Foro del colectivo Desiertos Lejanos.

Lugar de debate de las teorias de conspiración del 11-M.

You are not logged in.

Announcement

Nueva política de registro. Ante la imposibilidad de contener el spam, toda persona que quiera registrarse en el foro tendrá que solicitármelo personalmente en Twitter por mensaje personal, a la cuenta @luismithr. Gracias por su comprensión.

#21 28-02-2008 14:31:09

Liberto
Miembro
Registered: 17-09-2006
Posts: 1,233

Re: Historia antigua y clasicismo

Interesantísimo, Morenohijazo.
cool


Ad

Offline

#22 28-02-2008 14:36:03

morenohijazo
Administrador
Registered: 05-10-2006
Posts: 5,766
Website

Re: Historia antigua y clasicismo

ALEJANDRO Y LA MUERTE DE SU PADRE: (III) EL ASESINATO
Antes de partir a Persia, Filipo tenía que dejar atada la retaguardia. El hermano de Olimpia, Alejandro de Epiro, debía estar lógicamente resentido por el repudio de su hermana, así que decidió hacer un acto de conciliación. Ofreció la mano de su hija Cleopatra (hermana de Alejandro, sobrina del novio, aunque eso tenía menos importancia que ahora).

Se montó una boda por todo lo alto en el teatro de Egae, la antigua capital de Macedonia. Filipo mandó que la guardia no entrase con él al teatro, según parece para hacer ver a los invitados griegos que no era un militóN siempre rodeado de guardaespaldas. Filipo entró, pues, sin armas, y avanzó hasta donde se encontraba el capitán de la guardia, que parecía esperarle para darle la novedad. Pero lo que hizo fue clavarle una daga en el corazón.

Pausanias, pues ya habrán adivinado que se trataba de él, trató de huir, aprovechando la confusión, y  que los notables, Alejandro entre ellos, no llevaban armas. Según Diodoro trató de escapar hacia unos viñedos, donde le esperaban unos cómplices con caballos. Evidentemente, pues, había premeditación.. Y también es evidente la presencia de cómplices que le prepararon los caballos, y quizás un lugar donde esconderse, o una ciudad donde se le abrirían las puertas. Algunas fuentes han especulado con la existencia de un barco que le esperaba, y ello apuntaría directamente a Persia o Atenas, pero no hubo pruebas de ello.

Pausanias casi logró escapar, pero tropezó con unas viñas y cayó largo. Los primeros hombres que llegaron hasta él, Pérdicas y Leonato (dos amigos y posteriormente generales de Alejandro) lo mataron.

Esto sirvió para que lenguas maliciosas acusaran al hijo de la muerte del padre, y presentar como pruebas el “¿a quién beneficia?”, señalando la posibilidad de que los cargos obtenidos por los camaradas de Alejandro lo fueran por su colaboración en la muerte y ocultación posterior del crimen. Como veis, nada nuevo hay bajo el sol, y los argumentos suenan extrañamente peoniles ¿no?

En realidad, no resulta nada extraño que, ante un regicidio, los guerreros macedonios reaccionaran brutalmente ante el crimen de Pausanias. Los historiadores que opinan que es extraña la reacción de Pérdicas y Leonato están juzgando desde el punto de vista actual, donde hay un Poder Judicial independiente, unas fuerzas policiales que se conocen la legislación al dedillo, que tienen prohibido maltratar a los detenidos, que todos sabemos que hay que garantizar un juicio justo, etc. Pero deberían recodar que, incluso en el mundo contemporáneo, magnicidios como los de Alfonso XIII, (fracasado) Francisco Fernando de Hagsburgo, Sadat de Egipto, se saldaron con intentos de linchamiento de los autores, cuando les pudieron echar el guante las enfurecidas masas.

Con más razón, en la Edad Antigua, y en la monarquía macedonia, el asesino no podía esperar clemencia si sus compañeros, agresivos militares, entrenados para la violencia y la dureza. lo enganchaban.

En cuanto a la “recompensa”, pasan por alto el hecho de que [/b]Pérdicas y Leonato eran dos muy buenos militares, como los demás Compañeros de Alejandro, que también recibieron los mismos o más honores sin haber matado a Pausanias.[/b]

Por otro lado, fijémonos en que Pausanias estuvo a punto de escapar. Si Alejandro hubiera planeado todo para matar a Pausanias, su chapucería hubiera sido de época, pues sólo el tropezón del fugitivo impidió la huida.

Otro punto que casi no se ha comentado: Alejandro, todos están de acuerdo, estaba desarmado. Si sabía que iban a asesinar a su padre, no cabe duda que planearía dar un golpe de efecto y ser coronado rey, como ocurrió en realidad. Sin embargo, fue un momento muy peligroso, en el que podría estallar un motín; en la violenta historia de la monarquía macedonia, no hubiera sido la primera vez...

Más motivos: la oportunidad del momento. Es posible que Alejandro no tuviese aprecio por su padre, y quizás anhelaba que más bien pronto le dejase el campo libre. Pero de ahí a matarlo... Y de ser así ¿hacía falta matarle delante de toda Macedonia, medio Epiro, y media Grecia? En muy poco tiempo, los macedonios partirían hacia Persia, a una empresa en la que pasarían más peligros que en toda su vida. Tendría mil y una posibilidades de cometer su asesinato y hacerlo pasar por un hecho de guerra.

Psicológicamente, el perfil de Alejandro hace casi imposible su responsabilidad en el crimen: aún suponiendo que no le creyese su padre biológico, Alejandro no fue nunca el tirano oriental, matando “conspirativamente”, que la propaganda ateniense quiso presentar (espero hablar algún día de la muerte de Parmenión, Filotas, Kleitos, etc, y veréis lo que quiero decir), y menos lo sería a los veinte años. Las muertes achacables a Alejandro lo fueron en el calor de la batalla o de la bronca, o de manera legal, a la luz pública. Nunca se le conoció ni una muerte como la de Filipo. De haberlo hecho, y viendo cómo se comportó ante otras muertes, sin duda los remordimientos le hubieran vuelto medio loco.

¿Pudo Alejandro matar a su padre por instigación o de acuerdo con Olimpia? Olimpìa sí era muy capaz de actuar tan arteramente, sin embargo en el futuro Alejandro se resistiría, en varias ocasiones, a matar a quien le disgustaba a su madre (empezando por el regente Antípatro). Comentar también que las sospechas de la culpabilidad de Olimpia no se acompañan de pruebas. La historia de que viajó a cubrir con oro el cadáver de Pausanias no es probable: Olimpia era impulsiva, pero no tonta; además estaba ocupándose de otra cosa: asesinar a Eurídice y su hijo, lo que hizo sin conocimiento de su hijo, que la reprendió ásperamente.

En mi opinión, el culpable más probable era Demóstenes, que hacía tiempo actuaba, no sólo por Atenas, sino también abundantemente estimulado por el oro persa (se encontraron tablillas de pagos persas a Demóstenes por sumas de dineros inmensas). Nada hay que añadir sobre el odio de Demóstenes, personal y también profesional: no cabe ninguna duda de que Demóstenes creía que la muerte de Filipo favorecería a Atenas, era lo mejor que le podía pasar, y que se trataba de un individuo sin escrúpulos cuando se trataba de cumplir lo que creía su destino.

El que Demóstenes propusiera e hiciera aprobar un voto de agradecimiento a Pausanias no tiene valor probatorio: es evidente que pudo hacerlo impulsado por el odio y la alegría, aunque no tuviera nada que ver; Demóstenes consideraba a Alejandro un mozo fatuo e inhábil (pese a que su comportamiento en Queronea, y luego llevando las negociaciones en nombre de su padre, debiera haberle mejorado la percepción del asunto).

Lo que hace sospechar de Demóstenes, como indicó Acorrecto, es que dio la noticia a sus conciudadanos en un plazo tan breve que hacía imposible que recibiese la información por otro camino que no fuera estando informado previamente o... habiendo preparado él el golpe.

La manera más rápida de comunicar información en la Grecia del siglo IV A.C.era mediante hogueras encendidas en cumbres montañosas con visibilidad de una a otra. Evidentemente, eso podía sólo servir para comunicar una noticia ya esperada. Y es la única manera por la que Demóstenes pudo haber sido informado de la muerte de su enemigo a tiempo para comunicarlo a los atenienses. Todas las demás formas, relevos, postas, etc, nunca hubieran sido suficientemente veloces.

Last edited by morenohijazo (28-02-2008 15:00:17)


La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas

Offline

#23 28-02-2008 14:51:00

Acorrecto
Miembro
Registered: 22-04-2007
Posts: 3,268
Website

Re: Historia antigua y clasicismo

Magnífico, Moreno el Magno wink

Quizá sería interesante también hacer una semblanza de lo que sabemos sobre la relación entre Filipo y Alejandro.
La anécdota de Bucéfalo, que llegó a hacer temer un accidente entre los miembros de la corte, terminó con Filipo llorando de orgullo y emoción, abrazado a su hijo con aquella famosa frase:

"Hijo mío, búscate un reino a tu medida: ¡Macedonia no es bastante para que tú quepas!"

Lo mismo pasó cuando Filipo entró en combate por primera vez con su hijo, dándole la comandancia del ala izquierda (la derecha era para el rey) que acabó con Alejandro arrasando a los bárbaros y su padre que lleno de gozo.

Por otro lado hay algo que dices que no está nada claro: no sabemos lo que creía Alejandro sobre su origen, de hecho tampoco está claro lo que decía la propia Olimpia. Según Erastótenes Olimpia le comunicó su filiación divina "cuando despidió a Alejandro al partir en la operación militar". O sea, después del regicidio. En Plutarco incluso se apunta la posibilidad de que fuera una invención ajena a la familia real:

Otros, sin embargo, aseguran que ella (Olimpia) rechazaba esta leyenda por impía y que decía: "¿No va a dejar de calumniarme Alejandro ante Hera?"

Lo que, en cualquier caso, deja claro que la reina era muy religiosa, una "fanática religiosa", y el hijo -que no lo era menos- jamás hubiera soportado la culpa del peor de los pecados: el parricidio.

Offline

#24 28-02-2008 16:10:58

morenohijazo
Administrador
Registered: 05-10-2006
Posts: 5,766
Website

Re: Historia antigua y clasicismo

Como siempre, Acorrecto, tienes razón.

Algunas de las fuentes dicen que Olimpia educó a su hijo en la creencia de que Filipo no era su padre (otra cosa es que Alejandro se lo creyera o no) pero otras lo niegan, y llegan a citar esa frase "¿No va a dejar de calumniarme Alejandro ante Hera?" como prueba de que no era así.

En todo caso, lo que hay que estar de acuerdo es que Alejandro, cuando aceptó honores divinos, no estaba loco.

Porque en realidad hay que preguntarse si en algún momento Alejandro creyó en su divinidad o sólo fue una de tantas manipulaciones que los Grandes aceptan para llegar mejor a sus pueblos.

Conocida es la anécdota de que ante una herida, en presencia de sus amigos íntimos, les dijo "¿Lo veis? ¡Es sangre, sangre humana!"

Ddo que Acorrecto ha sacado el tema, voy a contar una cosa que a mi me convence bastante, y que no puse en mis anteriores post por no cargarlos aún más, que bastante rollo hay ya.. Pensaba contarlo en otro momento, si hablábamos de la divinidad de Alejandro.

En realidad Alejandro no planteó su divinidad de manera continuada y seria hasta llegar a Egipto. En Egipto, como sabéis, estaban subyugados por los persas, a quien se consideraba como tiranos y dominadores extranjeros, y recibieron a Alejandro con los brazos abiertos. Recordemos que los faraones eran, para el pueblo egipcio, la encarnación viviente de Ra; ¿qué mejor para ganar el aplauso unánime, la reverencia y aún la adoración, que declarar reinstaurada la presencia de un faraón glorioso hijo de Amón en el trono egipcio?

Ello aseguraría la fidelidad de Egipto en un momento clave. Alejandro había tomado una dcisión arriesgadísima al iniciar la campaña: habia licenciado su flota, rehusando enfrentarse a la poderosísima flota persa. La flota ateniense era de lealtad muy dudosa, entonces ¿con qué contaba Alejandro? Pues con conquistar todos los puertos posibles del Mediteráneo, de manera que la flota a Darío no le serviría para nada. Por ello, tras Asia Menor, forzó Isos, opero en lugar de dirigirse al corazón del Imperio, giró hacia Siria, Palestina y Egipto. De ahí los durísimos asedios de Halicarnaso, Tiro, Gaza, etc, que no podía permitirse dejar neutrales (y dispuestos a ayudar a la flota persa) a sus espaldas.

Por la misma razón, asegurarse la benevolencia de los poderosísimos sacerdotes de Ammón, confirmándoles en sus puestos, y la adoración del pueblo, fue un rasgo genial, no una chifladura. El dominio que impuso duró 300 años en Egipto.

Y el segundo momento en el que se impone como hijo de Dios, el momento que la literatura contraria a Alejandro critica más, es cuando, ya Gran Rey de Persia, trata de unificar ambos entornos, los cortesanos y nobles orientales, cultos, refinados, con los macedonios, rudos guerreros, pero que miraban a los persas como enemigos derrotados, nunca como compañeros.

Fue muy difícil. Es fácil decir que Alejandro se adelantó a su tiempo, pero no tenemos ni idea de cuántos siglos llevaba de avance.

En Persia existía una forma de saludo, la Proskynesis, o prostración reverente que debían realizar los persas ante quien era mucho más noble que él. En el caso del Gran Rey, casi todos los persas estaban obligados a hacerla, pues eran muy inferiores a él. Sólo unos pocos Familiares (a veces no familiares reales, sino nobles dignificados con este título) no estaban obligados  a hacerlo. Veamos cómo lo cuenta Herodoto:

si dos persas del mismo rango se encontraban al pasar, se besaban en los labios a modo de saludo; si uno de los dos era de rango ligeramente inferior, besaba al otro en la mejilla; y si uno de los dos era de un rango muy inferior, se postraba frente al otro.

Bien, los Familiares tenían el derecho al beso, en lugar de la prostración. Pero, entiéndase bien, los persas entendían como un honor incomparable la proskynesis o el beso y si por azar, el reyu, enfadado, rechazaba al invitado que iba a prostrarse, se consideraba deshonrado.

Así pues, como en otras muchas costumbres, Alejandro entendió que los persas no le hubiera recibido como Gran Rey de pleno derecho divino si no aceptaba que todos sus súbditos
se prostrasen ante él

En su mentalidad, tendente a hacer persas y macedonios iguales, aceptar la proskynesis no tenía nada que ver con humillación o despotismo, sino con unificación de sus nobles, e igualdad entre Oriente y occidente. Si hablamos más adelante de la muerte de Calístenes (qué plasta era el pobre) lo contaré un poco más.

Bien, el caso es que los persas aceptaban de mil amores prostrarse ante él, era un honor (por distintas razones, ya lo habían aceptado como sucesor divino de Darío) y no había problema. Pero... ¿y los macedonios? ¿Cómo conseguir que los macedonios aceptaran una reverencia ante él, su compañero de juegos, sin sentirse ridículos?

Efectivamente: Alejandro sacó su disfraz de rey y se lo puso. Quiero decir que si los macedonios no se inclinaban hacia su rey, posiblemente su orgullo no se vería resentido ante la prostración ante Dios.

Se lo creyeron? Seguramente, no. Pero alejandro se habría dado cuenta de que la postura macedonia de resistencia a la prostración era un paripé ante los persas. es decir, se habrían burlado tanto de los persas por hacer eso... Pero, al adoptar la identidad de un Dios, les daba una excusa para reconocer la prostración, ante sí mismos, como diferente de la que hacían los bárbaros

Sea como fuere, Alejandro no pretendía que la costumbre persa se hiciera obligación entre los macedonios. Organizó un numerito con su amigo Hefestión en el que los macedonios, a cambio de una única proskynesis, recibirían el beso que les convertiría en Familiares, y se acabó el problema.

Una gran idea. Lástima que la estupidez humana lo fastidiara todo. Pero eso lo contaré más adelante.

Vaya por la idea, pues, de que posiblemente Alejandro usó la idea de la divinidad más como un arma política que como una Verdad Inmutable...


La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas

Offline

#25 28-02-2008 18:45:42

Isocrates
Cenista oficial
Registered: 02-10-2006
Posts: 1,809

Re: Historia antigua y clasicismo

El tema de la "deificación" de Alejandro no es en absoluto sencillo y las fuentes dan pie a que se haya dado rienda suelta a la imaginación. Sin embargo cabe señalar que ni Plutarco, ni Arriano realizan ninguna mención a que Alejandro pretendiera en ningún momento ser   un dios y no existe ningún decreto, orden o instrucción para que se le considere así.

De hecho, y enlazando con lo comentado por morenohijazo, es interesante resaltar que el único de los territorios bajo su dominio en el cual el el gobernante adquiría la cualidad divina era Egipto, y pese a aparecer en la iconografía con los atributos divinos del faraón no existe ninguna constancia de que Alejandro fuera coronado faraón recibiendo y asumiendo a través de la ceremonia la "cualidad divina". Esta ausencia de referencias puede ser considerada como prueba de su inexistencia, ya que resulta difícil creer que una ceremonia de ese tipo -con su relevancia y coloridoo- pudiera ser pasada por alto en las fuentes. Por lo demás, una revisión de la cuestión debe tomar en consideración una visión amplia de la situación.

El propio Filipo, de quien no existen dudas que nunca pretendió ser un dios- fue horado por Efeso con una estatua en el templo de Artemisa -si bien no una estatua de culto-, en Lesbos se honró a Zeus como especial protector de Filipo (una suerte de encarnación propia y especial) y en la ceremonia en la que fue asesinado llevó su propia estatua en procesión junto a las de los 12 dioses olimpicos. Debe tenerse en cuenta que Filipo estaba a punto de iniciar su campaña en Asia, contra el Imperio persa y contra un gobernante que, si bien no era considerado dios, recibía los honores de tal. No puede descartarse que la ceremonia en la que aparecía entre los dioses no fuera mas que una forma de "igualarse en rango", frente a los pueblos a los que iba a conquistar, al Rey que iba a combatir. Su muerte deja esa cuestión sin posible respuesta, ya que la posición de Alejandro no era ni remotamente tan fuerte entre los macedonios como para poder pretender ocupar el sitio de Filipo, además de en la jefatura del reino, en su "igualación a los dioses sin serlo". En cualquier caso, posiblemente la idea y el precedente ni tan siquiera fueran originales de Alejandro, sino una forma de legitimación que Filipo estaba en condiciones de tomar en consideración en el 336, pero que Alejandro no pudo tomar en cuenta hasta haber derrotado a Dario. Después de Iso y de la visita a Siwa la situación fue cambiando y Alejandro pudo plantearse la cuestión de los "honores divinos" como una forma de unificar los rituales y tratamiento en su corte, tanto para persas como para macedonios y griegos. Es importante resaltar que entra los lugares en los que se honró a Alejandro como dios estaba, por ejemplo, la muy griega ciudad de Efeso.

Last edited by Isocrates (28-02-2008 18:47:12)


Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano

Offline

#26 28-02-2008 21:14:07

morenohijazo
Administrador
Registered: 05-10-2006
Posts: 5,766
Website

Re: Historia antigua y clasicismo

Efectivamente; resulta difícil saber si -en ocasiones- Alejandro se creyó un Dios o no, pero en todo caso nunca en él llegó a ser síntoma de locura. Recordemos que, por entonces, y hasta épocas bien recientes, distintos gobernantes (no sólo en Occidente, pensemos en Extremo Oriente en Japón o Tibet, sn ir más lejos, o algunas culturas americanas en América) han sido´gobertnadas por reencarnaciones de hombres santos, o dioses directamente; y otras veces, demasiadas veces diría yo, han dido gobernados por líderes enviados por la Gracia de Dios.

Para terminar con el tema de la Poskynesis y no dejar a nadie curioso de saber por qué digo lo de la estupidez hu7mana, voy a contar cómo acabó el episodio de la proskynesis

Primero veamos cómo lo cuenta Plutarco:

En fin, con haber resistido vigorosa y filosóficamente la adoración, siendo el único que decía en público lo que en secreto incomodaba a todos los principales y más ancianos de los macedonios, él bien redimió a los griegos de una gran vergüenza, y de una mucho mayor todavía a Alejandro, evitando así la tal adoración; pero se perdió a sí mismo: pues antes parecía querer hacer fuerza al rey que persuadirle.

Cares de Mitilene cuenta que bebiendo en un banquete Alejandro en un copa, la alargó a uno de los amigos, y tomándola éste se levantó de cara al hogar, bebió y adoró primero, después besó a Alejandro, y se volvió a recostar, y que lo mismo ejecutaron todos por orden; pero Calístenes, tomando la copa a tiempo que Alejandro no atendía, sino que estaba en conversación con Hefestión, bebió y se acercó para besarle; pero diciéndole Demetrio, denominado Fidón: « Oh rey!, no le beses, porque éste solo no te ha adorado», Alejandro huyó el rostro al ósculo, y Calístenes dijo en voz alta: «Bien, me iré con un beso menos.»

Es evidente que Plutarco recoge una tradición completamente hostil a la Proskynesis; no en vano recoge el relato de los atenienses, sobre todo de un tal Clitarco. Hay una serie de inexactitudes:

-La idea de que se trataba de una "adoración", como si fuera prestada a un Dios; ya hemos visto que no era así, y la Proskynesis no tenía que ver nada con las honras divinas; simplemente era una manera de saludo reverencial de los persas a las personas de mucho más rango que ellas. Recordemos las pendencias que podían estallar entre los nobles españoles del Siglo de Oro sobre si alguien se quitaba el sombrero antes que el otro o no, o las recientes polémicas entre presidentes de las Comunidades autónomas y Ministros sobre protocolo, y a lo mejor no nos parecen costumbres de bárbaros anticuados.

-Plutarco no cuenta con detalle las negociaciones anteriores, que nos han legado por Arriano, sobre todo, y al conocer mejor las costumbres persas, para solucionar el problema. Consta que hubo una ceremonia previa, con macedonios y persas, en la que los persas realizaron la Proskynesis y recibieron el rango de Familiares Reales (para mostrar a los griegos que nada había de servil en ello; los persas lo consideraban, evidentemente,  un gran honor). Esta primera cereminoa falló porque Leonato se echó a reir al ver a alguno que hacía mala figura, y la ceremonia se fue al cuerno. Alejandro se enfadó con Leonato, seguramente le castigó de alguna manera, pero luego "se reconcilió con él" dice Arriano.

-Ante el primer fracaso, Hefestión, incansable amigo y leal hasta la muerte, urdió una segunda ceremonia sólo con los nobles macedonios: Es la que relata Plutarco. Hefestión había hablado con todos (no sólo con Calístenes; a éste lo nombra porque era el cabeclla) para explicarles bien qué tenían que hacer: Proskynesis, recibir el beso que les ascendía a Parientes Reales, y ya no habría más proskynesis para ellos, al tiempo que los persas veían un rito de respeto al Gran Rey cumplido. Él mismo, Hefestión, fue el primero que hizo la Proskynesis.

-Todo fue bien hasta llegar a Calistenes. Éste era el sobrino de Calístenes, y ni siquiera Clitarco y el Liceo disimulan que tenía mal caracter, era moralista en exceso (por lo menos con los demás) y "regañon". Aristóteles dijo que no llegaría a viejo, reforiéndose a su impertinencia (que Clitarco los del Liceo llamaron luego sinceridad). Al principio de la expedición sus escritos (era el cronista) son zalameros y tan excesivamente pelotilleros que cuentan que el mismo Alejandro se lo recriminó, diciendo que no le hacía falta más hazañas de las que él hubiera hecho, o algo así. Pero Calistenes no le tomó ojeriza por ello, sino por el buen trato que daba a los asiáticos, por no esclavizarlos (piense esto quien lo vea como un mártir de la libertad). Un punto importante: Calístenes no era macedonio; era ateniense.

-El caso es que Calístenes, que ya había tenido algún enfrentamiento con el rey, y que era el cabecilla de los rebeldes, se acercó a ver si colaba lo del beso sin la Proskynesis. Evidentemente, su acto era una provocación deliberada, y si Alejandro hubiera sido el tirano que decía Calístenes, no hubiera necesitado más para rebanarle en pedacitos.

-Plutarco dice que no se dio cuenta. Pero es imposible que Alejandro estuviera "despistado" precisamente en el momento en que se acercaba el cabecilla de los descontentos. Y menos aún que tampoco Hefesti´n, que habia organizado la escena, no viera nada. Simplemente, con su generosidad habitual que le valió el apodo de Magno, Alejandro decidió dejarlo correr, cerrando de una vez el tema.

-Pero no contaba con la estupidez humana. Un tal Demetrio, celoso de que Calistenes no cumpliera con el rito, se lo chivó al rey. Me imagino la escena. Alejandro y Hefestión mirando al otro lado, Calistenes acercandose con la cara de salirse con la suya, y de repente Demetrio: "¡Jefe, jefe, Cali se ha escaqueado"

-Evidentemente, el rey no podía darle el beso de aceptación, todo se había ido al garete. Y llega la insolencia final de Calistenes. Según Arriano la frase fue ligeramente más insolente: "Bueno, sólo me ha costado un beso de menos"

-Nuevamente, si Alejandro hubiera sido el tirano soberbio, enloquecido y corrupto que dicen sus detractores, Calistenes no hubiera sobrevivido ni cinco minutos, y las hormigas serían un poco más gordas...

-Sin embargo, el resultado del caso muestra la generosidad increíble de Alejandro. Calístenes no fue ni siquiera degradado; siguió siendo el Maestro de Pajes, puesto de mucha confianza, que con el tiempo le permitió participar en una conspiración para matar a Alejandro (a veces Alejandro, de tan confiado parece tonto), No se volvió a intentar ningún intento para imponer la Proskynesis a sus hombres...


La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas

Offline

#27 08-03-2008 00:51:45

morenohijazo
Administrador
Registered: 05-10-2006
Posts: 5,766
Website

Re: Historia antigua y clasicismo

Hoy estoy muy triste. Con la muerte de Isaías Carrasco, el político asesinado, noté que una angustia me recorría el corazón. Pero al leer el tratamiento que los medios de comunicación más conspiracionistas daban al pobre ex concejal, cómo intentaban aprovecharse de su asesinato ante los ojos de la familia más cercana, no he podido más y me he salido de Internet.

Y he decidido continuar tratando de un gran hombre, Alejandro Magno, como una manera de combatir la náusea que me embargaba. Como le prometí a Rotundo, continúo tratando de quien es posible haya sido el mayor estratega de la Historia; y sobre todo de aquellos puntos que sus enemigos oscurecieron voluntariamente para denigrarle y presentarle como un loco megalómano, tirano alcohólico y malvado, y que a veces los historiadores modernos no han podido y querido contextualizar para saber rescatar la verdad.

Va por ti, Isaías el Magno.

LA DESTRUCCIÓN DE TEBAS O VA UN BEOCIO Y DICE...

I.- Alejandro se asegura el trono y pacifica su reino


Con la muerte de Filipo, sobre su cadáver, los nobles y los jefes se apiñaron alrededor de Alejandro y le aclamaron como rey. Eso en realidad no tiene nada de sospechoso. Alejandro era el primogénito del rey, con muchos años de diferencia, y además había dado muestras de mucha capacidad. Más allá de las anécdotas que se cuentan de él, lo cierto que el ejército le había seguido en la campaña iliria cuando no era más que un adolescente, y, como se demostró luego, estaba dispuesto a aceptarlo como su rey hasta el fin del mundo.

Un punto que haré notar, aunque no es más que una elucubración, es que la escena de la huida de Pausanias, el asesino de Filipo, es descrita como un intento de llegar hasta “los caballos”. ¿Había más de un conspirador? ¿Pretendían asesinar también a su heredero, lo que llevaría con toda seguridad a una guerra civil en Macedonia?

Hay que hacer notar que, como diré luego, las leyes no escritas de Macedonia establecían que el heredero de un asesinado contraía una deuda de sangre que sólo podía ser lavada matando al asesino, luego matar al hijo se consideraba normal.

Por otro lado, si los instigadores fueron Demóstenes o Persia tendría su lógica, aunque no tiene nada de seguro, pues ambos poderes subvaloraban catastróficamente a Alejandro, como se vio en seguida.

Por cierto, no comenté el otro día que Esquines, rival de Demóstenes, le acusó de ser el instigador del asesinato, basándose en lo que dije de que era imposible que hubiera sido informado tan pronto del crimen, si no estaba personalmente detrás...

Bien, el caso es que Alejandro fue proclamado rey y se encontró con un montón de problemas todos a la vez: Grecia denunció el tratado firmado bajo Filipo, Tesalia se sublevó, el norte (ilirios, triballos, tracios...) también, y la parte del ejército macedonio que operaba en Asia Menor al mando de Atalo (el suegro de Filipo, con el que una vez Alejandro llegó a las manos) amenazaba con volver a Pella, como luego tantas veces harían las legiones romanas, y se carteaba con Demóstenes para formar una alianza.. El otro general, Parmenión, no era sospechoso de traición.

Alejandro se aseguró el trono juzgando y ejecutando (los nobles macedonios tenían derecho a juicio) a varios nobles que podían disputarle el trono. Ignoramos si las pruebas contra ellos eran firmes o no, pero lo cierto es que la purga no fue indiscriminada: salvó a su hermanastro retrasado Arrideo, y a Alejandro de Lincestis, que se había apresurado a aclamarle rey.

Y lo cierto es que desprenderse de los competidores al trono era lo habitual en la sucesión de los monarcas macedonios y no extrañó a nadie. .

De hecho, varios de los nobles condenados podían presumir de tener más sangre “azul” que Alejandro, pues éste era medio epirota, como ya sabemos. Amintas, por ejemplo, primo de Alejandro, era realmente heredero al trono hasta que Filipo suprimió a su padre.

En fin, la sucesión macedonia era lo suficientemente enmarañada como para que nadie se extrañara de que Alejandro suprimiera a varios rivales ( y posiblemente, algunos de ellos realmente conspiraban contra él). En todo caso, la condena fue tras juicio y los nobles macedonios aceptaron tal proceder.

De acuerdo con sus consejeros, se decidió que no podía reclamar a Atalo que se presentase a juicio ( se sublevaría con su ejército) y se remitió un agente llamado Hecateo  para que lo hiciese prisionero o matase).

Cuando llegó, mientras esperaba una oportunidad, Atalo se enteró de los éxitos de Alejandro, la cobardía de Demóstenes, y la fidelidad de Parmenión al hijo de su rey Filipo, y mando emisarios a Alejandro para someterse. Curiosamente, Hecateo no se había enterado de esto y mató a Atalo.  

Dos puntos interesantes en este hecho:

           a) Hecateo, al parecer, mostró una orden a Parmenión en la que Alejandro se atribuía las instrucciones para lo que había hecho, cosa que Parmenión acató sin rechistar (nuevamente comprobamos que Alejandro le repugnaba actuar con doblez, matar a escondidas y sin dar explicaciones); y

           b) como ya he dicho, el hijo o pariente más próximo de un asesinado, según las leyes no escritas macedonias, contraía una deuda de sangre que no terminaba hasta haberse vengado del homicida; es un punto muy importante porque explica algunos de los hechos que posteriormente se atribuyeron a locura o a maldad, de Alejandro, debido a la Leyenda Negra que levantaron los atenienses contra él.

Debido a ésta cuestión, al matar a Atalo, Alejandro, por mediación de Hecateo, estaba obligado a matar también al hijo de Atalo, porque no podía esperar de la parentela del muerto (aunque hubiera conspirado contra el rey) más que odio feroz, y tarde o  temprano hubieran atentado contra su vida. Esto era tan sabido y respetado en Macedonia, que el propio Parmenión le ayudó a acabar con la familia de Atalo. .

Tan importante era la deuda de sangre entre las naciones de la antigüedad que, años después, ante el asesinato de Darío por el sátrapa Bessos, el príncipe Oxartes, hermano de Darío, renunció a sus derechos al trono (aunque, evidentemente, hubiera tenido que pelearlo con el macedonio, que no era moco de pavo)  y se sometió a Alejandro para poder vengarse personalmente de Bessos.

En la actualidad no somos conscientes de la importancia de esta cuestión, que ha llegado debilitada hasta nosotros en las venganzas siclianas, calabresas, gitanas, etc...

Los éxitos que habían asustado a Atalo consistían en que Alejandro, a la velocidad del rayo, se dirigió había el centro de Grecia.

Para ello, tuvo que atravesar una Tesalia hostil, que había apostado un destacamento entre las laderas del monte Ossa y las del mítico Olimpo. Al otro lado del monte Ossa, un barranco descendía abruptamente hasta el mar, y resultaba infranqueable para un ejército.

Sin embargo el macedonio mandó tallar escalones en la montaña y pasó tropas al otro lado de los tesalios. La cara del militar tesalio Caridemo cuando vio surgir un destacamento macedonio a su retaguardia como por arte de magia (los tesalios eran muy supersticiosos, creían en brujas y cosas de esas) debió ser un poema, y se rindió sin presentar batalla. Alejandro convocó la Liga Tesalia y se hizo jurar fidelidad

Los atenienses y tebanos, que estaban aún oyendo discursos inflamados de Demóstenes, se aterrorizaron y se apresuraron a mandar embajadas renovando los votos que habían contraído hacia Filipo, para hacerse perdonar la acción de gracias que Demóstenes había hecho votar a Pausanias.

Alejandro se portó magnánimamente: convocó una conferencia en Corinto, declaró que la empresa contra Persia seguía en pie y fue proclamado jefe militar de la misma.

Alejandro volvió a Macedonia, para enterarse con disgusto (hay pruebas de ello) de que su madre había obligado a matarse a la joven esposa de Filipo y a su bebé.

Pero tenía más problemas que atender. El norte estaba en pie de guerra, y en cuanto se pudo (pasado el invierno) se lanzó contra las duras tribus guerreras, llegando a pasar el Danubio: el objetivo era pacificar la zona durante unos años, y lo consiguió en pocos meses..

Last edited by morenohijazo (08-03-2008 01:05:21)


La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas

Offline

#28 08-03-2008 01:02:50

morenohijazo
Administrador
Registered: 05-10-2006
Posts: 5,766
Website

Re: Historia antigua y clasicismo

LA DESTRUCCIÓN DE TEBAS O VA UN BEOCIO Y DICE...

II.- El asedio de Tebas


Pero mientras tanto, en el Sur, en Atenas, corrió el rumor de que Alejandro había muerto; quizás una herida de las que sufrió varias en esta campaña, se magnificó; el caso es que Demóstenes (qué-pesadito-es-este-hombre) volvió a llamar a las armas y mandó dinero (sobre todo persa) y armas (combatientes, no) a Tebas para que se sublevase.

Tebas era la capital de Beocia, una región predominantemente llana que era como la llave, puerta de entrada al Ática y a Atenas; mientras Beocia resistiese Atenas estaría a salvo. Los beocios eran considerados por los griegos como los más palurdos de entre ellos, y al parecer en sus chascarrillos tomaban el papel que entre nosotros cumplen los de Lepe. No se difícil imaginarse que muchos chistes empezaban por “¿Saben aquel que diu, que va un beocio y... ?”.

La derrota de los espartanos a manos de los tebanos en 371 A.C. no había traído corrientes de agradecimiento de los atenienses, que siempre se consideraron más inteligentes, y llevaban mal deber su libertad a los catetos, y la alianza contra Filipo de ambas ciudades tuvo más de necesidad que de devoción.

Los beocios, haciendo honor a su fama de pardillos, atacaron a la guarnición macedonia (que tuvieron que admitir tras la batalla de Queronea), que se encerró en la Cadmea (ciudadela que no estaba protegida por su altura como la Acrópolis, sino por una formidable muralla) y esperó auxilio exterior.

A todo esto, Alejandro, que estaba poco muerto, solucionó sus problemas en el Danubio y [/b]bajó a la velocidad del rayo contra Grecia, recogiendo al paso tropas aliadas en la Confederación griega (foceas, tespias, plateas y otras)[/b].

Demóstenes, qué prodigio de clarividencia,  siguió choteándose de sus rivales (hay pruebas de que en algunos discursos le dio por muerto y dijo que el nuevo rey era Alejandro de Lincestis; en otros llamaba “niñato” "mozalbete" o "criatura" a Alejandro, y llegó a mandarle una pelota y un látigo de juguete para que se entretuviese) pero los atenienses, escarmentados, no hicieron caso a sus cuchufletas y, más prudentemente que los beocios, no pusieron a su ejército en pie de guerra.

Alejandro llegó ante Tebas y acampó (había hecho una estimable media de unos 35 kilómetros por día) . Dado que quería mantener la unidad griega y no luchar contra ellos como enemigos, ofreció la paz a los tebanos, a cambio de que entregaran a los jefes del partido antimacedonio (en realidad, éstos habían sido expulsados de Tebas tras el tratado con Filipo en 338 A.C., y su presencia en Tebas era una fraglante violación he dicho tratado y de la Conferencia de Corinto posterior con Alejandro; éste tenía todo el derecho a pedir su entrega).

Los beocios, “astutos” ellos, ofrecieron la paz al ejército sitiador a cambio de que Alejandro entregara a varios generales macedonios. Pese a ello, y a que una incursión al campamento macedonio causó la muerte de varios soldados, Alejandro no atacó; posiblemente confiaba en que los tebanos entraran en razón sólos.

Todos los historiadores están de acuerdo en que dentro de Tebas había un partido “pacifista” (el oligarca; el democrático, que lógicamente no quiere decir lo mismo que ahora, era antimacedonio), y Alejandro pensó que dando tiempo al tiempo, cuando los tebanos se diesen cuenta de su situación, terminarían imponiéndose los contrarios a la guerra.

De hecho, Atenas había cerrado sus puertas sin mandar auxilio a Tebas, y Demóstenes pareció afecto de una extraña afonía: no protestó.

Lo que sigue es un poco confuso. Pérdicas, jefe militar macedonio de la edad de Alejandro (poco más de 20 años, recordemos) lanzó un ataque contra la empalizada exterior tebana y la forzó, abriéndose paso hacia la interior.

Arriano lo relata como una imprudencia de Pérdicas, pero la fuente de  Arriano es Tolomeo, y cuando Tolomeo escribió su diario se ensalzó a sí mismo y denigró a otros diadocos. Pérdicas tenía un mando superior a otros amigos de Alejandro lo que hace pensar en unas mayores dotes militares.

Posiblemente vio una debilidad entre las defensas tebanas, lo que explica que pudiese forzar la primera muralla. Quizás una señal de la Cadmea le advirtió de la debilidad... no se sabrá nuca

El caso es que los refuerzos tebanos llegaron donde la batalla y pusieron en tan grave aprieto a los macedonios, hiriendo a Pérdicas, que la cosa pintó muy mal para éstos.

Pero, evidentemente, Alejandro no se estuvo quieto. Parece seguro que el ataque de Pérdicas no fue orden suya, pues de haberlo sido hubiera estado todo organizado. Pero no lo estaba. Puso en orden el ejército, hizo evacuar a Pérdicas, y –he aquí la genialidad- no trató de aprovechar la cabeza de puente. Dejó que los macedonios de Pérdicas se retirasen confusamente fiándose en que los tebanos saldrían a perseguirlos, cosa que hicieron, para encontrarse con las masas de hipaspistas macedonios, que los arrollaron.

La táctica de fingir una retirada (sólo que aquí no la fingió; tuvo la sangre fría de esperar la inevitable derrota de Pérdicas y sus hombres) ya había sido útil en Queronea (donde los atenienses picaron como merluzos ante Filipo) y el propio Alejandro en Iliria contra los escitas y los peliastas y otras tribus.

El combate posterior, con los tebanos de la ciudad indecisos entre abrir las  puertas a los compatriotas fugitivos (lo que suponía abrirlos a los perseguidores) o cerrarlas dejando que fueran masacrados, y empeorado con un ataque de la guarnición de la Cadmea, que pilló a los tebanos entre dos fuegos, acabó con una batalla casa por casa y una masacre en la que Tebas fue conquistada y sus habitantes, muertos o capturados.


La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas

Offline

#29 08-03-2008 01:50:23

morenohijazo
Administrador
Registered: 05-10-2006
Posts: 5,766
Website

Re: Historia antigua y clasicismo

LA DESTRUCCIÓN DE TEBAS O VA UN BEOCIO Y DICE...

III.- ¿Por qué se destruyó Tebas?

Los relatos posteriores inspirados en Clitarco cargan contra Alejandro como culpable de la ruina de Tebas.

Si bien se muestran de acuerdo en que las atrocidades las cometieron los fócidos, los plateos, los tespios y otros beocios (que tenían muchísimo que vengar de la crueldad tebana: Atenas, para conseguir la alianza de Tebas contra Filipo, le habia dejado mano libre contra varias ciudades, que fueron destruidas por Tebas y cuyos habitantes pasaron a ser fieles aliados de Filipo) acusan a Alejandro de no haber impedido la matanza.

Como es común, omiten varios puntos, lo que no es raro, pues eran enemigos de Alejandro; es más extraño que historiadores posteriores no hayan querido ver dichos puntos:

1) El primero es que Tebas había roto la carta de la Confederación griega formada por Filipo de múltiples maneras:

         -había dejado regresar a los exiliados (que habían sido desterrados a cambio de que Filipo no tomara otras represalias, y entre otras cosas a cambio de salvar sus vidas),

         -había atacado la guarnición macedonia;

         -había denunciado a la Confederación como una tiranía, punto que más dolió a Alejandro, y

         -había declarado públicamente que abrazaba la causa del gran rey de Persia e invitaba al resto de los griegos a unirse a Persia contra Macedonia.

2) Pese a ello, Alejandro no pretendía la destrucción de la ciudad, y por ello aparcó sus tropas ante las murallas pacientemente, mientras en el interior se sucedían los debates, confiando en que los pacifistas lograrían imponerse.

Ya queda dicho que todos los autores refieren que muchos notables tebanos abogaban por hacer las paces con los macedonios, y quizás al final lo hubiesen logrado de no ser por el ataque de Pérdicas, que precipitó todo.

3) Un punto importante es si Alejandro podía controlar a las tropas de la Confederación griega no macedonias que luchaban con él.

No cabe duda que, en Asia, la lealtad hacia él había crecido de manera que un pillaje hubiera sido muy difícil sin la connivencia de Alejandro, pero en la toma de Tebas, los tespios, foceos y plateos, que odiaban a Tebas, resultaron sin duda casi imposibles de controlar.

Ni siquiera eran, como las tropas regulares tracias, mercenarias que obedecían a Alejandro ciegamente por un juramento de lealtad personal (cuyo alcance no está suficientemente explicado por el significado actual de “mercenario”; los mercenarios griegos fueron los únicos que siguieron a Darío en el momento de su muerte; los mercenarios agrianos destacaron entre las mejores tropas de Alejandro)

Después de todo, Alejandro ni era su rey ni era Magno aún; no era más que un rey novato, hijo del gran rey Filipo, al que estaban ayudando para destruir a los odiosos tebanos. Diez días antes, cuando se unieron a él, no lo conocían más que de nombre.

4) Un cuentecillo que se cuenta aquí, de ser cierto, aclara completamente la duda: dícese que Timoclea, noble tebana, fue asaltada por un oficial tracio con intenciones de violarla y de apoderarse de su oro. O Timoclea no era muy agraciada, o el oficial era muy avaricioso, pues prefirió empezar por el dinero, lo que aprovechó la noble para hacerle asomar a un pozo, arrojarle a él, y apiolarle a base de lapidarle.

Sus hombres, buscándole, dieron con Timoclea, averiguaron lo ocurrido y condujeron ante el rey a la mujer, que resultó ser viuda y hermana de nobles que habían peleado –y muerto- contra Alejandro en Queronea. . Alejandro le perdonó, así como a los tebanos promacedonios, la familia de Píndaro (inevitable referencia en todas las historias de Alejandro) y otros.

5) Más allá de lo ejemplarizante de la historia, destacaremos un par de detalles:

         -el primero, y evidente, es que Alejandro no había dado ni orden de exterminio, ni manga ancha para el saqueo, pues de ser así, es claro que los tracios no hubieran llevado ante el rey a quien había matado a su  comandante; eso es seguro;

         -el segundo, explicación de lo anterior, es que los tracios eran tropas regulares, que conocían y respetaban a Alejandro, en contraposición a los aliados griegos, que como he dicho hacia menos de quince días que se habían aliado a él; y

         -el tercero es que, ante el veredicto absolutorio de Alejandro, no se oyó ni una protesta, lo que hubiera resultado inconcebible si hubiera estado en marcha una “limpieza étnica” de tebanos

De hecho no hubo nunca tal intención de exterminio tebano en la mente de Alejandro, y en el futuro, dicen los hstoriadrores, favoreció siempre que pudo a los tebanos que se encontró en su camino.

6) Por último, otro punto a destacar es que habitualmente, y erróneamente se identifica la toma de la ciudad, con la posterior destrucción de la misma, para achacarlas ambas a Alejandro.

Es cierto que en la toma de la ciudad se produjo la matanza de varios cientos o miles de tebanos, principalmente por los aliados griegos de Alejandro; pero tal cosa por desgracia no era nueva entre los helenos.

Las historias de unión panhelénica en las guerras médicas, hermandad entre Platea y Atenas, Leónidas y los 300, etc, sirven para ocultar la dureza de las guerras mesenias, de la guerra del Peloponeso, etc, y, mucho más cercano, las guerras sagradas, que, antes de la entrada de Filipo, se habían caracterizado por verdaderas salvajadas contra los foceos (1ª guerra, 3ª Guerra Sagrada en el cómputo global de Grecia) y anfisos (2ª guerra, 4ª en el cómputo global).

Me alargo demasiado, pero me gustaría comentar que la Liga Sagrada pretendía arrojar por los acantilados a los foceos capturados en la 1ª Guerra Sagrada (3ª en el global); Filipo convenció a la Liga para que lo cambiasen por una multa; Demóstenes (qué pesado) convenció a los atenienses de que los foceos eran mártires del cruel Filipo.

7) Como digo, la toma de la ciudad no supuso la destrucción de la misma. Pero tras la caída de Tebas, se planteó a Alejandro el dilema de qué hacer con Tebas.

No sabemos que hubiera ocurrido si el hecho hubiera sucedido unos años más tarde, cuando el prestigio del rey era inmenso, pero yo creo que la suerte de Tebas hubiera sido mucho menos cruel, porque no cabe duda de que Alejandro quiso salvarla.


8) Es el caso que Alejandro no quería tratar la rebelión de Atenas, Tebas y sus aliados (Arcadia, Etolia, etc.) como una sublevación contra Macedonia, sino contra la Confederación griega, de la que él era el hegemón o líder.

Por eso había recogido las tropas foceas, tespias, orcómenas y plateas en su carga contra Tebas, como una manera de darse legitimidad, porque en realidad con sus topas macedonias tenía más que de sobra para derrotar a Tebas.

Pero si quería continuar creyendo en la empresa común griega contra persa, no podía tratar la cuestión tebana como un asunto de su exclusiva decisión.

9) Al día siguiente de la caída de Tebas, Alejandro convocó la Asamblea de los aliados y sometió el caso, qué hacer con los prisioneros y la ciudad, a su juicio.

Los confederados, que tenían sobrados motivos para odiar a Tebas, votaron por mayoría aplastante vender a los tebanos como esclavos y arrasar su ciudad

Un tanto hipócritamente, votaron que no haría falta repetir el escarmiento con Atenas, Arcada, Etolia u otras ciudades, que aprenderían el escarmiento. Se confirmaba la inquina especial que sentían hacia Tebas.

10) Alejandro habló personalmente contra la destrucción de la ciudad, pero había prometido cumplir las órdenes de la Confederación, y así lo hizo.

Quienes critican a Alejandro por no obligar a cumplir sus deseos y creen que escondió hipócritamente sus designios criminales hacia Tebas tras los votos de la Asamblea, olvidan nuevamente que no se trata del Alejandro cuyo prestigio resultaba sobrenatural años después, sino del Alejandro de apenas veinte años que necesitaba alianzas para emprender la conquista del mundo.

11) Ciertamente, Alejandro intentó salvar todos los tebanos que pudo sin ofender a sus aliados: los pro-macedonios, los sacerdotes, la familia de Píndaro, de Timoclea, figuran entre los que obtuvieron clemencia de él. Y, para siempre, casi todos los tebanos que pidieron un favor de él, lo obtuvieron en memoria de la ciudad que no pudo salvar.


CONCLUSIONES


Irónicamente, los aliados tuvieron razón. El escarmiento en Tebas sirvió para subyugar la rebelión anti-macedónica bruscamente. Los huidos de Tebas se repartieron por toda Grecia (el acuerdo de los aliados prohibía también dar asilo a los refugiados tebanos, pero que se sepa Alejandro no puso especial empeño en cumplir esta parte el riguroso dictamen de la Confederación.

Los asustados atenienses, pese a que Demóstenes (que debía temer un castigo tartárico si caía en manos de Alejandro) clamaba por la resistencia a ultranza, pidieron la paz a gritos. Se interrumpieron los misterios de Eleusis para mandar una comisión, formada por los prohombres menos antimacedonios que pudieron encontrar en Atenas, para ¡felicitar a Alejandro por sus triunfos en tracia y ante Tebas!

La comisión iba dirigida por Demades, un valiente y honrado orador, enemigo de Demóstenes, pero que había peleado también en Queronea contra Filipo, siendo capturado prisionero, mientras Demóstenes huía. E, increíblemente, también se incrustó en la delegación Demóstenes, que no se fiaba de Demades y los suyos, y sospechaba (cree el ladrón...) que le venderían.

Demóstenes no llegó muy lejos. Conforme se acercaba a Tebas, se iba acongojando, y, a las puertas del Ática, se despidió de los otros comisionados, farfulló que sin duda sin él conseguirían mejor resultado de las negociaciones con los macedonios, y volvió grupas hacia Atenas

Alejandro les recibió bien, (aunque comentan que la primera nota de abyecta felicitación la había arrojado al fuego furioso, pues era Magno, pero no tonto) y se portó con ellos con su acostumbrada generosidad. Incluso perdonó a Demóstenes, favor obtenido por los comisionados, y concedido por Alejandro, y que obviamente no era merecido.

El regente Antípatro debió pensar que se había vuelto loco. Sin embargo, con la perspectiva de los años, no cabe duda de que Alejandro tenía razón:

           -En su mente el objetivo era Persia y su imperio, y Atenas no era más que un Peón que necesitaba a su lado; matar a Demóstenes no hubiera servido más que para crear un mártir, y sólo tenemos que recordar, por ejemplo, la utilidad que en la actual guerra de Iraq ha tenido la muerte tras un simulacro de juicio de Sadam Hussein: ninguna. Un Demóstenes vivo podía hacer algún daño, pero muerto, hubiera convertido a Atenas en un Peón Negro en la retaguardia. Y todos sabemos lo que pasa si se sienta uno sobre un Peón...

           -Más importante aún, necesitaba ser generoso con Atenas para asegurarse el apoyo, o al menos la neutralidad, aunque sólo fuera aparente, de la flota ateniense. Una flota ateniense hostil, unida a la flota persa, hubiera sido una nuez demasiado gruesa y dura para los dientes macedonios...


________________________________________________________________________


Bien, escribir todo esto me ha resultado catártico después de un día tan duro. Espero que os sea agradable.

Como éste relato no es una historia de Alejandro sino un intento de contextualizar los hechos de Alejandro en su personalidad y su tiempo, intentando separar la realidad de la visión deformada que del conquistador dejaron sus enemigos, en la próxima entrega pasaré muy rápidamente sobre el inicio de su campaña asiática, y seguramente  para centrarme en el asedio y destrucción de Tiro. Capítulo: El asedio de Tiro, o Arriba con el Tiro-liro-lir

Last edited by morenohijazo (08-03-2008 01:51:09)


La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas

Offline

#30 10-03-2008 23:58:57

Rotundo
Miembro
Registered: 04-03-2007
Posts: 200

Re: Historia antigua y clasicismo

Muchísimas gracias (y atrasadas, porque hasta hoy no he tenido un ratito para leer el hilo)  por tu brillante esfuerzo, Moreno. Casi que me siento culpable, viendo la calidad y la cantidad de lo que has escrito.
  Me ha llamado mucho la atención lo que dices sobre el ardid de fingir (o de aprovechar) una retirada para provocar que el enemigo se adentre en tus líneas y envolverlo por los flancos. No sabía que fuera una invención de Filipo y de Alejandro. En mi ignorancia, yo creía que había sido una genialidad de Aníbal en la batalla de Cannas, y resulta que el cartaginés estaba imitando desvergonzadamente a Alejandro, ¡y sin pagar derechos de autor! ¡Pero qué morro! También tengo entendido que Guillermo el Conquistador hizo lo propio en la batalla de Hastings.  Como curiosidad, a fines de la Edad Media era una estratagema tan bien conocida, que nuestro Jorge Manrique la usó como metáfora, con fines moralizantes, en las Coplas por la muerte de su padre, concretamente en la estrofa aquella que dice:

  Los placeres y dulzores
     desta vida trabajada
     que tenemos
     ¿qué son sino corredores
     y la muerte la celada
     en que caemos?
     No mirando a nuestro daño,
     corremos a rienda suelta,
     sin parar;
     desque vemos el engaño
     y queremos dar la vuelta
     no ha lugar.

  En esta estrofa, los "corredores" son los soldados que fingen la huida para atraer al enemigo; "celada" significaba (y aún sigue significando en la jerga del ajedrez) "trampa".

  Pues aunque la argucia es más vieja que la sopa de ajo, por lo visto en la II Guerra Mundial todavía se empleó con éxito. Aquello de que el hombre es el único animal...

Lo dicho: muchas gracias y a ver si le damos vidilla a este apasionante (para los frikis de estas cosas, claro), hilo.


[i]"... me es odioso (...) el hombre que pretende aliviar su miseria contando patra

Offline

#31 11-03-2008 08:46:07

morenohijazo
Administrador
Registered: 05-10-2006
Posts: 5,766
Website

Re: Historia antigua y clasicismo

Hombre, inventar, inventar, no sé... Es mucho decir, pues Filipo seguro que estudió batallas de la antigüedad, algunas de las cuales no han llegado hasta nosotros

Pero desde luego en Queronea Filipo usó esa táctica para derrotar a la confederación tebano-ateniense. Alejandro mandaba la caballería y tenía mando táctico, pero la estrategia en Queronea, desde luego, es cosa de Filipo.

Cargó contra la infantería ateniense y, a una orden suya, su falange fue retrocediendo ordenadamente fingiendo ser derrotada. Cuando las filas confederadas no pudieron mantener la cohesión (además, se confiaron mucho, creían que los macedonios estaban a punto de iniciar la huida) Parmenión se metió por el centro como un cuchillo y aisló ambas partes del ejército griego.

Filipo , entonces, mandó avanzar otra vez contra las desordenadas filas atenienses y, los atenienses se derrumbaron.

Alejandro, mientras tanto, cargó en oleadas sincronizadas contra el "Batallón sagrado" de los tebanos y lo destruyó. Todo estaba acabado.

La derrota fue demoledora; sólo la idea de Filipo (continuada por Alejandro luego) de formar una confederación griega permitió la supervivencia de Atenas y Tebas como ciudades libres.

Continuaré con el tema de Alejandro. Antes de lo de Tiro he recordado que hay otro punto en que la propaganda ateniense difamó a Alejandro: La batalla del Gránico y la suerte de los mercenarios griegos.

Last edited by morenohijazo (11-03-2008 16:43:37)


La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas

Offline

#32 11-03-2008 17:16:47

morenohijazo
Administrador
Registered: 05-10-2006
Posts: 5,766
Website

Re: Historia antigua y clasicismo

Veamos un diagrama de la batalla de Queronea, en la que se puede ver claramente la retirada estratégica de Filipo, la cuña que mete Parmenión con la mitad de la falange, mientras que por el lado izquierdo Alejandro hacía cara a los tebanos, para luego destruirlos.

queroneaev1.jpg

Recordemos, para quien se sienta tentado a minusvalorar el papel de Alejandro con la caballería, que el Batallón Sagrado de los tebanos era la fuerza más temida en aquellos momentos; había aplastado con Epaminondas a los espartanos en 371 A.C,  e incluso Filipo se cuidó de enfrentarse con ellos en campo abierto hasta que la Falange no estuvo a punto. Propiamente hablando el Batallón Sagrado eran pocos combatientes, pero con las fuerzas auxiliares eran una fuerza respetabilísima

También que los caballos no llevaban estribo, lo que quiere decir que la caballería no tenía la superioridad sobre la infantería que tuvo tras su aplicación. Muy por el contrario, como comprobarían más adelante los persas muy a su pesar, cuando la infantería clavaba las picas en tierra, y las erizaba en un bosque de puntas hacia los que cargaban, la caballería quedaba destruida irremediablemente: al choque, los jinetes eran desazonados de la grupa, y los caballos quedaban ensartados... si no huían aterrorizados. La caballería sólo tenía de ventaja su movilidad y rapidez. (pensemos por un momento en un escuadrón de motos con sidecar contra uno de tanques, y tendremos una idea de lo que era la caballería contra la Falange, o el Batallón Sagrado)

¿Cómo acabó Alejandro con los Tebanos? Pues hay diversas versiones, pero lo más probable es que Alejandro hiciera cargas sucesivas con lanzamientos de jabalinas, o algunas acciones similares, hasta empujar  a los tebanos contra la mitad izquierda de la Falange, a la manera del martillo contra el yunque que tanto se ha popularizado con las novelas históricas de los últimos años.

Esto parece muy fácil de decir, pero exige un entrenamiento y una disciplina propias del ejército profesional que constituía el ejército macedonio.

Una última cosa. Algunas fuentes dicen que Alejandro atacó primero, cuando la batalla estaba indecisa en el lado derecho, y eso permitió a Filipo contraatacar y derrotar a los atenienses. Parece poco probable. Alejandro, por grande que fuera luego, estaba supeditado entonces al mando de su padre, al que militarmente admiraba por mal que se llevaran, y la estrategia más lógica es la que la mayoría de los autores de la antigüedad apuntan: Filipo retirándose para crear un hueco entre atenienses y tebanos, y Parmenión clavando cuña. Eso no desmerece otra de las claves de la batalla. Alejandro tenía que permanecer estático, impidiendo con su mera presencia el avance de los tebanos, para permitir el puyazo de Parmenión. Y esa serenidad, hasta que su padre dio la orden de ataque, engrandece también la figura de un chaval de 18 años, que iba a superar incluso la inmensa capacidad estratégica de su padre.

Para apoyar lo dicho antes de la disciplina macedonia y cómo nunca se dejaron engañar por amistades y parentescos a la hora de la guerra, decir que los mejores amigos de Alejandro, en las primeras batallas, (hasta que demostraron su valía) servían bajo los viejos comandantes de su padre . En el Gránico, ya en Asia Menor, Hefestión, el mejor amigo de Alejandro (posiblemente su amante), y Tolomeo,  no tenían ni mando militar. Crátero y Pérdicas, eran meros comandantes de falange. En Queronea, Alejandro nunca hubiera atacado sin instrucciones de su padre.

Last edited by morenohijazo (11-03-2008 17:20:41)


La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas

Offline

#33 11-03-2008 19:18:25

Isocrates
Cenista oficial
Registered: 02-10-2006
Posts: 1,809

Re: Historia antigua y clasicismo

Pues no interpreto yo así la batalla de Queronea smile

Posiblemente Filipo atraé, efectivamente, a la formación ateniense hacia sí y, al avanzar en un frente y no hacerlo en el otro se abre una brecha -o se crea una debilidad- en el centro que es aprovechada por Parmenión para atacar con su propia falange el flanco -o romper la línea y atacar el flanco-. Ahora bien ¿Por qué Parmenión no es atacado por las tropas del flanco tebano? Porque están fijadas en su sitio debido al ataque de la caballería de Alejandro contra el batallón sagrado. Al atacar violentamente el extremo de la línea las tropas situadas junto al batallón debían elegir entre moverse hacia el centro -y hacia Parmenión- dejando expuesto por dos flancos el batallón sagrado, permitiendo que la caballería pentrase por la espalda de toda la formación y exponiendo su propio flanco -y su retaguardia- , o mantener la línea protegiendo la penetración de la caballería y cubriendo un flanco del escuadron sagrado y confiar en que el centro y el flanco derecho -que habían dado la impresión de ir "ganando" hasta ese momento-, se las arreglasen. Optaron por lo segundo con el resultado conocido, el genio de Filipo fue que "no había elección buena".

De la caballería macedonia y su capacidad de acrgar contra la infanteria habría mucho que hablar smile pero tengo que irme


Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano

Offline

#34 11-03-2008 19:50:34

morenohijazo
Administrador
Registered: 05-10-2006
Posts: 5,766
Website

Re: Historia antigua y clasicismo

Bueno, Isócrates, si te fijas no hay tanta diferencia entre lo escrito por mí y por ti.

La única diferencia en la interpretación de la batalla es si los tebanos no cargaron contra Parmenión porque Alejandro ya les estaba atacando o porque temían el ataque por el flanco de la fuerza de Alejandro. Pero para el caso, es lo mismo. Como tú dices, genio de Filipo.

Y respecto a la caballería macedónica, tampoco veo yo contradicción con lo que me parece que opinas tú. Piensa que yo he expuesto la dificultad teórica de las caballerías antes de la invención del estribo.  Evidentemente, no fue el caso de la caballería macedónica, que superó con creces, gracias a su entrenamiento, su inicial desventaja.

Tengo por algún sitio la Anábasis, donde si no recuerdo mal Jenofonte expone en un discurso a sus hombres  por qué no tienen que tener miedo a la caballería


La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas

Offline

#35 11-03-2008 21:14:49

Isocrates
Cenista oficial
Registered: 02-10-2006
Posts: 1,809

Re: Historia antigua y clasicismo

Sí, que los jinetes además de tener cuidado de los golpes que puedan recibir deben tener cuidado de no caerse del caballo big_smile, o algo así.


Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano

Offline

#36 11-03-2008 22:30:31

morenohijazo
Administrador
Registered: 05-10-2006
Posts: 5,766
Website

Re: Historia antigua y clasicismo

Sí, eso es; ya lo he encontrado. Es muy graciosa:

»Y si se os ocurre desalentaros porque no contamos con caballería y el enemigo la tiene en abundancia, pensad que diez mil jinetes no son al fin y al cabo sino diez mil hombres. Porque lo que es los mordiscos de los caballos o sus coces jamás han matado a nadie en ninguna batalla. Son los hombres quienes consiguen inclinar la suerte a su favor en las contiendas. ¿Y hay alguna duda de que nuestros medios de maniobra son mucho más seguros que los de los jinetes? Ellos van colgados sobre sus cabalgaduras, con el cuidado de no caerse, además de la precaución por nuestros ataques. En cambio nosotros, que nos hallamos afincados en tierra, golpearemos con mayor estabilidad si alguien se nos acerca y más fácilmente daremos en el blanco que nos propongamos. Una sola ventaja nos llevan los jinetes: tienen mejor asegurada la huida que nosotros.

No es válida como argumento en el debate caballería-infantería, claro, pues es una arenga a sus hombres para que no pierdan el ánimo en tierra extraña y rodeados de enemigos.

Pero es graciosa. Jenofonte también era un campeón.


La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas

Offline

#37 11-03-2008 22:59:44

Isocrates
Cenista oficial
Registered: 02-10-2006
Posts: 1,809

Re: Historia antigua y clasicismo

¿Has dicho cam- peón ? lol:lol::lol:


Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano

Offline

#38 11-03-2008 23:31:03

morenohijazo
Administrador
Registered: 05-10-2006
Posts: 5,766
Website

Re: Historia antigua y clasicismo

Jenofonte tenía más sinceridad, modestia y honradez en una pelotilla del ombligo que todos los peones juntos wink


La mentira tiene las patas cortas, pero calza zancos al lado de las exclusivas conspiracionistas

Offline

#39 16-03-2008 14:55:03

Acorrecto
Miembro
Registered: 22-04-2007
Posts: 3,268
Website

Re: Historia antigua y clasicismo

Eeeuhh... Sólo quiero deciros que estoy, que estoy aquí. Lo que pasa es que apenas aguanto un rato ante el pc sin que se me descoyunte la espalda.

Aprovechando que el Pisuegra lleva agua, unos apuntes sobre Jenofonte:
.-"ANÁBASIS", de Jenofonte (LA RETIRADA DE LOS DIEZ MIL)

1º) ¡Marditos roedores de Holliwood! Cuando vi una peli llamada "10.000" me precipité a ejercer mi derecho al pirateo pagado con canon pero, ah, mi gozo en un pozo: en Yankilandia todavía no se han enterado de la epopeya que protagonizaron los diez mil.

2º) Hay una pequeña INMENSA JOYA de Thomas de Quincey (el de "Memorias de un comedor de opio inglés"), basada en el estilo de Jenofonte:
"La Rebelión de los Tártaros". IMPRESCINDIBLE (o acollonante, como más os guste).
La heroica y real hazaña de los tártaros está contada "al modo de Jenofonte y sus diez mil". Sólo con pensar en el camino de miles de kilómetros infestado de enemigos mortales que recorrieron tanto griegos como tártaros vale la pena creer en la especie humana. Un siglo después Alejandro haría ese camino a la inversa.
Él es la razón -Jenofonte- de que Arriano quisiera contar la aventura alejandrina marchando sobre Asia en 7 libros, al modo en que su antecesor Jenofonte escribió su heptalogía.

La 3ª JOYA muy similar es puramente española: Ramón Muntaner y los almogávares. Traición del imperio (Bizancio/Persia), decapitación de los generales y mandos... Única salida esclavitud y muerte o luchar. Ambos, griegos y españoles, lucharon y ganaron eligiendo democráticamente nuevos jefes.
Ramón Muntaner sólo es comparable a Bernal Díaz del Castillo y la conquista de México, pero el hecho de una retirada heroica no está en el Bernal (aparte de la Noche Triste o temas episódicos), porque Cortés venció -como Alejandro- a un imperio que le superaba mil a uno y a la propia ambición de los españoles administradores cubanos.

3º) "La Retirada de los diez mil" es uno de mis libros preferidos.
Jenofonte, discípulo de Sócrates (que le salvó la vida siendo niño en plena batalla), y compañero de gente tan "anónima" como Platón protagonizó una de las páginas más gloriosas de nuestra Historia que estaría muy presente en la memoria de Alejandro (y Aristóteles, discípulo de todos ellos).
Compañero de estudios de Platón, que era un año menor, Jenofonte sufrió el destierro y desprecio ateniense que no asumía la nueva preponderancia espartana. Ser filo-espartano era el equivalente que sufrió más tarde Alejandro como filo-bárbaro, y la Historia intentó manchar sus memorias sin conseguirlo.

La marcha de Ciro el Menor (no el Grande, éste era su primo...) sobre Susa y posterior retirada de los diez mil fue en 401aC. y tardaron 15 meses en llegar a casa.Ciro, pese a su derrota y muerte en batalla, junto a Jenofonte demostraron que el Imperio Persa no era invencible en su terreno (los espartanos se defendieron en casa... Estos, en territorio hostil, no tuvieron una noche tranquila durante año y medio).
Primero Filipo y luego Alejandro tuvieron presente que las falanges griegas podían atacar cualquier objetivo por imposible que pareciera, y eso fue gracias a la Anábasis.

Diógenes Laercio nos transmitió parte de su historia:
Un día cualquiera, andando las calles de Atenas, el Maestro Sócrates cerró el pasó a cierto joven que no pasaba de 20 primaveras. Era Jenofonte.

.-"¿Dónde se compran las cosas necesarias para la vida?"

-Preguntó el Maestro.
Tras responderle, Sócrates volvió a preguntar tal y como venía haciendo con su discípulo Platón:

.-"¿Dónde se aprende a ser un hombre honrado?"

Como el jovenzuelo no supo qué responder, el gran sabio le ordenó:

.-"Ven conmigo y te lo enseñaré".

...Y así se convirtió en discípulo.
Al volver de la retirada de los diez mil Sócrates ya había bebido la cicuta desoyendo todos los consejos de sus amigos, pues no se puede defender la Ley si no se acata. Se puede cambiar la Ley, pero la que haya es la que debe ser norma de vida: fue la última lección del mayor Maestro hasta la llegada de Jesús.
Jenofonte, destrozado por la muerte de Sócrates, compuso:
.-"Entrevistas memorables de Sócrates".
.-"Apología de Sócrates".

23 años antes de la Anábasis de los diez mil, cuando Jenofonte era apenas un niño en la batalla de Delión (424aC.), quedó atrapado debajo de su caballo con los tebanos atacando y destrozando las filas atenienses. Sócrates volvió sobre el campo de batalla, sacó al muchacho como pudo y lo cargó sobre sus hombros por un largo trecho hasta alejarlo del peligro.

Lo mejor de todo es que ya entonces tratamos con "hombres libres". Ese Jenofonte que volvería como héroe y general explica al comienzo de si Libro III en la Anábasis cómo dejó a su maestro en Atenas:

.-"No iba como general, ni como capitan, ni como soldado..."

Eran hombres libres, y por ello derribaron imperios.

Hoy "bárbaro" sigue siendo sinónimo de bestial ("bárbaro", por el "bar bar bar" a que sonaban sus lenguas para oídos griegos). Esa xenofobia nace del miedo a lo extraño. El xenófobo, como el racista, es simplemente un débil, alguien que teme, de igual modo que el violento es un cobarde.
Jenofonte, Bernal Díaz del Castillo, Alejandro Magno o el Inca Garcilaso están ahí para escupirnos a la cara semejantes miserias, para que las reconozcamos. Un día, antes de unos y después de otros, el sabio español Séneca escribiría que amo y esclavo son iguales, que ninguno es mejor que el otro... Y que todas las patrias son una sola: la Humanidad.

Offline

#40 24-04-2008 11:01:06

Acorrecto
Miembro
Registered: 22-04-2007
Posts: 3,268
Website

Re: Historia antigua y clasicismo

Me apasionan estas cosas... (dusculpas si a veces me dejo llevar).
Hay una noticia qe me ha parecido muy buena, aunque luego pueda quedarse en nada. Si lo consiguen podríamos saber mucho más sobre el final del Helenismo:

(PD).- Los arqueólogos utilizarán a partir de noviembre un radar para buscar, cerca de Alejandría, las tumbas de los amantes más famosos de la historia del Antiguo Egipto: la reina Cleopatra y el general romano Marco Antonio.

El secretario general del Consejo Superior de Antigüedades (CSA), Zahi Hawas, hizo el anuncio en una conferencia sobre los últimos descubrimientos arqueológicos en Egipto ante miembros del Rotary Club en El Cairo.

La búsqueda de estas tumbas tiene lugar en la zona de Borg Al Arab, a unos 50 kilómetros al oeste de Alejandría (norte de Egipto), "ya que creemos que Cleopatra y Marco Antonio fueron enterrados en un templo allí", dijo Hawas.

En esa misma área, los arqueólogos han descubierto en los últimos meses un busto de Cleopatra, una estatua real sin cabeza, y 22 monedas con dibujos de la reina, que muestran su belleza.

Además, han hallado un túnel subterráneo de 120 metros de largo que da acceso a varias habitaciones que "pueden esconder más secretos de Cleopatra", explicó Hawas.

Otros descubrimientos

Entre otros hallazgos relevantes que han tenido lugar últimamente en Egipto, Hawas destacó el descubrimiento de 250 momias en el llamado 'Valle de las momias doradas', que podría contener más de 10.000 cuerpos momificados, en el oasis de Bahariya, 375 kilómetros al sur de El Cairo.

"Este año hemos utilizado el radar en el descubrimiento de 250 momias, que se añaden a las otras 52 halladas anteriormente, y que pertenecen a ciudadanos de un nivel social alto y medio (de 500 a.C)", afirmó el experto. Además, aseguró que ha decidido "parar las excavaciones y dejar a las próximas generaciones que sigan ellos. Queremos dedicarnos ahora a la restauración de las momias".

El descubrimiento de esas momias ha ayudado a los arqueólogos a conocer las relaciones sociales entre los egipcios antiguos, según Hawas.

El 2008, un año importante

El año 2008 podría ser también testigo de nuevos hallazgos cuando se terminen las excavaciones actuales en un túnel en la tumba del faraón Seti I (1294-1279 a.C), padre del famoso Ramsés II, en el Valle de los Reyes de Luxor, en el sur de Egipto.

Los arqueólogos comenzaron en noviembre pasado las excavaciones en un túnel subterráneo de 137 metros en la tumba de ese rey, y "creemos que conduce a una habitación secreta de Seti I", dijo el arqueólogo.

Hasta el momento, los expertos han podido descubrir 50 metros del túnel y se espera que a finales de 2008 lleguen a la habitación que buscan.

En cuanto a las Pirámides de Guiza, en 2008 se elegirá por concurso al equipo de arqueólogos que haya preparado el mejor robot para penetrar en los misterios de la Pirámide de Keops. Según Hawas, en mayo se elegirá al robot que se introducirá en el interior de Keops para descubrir sus secretos, ya que tiene tres habitaciones ocultas. En una de ellas se prevé encontrar una tumba, "aunque no creo que Keops esté enterrado en ella", según dijo el máximo responsable de las antigüedades egipcias.

Offline

Board footer

Powered by FluxBB