigo viviendo cerca de Murcia. Digo yo ¿es que estas cosas se notan a través de la pantalla? smiley2ani.gif

Sí, claro que se nota. Los panochos del CNI no perdemos detalle... te delata el utilizar mucho el ico, como tontico, y el típico zagalico que escribiste no sé donde ya es la repanocha tongue


"En todo caso, mientras Gómez Bermúdez ajusta sus cuentas frente al espejo, nosotros debemos comenzar a ocuparnos de cómo mantener con vida esta media criatura que ha tenido a bien entregarnos.” P.J. Ramírez , padre de la criatura

Offline

#352 14-11-2009 18:09:35

larean
Administrador
Registered: 16-09-2006
Posts: 6,549

Re: Querellas conspis

Simplemente magistral, Hermanita.


[A los creyentes] les competerá difundir lo que otros han acuñado; ya que ningún hombre suelta y expande la mentira con tanta gracia como el que se la cree.

Offline

Board footer

Powered by FluxBB