1

Hilo: Manuel Guerra, cura conspiranoico

Pues eso, otro conspiranoico. Éste echa la culpa a los masones.

http://www.infovaticana.com/2015/02/11/ … masonicas/


La pena es que en España el Cóidigo Penal sólo pueda aplicarse a personas físicas concretas y no a colectivos. Si se pudiese denunciar a colectivos, la fiesta conspiranoica sería interminable.

El cura Manuel Guerra denunciaría a "los masones".
Ignacio López Bru y Luis del Pino a "las cloacas".
Víctor Llano (artista antes conocido como Hombreli o Trola) a "los Servicios secretos marroquíes y a ETA".
Los Peones Negros Tontilocos a "la progresía".
Valderra a "la trama manchega"

La verdad es que si conseguimos abstraernos de la infamia que suponen los insultos a víctimas, policías, jueces, políticos y personas que han trabajado por el esclarecimiento del atentado. Si olvidamos la reiteración en solicitar la liberación de asesinos convictos y en algunos casos incluso confesos. Si nos olvidamos de todo esto, digo, la verdad es que los conspiranoicos son fuente inagotable de risas.

"Sin lugar a dudas, a estos tíos se les ha ido definitivamente la olla" Luis del Pino - 24.11.2007

2

Re: Manuel Guerra, cura conspiranoico

Sí, a saber que nick tenía en el blog del Luispi.

En este enlace hay más comentarios, con la participación yeda (Dios los cría y ellos se juntan):

http://infovaticana.com/blog/manuel-gue … ma-el-11m/

Ya son elementos marginales, pero alguno queda. Como curiosidad, Manuel Guerra va más allá de las afirmaciones de Luis del Pino, con el recuento de dedos de Leganés, y se pregunta, entre otras cosas:

¿Por qué 3 (casi la mitad) de los presuntos suicidas tenían cortadas las falanges de todos los dedos de las manos?

A Lamari le cortaron las falanges a la altura de la oreja. Las tonteorías conspirativas tienen vida propia, se reproducen y crecen hata su máximo nivel de estupidez.

La Verdad persigue a los peones, pero ellos son mucho más rápidos

Re: Manuel Guerra, cura conspiranoico

Dice este  hombre sobre los supuestos enigmas que se propone plantear:

"Ciertamente una cosa es saber y otra -no siempre coincidente demostrar o ser capaz de mostrarlo y demostrarlo." 

Y no puedo dejar de pensar que hace mucho tiempo que no leía una definición tan contundente  de la idea de fe (fe de esa con minúsculas, de la que uno usa para decirle a su conyuge o amigos del bar "te juro que estoy seguro que es así, porque es así, creeme").

Osease: Padre, si no eres capaz ni de mostrarlo ni de demostrarlo, dejalo o llevalo a la Iglesia que es el mejor sitio para las cosas que se creen de corazón pero que no se pueden ni mostrar ni demostrar.  Demasiados muertos y demasiado dolor para tantaa "indemostrabilidades".